Valparaíso | Departamento de Prensa
Analizan la situación de los inmigrantes y la política de extranjería en Chile
La Comisión de Derechos Humanos se abocó a escuchar a las autoridades nacionales relacionadas con la materia, con miras al proyecto que el Ejecutivo enviará para regularizar la situación de los inmigrantes, los que según las cifras entregadas, “corresponden a un flujo normal, menor a otros países”.
Publicado el: 14/12/2016

Imagen foto_00000033Distintas autoridades concurrieron a la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía, quienes sesionaron con el fin de analizar la situación de los inmigrantes y la política de extranjería en Chile, con miras a un futuro proyecto que enviaría el Ejecutivo sobre la materia.

 

En la sesión intervinieron el Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz; el Subsecretario del Interior Mahmud Aleuy; el director del Servicio Jesuita a Migrantes, Padre Miguel Yaksic; el Director General de la PDI, Héctor Espinosa; el General Inspector de Carabineros, Víctor Herrera; el Perfecto Inspector de Extranjería, Víctor Nakada y la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo.

 

Los senadores adelantaron que esta será una primera instancia sobre el tema y el miércoles 4 de enero invitarán a diversas organizaciones de inmigrantes que han manifestado su interés de participar en el debate. Asimismo, se acordaron una serie de oficios tendientes a tener más antecedentes de situaciones expuestas como el paso terrestre ilegal de personas, la situación escolar de los hijos de inmigrantes, entre otros casos.    

 

En otro orden consultaron respecto cuál es el parámetro para asegurar “normalidad” en la inmigración, qué sucede con los extranjeros que están durmiendo en las calles, los actos de prestamistas, los sobre valores de las viviendas y la capacitación de los funcionarios que están relacionados con extranjería, entre otros temas.   

 

La Comisión espera que prontamente sea enviado un proyecto para regular la materia, con altura de miras y un estudio acucioso y esperan que estas instancias sean de aporte para el futuro texto legal.  

 

Tanto los Ministerios como desde las fuerzas armadas y de orden acotaron que el número de extranjeros que ha llegado al país “es normal” y menor a lo que sucede en otros países. En tanto el padre jesuita como la alcaldesa de Antofagasta llamaron la atención a la realidad que se vive a diario en las zonas que más reciben inmigrantes, con la falta de viviendas, trabajos a acorde y otros aspectos que han hecho que el sector -desde un punto de vista multidimensional- se esté empobreciendo cada vez más y no esté en las condiciones adecuadas.

 

FENÓMENO GLOBAL

 

El Ministro Muñoz precisó que este es un “fenómeno global creciente, que no solo afecta a nuestro país (…) y en algunos lugares se ha transformado en una verdadera crisis humanitaria, que requiere de mayor cooperación internacional y reparto de responsabilidades”.

 

Imagen foto_00000031La autoridad recordó que nuestro país participó en la Asamblea de las Naciones Unidas para responder a los grandes desplazamientos y el principal objetivo fue el reforzar la gobernancia de las migraciones internacionales y se elaboraron declaraciones, no vinculantes, que reiteran el compromiso de los países para cooperar desde el tema de los derechos humanos.

 

“Chile ha sido especialmente un país preocupado de este tema y queremos abordarlo de forma humana, sensible y compasivo, pero estamos muy por debajo de la media internacional, que supera el 4%, además –continuó- tenemos un perfil demográfico que se parece cada vez más a los países europeos, es decir, un país que tiende a envejecer, con bajas tasas de natalidad, por lo que necesitamos de la migración”.

 

Asimismo, el Ministro llamó a no estereotipar la inmigración y recordó las cifras de la Casen, que destaca la escolaridad del inmigrante y su salario; no obstante, desde el punto de vista multidimensional la pobreza es superior a la de los chilenos.

 

En otro orden, “el Gobierno, a través de un decreto establecido tiene un consejo de política migratoria, el consejo tiene como objeto asesorar a la Presidenta para una acción política migratoria con los distintos actores; además tenemos tareas bilaterales con varios países”, precisó Muñoz.

 

CAUTELAR LOS DERECHOS DE INMIGRANTES Y PROTEGER LA SOBERANÍA NACIONAL

 

Por su parte, el Subsecretario Aleuy coincidió con que las cifras “son normales. Si se comparan los índices de inmigrantes en 2013 había un 2.1% y hoy un 2.7% y donde más ha crecido la migración es en Tarapacá, la Región Metropolitana y en el resto de las regiones se mantiene”.

 

Según la autoridad los extranjeros que llegan a nuestro país tienen entre 15 y 44 años. “Estamos a tiempo de poder hacer una discusión razonada, lo digo porque habitablemente no se hacen sobre los datos de la realidad (…) Pero todos coinciden en que este fenómeno será creciente, tenemos que hacer esfuerzo por hacer un debate lo más razonado posible, de lo contrario no podremos construir una política adecuada”, detalló.

 

“Tenemos la impresión de que el trabajo nos permitirá presentar un proyecto que ponderará adecuadamente dos ejes: lo que tiene que ver con los derechos de las personas y con un conjunto de acuerdo internacionales y la soberanía de Chile. La combinación de estos criterios nos ha llevado a un esfuerzo relevante para una migración segura”.

 

DESDE LA REALIDAD

 

Tanto el Padre Yaksic, como la alcaldesa de Antofagasta realizaron intervenciones desde sus realidades. A juicio Yaksic “el debate que se está dando es peligroso, porque se está hablando de migrantes y delincuentes como sinónimo, lo que es falso y nos preocupa que nos embarquemos en una discusión equivocada y polarice al país”.

 

“Respetar la dignidad y derechos de las personas, además de la discusión sobre qué país queremos es lo que debemos enfrentar”, enfatizó, además de criticar que la materia se puso en el tapete cuando la inmigración “se volvió negra, años atrás habían muchos argentinos y nadie dijo nada”.Imagen foto_00000030

 

Desde Antofagasta, la alcaldesa describió la situación que están viviendo “con 54 mil 400 inmigrantes, la mayoría colombianos, bolivianos y peruanos, son datos de personas que se encuentran regular, el resto nadie estima cuanto es lo q hay. El flujo migratorio pasó de 4.2 el 2005 a 16.9 en 2015, esto es nuestra realidad, con déficit en vivienda y problemas en las subvenciones escolares de los alumnos extranjeros que no poseen rut”.

 

“No podemos decir que la migración está relacionada con la delincuencia, pero no puedo dejar pasar algunos casos en Antofagasta, relacionadas con personas que tenían órdenes de expulsión”, declaró.

 

CARABINEROS, PDI Y EXTRANJERÍA

 

Durante la sesión el Director General de la PDI aclaró que cuando se realiza el control migratorio “exigimos lo que la ley dice que tienen que traer como documentos. Además hemos hecho un trabajo especial y hoy tenemos enlace, un policía en Colombia e hicimos lo propio con España. (…) Hemos hecho los trabajos que corresponden”. Además, recordó que desde el año 46 Chile es miembro de la Interpol y recalcó que todas las acciones se realizan con “absoluto respecto a la dignidad y derecho de las personas”.

 

El Director confidenció que “vamos en aumento en la entrada de los haitianos y es preocupante, es mejor decirlo ahora, trabajamos coordinaos con la subsecretaria del interior y ha sido prioridad”.

 

Para el General Inspector de Carabineros, la inmigración “es una realidad, no es un problema”.

 

“El 2014 de 432 mil 472 detenidos de mayor connotación, 8 mil 187 eran migrantes, lo que representó una tasa de un 1.9%. El 2015 representó una tasa del 2.1% y lo que va de este año hay una tasa del 2.9%. Son datos objetivos en los casos policiales que se gestionan en Carabineros de Chile”, detalló y precisó que la mayor tasa de habitantes extranjeros las concentran las regiones del norte.

 

Por su parte, el Perfecto Inspector de Extranjería resaltó que “la policía de investigaciones tiene total respeto a los derechos humanos de las personas, pero no por eso podemos dejar entrara a todas las personas, tenemos un filtro y respetuosos de la ley así lo hacemos”.

 

“Cuando es expulsado un inmigrante tenemos una casa de acogida donde se alojan 24 horas antes de la expulsión. Sacar a una persona cuesta alrededor de 4 a 5 millones de pesos, es por eso que ingresadas debemos saber quiénes son, dónde están y qué necesitan”.