REPÚBLICA DE CHILE
SESIONES DEL CONGRESO NACIONAL
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 365ª
Sesión del Congreso Pleno,
en martes 18 de julio de 2017
(De 11:3 a 12:6)
PRESIDENCIA DE LOS SEÑORES ANDRÉS ZALDÍVAR LARRAÍN, PRESIDENTE DEL SENADO, Y FIDEL ESPINOZA SANDOVAL, PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS
SECRETARIO, EL DEL SENADO, SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA
(Integra también la Mesa el Secretario de la Cámara de Diputados,
señor Miguel Landeros Perkic).
____________________
VERSIÓN TAQUIGRÁFICA
I. ASISTENCIA
Asistieron los Senadores señoras y señores:
--Allende Bussi, Isabel
--Araya Guerrero, Pedro
--Bianchi Chelech, Carlos
--Chahuán Chahuán, Francisco
--Coloma Correa, Juan Antonio
--Espina Otero, Alberto
--García Ruminot, José
--García-Huidobro Sanfuentes, Alejandro
--Girardi Lavín, Guido
--Goic Boroevic, Carolina
--Guillier Álvarez, Alejandro
--Harboe Bascuñán, Felipe
--Larraín Fernández, Hernán
--Letelier Morel, Juan Pablo
--Matta Aragay, Manuel Antonio
--Montes Cisternas, Carlos
--Moreira Barros, Iván
--Muñoz D´Albora, Adriana
--Navarro Brain, Alejandro
--Pérez San Martín, Lily
--Pérez Varela, Víctor
--Pizarro Soto, Jorge
--Prokurica Prokurica, Baldo
--Quinteros Lara, Rabindranath
--Rossi Ciocca, Fulvio
--Tuma Zedan, Eugenio
--Van Rysselberghe Herrera, Jacqueline
--Von Baer Jahn, Ena
--Walker Prieto, Ignacio
--Walker Prieto, Patricio
--Zaldívar Larraín, Andrés
Y los Diputados señoras y señores:
--Álvarez Vera, Jenny
--Álvarez-Salamanca Ramírez, Pedro Pablo
--Andrade Lara, Osvaldo
--Arriagada Macaya, Claudio
--Auth Stewart, Pepe
--Barros Montero, Ramón
--Becker Alvear, Germán
--Bellolio Avaria, Jaime
--Berger Fett, Bernardo
--Boric Font, Gabriel
--Campos Jara, Cristián
--Cariola Oliva, Karol
--Carmona Soto, Lautaro
--Carvajal Ambiado, Loreto
--Castro González, Juan Luis
--Ceroni Fuentes, Guillermo
--Chávez Velásquez, Marcelo
--Cicardini Milla, Daniella
--Coloma Álamos, Juan Antonio
--Cornejo González, Aldo
--De Mussy Hiriart, Felipe
--Espejo Yaksic, Sergio
--Espinosa Monardes, Marcos
--Espinoza Sandoval, Fidel
--Farcas Guendelman, Daniel
--Farías Ponce, Ramón
--Fernández Allende, Maya
--Flores García, Iván
--Gahona Salazar, Sergio
--García García, René Manuel
--Godoy Ibáñez, Joaquín
--González Torres, Rodrigo
--Gutiérrez Gálvez, Hugo
--Hasbún Selume, Gustavo
--Hernández Hernández, Javier
--Hernando Pérez, Marcela
--Hoffmann Opazo, María José
--Jackson Drago, Giorgio
--Jaramillo Becker, Enrique
--Jarpa Wevar, Carlos Abel
--Lemus Aracena, Luis
--León Ramírez, Roberto
--Letelier Norambuena, Felipe
--Lorenzini Basso, Pablo
--Melero Abaroa, Patricio
--Melo Contreras, Daniel
--Mirosevic Verdugo, Vlado
--Monckeberg Bruner, Cristián
--Monsalve Benavides, Manuel
--Morales Muñoz, Celso
--Morano Cornejo, Juan Enrique
--Nogueira Fernández, Claudia
--Norambuena Farías, Iván
--Núñez Lozano, Marco Antonio
--Núñez Urrutia, Paulina
--Ojeda Uribe, Sergio
--Ortiz Novoa, José Miguel
--Pacheco Rivas, Clemira
--Pascal Allende, Denise
--Paulsen Kehr, Diego
--Pérez Arriagada, José
--Pérez Lahsen, Leopoldo
--Pilowsky Greene, Jaime
--Poblete Zapata, Roberto
--Provoste Campillay, Yasna
--Rathgeb Schifferli, Jorge
--Rincón González, Ricardo
--Robles Pantoja, Alberto
--Sabag Villalobos, Jorge
--Sabat Fernández, Marcela
--Saffirio Espinoza, René
--Saldívar Auger, Raúl
--Sandoval Plaza, David
--Santana Tirachini, Alejandro
--Schilling Rodríguez, Marcelo
--Silber Romo, Gabriel
--Soto Ferrada, Leonardo
--Squella Ovalle, Arturo
--Tarud Daccarett, Jorge
--Teillier del Valle, Guillermo
--Torres Jeldes, Víctor
--Trisotti Martínez, Renzo
--Tuma Zedan, Joaquín
--Turres Figueroa, Marisol
--Ulloa Aguillón, Jorge
--Urrutia Bonilla, Ignacio
--Urrutia Soto, Osvaldo
--Vallejo Dowling, Camila
--Vallespín López, Patricio
--Van Rysselberghe Herrera, Enrique
--Venegas Cárdenas, Mario
--Verdugo Soto, Germán
--Walker Prieto, Matías
--Ward Edwards, Felipe
Asistió Su Excelencia la Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria.
Concurrieron, además, los Ministros del Interior y Seguridad Pública, señor Mario Fernández Baeza; de Relaciones Exteriores, subrogante, señor Edgardo Riveros Marín; de Defensa Nacional, subrogante, señor Marcos Robledo Hoecker; de Hacienda, señor Rodrigo Valdés Pulido; de la Secretaría General de la Presidencia, señor Nicolás Eyzaguirre Guzmán; de la Secretaría General de Gobierno, señora Paula Narváez Ojeda; de Economía, Fomento y Turismo, señor Luis Felipe Céspedes Cifuentes; de Educación, señora Adriana Delpiano Puelma; de Justicia y Derechos Humanos, señor Jaime Campos Quiroga; del Trabajo y Previsión Social, señora Alejandra Krauss Valle; de Obras Públicas, señor Alberto Undurraga Vicuña; de Salud, señora Carmen Castillo Taucher; de Vivienda y Urbanismo, señora Paulina Saball Astaburuaga; de Minería, señora Aurora Williams Baussa; de Transportes y Telecomunicaciones, señora Paola Tapia Salas; de Bienes Nacionales, señora Nivia Palma Manríquez; de Energía, señor Andrés Rebolledo Smitmans; del Medio Ambiente, señor Marcelo Mena Carrasco; del Deporte, subrogante, señora Nicole Sáez Pañero; de la Mujer y la Equidad de Género, señora Claudia Pascual Grau, y del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, señor Ernesto Ottone Ramírez.
Actuó de Secretario del Congreso Pleno el Secretario General del Senado, señor Mario Labbé Araneda.
Asimismo, se hallaron presentes:
El Honorable Cuerpo Diplomático, representado por los Embajadores de Nicaragua, señora María Luisa Robleto Aguilar; de Emiratos Árabes Unidos, señor Abdullah Mohammed Almaainah; de Cuba, señor Adolfo Curbelo Castellanos; de Turquía, señora Naciye Gökcen Kaya; de Palestina, señor Imad Nabil Jada'a; de la República Popular China, señor Li Baorong; de la Unión Europea, señora Stella Zervoudaki; del Reino de España, señor Carlos Robles Fraga; de El Salvador, señor Víctor Manuel Valle Monterrosa; de Hungría, señor Miklos Deak; de Indonesia, señor Philemon Arobaya; de Irán señor Abolfazl Khazaee Torshizi; de Costa Rica, señor Manuel Rojas Bolaños; de Perú, señor Jorge Valdez Carrillo; de Israel, señor Rafael Eldad Hayet; del Ecuador, señor Fernando Yepez Lasso; de Honduras, señora María Antonia Navarro B.; República Oriental del Uruguay, señor Octavio Brugnini García-Lagos; de Francia, señora Caroline Dumas; de Tailandia, señor Saroj Thanasunti; de Noruega, señora Beate Stiro; de la República Dominicana, señor Rubén Arturo Silié Valdez; de Arabia Saudita, señor Abdullah Saleh Alawwad; de Japón, señor Yoshinobu Hiraishi; de Corea, señor In-Gyun Chung, la Primera Secretaria de la República Socialista de Vietnam; el Cónsul General de Argentina en Valparaíso, señor Hernán Santivañez Vieyra, el Cónsul General de Panamá en Valparaíso, Iván González Concepción.
Por los Encargados de Negocios Ad Interim y Cónsules Honorarios:
De Azerbaiyán, don Yasin Jafarov; de Libia, don Abdulltif H. A. Elkhazmi; de Filipinas, don Marcos Punsalang; de Brasil; de Rumania, y el Decano del Cuerpo Consular, señor Paul Nador.
También asistieron los representantes de los siguientes Organismos Internacionales en Chile: de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados-ACNUR, señora Magda Medina Pérez; de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación-FAO, señor Raúl Osvaldo Benítez; del Fondo de las Naciones Unidas para la infancia-UNICEF, señor Hai Kyung Jun, y el Secretario Ejecutivo adjunto de la CEPAL.
Asimismo, estuvieron el Presidente de la Excelentísima Corte Suprema, señor Hugo Dolmestch Urra; el alto representante de las Iglesias Evangélicas Chilenas, Obispo señor Emiliano Soto Valenzuela; el Presidente del Tribunal Constitucional, señor Carlos Carmona Santander; el Contralor General de la República, señor Jorge Bermúdez Soto; el Fiscal Nacional del Ministerio Público, señor Jorge Abbott Charme; el Presidente del Banco Central de Chile, señor Mario Marcel Cullell; el Presidente Ministro del Tribunal Calificador de Elecciones, señor Patricio Valdés Aldunate; la Presidenta del Consejo de Defensa del Estado, señora María Eugenia Manaud Tapia, y el Director Nacional del Servicio Electoral de Chile, señor Raúl García Aspillaga.
De igual modo, asistieron el Comandante en Jefe del Ejército subrogante, General señor Ricardo Martínez Menanteau; Comandante en Jefe de la Armada, Almirante señor Julio Leiva Molina; el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea subrogante, General de Brigada Aérea señor Lorenzo Villalón del Fierro; el General Director de Carabineros subrogante, General señor Marcos Tello Salinas; el Director General de la Policía de Investigaciones subrogante, Prefecto General señor Alfredo Chiang Chau, y el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General de Aviación, señor Arturo Merino Núñez.
Además, concurrieron el Presidente del Partido Comunista de Chile, Diputado señor Guillermo Teillier del Valle; la Presidenta del Partido Demócrata Cristiano, Senadora señora Carolina Goic Boroevic; la Presidenta del Partido Amplitud, Senadora señora Lily Pérez San Martín; el Presidente del Partido Renovación Nacional, Diputado señor Cristián Monckeberg Bruner; la Presidenta del Partido Unión Demócrata Independiente, Senadora señora Jacqueline Van Rysselberghe Herrera; el Presidente del Partido Evolución Política, señor Jorge Saint-Jean; el Presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales, señor Carlos Insunza Rojas y el Director de la Biblioteca del Congreso Nacional, señor Manuel Alfonso Pérez Guiñez.
También estuvieron presentes el Intendente de la Quinta Región, señor Gabriel Aldoney Vargas; la Presidenta de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Valparaíso, señora Inés María Letelier Ferrada; el Contralor Regional, señor Víctor Hugo Merino Rojas; el Comandante del Regimiento de Infantería N° 2 Maipo, Teniente Coronel señor Ramón Oyarzún Gatica; el Alcalde de Valparaíso, señor Jorge Sharp Fajardo; el Comandante en Jefe de la 1a Zona Naval, Contralmirante señor Jorge Ugalde Jacques; el Jefe de la Quinta Zona de la Policía de Investigaciones de Chile, Prefecto Inspector señor Luis Bravo Sagredo; el Defensor Público de la Quinta Región, señor Claudio Pérez García; el Obispo de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar, y otras altas autoridades religiosas, consulares, civiles y militares.
Finalmente, asistieron representantes de las Asociaciones de funcionarios del Senado; de medios de prensa; de diversas organizaciones sociales y sindicales, y funcionarios del Senado, de la Cámara de Diputados y de la Biblioteca del Congreso Nacional.
CEREMONIA DE INGRESO DE PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA Y DE LOS PRESIDENTES DEL SENADO Y DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS
A las 11 ingresa al Salón de Honor del Congreso Nacional la Excelentísima Presidenta de la República, doña Michelle Bachelet Jeria, acompañada del Presidente del Senado, señor Andrés Zaldívar Larraín, y del Presidente de la Cámara de Diputados, señor Fidel Espinoza Sandoval.
--Los presentes en la Sala del Congreso Pleno y el público instalado en las tribunas y galerías cantan el himno nacional.
II. APERTURA DE LA SESIÓN
--Se abrió la sesión a las 11:3, en presencia de 31 señores Senadores y 94 señores Diputados.
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente del Senado).- En el nombre de Dios y de la Patria, se abre la sesión.
III. APROBACIÓN DE ACTA

El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente del Senado).- Someto a aprobación el acta de la sesión de Congreso Pleno celebrada el 1 de junio de 2017.
--Se aprueba.

IV. CUENTA PÚBLICA DEL CONGRESO NACIONAL

El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente del Senado).- En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 56 bis de la Constitución Política de la República, en esta sesión corresponde rendir cuenta pública de la gestión del Congreso Nacional entre el 1° de julio de 2016 y el 30 de junio de 2017.

El señor PARADA (Locutor).- A continuación se dirigirá a los presentes el Presidente de la Cámara de Diputados, don Fidel Espinoza Sandoval.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
CUENTA PÚBLICA DE PRESIDENTE DE CÁMARA DE DIPUTADOS

El señor ESPINOZA (Presidente de la Cámara de Diputados).- Excelentísima Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria; Excelentísimo Presidente del Senado, señor Andrés Zaldívar Larraín; distinguidas autoridades nacionales e internacionales; señoras y señores parlamentarios:
Comparezco ante ustedes como lo vienen haciendo los Presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado desde hace tres años, cuando la ley N° 20.854, promulgada un 15 de julio, estableció esta cuenta como una práctica, la que sin duda debimos haber implementado antes.
La norma pertinente, sin embargo, no debe entenderse como una exigencia autoimpuesta a raíz de la contingencia política en la que esté en juego la credibilidad de quienes ocupamos cargos en esta actividad. Muy por el contrario, la entendemos como un ejercicio restringido de la democracia que, en definitiva, permite cada cuatro años votar para elegir o renovar a las autoridades.
Esta rendición de cuenta tampoco consiste en el mero ejercicio de sistematizar cifras estadísticas sobre nuestro trabajo legislativo o fiscalizador. Se trata también de explicar nuestra mirada política acerca de lo que venimos haciendo y de lo que aspiramos a hacer como parlamentarios y como corporaciones. Porque, aunque algunos parecen no tenerlo del todo claro, nuestra labor comprende la representación política, buscando interpretar y transmitir lo que piensan y sienten las comunidades y regiones que han depositado en nosotros su confianza.
A nuestro entender, se han adoptado medidas correctas frente a los escándalos vinculados al financiamiento de la política.
Se puso fin a las donaciones reservadas o secretas; se les prohibió a las personas jurídicas efectuar aportes a las campañas; se restringió aún más el gasto electoral, relevando el aporte público a aquellas.
Empero, nos asiste la convicción de que todavía resta mucho por hacer.
Por ello, impulsaremos diversas propuestas legislativas ya presentadas, entre las que se cuentan las siguientes:
-Establecer que la vigencia de la prescripción de crímenes y simples delitos cometidos por empleados públicos en el desempeño de sus cargos se inicie una vez que los abandonen.
-Ampliar el plazo de prescripción de los delitos contemplados en la ley sobre transparencia, límite y control del gasto electoral: de dos a cinco años.
-Nos interesa también -por qué no decirlo- modificar la Ley del lobby a fin de aclarar que existe la obligación de agendar las audiencias y reuniones en que se promuevan intereses particulares, hayan sido previamente programadas o no, cualquiera que sea el lugar donde se realicen y cualquiera que sea la persona que las solicite, incluso si quien las pide es el propio sujeto pasivo.
-También propondremos establecer la inhabilidad de los lobbistas para asumir cargos de ministro, subsecretario y hasta el rango de directores de servicios o superintendente por el plazo de un año luego de que hayan cesado en su actividad.
-Mientras tanto, seguiremos haciendo cumplir la obligación mínima de responder las solicitudes recibidas, y en los casos en que ello no ocurra sancionaremos a los infractores.
Estamos ciertos, estimados colegas, de que con medidas como las propuestas no disminuirán automáticamente el malestar y la desconfianza de la ciudadanía. Para recuperar la confianza debemos demostrar que la probidad en el ejercicio de la función pública no solo constituye un principio consagrado en la Carta Fundamental y en diversos cuerpos legales, sino que se debe traducir en un comportamiento de las autoridades conforme a normas éticas y estándares superiores a los obligados, que debemos imponernos.
Por ello, hoy día es necesario dar señales de seriedad y responsabilidad política. La nación pide un esfuerzo de todos. Ya basta de impunidad y de privilegios. Es precisamente el mundo político el llamado a dar una señal clara y rotunda al respecto.
En Chile nadie está por sobre la ley. Es el momento de asumir responsablemente los errores que han provocado que, con justa razón, la ciudadanía tenga distancia y recelo frente a la política.
Quiero aprovechar esta instancia, queridos colegas y autoridades, para convocarlos a asumir este desafío en aras de nuestro compromiso con Chile y sus ciudadanos.
Eso implica, en primer término, respetar las investigaciones y las resoluciones judiciales respectivas, nos gusten o no.
El respeto a esos preceptos es uno de los elementos esenciales de una democracia sana.
Pretender desde nuestros roles desafiar a la justicia es lo que la ciudadanía condena de manera enérgica.
Lo anterior cobrará mayor relevancia todavía a partir de marzo de 2018, cuando asuman los legisladores surgidos del nuevo sistema electoral, que terminó con el sistema binominal y sus distorsiones de la voluntad popular, y exista un nuevo Parlamento, con más Diputados y Senadores, pero, por sobre todo, con una mayor diversidad política, generacional, territorial y de género.
Trabajo legislativo
Respecto del trabajo legislativo, puedo informar que durante el último año realizamos en la Cámara de Diputados 134 sesiones de Sala, con un promedio de asistencia de 90,4 por ciento; es decir, una asistencia promedio de 108 parlamentarios.
Por su parte, el trabajo de las Comisiones permanentes y de las Comisiones investigadoras sumó 1.338 citaciones, para un total de más de 2 mil horas de sesión.
Las señoras Diputadas y los señores Diputados también han materializado parte importante de su rol fiscalizador en la solicitud de 10 mil 299 oficios de fiscalización dirigidos a los diversos ministerios y servicios públicos. De ellos, hasta ahora, solo 4 mil 682 -o sea, un 48 por ciento- han sido respondidos.
Así como nosotros asumimos la autocrítica en el sentido de que debemos mejorar nuestras conductas, es también necesario y fundamental para el fortalecimiento de la democracia que todos queremos que, independiente del gobierno de turno, se respete el rol fiscalizador que constitucionalmente le corresponde a la Cámara de Diputados, obligación legal de la que nadie puede restarse.
Un ministro, un subsecretario o un jefe de servicio que no respete los plazos establecidos para responder los oficios fiscalizadores emanados de la Cámara de Diputados no le falta el respeto al solicitante, sino al Congreso Nacional en su conjunto y a la ley que ellos mismos juraron respetar al asumir sus cargos.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
Iniciativas destacadas
Como señalé al inicio de mi intervención, esta cuenta pública no tiene como único objetivo entregar datos estadísticos.
Por ello, es bueno recordar y valorar el despacho de diversas iniciativas de gran significación.
Hace cerca de un año la Cámara de Diputados despachó el proyecto que crea el Sistema de Educación Pública, que permitirá contar con una nueva institucionalidad para la educación escolar pública, especializada en la gestión educacional y dotada de estabilidad, coordinación y capacidades para hacerse cargo de la administración, desarrollo, acompañamiento y apoyo a los establecimientos hoy administrados por los municipios.
También en el ámbito de la Educación, la Cámara de Diputados, hace tan solo unas horas -aprovechamos de saludar, a la Ministra y a la Subsecretaria de Educación-, aprobó el proyecto sobre educación superior, que tiene como propósito la creación y fortalecimiento de la institucionalidad del Sistema de Educación Superior; el aseguramiento de la calidad y el resguardo de la fe pública; el fortalecimiento de la formación técnico-profesional, y la gratuidad en la educación superior. Y esperamos que también sea despachado prontamente por el Senado de la República.
Asimismo, queridos colegas y autoridades, en diciembre del año pasado aprobamos la reforma constitucional que dispone la elección popular del órgano ejecutivo del gobierno regional, la que pronto será promulgada como ley.
Hace poco despachamos en primer trámite el proyecto que regula la elección de gobernadores regionales.
No obstante, debemos reconocer que lamentablemente, por el rechazo de algunos colegas parlamentarios, esa iniciativa no verá la luz para ponerse en práctica en noviembre de 2017 como muchos queríamos, sino que probablemente nuestro país y nuestros compatriotas tendrán la posibilidad de elegir a sus gobernadores regionales en los comicios municipales de 2020.
Más allá de la fecha, lo trascendental es que tengamos la ley pertinente promulgada en este Gobierno y que, efectivamente, ella sea una herramienta eficaz en la lucha por la descentralización que tanto pregonamos quienes somos representantes de las regiones de nuestro querido país.
Estimados colegas, también quisiera destacar la aprobación de una iniciativa despachada recientemente por el Congreso Nacional: la que proporciona reparación y asistencia en rehabilitación a las víctimas de explosión de minas u otros artefactos explosivos militares abandonados o sin estallar.
Quiero contar que, en marzo de 1975, niños que jugaban fútbol en la población Pichi Pelluco, de Puerto Montt, sufrieron un grave accidente mientras corrían a buscar un balón que cayó más allá del sitio eriazo donde estaban y llegaron a un territorio que antes había utilizado el Ejército. Algunos murieron; otros quedaron mutilados.
Pensando en esos niños -por ejemplo, en Cristián Ulloa-, nuestro Gobierno y el Congreso Nacional procuraron hacerles justicia y paliar de alguna manera la pasividad de un Estado que por más de cuarenta años no se hizo responsable de accidentes que había provocado indirectamente.
A quienes quieran seguir revisando las diversas iniciativas tratadas y aprobadas durante el último año los invitamos a consultar el documento que nuestra Corporación ha puesto a disposición de todos ustedes, que se les va a entregar oportunamente.
El Chile de ayer y el Chile de hoy
Esta cuenta es además un espacio que también debe permitirnos mirar el Chile que vivimos, el que soñamos, pero también aquel país que otros, antes que nosotros, construyeron.
El Chile de 1917, por ejemplo, tenía algo así como 3 millones 640 mil habitantes. Y, de acuerdo a la clásica obra El Problema Nacional, de Darío Salas, a esa fecha unos 400 mil niños estaban marginados de la educación y, por cierto, engrosaban las filas de los analfabetos.
Era el mismo Chile en que nacía nuestra gran Violeta Parra; el mismo país que, al igual que ahora, enfrentaba los desastres naturales, en ese entonces ya con una erupción del volcán Calbuco.
Pero, pese a ese cuadro, también es el año en que el Congreso Nacional aprobaba la ley N° 3.186, que estableció "el servicio de cunas en las fábricas, talleres o establecimientos industriales en que se ocupen 50 o más mujeres mayores de 18 años" y que el uso de tiempo de las trabajadoras para ejercer el derecho a amamantar a sus hijos no podía ser descontado. Una norma moderna que hoy todavía algunos resisten.
También fue ese el año en que la entonces Comisión de Legislación Social de la Cámara de Diputados, cuyo presidente era el Diputado del Partido Conservador Romualdo Silva Cortés, recomendó a la Sala de la Corporación una reforma para "establecer el descanso en el día domingo, para todos, hombres, mujeres y niños, irrenunciable, y autorizar solamente aquellas excepciones muy justificadas y castigar severamente las infracciones", en el marco de la discusión de la denominada "Ley de descanso dominical".
El futuro
Los hechos del pasado, estimados colegas, autoridades, y los datos del trabajo legislativo deben ser, al menos para nosotros, siempre un punto de partida desde donde imaginar y construir el Chile de este siglo, el Chile de nuestros hijos, entre quienes, por cierto, deben tener un lugar privilegiado los niños en riesgo social, y específicamente aquellos que han debido enfrentar una insuficiente protección social al interior de espacios como el SENAME.
Como ustedes saben, la cruda realidad de ese tema llevó a una discusión realizada a fondo en las Comisiones y en la propia Sala de nuestra Corporación.
Los hechos nos comprometen de manera transversal, como Cámara de Diputados, a seguir trabajando para concretar un sistema de garantías que vele realmente por los derechos de la niñez.
Reiteramos nuestra más absoluta disposición, estimada y querida Presidenta, ministros, para abordar con celeridad, pero a la vez con profundidad, los proyectos que el Gobierno haya ingresado y los que enviará prontamente al Congreso en esta materia, compromiso que hoy -estoy seguro- cada uno de mis colegas parlamentarios hace suyo.
¡Qué duda cabe de que, más allá de las diferencias específicas entre los sectores políticos, se ha seguido profundizando un debate de fondo que, contrariamente a lo que sostienen algunos, no se centra en la dicotomía entre Estado y mercado, sino en la dicotomía entre democracia y mercado!
Porque serán los ciudadanos, y no los consumidores, quienes debatirán e irán resolviendo cómo es el país y el modelo de desarrollo que quieren para esta centuria.
Algunos estamos convencidos de que la democracia chilena de este siglo no la construirá el mercado: o se construye con los ciudadanos y los territorios, o no será democracia, sino solo burocracia.
El acto mismo de transparencia que busca ser esta cuenta pública no debe entenderse como surgido del reclamo de los ciudadanos, cuya participación muchas veces se reduce a observarnos permanentemente y apuntarnos con el dedo acusador cuando nos equivocamos.
La sociedad de la transparencia, como han sostenido algunos autores contemporáneos estaría, lamentablemente, poblada solo de espectadores.
¡No queremos para Chile esa democracia de espectadores!
Pero para que ello no ocurra debemos ser capaces también de superar otros estereotipos que se han ido instalando en nuestra democracia incompleta.
Por desgracia, hemos ido retrocediendo desde aquella concepción, conceptual pero valiosa, que entiende que en democracia somos todos iguales a otra conforme a la cual cada uno vale según el dinero que tiene.
No por nada es que el último informe del PNUD dice que "la desigualdad es la forma en que Chile históricamente se ha organizado, y en gran medida define cómo los chilenos entienden la sociedad en que viven".
Tampoco podemos ser la democracia de las encuestas, donde la opinión de unos pocos termina extrapolándose y convirtiéndose artificialmente en una supuesta opinión de las mayorías.
Ha sido este tipo de sociedad la que, entre otras muchas cosas, nos ha llevado a los abismantes porcentajes de abstención que nuestros procesos electorales vienen registrando progresivamente.
Las elecciones han terminado convirtiéndose, lamentablemente, en un tipo de encuesta donde la opinión de un tercio o poco más de la población termina imponiéndose como la voluntad soberana de una mayoría que ha optado por renunciar a su derecho a voto.
No podemos aceptar como normal la definición que por allá por 1956 hacía Robert Dahl, uno de los más lúcidos teóricos del pluralismo: "mientras que una dictadura es el gobierno de una minoría, una democracia es el gobierno de una cantidad de minorías".
Cualquiera que sea el signo político del próximo Gobierno o del subsiguiente, lo importante es recuperar la capacidad de todos los actores sociales y políticos para dialogar, para articular, para encontrar puntos de vista comunes sobre la construcción de una democracia participativa y activa, política y socialmente, proceso que por cierto sería deseable que se diera en el marco de una Constitución que todos sientan como propia al contar con la legitimidad democrática de la que carece la actual, pese a todas sus reformas.
Nuestro compromiso
Ante este escenario, y especialmente en un año electoral, no cabe sino reiterar el llamado hecho ya en cuentas anteriores: a erradicar las malas prácticas; a dar testimonio de apego riguroso a las normas, especialmente las de probidad y transparencia; a rescatar la amistad cívica, y, sobre todo, a escuchar a la ciudadanía.
Pero no basta solo con llamados. Hoy, más que nunca, debemos ir más allá y avanzar a paso firme en las materias antes mencionadas promoviendo iniciativas de resguardo de la democracia en todas sus dimensiones.
Quienes nos encontramos en la Sala seremos testigos privilegiados del cambio histórico que vivirá el Congreso con la eliminación del sistema binominal, la enmienda político electoral más importante de los últimos años.
A esta Mesa de la Cámara, en especial, le corresponderá cerrar el ciclo, para abrir las puertas a una nueva etapa que venía siendo demandada por la ciudadanía durante años y cuyo elemento adicional es la llegada de 35 nuevos Diputados.
Lo anterior no solo significa disponer todas aquellas medidas administrativas y financieras que permitan su adecuada incorporación, sino también acercarlos, desde el minuto en que sean electos, para que entiendan el proceso legislativo y asimismo internalicen desde el primer día la lógica de la transparencia y de respeto al ordenamiento al cual nos hemos comprometido a ceñirnos de manera ejemplar.
Más aún, debiéramos ser capaces de ir más allá de códigos, reglamentos o leyes y de autoexigirnos e imponernos estándares cada vez más altos.
Cuando de transparencia y probidad se trata, cumplir solo la ley puede no ser suficiente.
Señora Presidenta, autoridades, colegas, esta rendición de cuentas no debe entenderse nunca como un ritual ni como una obligación. Es deber de cada Mesa, pero también de cada una de las bancadas y cada uno de los parlamentarios, asumirla como un nuevo hito en un camino sin horizonte a la vista que permita resituar al Congreso como el Poder del Estado que debe ser el que legisle pensando en el bien común y no a partir de la defensa de intereses particulares o gremiales; el que atiende y entiende a los nuevos ciudadanos, quienes en gran parte nos cargan con un pasado que antes definió a otras generaciones y es capaz de canalizar diversas y legítimas visiones.
Debemos sentirnos orgullosos de lo que hemos hecho y del trabajo de los verdaderos servidores públicos. Así como debemos condenar enérgicamente las malas prácticas de unos pocos y que han dañado la imagen del Congreso, debemos defender el actuar probo y dedicado de la gran mayoría de nuestros colegas.
Y quiero permitirme en este punto una primera licencia. Ante la crisis de otras instituciones: iglesia, fútbol, Carabineros, empresarios, hemos señalado que no porque unos pocos hayan cometido actos ilegales eso debe ser motivo para empañar el prestigio de ellas. Asimismo, y con igual fuerza, no podemos permitir que por unos pocos que han obrado mal nos manchen a todos nosotros. Y los partidos políticos deben también asumir sus responsabilidades ante Chile de no llevar candidatos en las elecciones que hayan sido condenados por actos ajenos a la probidad y la transparencia.
Nadie en la Sala quiere que a Chile le vaya mal. No tengo dudas al respecto. Por eso, no serán la descalificación, ni la discriminación, ni el menoscabo los que nos permitirán construir un país mejor.
Los invito a revisar las cifras de nuestro trabajo para mejorarlo en todo lo que sea posible.
Pero igualmente lo hago para que sigan reflexionando sobre el privilegio que nos brindan las chilenas y los chilenos de trabajo, quienes nos han entregado su confianza para representarlos en el Congreso Nacional, que debe volver a ser el principal foro de una democracia que quiere seguir modernizándose, profundizándose; que quiere volver a humanizar un mundo caracterizado por una globalización fundamentalmente mercantilista e individualista.
Lo anterior, queridos colegas, autoridades, para que nuestros sueños de mañanas mejores se sigan discutiendo en las calles, en las asambleas, en los concejos municipales, en los consejos regionales, en el Congreso, y no los defina solo la oferta y la demanda.
Porque, como lo ha señalado recientemente la CEPAL, "es la hora de transitar de la cultura del privilegio a la cultura de la igualdad".
Antes de finalizar quisiera hacer una pausa y tomarme una última licencia, por la que desde ya ofrezco mis excusas.
Primero, para reiterar mi preocupación, que creo que representa la de muchos en la Sala, por el estado de salud del exdiputado y destacado servidor público don Andrés Aylwin Azocar, por quien pido un gran aplauso.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
Le deseamos una pronta recuperación. Para nuestra Corporación constituye un motivo de legítimo orgullo haber contado con el aporte de un hombre de su estatura moral e intachable trayectoria pública. Soy de los que creen que los mejores homenajes son los que se dan en vida.
En segundo término, deseo recordar, representando a muchos otros, a una persona que nos precedió en el cargo parlamentario. Me refiero al doctor Carlos Lorca Tobar, único diputado detenido desaparecido hasta el día de hoy.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
Han transcurrido ya 42 años de su detención y posterior desaparición.
Hago votos para que esta herida abierta en el alma nacional y que afecta directamente a nuestro Congreso pueda cerrar algún día y que quienes tengan antecedentes sobre el verdadero paradero de Carlos y de todos los detenidos desaparecidos nos digan alguna vez la verdad.
Y desde esta tribuna les envío un saludo muy grande, para finalizar mis palabras, a los familiares de Jorge Sánchez y Enrique Ojeda, nuestros mineros atrapados en la mina de Chile Chico.
¡No los olvidaremos jamás!
He dicho.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).

El señor PARADA (Locutor).- Gracias, señor Presidente.
El Presidente del Senado, señor Andrés Zaldívar Larraín, hará uso de la palabra.
CUENTA PÚBLICA DE PRESIDENTE DEL SENADO

El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente del Senado).- Su Excelencia la Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria; Presidente de la Corte Suprema, señor Hugo Dolmestch; Presidente de la Cámara de Diputados, mi amigo Fidel Espinoza; distinguidas autoridades nacionales y cuerpo diplomático; señoras Senadoras y señores Senadores; señoras Diputadas y señores Diputados; estimados invitados; señoras y señores funcionarios del Senado, de la Cámara de Diputados y de la Biblioteca del Congreso Nacional; estimados amigas y amigos:
Rindo esta cuenta no solo en mi representación, ya que también me atrevo a asumirla por la gestión que le correspondió en este período a mi antecesor, mi estimado amigo el Senador Ricardo Lagos Weber, a quien le expreso, en nombre de nuestra Corporación, nuestros sinceros deseos de una pronta recuperación y vuelta a trabajar con nosotros.
Seguramente todavía hay quienes se preguntan para qué sirve o a quién le interesa que el Congreso entregue esta Cuenta Pública.
Nuestra sociedad ha evolucionado y hoy vivimos en un escenario distinto al de hace unos años.
Los ciudadanos están cada vez más informados y demandantes de información de parte de las autoridades e instituciones, y tienen el derecho y el deber de hacerlo, sobre todo respecto de los temas de interés común.
Por otra parte, satisfacer esas expectativas ciudadanas contribuye a mejorar la confianza en las instituciones, la que, como bien sabemos, hoy vive momentos críticos.
Por ello, nuestra Corporación debe asegurarse de que todos los chilenos sepan lo que aquí se hace, cuál es el sentido de nuestro trabajo y cómo cumplimos la tarea de legislar.
Queremos acercarnos a las personas, que nos conozcan y confíen en nosotros, comunicarnos con ellas, escucharlas, atender sus inquietudes, responder a sus necesidades y contribuir a cumplir los sueños colectivos de nuestros compatriotas.
¡Esa es precisamente la razón de esta Cuenta Pública!
Los datos más relevantes de la gestión del Senado podrán encontrarlos ustedes en el folleto que se les entregó al ingreso. Por lo tanto, no me detendré en las cifras, sino que intentaré compartir con ustedes los significados que ellas tienen.
Está claro que nuestra misión es legislar, y legislar bien. Esto implica abocarnos a esta tarea con la mayor responsabilidad, dedicación y acuciosidad, poniendo siempre el bien común sobre cualquier otro interés.
Muchas veces esto puede traer consigo demoras y negociaciones, que son necesarias para alcanzar acuerdos y sacar adelante las leyes que el país necesita para seguir creciendo en un marco de mayor igualdad de oportunidades.
Conscientes de ello, nos propusimos avanzar en aquellos proyectos que son prioritarios de cara a las necesidades actuales y futuras de nuestro país.
Así, en materia de educación -un tema en el cual Chile no puede seguir esperando-, se promulgó en enero la ley que permite a los institutos profesionales y centros de formación técnica incorporar el beneficio de la gratuidad. Esto es muy importante y quiero destacarlo, porque son precisamente los jóvenes pertenecientes a las familias de menores ingresos quienes mayoritariamente se matriculan en esos establecimientos.
Los niños y jóvenes necesitan educarse en un marco de calidad, equidad y acceso que no responda a criterios de mercado, sino que les permita a ellos y a sus familias mirar el futuro como una condición de bienestar y tranquilidad, y no de marginación o de endeudamiento.
Es un imperativo ético del Estado garantizar esas condiciones. ¿Cómo lo hacemos? Asegurando estándares de calidad para todas las entidades educacionales; buscando los mecanismos para extender la gratuidad en forma responsable y sustentable, e implementando formas de financiamiento abordables para los estudiantes y sus familias.
Por ello, esperamos de nuestro Senado la mayor prolijidad, apertura y disposición al diálogo cuando nos corresponda analizar el proyecto de reforma a la educación superior despachado hace poco por la Cámara de Diputados.
El nuevo sistema debe permitir al país avanzar en esta materia resguardando los equilibrios, respetando la autonomía de las instituciones y evitando los excesos de burocracia.
A su vez, el proyecto que crea el sistema de educación pública como una nueva institucionalidad especializada en la gestión educacional se encuentra en nuestra Comisión de Educación y ya pronto va a ser despachado a la Sala. Esperamos que pueda definitivamente convertirse en ley junto al de educación superior.
En el ámbito de la descentralización, sabemos que existe una injusticia territorial, ya que muchas iniciativas locales requieren una tramitación en Santiago. Todo depende del centro. Eso demora innecesariamente el progreso y la ejecución de ellas en nuestras regiones.
Soy un convencido de que la regionalización se debe implementar con decisión y seriedad.
Así como los municipios son el motor del desarrollo comunal y los alcaldes son líderes articuladores de los esfuerzos a nivel local, representando los intereses de sus comunidades, los nuevos gobernadores, en el plano regional, que deben ser elegidos, han de ejercer en plenitud su función de impulsar el desarrollo de las regiones con todas las atribuciones y competencias pertinentes y necesarias.
Hemos tenido mucho discurso de descentralización, pero no hemos logrado avanzar en una transformación tan importante y querida por nuestras regiones.
Para que realmente nos crean que estamos a favor de la regionalización debemos ser coherentes. Por ello, espero que tanto en la Comisión Mixta como próximamente en la Sala logremos llegar a un pronto consenso para poder hacer realidad la elección de las autoridades regionales en un futuro cercano, con la transferencia de las competencias que sean necesarias y en forma progresiva, para que no se frustren las expectativas que todos tenemos en esta trascendental reforma de nuestro Estado.
Legislar sobre asuntos valóricos siempre es complejo, y el proyecto que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales no ha sido ni será una excepción. Estimo que la discusión ha sido seria, pues están involucradas las más íntimas convicciones personales, y todas ellas deben ser respetadas.
Cuando ello se convierta en ley, lo importante es que cada mujer podrá decidir de acuerdo con su conciencia, su realidad y sus creencias. Es fundamental que esa mujer, puesta en el trance de tomar una decisión tan íntima y trascendente, cuente con el debido acompañamiento de las instituciones competentes, tanto del ámbito del Estado como organizaciones de la sociedad civil habilitadas a ese efecto, que le permita un discernimiento reflexivo ante tan delicada y personal determinación de vida.
Transitar hacia un país que no discrimine a sus habitantes ha sido también una prioridad del Congreso, del Senado y del Gobierno.
Estamos satisfechos por la promulgación de la ley que incentiva la inclusión de personas con discapacidad en el mundo laboral y auguramos un camino exitoso para el proyecto sobre igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres.
De la mano de los aspectos valóricos y del derecho de las personas a sentirse plenas, integradas y no discriminadas, el proyecto que reconoce y da protección a la identidad de género concitó un amplio debate en nuestro Senado. Ahora le corresponderá pronunciarse a la Cámara de Diputados.
Estamos trabajando intensamente para sacar adelante proyectos que buscan proteger a los niños y niñas de nuestro país, garantizando sus derechos en forma integral y efectiva.
Es importante mencionar que el Senado cuenta con una Comisión especialmente dedicada a la discusión de los temas e iniciativas en favor de los niños y adolescentes.
Esta Comisión, entre otros proyectos, ha despachado el que declara imprescriptibles los delitos sexuales contra menores; el que establece un sistema de garantías de los derechos de la niñez; el que regula el derecho de filiación de los hijos e hijas de parejas del mismo sexo; el que crea la Subsecretaría de la Niñez y aquel que establece la existencia de la Defensoría de los Derechos de la Niñez.
Sin embargo, en este tema de tanta sensibilidad, precisamos con urgencia, junto al Poder Ejecutivo y a los otros Poderes del Estado, abocarnos a legislar para generar una política de real protección a los menores en condición de vulnerabilidad.
Como país, debemos estructurar un Servicio Nacional de Menores que responda con eficiencia a los requerimientos sobre este tema tan relevante, y no solo por el cuestionamiento que hoy día se ha puesto en el juicio público.
Otra materia de gran demanda ciudadana es la revisión de nuestro sistema previsional, que va a requerir de un debate exhaustivo hasta llegar a una legislación que permita una importante mejora de las actuales pensiones, así como hacer las correcciones para asegurar a las personas que se jubilen en el futuro que sus pensiones tendrán una tasa de retorno equitativa.
Esperamos en el próximo tiempo conocer la propuesta que se haga a este Parlamento por parte del Ejecutivo. Todos tendremos que hacer un serio y responsable esfuerzo, tratando de alcanzar los consensos que sean necesarios, de tal forma que se logre un sistema de seguridad social sólido y duradero, y por motivo alguno caer en la oferta fácil y populista.
En los próximos meses, probablemente el debate en torno a la normativa constitucional, con miras a dotar a Chile de una Carta Magna que dé cuenta de los tiempos que estamos viviendo, también será materia de nuestras preocupaciones.
En este punto, quisiera enfatizar algo que les comenté en marzo, cuando asumí la Presidencia del Senado. Dije que valorando los procesos de participación orientados a recoger las propuestas ciudadanas sobre las enmiendas por considerar en una nueva normativa constitucional, no hay que olvidar que la facultad constituyente está radicada en este Parlamento.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
El Parlamento puede hacerlo por sí mismo, como también puede, de acuerdo a la normativa constitucional vigente, respetando esa institucionalidad, delegar sus facultades y definir las formas concretas para que se ejerza esa delegación. Aquí es donde debemos decidir la forma en que daremos respuesta a esta demanda.
Este Congreso tiene plena legitimidad -lo he dicho-, porque fue elegido por la ciudadanía, como también lo será el próximo Parlamento que se elija para el siguiente período, más aún cuando esta materia debe ser propia del debate de los programas de los candidatos al Parlamento y a la Presidencia de la República.
En relación con lo anterior, propongo continuar el análisis -ya se inició en la Comisión de Constitución- de un proyecto que destaca por su transversalidad ideológica y relevancia histórica. Me refiero a aquel que fue presentado por varios señores Senadores, incluyendo a quien les habla, y que busca que nuestro país transite hacia un sistema semipresidencial, asignando al Ministro del Interior el rango de Jefe Político del Gabinete y permitiendo a los parlamentarios asumir cargos ministeriales, lo que, en mi opinión, dará mayor flexibilidad, equilibrio y gobernanza al sistema político.
Excúsenme esta opinión personal.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
En unos meses más estaremos discutiendo el Presupuesto de la Nación para el año 2018. Serán también días álgidos de campaña electoral, pero debemos esforzarnos para cumplir con esa tarea en los plazos adecuados y con el realismo necesario para garantizar la continuidad de las políticas sociales, sin alejarnos del marco de austeridad que la época actual exige.
Amigas y amigos:
En suma, tenemos un intenso trabajo por delante, con iniciativas trascendentales que abordan las grandes temáticas del presente y del futuro de nuestro país.
Esperamos que la mayor parte de estos proyectos sean aprobados por el Congreso actual y haremos todos los esfuerzos para ello. Pero entendemos que algunas materias pueden requerir más tiempo de análisis y seguramente quedarán para un próximo Parlamento. En uno u otro caso, lo importante es que trabajemos para tener calidad en la legislación que despachemos.
De nosotros depende hacer realidad las transformaciones que permitirán ir venciendo las barreras de injusticia e inequidad que aún nos separan y nos hieren como nación.
Podemos disentir en las formas, y en eso consiste la democracia. Lo que no podemos hacer es detenernos ni entramparnos en la discusión barata, el cálculo electoral pequeño o la ganancia mezquina. Tampoco podemos caer en populismos anacrónicos ni en promesas fáciles, para después olvidar los compromisos adquiridos con quienes confiaron en nosotros. ¡No es ese el mandato que se nos ha conferido como parlamentarios elegidos por los ciudadanos!
Hace unos momentos, hablábamos de la confianza de la gente hacia el Congreso.
Ciertamente, esa confianza se ha visto dañada por varios factores que no es del caso analizar aquí, pero está claro que hay culpas de nosotros mismos, que debemos precisar y erradicar para siempre. Que cada uno reflexione sobre la materia.
En ese contexto, dotar de la mayor transparencia a nuestra gestión es fundamental. El Senado ha dado importantes pasos en esta dirección, adoptando medidas de transparencia activa y pasiva y poniendo a disposición de la comunidad toda la información relevante sobre el quehacer de la Corporación y de cada parlamentario, a través de diferentes plataformas de información.
Así, en el sitio web del Senado, cualquier persona puede acceder a datos sobre actividades de los Senadores, declaraciones de intereses y patrimonio, gastos, reglamentos, trámite de proyectos y otros documentos.
Quien quiera saber de nuestras actividades, tiene la ocasión de informarse a través de nuestros propios medios, no por lo que se pueda decir por fuera de lo que en el Parlamento se hace o no se hace.
Las sesiones de Sala y de comisiones son regularmente transmitidas por el canal de televisión del Senado y luego quedan disponibles en la página web, facilitando así su revisión por quien lo desee, las veces que quiera.
Y si algo no está, es fácil solicitarlo usando los formularios especialmente diseñados para ese fin.
Asimismo, a través del Grupo Bicameral de Transparencia, el Congreso ha promovido en los últimos años numerosas iniciativas que profundizan los principios de transparencia, rendición de cuentas, probidad, ética y participación ciudadana, involucrando a organizaciones de monitoreo parlamentario y de la sociedad civil.
En el ámbito interno, en el marco de un acuerdo de colaboración con el PNUD, desde el año pasado nos encontramos en pleno desarrollo de un nuevo sistema de ética, probidad y transparencia transversal de toda la Corporación.
En el ámbito internacional, el Congreso chileno es reconocido como uno de los principales impulsores de políticas de probidad y transparencia, gracias a los programas llevados a cabo por el Grupo Bicameral, en colaboración con la Organización de Estados Americanos, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros organismos públicos y privados.
Estimados amigos y amigas:
La transparencia y la probidad son tópicos que ya abordaron mis dos antecesores y que también la Presidenta de la República nos hizo presentes en su oportunidad, cuando concurrió hasta aquí el 1° de junio a dar su Cuenta ante el Parlamento.
La verdad es que anhelo que, en un año más, el próximo Presidente o Presidenta del Senado no tenga que volver a referirse al tema como un déficit, sino como algo logrado.
Debemos asumir que la función pública se ejerce las 24 horas del día y los 365 días del año, lo que significa que estamos permanentemente expuestos al escrutinio de la gente, un escrutinio no exento de prejuicios e incluso de animosidad; pero es así, y no lo podemos cambiar.
Y, precisamente por ello, debemos ser más rigurosos y autoexigentes, de modo de no tener que desgastarnos en demostrar inocencia o en tratar de recuperar la honra dañada, ya sea personal o familiar.
Desde esta Presidencia, hemos estado atentos a la aparición de noticias falsas que buscan denostar al Parlamento y a sus integrantes, y les consta que hemos tomado medidas para defender el prestigio de nuestra institución.
Y yo, como Presidente del Senado, no dejaré de hacerlo cada vez que sea necesario por la honra de nuestro Parlamento y de las Corporaciones que lo integran: el Senado y la Cámara de Diputados.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
Pero, insisto: más importante que eso es que cada uno se ocupe de que su actuar no dé pie a ese tipo de informaciones, tan nocivas para el proyecto de sociedad que deseamos: libre, respetuosa y basada en la confianza.
El Congreso no es sólo una fábrica de leyes; es también un espacio de cultura cívica y de participación ciudadana, que pertenece a todos quienes viven en este país y cuyas puertas deben estar siempre abiertas a los ciudadanos.
Una forma de acercar las leyes a las personas es el Senador Virtual, que ofrece al público la posibilidad de conocer los principales proyectos de ley en estudio en el Senado y pronunciarse sobre ellos.
Esta plataforma interactiva creada, desarrollada y administrada íntegramente por profesionales y tecnología de la Corporación, ha sido incluso emulada en otros Parlamentos, como en el caso de Colombia y Paraguay. Nuestro desafío es mejorarla, ampliar su cobertura y difundir su uso, especialmente entre los jóvenes.
También quisiera destacar el torneo Delibera, que organiza la Biblioteca del Congreso, como una gran instancia de participación y formación cívica para escolares de todo el país.
Esta competencia estimula la participación ciudadana y las prácticas democráticas, además de informar a los parlamentarios cuáles son los temas que preocupan a la gente.
Por su parte -y lo quiero destacar aquí-, el Congreso del Futuro, iniciativa transversal impulsada por la Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación del Senado -la preside el Senador Guido Girardi-, en conjunto con la Academia Chilena de Ciencias y el Gobierno de Chile, ha marcado un hito como espacio de encuentro de los mundos intelectual, científico y político con la sociedad civil, para pensar en el mañana que queremos desarrollar.
Aprovecho esta instancia para expresar mi reconocimiento a la Comisión de Desafíos del Futuro, cuya existencia es una muestra de la forma en que el Senado se adapta a los tiempos y a las temáticas emergentes.
La Biblioteca del Congreso es una puerta del Parlamento abierta al país. Referente en información y conocimiento, no solo apoya a la comunidad parlamentaria, sino que, a la vez, es un baluarte de nuestra Corporación de cara a la sociedad, que contribuye en forma gravitante a la vinculación con la ciudadanía, dando acceso a su acervo jurídico e histórico y promoviendo instancias de diálogo y reflexión entre los parlamentarios y la sociedad civil.
Las actividades del Centro de Extensión del Senado constituyen un aporte invaluable para acercar la acción parlamentaria a la comunidad, lograr una mejor comprensión de la labor legislativa y contribuir a la reflexión y análisis de las materias en proceso legislativo.
Tanto en Valparaíso como en Santiago, nuestras puertas se mantienen literalmente abiertas para quien quiera visitarnos. Mensualmente, recibimos a más de mil niños, adultos mayores, organizaciones vecinales y otros grupos que se muestran interesados por mirar y escuchar sobre la historia, la tradición y el rol del Congreso Nacional.
Para que la tarea de legislar pueda llevarse a cabo, es fundamental el apoyo y el trabajo -quiero destacarlo- de nuestros funcionarios y funcionarias. El Senado está formado por 365 mujeres y hombres que, desde las áreas profesional, técnica y administrativa, dan lo mejor de sí para que esta institución cumpla con su mandato.
A todos ellos quiero manifestarles hoy mi profundo reconocimiento y gratitud.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
También quisiera destacar el trabajo conjunto con las asociaciones de funcionarios, que permite hacer más eficiente la labor del Senado. ¡Felicitaciones a todos sus dirigentes!
En materia de inclusión laboral, estamos en plena ejecución de talleres de sensibilización y capacitación de nuestra gente, para que pronto podamos cumplir con la ley que nosotros mismos hemos aprobado, la que promueve la inclusión de personas con discapacidad, de tal manera que ellas tengan un espacio en el Senado, como seguramente también lo tendrán en la Cámara de Diputados.
Señora Presidenta, estimadas autoridades, colegas parlamentarios y queridos funcionarios:
En marzo, cuando asuma el próximo Presidente o Presidenta del Senado, tendremos un Congreso nuevo prácticamente en su totalidad, elegido bajo un modelo más representativo de los tiempos actuales, de la voluntad ciudadana, de las regiones, de las mujeres y de los independientes.
Y aprovecho de agradecer al Gobierno por haber impulsado este importante cambio.
Al respecto, estamos haciendo todos los ajustes necesarios para cumplir con el compromiso que adquirimos, en orden a garantizar el financiamiento de la nueva estructura del Senado con los recursos existentes. Agradezco, en ese sentido, el apoyo y compromiso de todos frente a las medidas de austeridad y control de gastos que se están implementando.
En este tiempo electoral, los invito a mantener una actitud de generosidad y apertura, con altura de miras, responsabilidad, respeto y mucho sentido patriótico, para recobrar la confianza y construir entre todos la política que queremos y que los chilenos y chilenas merecen: la política de los acuerdos, de las propuestas, de la amistad cívica, donde mi contradictor es mi adversario y no mi enemigo; la política que se funda en el aporte de ideas para la construcción de un bien común.
El ejercicio de esta noble misión exige que trabajemos al máximo de nuestra capacidad, que demos lo mejor de nuestro intelecto y de nuestro corazón para servir a la comunidad y legislar pensando en los niños y niñas, en los jóvenes, en los adultos mayores, en las generaciones venideras, en los migrantes, en las mujeres, en las minorías, en nuestros pueblos indígenas.
¡A todos ellos nos debemos, y a ninguno podemos defraudar!
A la gente no le interesan nuestras peleas; le interesan nuestras propuestas. Si tenemos esto claro, podemos abocarnos a buscar las mejores fórmulas para eliminar esas odiosas e injustificadas brechas que dañan la convivencia social e impiden transitar hacia el desarrollo integral, lejos de la pobreza, la injusticia y la intolerancia.
Por eso, la política no es para aventureros ni ambiciosos, sino para quienes son capaces de renunciar al beneficio personal en pos de construir, en conjunto con otros, un Chile para todos.
Trabajemos unidos para que el Congreso Nacional vuelva a ganarse el corazón de los ciudadanos de este país. Cuidemos esta democracia, que tanto dolor y esfuerzo nos costó recuperar.
Muchas gracias.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).

El señor PARADA (Locutor).- Concluidas las palabras del Excelentísimo señor Presidente del Senado, don Andrés Zaldívar Larraín, el tenor don Claudio Romero interpretará las siguientes obras: El sueño imposible, del musical Don Quijote de La Mancha, y La flor que me habías tirado, de la ópera Carmen.
--El tenor Claudio Romero interpreta las obras mencionadas.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).

El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente del Senado).- Habiéndose cumplido el objetivo de dar cuenta pública de las actividades desarrolladas por ambas ramas del Congreso Nacional en el período comprendido entre el 1 de julio de 2016 y el 30 de junio de 2017, y agradeciendo vuestra asistencia, se levanta la sesión.
--Se levantó a las 12:6.
Manuel Ocaña Vergara,
Jefe de la Redacción del Senado