REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 365ª
Sesión 58ª, en miércoles 25 de octubre de 2017
Ordinaria
(De 10:20 a 13:9)
PRESIDENCIA DE SEÑOR GUIDO GIRARDI LAVÍN, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
INCORPORACIÓN DE DIVERSAS MEDIDAS DE ÍNDOLE TRIBUTARIA


El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Corresponde ocuparse, en primer lugar, en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que incorpora diversas medidas de índole tributaria, con informe de la Comisión de Hacienda y urgencia calificada de "suma".
--Los antecedentes sobre el proyecto (11.404-05) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:
Proyecto de ley:
En segundo trámite: sesión 52ª, en 10 de octubre de 2017 (se da cuenta).
Informe de Comisión:
Hacienda: sesión 54ª, en 17 de octubre de 2017.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- El principal objetivo de la iniciativa es impulsar materias de índole tributaria e introducir ajustes en el sistema tributario vigente.
La Comisión de Hacienda discutió el proyecto en general y en particular, en virtud de lo dispuesto en el artículo 127 del Reglamento de la Corporación, y aprobó la idea de legislar por la unanimidad de sus integrantes, Senadores señores Coloma, García, Lagos, Montes y Pizarro. Asimismo, aprobó la iniciativa en particular en los mismos términos en que fue despachada por la Cámara de Diputados, con las votaciones que consigna en su informe.
El texto que se propone aprobar se halla entre las páginas 27 a 33 del informe de la Comisión de Hacienda y en el boletín comparado que Sus Señorías tienen a su disposición.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- En discusión.
Tiene la palabra el Senador señor Montes.


El señor MONTES.- Señor Presidente, sería bastante importante contar con la presencia del Ministro de Hacienda en el tratamiento de este proyecto. Así que si lo pudieran mandar a buscar, tanto mejor.
Como expresa el mensaje, el objetivo principal de la iniciativa es complementar los esfuerzos realizados por el Estado en materia de combate a la elusión y la evasión fiscal, siguiendo, en varios aspectos, compromisos suscritos con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Asimismo, el proyecto incorpora otras medidas tributarias de diversa índole.
Las materias reguladas son las siguientes:
1. Derogación del régimen de plataformas de inversión contenido en el artículo 41 D de la Ley sobre Impuesto a la Renta.
Se derogan los regímenes de plataformas de negocios existentes en la Ley sobre Impuesto a la Renta, la que, en términos generales, establece una exención de impuesto en Chile por las rentas que las empresas acogidas obtengan en el exterior.
La OCDE ha calificado este régimen como potencialmente nocivo y susceptible de provocar evasión fiscal. Este mecanismo, creado en 2002 y que pretendía atraer capitales desde el exterior, no tuvo la relevancia buscada ni tampoco generó los efectos económicos pensados, razón por la cual el Ejecutivo propone su derogación.
2. Reconocimiento tributario de las donaciones efectuadas con ocasión de la visita papal.
En relación con la visita del Papa Francisco y considerando que dicha visita, según expresa el Ejecutivo, puede generar presiones de gasto fiscal, mediante esta iniciativa legal se permite que gran parte de los gastos sea efectuada por el sector privado a través de donaciones. En particular, se establece que las donaciones hechas por empresas a la Iglesia Católica en razón de la visita papal, hasta por un monto global de 4 mil millones de pesos, sean consideradas como gasto necesario para producir la renta. Lo anterior tiene un impacto fiscal de alrededor de 500 millones de pesos.
Cabe hacer presente que -según lo informó el Ejecutivo en la Comisión- la Conferencia Episcopal le había señalado al Gobierno que el gasto total de la visita no excedería el monto indicado. Además, vía indicación, se incorporó una obligación para la Conferencia Episcopal en términos de efectuar una rendición completa de los fondos recibidos como donación para financiar esta visita al Ministerio de Hacienda, a la Cámara de Diputados y al Senado.
3. Incorporación de una norma sobre intercambio de información al Código Tributario.
Uno de los instrumentos más eficientes en la lucha contra la evasión y la elusión es el intercambio de información entre autoridades tributarias de distintas naciones.
En ese contexto, el Congreso Nacional aprobó en 2016 la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal (MAAT). Es importante tenerlo claro.
En virtud de ese instrumento internacional, Chile se comprometió, junto con otros 115 países o jurisdicciones (incluidos Panamá, Suiza y Estados Unidos,), a intercambiar información financiera básica.
Para tal efecto, el proyecto en discusión incorpora al Código Tributario un nuevo artículo 62 ter que, en lo sustancial, implica remitir información básica sobre cuentas que extranjeros tengan en el país.
Por su parte, el Servicio de Impuestos Internos va a poder obtener información de contribuyentes chilenos en el exterior.
Vía indicación se aclararon ciertos alcances de la norma:
-Se establece expresamente que, respecto de los saldos de las cuentas, la información se refiere únicamente al saldo a fin de año o a la fecha de cierre de la cuenta, no a los flujos ni a los movimientos.
-La interpretación de la norma no podrá implicar, en ningún caso, intercambio de información financiera de residentes en el país.
-La información deberá ser entregada al Servicio de Impuestos Internos hasta el 30 de junio de cada año para que este organismo la pueda remitir a los servicios homólogos de los demás países.
4. Ampliación del plazo para suscribir y ratificar acuerdos de doble tributación internacional.
a) La reforma tributaria de 2014 creó un nuevo régimen de tributación denominado "régimen de imputación parcial de créditos" o "sistema semiintegrado".
En la práctica, esto implica que para los inversionistas extranjeros que se encuentran en países con los cuales no se tenga un convenio para evitar la doble tributación internacional vigente la tasa efectiva de impuesto sobre dividendos pagados al exterior será de 44,45 por ciento, mientras que para aquellos accionistas que se encuentren en países con los cuales sí se tenga convenio vigente la tasa será de 35 por ciento.
La reforma estableció normas transitorias para los países con convenios suscritos pero no vigentes aún, a fin de aplicar la tasa de 35 por ciento hasta el 2019.
Por medio de este proyecto se amplía el plazo para suscribir acuerdos hasta el año 2019 y para que rija la tasa de 35 por ciento, aun si no se encuentran vigentes los convenios, hasta el año 2021.
5. Aclaración de la norma sobre tratamiento tributario de las donaciones al Fisco.
En último lugar, en el proyecto se aclara el tratamiento tributario de las donaciones al Fisco consignado en el decreto ley N° 1.939, de 1977. Esta norma no contempla de manera expresa qué ocurre con el gasto, por lo que podría considerarse como un gasto rechazado afecto a un impuesto de 40 por ciento, lo que desincentivaría este tipo de donaciones. Un particular no le puede donar al Fisco en Chile: tiene un costo alto.
Por lo anterior, se establece expresamente que no se aplicará este impuesto a las donaciones que acepte el Ministerio de Bienes Nacionales. Esto se refiere particularmente a las donaciones de Douglas Tompkins, respecto a las cuales se presentaba un obstáculo producto del impuesto que debería haber pagado.
Impacto fiscal del proyecto
El impacto fiscal que se espera, según el informe financiero de la iniciativa, es el siguiente:
a) Respecto a la derogación de plataformas de negocios en la Ley sobre Impuesto a la Renta, se estima que el costo fiscal de esta medida es nulo, dado su bajo desempeño.
b) En lo referido a los intercambios de información automática de no residentes, se considera que esta medida no tiene costo fiscal pues estas actividades, a partir del año 2018, se desarrollarán a través del Servicio de Impuestos Internos.
c) En relación con la visita papal a Chile, y dado lo propuesto, el efecto fiscal se correspondería con la tasa del impuesto de primera categoría aplicada sobre el límite máximo de donaciones, considerando tanto a los contribuyentes que declaran sus rentas efectivas mediante un balance general como a los que se encuentran acogidos a las disposiciones de la letra A) del artículo 14 ter sobre Impuesto a la Renta.
Suponiendo que del tope global de 4 mil millones de pesos de donaciones el 50 por ciento se destinara a la sustitución de donaciones que los contribuyentes realizan actualmente, el efecto sobre los ingresos equivaldría a la aplicación de la tasa de impuesto de primera categoría sobre los 2 mil millones de pesos de donaciones realizadas exclusivamente para financiar la visita. De este modo, se estiman ingresos fiscales más bajos, por menor recaudación, de 510 mil millones.
Ese sería el costo fiscal de esta medida.
d) Respecto a la extensión de plazos en el contexto del régimen semiintegrado y los convenios para evitar la doble tributación, se estima que dicha extensión no significa un impacto adicional sobre la recaudación y que solo importa un cambio en la gradualidad considerada en el Informe Financiero de la reforma tributaria.
e) Finalmente, tratándose de las donaciones al Fisco, considerando que en los últimos años este no ha recibido tales donaciones desde el sector privado, se estima que esta medida no tiene efecto en los ingresos fiscales. Si los hubiese, se informarían como parte de la Ejecución Presupuestaria anual.
Es cuanto puedo informar, señor Presidente. Este es un proyecto que contó con el voto favorable, tanto en general como en particular, de todos los integrantes de la Comisión.
Muchas gracias.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor De Urresti.
El señor DE URRESTI.- Señor Presidente, me gustaría que la Secretaría especificara qué parte del articulado dice relación con la exención a las empresas para el financiamiento de la visita del Papa a nuestro país, a efecto de pedir votación separada sobre ese punto.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- Se trata del artículo 3.
Entonces, primero habría que pronunciarse en general sobre el proyecto. Y, en la votación en particular, realizar dos votaciones, por cuanto el Senador De Urresti ha pedido votar separadamente el artículo 3.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- En votación en general.
--(Durante la votación).
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Coloma.


El señor COLOMA.- Señor Presidente, al momento de fundamentar el voto -estaba sesionando en una Comisión- quiero dejar en claro un par de cosas.
Primero, esta es una iniciativa de ley miscelánea -algo alcancé a oír al Senador señor Montes-, pero una miscelánea de más, porque incorpora temas completamente distintos. Parto por expresar al Ministro de Hacienda, aquí presente -él no era Ministro cuando se incorporó este proyecto, pero igual estaba en el Gobierno-, que se trata de materias completamente diferentes.
¡Qué tiene que ver el tema tributario con el secreto bancario!
Hay votación dividida respecto a este punto. Y creo que se entiende la necesidad de votar separadamente este precepto; de no ser así, pediría que se procediera de ese modo, tal como lo hizo el Senador señor De Urresti para otro artículo.
Básicamente aquí tenemos asuntos de índole tributaria muy diferentes. Hay cinco normas: modificaciones al impuesto a la renta; modificaciones a la reforma tributaria; una simplificación tributaria; disposiciones sobre adquisición, administración y disposición de bienes del Estado, todas las cuales son completamente diferentes.
Algunas de ellas las compartimos. Pienso que las plataformas de inversión a las que se hace referencia apuntan en el sentido correcto. Pero en cuanto al reconocimiento tributario a las donaciones efectuadas en relación con la visita papal, ustedes comprenderán que es un tema muy distinto a un cambio de plataforma.
Yo por lo menos hice presente que no estoy de acuerdo con la visión de que los beneficios tributarios sean en función de empresas y no de personas. Comparto el esfuerzo que se está haciendo y valoro que pueda plantearse, pero no creo que la fórmula de solución sea la más clara.
Respecto de las donaciones al Fisco referidas a preservar determinados ecoparques nacionales, no entiendo por qué solo existe la exención tributaria cuando se trata de una donación al Estado y no a organizaciones particulares sin fines de lucro, por ejemplo. Hay una diferencia en la forma de asumir estos beneficios.
Quiero dejar constancia de que no me parece conveniente generar exenciones de pago en caso de donaciones de terrenos para parques destinados al cuidado del ecosistema en nuestro país solo cuando el beneficiario sea el Estado y no organizaciones sin fines de lucro que cumplen un rol igualmente valorable.
Además, me parece que en las normas sobre intercambio automático de información financiera se comete un grave error en materia de secreto bancario. Lo hemos discutido varias veces. Esto se halla mal diseñado. Hoy día es perfectamente posible acceder a información bancaria reservada, en la medida que existan dos condiciones: una, el acuerdo de la persona sujeta a investigación, y, otra, una información judicial. Es lo que corresponde si se quiere defender este derecho.
Entiendo que a algunos no les interese el secreto bancario. Quienes son tributarios de la OCDE pueden ser los principales defensores de este punto. Como yo no soy tributario de esta organización internacional y me importa mucho más la legislación chilena, pienso que esto es un retroceso y una forma distinta de cómo debería enfrentarse el tema de la legislación bancaria.
Me sorprende que este asunto se incluya en una iniciativa de ley miscelánea especial, en circunstancias de que la Cámara de Diputados está por despachar el proyecto que modifica la Ley General de Bancos.
En resumen, señor Presidente, voy a votar a favor de la idea de legislar porque hay cosas que uno valora dentro del proyecto, lo que no obsta a que esté en contra de otras de sus disposiciones.
Eso sí -repito-, me parece errado presentar una iniciativa de ley miscelánea con conceptos completamente distintos. Nada tiene que ver una cosa con otra: ni el secreto bancario con la reforma tributaria; ni eso con lo otro. Todo es una gran confusión, y estimo que esta no es la mejor forma de legislar. Sin perjuicio de ello, en la discusión en particular formularemos las precisiones del caso.
He dicho.
El señor DE URRESTI.- ¿Me permite, señor Presidente?
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- ¿Quiere fundar su voto, señor Senador?
El señor DE URRESTI.- Sí, señor Presidente.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra, Su Señoría.


El señor DE URRESTI.- Señor Presidente, estamos asistiendo al debate de una iniciativa de ley miscelánea de efectos tributarios, y resulta muy paradojal que en ella se incluyan distintos aspectos. Por eso he solicitado formalmente votación separada del artículo 3 que, ni más ni menos -y es importante que quienes siguen este debate puedan informarse sobre el particular-, comprende la exención tributaria a empresas -repito: empresas, personas jurídicas- a fin de que contribuyan a la Conferencia Episcopal de Chile para, en definitiva, financiar la visita del Papa Francisco a nuestro país.
Es esencial reflexionar acerca de que, a través de esta iniciativa, estamos permitiendo que las empresas, ¡empresas!, reciban una exención tributaria al donar plata a la Conferencia Episcopal.
En primer lugar, sería relevante que el Ministro -aquí presente- nos explicara en qué momento y desde cuándo las personas jurídicas, las empresas, tienen fe. Porque si alguien con fe -lo que es legítimo y merece respeto- contribuye a aquello en lo que cree desde su patrimonio y aporta para que venga a Chile una autoridad respetable, como es el Papa, ello resulta absolutamente coherente.
Sin embargo, es absolutamente anormal que, teniendo nosotros un Estado laico, le demos un tratamiento distinto a quien venga, en este caso, el Santo Padre como Jefe de Estado, y debamos contribuir financieramente y dictar una ley especial para que las empresas de Chile, ¡las empresas de Chile!, sin consultar siquiera a sus accionistas, también lo hagan. Ello no es correcto, desde el punto de vista de un Estado laico.
Si el Gobierno de Chile invita a un Jefe de Estado y quiere contribuir al presupuesto de esa visita, lo considero legítimo. Para eso es soberano quien gobierna. Así se procede en todos los países cuando se invita a una autoridad de esa naturaleza: se contribuye con los gastos de seguridad, de alojamiento, de todo lo que esa visita implique. Pero tramitar una ley especial para que las empresas reciban una exención tributaria, me parece anormal.
Yo me pregunto: ¿existiría este mismo tratamiento si viniera a Chile otra autoridad, otro dignatario, otro personaje, religioso o no religioso? No lo sé.
Sería bueno que algún Ministro nos explicara -aquí hay dos Secretarios de Estado, el de Hacienda y el Ministro Secretario General de la Presidencia-, para que quede en la historia de la ley, si existen precedentes en cuanto a visitas de otros dignatarios y, además, que nos aclarara si el Papa Francisco viene en calidad de Jefe de Estado o de autoridad religiosa.
Reitero: esto genera un precedente, por lo que resulta importante transparentarlo. Esta situación es relevante porque va a quedar registrada con una ley especial.
Por lo tanto, reivindicando el carácter laico de nuestro país y la igualdad ante la ley, sostengo que claramente esto no corresponde.
Obviamente, votaremos a favor de las otras normas que dicen relación con donaciones, como el caso del legado de Douglas Tompkins, que es distinto.
Pero aquí se trata de una iniciativa de ley miscelánea, sin discusión ciudadana, sin participación de todos los actores, que otorga una exención tributaria -reitero- a las empresas. ¡Si las empresas no tienen fe! Quienes tienen fe son los ciudadanos, los individuos, las personas naturales, quienes legítimamente pueden contribuir. Y ello significa meterse la mano al bolsillo, que es lo que duele. El Padre Hurtado decía: "Dar hasta que duela". Pero se lo predicaba al ciudadano, al contribuyente, y no a las empresas.
Me gustaría saber si esas empresas proceden igual y tienen un tratamiento adecuado para favorecer a sus sindicatos, a sus trabajadores, y donar a otras obras benéficas.
Me parece que aquí no se respeta, desde el punto de vista de la igualdad ante la ley en materia religiosa, el credo de sus propios accionistas o de los integrantes de sus directorios.
Por eso, señor Presidente, voy a votar en contra de esta norma.
Hago esta reflexión, con el debido respeto, porque hay que entender que no se pueden establecer exenciones tributarias con el objeto de favorecer la donación de las empresas al fin aquí mencionado. Ello no corresponde.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Pizarro.


El señor PIZARRO.- Señor Presidente, efectivamente, este proyecto de ley miscelánea contiene varias materias distintas. Y, por supuesto, la que ha despertado mayor interés en la ciudadanía es la referente a los beneficios tributarios que se conceden a las empresas o personas jurídicas que entreguen un aporte para financiar la visita del Santo Padre Francisco a nuestro país.
Tal como se ha planteado, aquí se consagra un beneficio, que busca que diversas empresas puedan entregar donaciones hasta enterar la cantidad máxima de 4 mil millones de pesos. Y a esta cifra se le debe descontar -según nos explicó la Conferencia Episcopal de Chile, que tiene facultades administrativas y financieras en este caso- el aporte que efectúen las personas, cada uno de los feligreses, creyentes o no creyentes, para quienes tiene sentido contribuir a la visita de un Jefe de Estado y, además, un líder espiritual de la magnitud del Papa Francisco.
Se discutió mucho en la Comisión de Hacienda, por las razones que aquí se han señalado, y la argumentación del Senador que me antecedió en el uso de la palabra se planteó en ese órgano técnico.
Pero, tal como se establece, esta es una norma especial, transitoria, que se genera solo hasta determinado monto y que tiene una finalidad específica. ¿Por qué? Porque se trata de una situación especial, distinta. Por ese motivo se pretende recoger financiamiento a través de esta norma, lo cual no es novedad.
Es cierto que las empresas no tienen sentimientos, pero las personas que toman decisiones en ellas perfectamente pueden destinar recursos o aportes, acogiéndose a estos beneficios tributarios, a una causa noble. Pienso que, en este caso, nos encontramos ante una causa noble, y es importante que en Chile recibamos la muy buena visita del líder espiritual del catolicismo en el mundo.
A diferencia de lo que planteó el Senador De Urresti, hay otras donaciones. Las empresas lo hacen en lo deportivo. ¿Y qué se busca con esto? Un bien social, en términos de salud; de recreación; de fomento al deporte en todos los niveles, ya sea amateur, de entretención o de alto rendimiento.
Se hacen donaciones también a la cultura y a otras áreas; de manera que lo que se propone no es ninguna novedad.
Aquí no se establece ningún sesgo ni se otorga un privilegio. Sí se entrega una facilidad tributaria hasta determinado monto a los contribuyentes que estén interesados.
La discusión se ha producido con relación a la calidad de Jefe de Estado del Papa. Y, en la lógica con que se opera en nuestro país, todas las visitas de Jefes de Estado generan un costo. Pero este no está especificado dentro de los 4 mil millones de pesos.
En la Comisión se nos dijo que tal costo era de alrededor de 250 millones de pesos, que corresponde a las atenciones y los gastos propios que implica recibir a un Jefe de Estado con su respectiva delegación.
Sin embargo, habrá que considerar también otras situaciones, como los eventos masivos, multitudinarios que conlleva una visita papal, lo cual, por supuesto, genera costos extras para el Estado, pese a estar dentro del sistema de operaciones. Me refiero, por ejemplo, a materias de seguridad, de desplazamiento de policías, de horarios, de horas extras, de funcionarios de Aduanas; es decir, de todo el aparato público, que tiene que estar bien dispuesto para que una visita de este tipo se desarrolle adecuadamente en todas las regiones donde está programada.
Por último, se ha hecho mucho hincapié en que este costo en realidad no está definido. Se habla de 11 mil millones de pesos: de 7 mil millones más 4 mil millones. Por lo mismo, hemos pedido al Ministerio de Hacienda -y se ha comprometido a ello- que nos haga llegar un estudio, un estimado, sobre esos costos anexos.
Nadie está hablando de pagarles más a los efectivos de Carabineros, porque no se contratan carabineros. Son los que están. Seguramente hay un gasto mayor por horas extras, desplazamientos, alojamientos, entre otras cosas.
Por lo tanto, para ir disipando esas dudas, sería bueno que el Gobierno proporcionara la información adecuada.
En cuanto a los otros temas que aborda el proyecto, hago presente que me parece bien lo relativo a las donaciones al Fisco a través del Ministerio de Bienes Nacionales. Se establece la forma como eso se lleva adelante.
Se busca también adecuar nuestras normas a los acuerdos internacionales que hemos firmado en materia de intercambio de información económica respecto de chilenos que tienen bienes, patrimonio o dineros en otros países. Y, a la inversa, se trata de intercambiar información con otras naciones sobre cuentas de extranjeros residentes en Chile.
En este punto voy a repetir lo mismo que dije en la Comisión: me abstendré respecto de esa parte. Creo que deberíamos haber visto ese tema por separado, no en un proyecto de ley misceláneo. Ello, sin perjuicio de considerar que el asunto es muy importante, porque ayuda a la transparencia y al buen funcionamiento de nuestras instituciones en materia de fiscalización.
Señor Presidente, espero que aprobemos el resto de la iniciativa.
)----------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Quiero aprovechar de saludar a los integrantes del Centro de Padres y Apoderados del Colegio Pomaire, de Melipilla, quienes nos acompañan en esta sesión.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)----------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- También se encuentra el sexto básico del Colegio Manquemávida, de Santa Cruz.
¡Bienvenidos!
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)----------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Asimismo, saludo al cuarto básico de la Escuela Cardenal Raúl Silva Henríquez, de Litueche.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)----------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Lagos.


El señor LAGOS.- Señor Presidente, este proyecto aborda distintos asuntos. Propone una ley "miscelánea" -nunca mejor usado el término- en materia tributaria.
Solamente quiero referirme a un punto que ha sido no sé si polémico pero sí difícil de entender, más allá de que la norma respectiva se aprobó en la Comisión de Hacienda, de la cual soy miembro. Y yo también la apoyé.
Aprovecho la presencia del Ministro del ramo para pedirle que nos eduque en torno a la exención tributaria a que hicieron referencia los Senadores De Urresti y Pizarro.
Primero, sería bueno conocer los costos que implicará la visita del Papa, suponiendo que ello sea posible. El Gobierno no tiene cómo saberlo todo en esta materia, salvo los gastos en los que va a incurrir, que no representan necesariamente el total, porque la Iglesia católica va a asumir parte de ellos.
Pero es bueno saber, señor Ministro.
Se propone una exención tributaria con un tope de 4 mil millones de pesos. Eso me lleva a formular una pregunta.
Simultáneamente, hay una campaña en todos los medios nacionales -entiendo que ha tenido relativo éxito- que se llama "Papa Francisco, yo lo invito". Incluso la tengo aquí en mi pantalla. Ahí se señala que uno puede aportar a través de distintos bancos (Santander, Chile, BCI, etcétera). Y así se están reuniendo recursos.
La consulta es: si por la vía de las personas naturales (feligreses, católicos, gente que quiere cooperar por las razones que sea) se recaudan los 4 mil millones, 5 mil millones o 6 mil millones de pesos, ¿la exención tributaria con el máximo indicado aplica igual? ¿Está relacionada una cosa con la otra o no?
La explicación que se nos dio en la Comisión de Hacienda en su oportunidad, la que puede variar -estoy dispuesto a ello si cambian los hechos-, era que la visita papal costaría 4 mil millones de pesos y que se quería contar con el aporte de las empresas, mediante la rebaja tributaria propuesta.
Reitero la pregunta: si las personas naturales, quienes no reciben ninguna rebaja tributaria, ¡ninguna! -las empresas sí la tienen al donar-, y aportan de su bolsillo llegaran a reunir los 4 mil millones o más, ¿de todas maneras se aplicará la exención tributaria para las empresas?
No voy a entrar en la disquisición de personas jurídicas y personas naturales respecto de la fe, como hizo el Senador De Urresti. No quiero polemizar en ese punto. Solo deseo entender si el esfuerzo que hará la Iglesia para recaudar fondos está relacionado con el aporte de las empresas a través de la rebaja tributaria.
Lo digo por lo siguiente: el referido beneficio tributario, al final del día, significa que todos los chilenos, quienes quieran financiar la visita del Papa y quienes no, ¡terminarán financiándola!, porque dicha rebaja implica menos recaudación para el Estado.
Como precisé, voté favorablemente esa norma en la Comisión. Pero creo que sería bueno en esta discusión que el Ministro aclaré qué se pretende al respecto.
En segundo lugar -y con esto termino-, escuché al Senador Pizarro decir que se iba a informar sobre esta materia y que los aspectos mencionadas sí estaban vinculados. O sea, si se reunieran los recursos en paralelo, no se aplicaría el beneficio para la donación de parte de las empresas. Pero yo leo el proyecto de ley, señor Ministro, y en ninguna parte veo que esté condicionado el tope de los 4 mil millones de pesos a lo que pueda recaudar simultáneamente la Iglesia a través de los aportes de las personas naturales, quienes -reitero- no van a recibir ninguna rebaja tributaria.
Señor Presidente, esas son las inquietudes que quiero dejarle planteadas al Ministro de Hacienda, entendiendo que está abierta la votación del proyecto en general.
Tal vez cuando discutamos el artículo 3 de la iniciativa, que es el que se refiere a la materia descrita, podamos dilucidar las dos interrogantes formuladas: saber si hay algún vínculo jurídico o no respecto al tope de los 4 mil millones y tener claridad acerca de por qué las personas jurídicas van a obtener una rebaja tributaria y no las personas naturales, a pesar de que sé que ello es muy difícil.
La pregunta es por qué las personas naturales tienen que hacerlo. Yo entendía que el beneficio a las personas jurídicas (las empresas) era una suerte de seguro ante la eventualidad de que los aportes individuales fueran insuficientes. Si estuviera en lo correcto, el punto debería estar recogido en el proyecto de ley, y yo siento que no lo está.
--(Aplausos en tribunas).
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Ossandón.


El señor OSSANDÓN.- Señor Presidente, después de oír al Senador De Urresti y algo al Senador Lagos, deseo hacer una pequeña reflexión.
No he escuchado a ningún colega sacar los cálculos de lo que se ahorra el Estado con los abuelos que atiende al año la Fundación Las Rosas. Son casi 30 mil millones de pesos, que pone la Iglesia católica.
Tampoco he escuchado a ninguno de los Senadores hablar de los gastos en que incurren el Hogar de Cristo, el Pequeño Cottolengo, la Protectora de la Infancia.
Casi el 60 por ciento de las atenciones a gente más vulnerable proviene de las iglesias.
Entonces, resulta muy extraño que estén tan preocupados de lo que pueda costar esta visita, comparada con la de cualquier otro líder. Si viniera un líder de cualquier parte del mundo capaz de congregar un millón de personas, algo tendría que costar.
Lo más raro es que en este país creer en Dios es casi un exilio. No han leído la historia. Más del 70 por ciento de las personas en Chile se declara católico o evangélico.
Por lo tanto, aquí no se trata de enfrentar laicos contra cristianos. Yo diría que estamos hablando de un evento de nivel mundial.
Y si nos vamos a los números, cabe señalar que en Colombia hace poco se vivió la misma problemática, y los informes financieros dijeron que la visita del Papa aportó al país cinco veces lo que se gastó. Claramente, esta visita, solo con los turistas extranjeros -argentinos, por ejemplo-, va a generar muchísimo más que diez mil millones para la economía chilena.
Es preocupante que se mida con una vara para un lado y con una distinta para el otro.
Hace una semana tuvimos al padre Andrés Ariztía en el Comité de Renovación Nacional y nos mostró los números -yo sé que se juntó con usted, señor Presidente- de lo que aporta la Fundación Las Rosas. Se financia con personas que donan poco en comparación con lo que aporta el Estado, lo que no alcanza a cubrir el 10 por ciento de las camas de los abuelitos, quienes estarían postrados en los hospitales si una fundación católica no los atendiera.
Eso mismo pasa con todas las religiones: hay fundaciones judías, cristianas, evangélicas.
El que estemos tan preocupados de lo que cuesta una visita desde el punto de vista económico me lleva a reflexionar que hay muchas cosas que hacemos nosotros con nuestras familias que no son por dinero. Y aquí no se trata de enfrentar laicos, agnósticos o ateos contra católicos o cristianos. Se trata de respetar algo real. El Papa es un líder mundial y parecemos bastante mezquinos al preocuparnos de si las empresas van a donar o no.
Creo que la propuesta que está haciendo el Ejecutivo apunta justamente a que, por la magnitud del evento, el Estado no deba pagar todo, sino que contribuyan también personas o empresas. Y las empresas cuentan con su propio directorio.
Voto absolutamente a favor y defiendo con mucha fuerza la creencia en Dios.
--(Aplausos en tribunas).
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Les pido a los asistentes a las tribunas no hacer manifestaciones.
Como se están retirando, aprovecho de despedirlos.
Tiene la palabra el Senador señor Quinteros.


El señor QUINTEROS.- Señor Presidente, he escuchado con mucha atención las intervenciones y la verdad es que llego a la conclusión de que el debate público en la actualidad está muy influido por los contenidos generados a través de las redes sociales.
Este fenómeno es positivo, porque promueve la diversidad cultural. Pero también conlleva riesgos y costos.
Uno de ellos es que se sobredimensiona la reacción por sobre la acción. Es decir, importa más el discurso que cuestiona que el discurso que propone.
Otro peligro es que las reacciones provienen fundamentalmente de comunidades o de grupos con pensamientos muy definidos y acotados.
Hago esta digresión, porque me parece que tiene validez a propósito de dos aspectos muy diferentes que son abordados en este proyecto de ley y que han generado las reacciones acá mismo y en las redes.
Esta iniciativa reconoce la necesidad de regular tributariamente en forma diferente las donaciones hechas al Fisco, lo que cobró actualidad luego de la extraordinaria donación de terrenos que hiciera la familia de Douglas Tompkins para que se constituyesen parques nacionales en la Patagonia.
Por otro lado, otorga beneficios tributarios a las donaciones que se efectúen con ocasión de la próxima visita a Chile del Papa Francisco.
Señor Presidente, yo no fui cercano a Douglas Tompkins, quien fue una figura controvertida en vida, ni soy creyente; pero no puedo negar la influencia que tienen ambos: uno para la preservación de la naturaleza, para el desarrollo de la conciencia ambiental, y el otro para la promoción de valores tan importantes como la justicia y la paz.
Entonces, me pregunto, ¿cómo se puede negar su contribución? ¿Acaso no damos tratamientos tributarios diferentes para las causas y los sectores más diversos?
Me parece de una mirada corta cuestionar estas medidas solo en función de las personas que aparecen relacionadas, sin ver las contribuciones que se hacen a la sociedad en su conjunto.
Creo que en este punto caemos en la trampa de las redes, que es solo ver el corto plazo, las visiones sobreideologizadas y despreciar los alcances a más largo plazo de cada evento.
Repito: no soy creyente, pero valoro el papel del Papa en el mundo de hoy y de la Iglesia católica en nuestra historia. No olvido el rol que jugó en la defensa de los derechos humanos de muchos perseguidos, así como en el apoyo social a los desamparados.
Se dirá que Chile es un país laico. Sin embargo, este viernes celebraremos el día nacional de las iglesias evangélicas y protestantes, que fue aprobado por todos los sectores y que, sin duda, como feriado tiene implicancias en la economía y en la recaudación tributaria.
No me parece que esta sea la forma de medir las cosas. Miremos el largo plazo. Las iglesias tienen un papel relevante en Chile y eso no puede ser negado.
Por estas razones, voto a favor.
He dicho.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Hernán Larraín.


El señor LARRAÍN.- Señor Presidente, este es un proyecto difícil de analizar, entre otras cosas, porque hay mucho entusiasmo de parte de algunos señores Senadores que impiden hablar a quienes hacen uso de la palabra... Pero, en forma particular, porque se trata de una iniciativa miscelánea, que tiene muchas normas y aborda materias muy distintas entre sí, que no poseen unidad.
Esta es una vieja manera de legislar que a uno le gustaría que no existiera, ya que las leyes deben contar con una unidad en sí mismas. Y las misceláneas lo que hacen es empezar a picotear y, entre otras cosas, pasar gatos por liebres.
Creo que las leyes deben ser siempre generales y tener un sentido único; de lo contrario, se nos pierde el horizonte en el camino.
Aquí hay varios temas: se habla de la derogación del régimen de plataformas de inversión; se aborda el reconocimiento tributario a las donaciones efectuadas en razón de la visita papal, lo que ha sido motivo de mucho debate; se amplía el plazo para suscribir y ratificar convenios para evitar la doble tributación; se incluye un capítulo de donaciones al Fisco y, en particular, se incorporan normas sobre intercambio automático de información financiera.
Quiero señalar que estas materias las vamos a votar separadamente. Algunas de ellas nos merecen mucho interés, como, por ejemplo, la derogación del régimen de plataformas de inversión, que nos parece un avance muy positivo. Lo mismo la ampliación del plazo para suscribir y ratificar convenios para evitar la doble tributación.
Hay otras, sin embargo, que nos merecen dudas o franco rechazo, como es la incorporación de normas sobre intercambio automático de información financiera, porque aquí se está incorporando una disposición que, si bien ha sido modificada y morigerada por el Ejecutivo, de alguna manera vulnera el secreto bancario, que está protegido en nuestro país y que ha sido clave para poder mantener una cierta independencia de las personas en el ejercicio de sus derechos individuales en este ámbito.
Se hizo un enorme esfuerzo de apertura y de transformación cuando Chile entró a la OCDE. Pero normas así, que no garanticen el debido uso personal de esos recursos, deben ser muy cautelosas y esta nos merece dudas.
El reconocimiento tributario de las donaciones efectuadas en razón de la visita papal -repito: ojalá que este hubiese venido en una disposición propia y no dentro de un gran paquete-, a mi modo de ver, es siempre algo que hay que analizar. No es frecuente que con recursos fiscales se financien visitas de autoridades espirituales, sin perjuicio de lo cual creo que el criterio de fondo, más que pensar que este es un acto en que el Estado adopta una posición de fe, es colaborar, como se hace con muchas actividades de fin público, otorgándole beneficios a la sociedad civil cuando sus gestiones, sus actividades representan precisamente algo que contribuye al bien común.
Pensamos que lo que realiza la Iglesia católica a través de la visita del Papa Francisco a Chile, sin lugar a dudas, contribuye debidamente a tal finalidad.
Yo recuerdo la visita de Juan Pablo II, durante el Gobierno militar, y creo que tuvo un enorme significado espiritual para nuestro país.
Si hubiese habido que colaborar en aquella oportunidad, considero que bien habría valido la pena el esfuerzo económico de los chilenos a través de aquel camino para asegurar la visita de Su Santidad.
Lo mismo ocurre hoy día: el Papa Francisco no viene a imponer nada, sino a abrirnos a una discusión, a una reflexión sobre temas importantes para los chilenos, los cuales tienen que ver con la justicia; con la igualdad; con los pueblos indígenas; con cuestiones que forman parte de nuestro debate cotidiano.
En un país mayoritariamente católico o mayoritariamente cristiano -se dice que aquí 60 por ciento son católicos y 20 por ciento evangélicos y de otras religiones-, una voz espiritual como la del Sumo Pontífice, con la autoridad que tiene, ayuda a mejorar nuestra convivencia y a pensar a Chile con mejores aspiraciones hacia el futuro.
Por eso, respaldamos esta iniciativa.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra la Senadora señora Lily Pérez.


La señora PÉREZ (doña Lily).- Señor Presidente, más allá de la opción religiosa de las Senadoras y los Senadores, estimo superimportante apoyar este proyecto.
Siempre la visita de un Papa a Chile va a ser una buena noticia. Porque el Sumo Pontífice es un mensajero de la paz: una persona que trae paz, amor; que trae un mensaje espiritual.
Todo el que venga con un mensaje espiritual a Chile -país al que a veces vemos tan polarizado, tan deprimido; con una delincuencia que aumenta; con un narcotráfico que hace de las suyas en regiones como la nuestra, donde se ha ido apoderando de barrios completos, de villas, en las que se juega con la vida de la gente- hará escuchar su palabra necesaria y reconfortante.
Mediante este proyecto estamos permitiendo que los privados aporten a la visita del Papa Francisco.
Tal como muchas veces hemos logrado que los particulares contribuyan a través de la Ley de Donaciones para propósitos culturales o medioambientales, me parece correcto que puedan hacerlo cuando se trata de fines de carácter espiritual.
El día de mañana también podrá hacerse con alguien de otra religión. Porque, al final, todas las religiones apuntan a lo mismo: a elevar el espíritu para buscar la luz y encontrarla.
Por eso, yo voto a favor.
Además, hay un punto que me hace mucho sentido.
Para los Senadores que llevamos años trabajando contra la drogadicción y la violencia, todas las iglesias -las evangélicas, las cristianas, la católica: todas- hacen una labor encomiable en esos ámbitos, sin jamás pedir nada a cambio. Y el Estado nunca -¡nunca!- las ayuda en nada. No reciben subsidio fiscal; no tienen ningún beneficio estatal. Y hacen su trabajo solidariamente.
Muchas organizaciones privadas, también, al igual que numerosas personas naturales.
Por ello, creo que el camino que se nos plantea es correcto.
Espero que esta iniciativa marque un precedente para otras acciones: no solo para los mensajes espirituales, sino también para aquellos que emanan del combate contra la delincuencia, el narcotráfico y el alcoholismo en nuestro país.
Ojalá podamos asimismo darles beneficios tributarios a los entes que se organizan para combatir dichos flagelos en cada villa, en cada población, en Chile entero. Porque es tarea de todos juntos invertir en deporte, en educación, en salud, para que en nuestro país tengamos un punto de inflexión y no terminemos igual que naciones preciosas, como México o Colombia, donde gran parte de sus políticos, gran parte de sus jueces y gran parte de sus policías han caído en manos del narcotráfico.
)---------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Saludo a la delegación de un colegio de Pencahue (Séptima Región) que nos acompaña en las tribunas.
¡Bienvenidos!
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)---------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Guillier.


El señor GUILLIER.- Señor Presidente, como este proyecto es misceláneo -o sea, aborda distintas materias-, en rápido, debo decir, primero, que la derogación del régimen de plataformas de inversión, contenido en el artículo 41 D de la Ley sobre Impuesto a la Renta, no tiene costo fiscal, y segundo, que, aparentemente, el referido mecanismo no ha sido efectivo.
En consecuencia, sobre la base de que la derogación propuesta no causa daño al Fisco, la apruebo.
En seguida, la ampliación del plazo para suscribir o ratificar acuerdos sobre doble tributación tampoco tiene en rigor un costo. Además, avanza en la dirección que nuestro propio país ha promovido: el avance hacia sistemas que vayan permitiendo el incentivo a la inversión extranjera.
En la medida que hay países que todavía no terminan de formalizar los acuerdos destinados a evitar la doble tributación, considero razonable extender el plazo.
Igual sucede con el intercambio de información. Lo estimo de la mayor importancia para combatir el crimen organizado; el lavado de dinero de las mafias internacionales; el tráfico de migrantes, el tráfico de drogas, y otros ilícitos, los que se van metiendo dentro de los países.
Por consiguiente, intercambiar información que no tiene que ver con los movimientos sino con los saldos también resulta adecuado.
Otro tanto acontece con las donaciones al Fisco.
Sin duda, sería absurdo que la persona jurídica que dona un bien al Fisco terminara pagando un impuesto de 40 por ciento por ese concepto, toda vez que, en el fondo, se trata de una donación a todos los ciudadanos.
El Senador Quinteros citó acá el caso de Douglas Tompkins, quien le donó al Estado de Chile más de 400 mil hectáreas, obviamente para crear parques naturales, pero asimismo para contribuir a la creación de conciencia en torno a nuestras bellezas naturales, las que hoy se reconocen a nivel internacional. Además, se transforma a Chile en un destino turístico imperdible, según numerosas publicaciones.
Por ende, lo que se propone en cuanto a las donaciones al Fisco también parece de toda justicia.
En particular, quiero manifestar mi absoluto acuerdo con la idea de hacer un reconocimiento tributario a las donaciones efectuadas con ocasión de la visita del Papa a Chile. Ello, por muchas razones, las que ya se han planteado aquí.
Primero, es una visita de Estado, y de un Estado que ha sido clave para la paz de Chile con sus vecinos, particularmente con Argentina.
Por lo tanto, a ese respecto nuestro país tiene un deber, una obligación para con el Estado Vaticano, y específicamente para con la figura del Papa Juan Pablo II en tanto Jefe de Estado que, además de su poder terrenal, logró imponer su autoridad moral para actuar como mediador entre Chile y Argentina y generar un espacio que permitió establecer una relación de paz duradera que hemos de ponderar.
Igual ocurre con la labor social, económica, cultural, educacional y espiritual que la Iglesia desarrolla a favor de millones de chilenos.
Finalmente, para quienes hacen cálculos, debo decir que el efecto fiscal de la medida propuesta no es significativo: no más de 510 millones por concepto de menor recaudación fiscal, merma que se ve ampliamente compensada con los beneficios que la visita papal le reportará a nuestro país.
No olvidemos que en el caso de otras iglesias el Estado ha hecho importantísimas donaciones, por cifras muy superiores a la que se baraja en esta oportunidad.
Por lo mismo, no veo razón para no contribuir.
Aún más: la que se plantea baja el costo que habría tenido el hecho de que el Estado se hiciera cargo a su solo peculio de una visita de tal naturaleza.
Valoro lo que significa la visita del Papa Francisco a Chile, que considero del todo razonable.
En definitiva, apruebo las cinco medidas contenidas en el proyecto que estamos votando.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Moreira.


El señor MOREIRA.- Señor Presidente, es sabido que yo soy un hombre de fe, un hombre cristiano, y que hace algunos años adopté la decisión de convertirme al mundo evangélico.
Ahora bien, aunque nosotros no tenemos la jerarquía o el liderazgo de la Iglesia católica, que se traduce en una autoridad espiritual de la importancia del Papa, sí tenemos un líder, y un líder directo: ¡Dios!
En mi opinión, ante un acontecimiento tan significativo como la visita de una autoridad espiritual de gran relevancia, el Papa Francisco, a un país que dejó de escuchar a Dios y que ahora está en una competencia de espiritualidad, se deben dar, tal cual se ha hecho en otras ocasiones y por distintos gobiernos, ciertas facilidades para los efectos del financiamiento.
Obviamente, no nos vamos a oponer, porque esperamos que con esa visita nuestro país reflexione desde el punto de vista valórico sobre el camino equivocado que está siguiendo.
Señor Presidente, nosotros, los evangélicos, también vamos a tener un acto muy importante: el 27 de octubre próximo se celebrará en todo Chile el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes.
Ese será un día de respeto y de reflexión para nuestro país. Porque más de tres millones y medio de personas pertenecemos a una religión distinta, pero todos tenemos el mismo Dios.
Aquí no se trata, señor Presidente, de hacer una prédica, sino de dejar constancia de que la espiritualidad abre el camino a la reflexión de un país que la necesita. Porque Chile necesita mucha oración para encauzar a nuestra nación hacia el rumbo que le corresponde en tiempos difíciles.
Habrá una serie de actos con motivo de la venida del Papa. Nosotros -y no es la idea hacer comparaciones- vamos a tener algo muy modesto pero muy especial el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes: la Marcha por Jesús, que se desarrollará el próximo viernes, a las 19, en la plaza de la Ciudadanía, adonde van a confluir columnas de distintos sectores de la Región Metropolitana y delegaciones de regiones, las que sumarán doscientas a trescientas mil personas, o quizás muchas más.
La celebración del Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes se da en un contexto muy especial, porque estamos conmemorando los quinientos años de la Reforma, hecho que sin duda reviste gran importancia.
Señor Presidente, quiero terminar manifestando mi apoyo a esta iniciativa, que sin embargo no voy a votar, por una sola razón: estoy pareado con el Senador Patricio Walker, quien debió retirarse por motivos de fuerza mayor. Entonces, mi voto será testimonial.
Ahora, si el jefe de bancada de la Democracia Cristiana me autoriza, yo voto a favor.
El señor PIZARRO.- ¡Por supuesto!
El señor MOREIRA.- Y espero que exista la misma reciprocidad con el pueblo evangélico cuando la necesitemos.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, aparte del debate -no está en la Sala el Senador Coloma- sobre las donaciones a propósito de la visita del Papa, Jefe de un Estado que siempre tiene elementos del Estado laico, yo voy a votar a favor. Y espero que la misma actitud que el Gobierno muestra hacia la Iglesia católica la tenga con las demás iglesias.
Me preocupa que los 6 mil millones destinados al mejoramiento de la Catedral Evangélica hayan sufrido un retraso, el que, a la luz del incidente que lamentablemente se protagonizó allí con la presencia de la Presidenta Bachelet, ha quedado como una vuelta de mano.
Eso no es bueno. Y creo que debiera resolverse en breve.
Señor Presidente, en cuanto al proyecto que nos ocupa, los Senadores Coloma y Larraín plantearon una objeción. Incluso, han anunciado su rechazo a la parte vinculada con la ratificación de la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal (MAAT), aprobada por nuestro país, que en su artículo 6 impone el deber de intercambiar cualquier información tributaria considerada relevante; se trata, entonces, de una obligación en términos amplios.
Yo les pregunto: ¿hay voluntad real para enfrentar el narcotráfico y el lavado de dinero?
Los argumentos son que se violan la libertad individual, el derecho a la privacidad.
¡Pero la mencionada norma ha sido suscrita por 115 estados...!
Las salvaguardias que señaló el señor Ministro dicen relación con que la disposición en comento se refiere a las cuentas anuales de los no residentes (o sea, aquellos que estando fuera del país tienen intereses financieros y bancarios, depósitos) y con que, tratándose de información relevante, ella pueda intercambiarse con otros países.
El Senador Coloma sostiene que aquello viola la vida privada y la intimidad, cuya protección se encuentra consagrada en el artículo 19, número 5°, de la Constitución.
Señor Presidente, estamos hablando de ¡una norma básica que ha sido suscrita por 115 países que desean combatir el narcotráfico y el lavado de dinero!
Me preocupa que exista un discurso permanente para combatir el narcotráfico y el consumo de drogas y que cuando llega la hora de la verdad se dificulte que los estados tengan capacidad real para luchar contra ambos flagelos mediante, por ejemplo, el acceso a información relevante.
¡Es una contradicción grave! ¡Y quiero denunciarla en este Hemiciclo!
Porque hay un doble estándar, señor Presidente.
En efecto, primero se afirma que se requieren muchas herramientas y se muestra una vocación absoluta en pro de la transparencia. Sin embargo, cuando hay leyes y convenciones internacionales que hablan de transparencia se dice: "No pueden revisar las cuentas corrientes. No puede haber intercambio de información". Ello, pese a que 115 países hacen ambas cosas.
Eso implicar tener un doble estándar, un discurso doble. Y me inquieta.
Sería muy bueno, pues, que la bancada de la Derecha clarificara aquello y que no nos perdiéramos hablando de las donaciones para la visita del Papa.
¡No! ¡Aquí hay una cuestión muy importante que debe aclararse!
Por otra parte, señor Presidente, aprovecharé los minutos que me quedan para referirme a lo de Tompkins.
Douglas Tompkins donó 407 mil hectáreas con una infraestructura bellísima.
Por cierto, en ese caso ¡la donación debiera estar exenta de impuesto!
Yo quiero reivindicar el nombre de Douglas Tompkins y connotar la vergüenza que me provoca el hecho de que la Cámara de Diputados rechazara el proyecto destinado a otorgarle la nacionalidad chilena por gracia a ese filántropo, quien será recordado como El padre de la Patagonia, como El redentor de la Patagonia, como el conservacionista más importante que ha tenido Chile.
Hoy día debiéramos aprobar la norma pertinente, pues ¡Douglas Tompkins y Kristine le hicieron a Chile la donación de terrenos más grande que haya recibido de un privado!
Tompkins fue un ciudadano norteamericano, y yo, mediante un proyecto de mi autoría, quería hacerlo chileno, porque ¡se lo merecía!
Ojalá que existan las condiciones para que reciba ese honor de manera póstuma.
Por último, señor Presidente, a través de usted, quiero dirigirme al señor Ministro: ¡ni una sola línea sobre los paraísos fiscales!
Ecuador ya legisló respecto de esa materia.
Aquí hay personeros que ganaron plata en nuestro país y la tienen en paraísos fiscales.
¡Cuándo vamos a ponernos los pantalones largos para decir que el que ganó plata en Chile la deje en Chile, pague sus impuestos aquí!
Esa es una observación directa a Sebastián Piñera.
Cuando hicimos la ley sobre fideicomiso ciego...
El señor MOREIRA.- ¡Y qué tiene que ver Piñera!
El señor NAVARRO.- ¡Por favor!
Señor Presidente, cuando hicimos la ley sobre fideicomiso ciego, nadie nos dijo que tenía los 2 mil millones afuera y que pagaba cero impuesto.
Yo reclamo para que las platas de los paraísos fiscales se traigan y para que tengamos una ley al respecto.
El señor MOREIRA.- ¡Antes era Pinochet! ¡Ahora, Piñera! ¡Todo lo que comienza con "P"...!
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
Falta el Senador señor Navarro.
El señor MOREIRA.- ¡Y todavía no sabe cómo votar...!
Por favor, ¡llévenle la alcancía al Senador Navarro...!
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba en general el proyecto (22 votos a favor, una abstención y 3 pareos).
Votaron por la afirmativa las señoras Muñoz, Lily Pérez y Van Rysselberghe y los señores Allamand, Araya, Bianchi, Chahuán, García-Huidobro, Girardi, Guillier, Lagos, Hernán Larraín, Montes, Moreira, Navarro, Ossandón, Pérez Varela, Pizarro, Prokurica, Quintana, Quinteros e Ignacio Walker.
Se abstuvo el señor De Urresti.
No votaron, por estar pareados, la señora Allende y los señores Coloma y Tuma.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Ministro.


El señor EYZAGUIRRE (Ministro de Hacienda).- Señor Presidente, yo habría preferido esperar hasta este momento para recibir las consultas de las señoras Senadoras y los señores Senadores.
Seré muy breve.
En primer lugar, en cuanto a la forma en que operarán las donaciones con beneficio tributario por la visita del Santo Padre, hay un máximo de cuatro mil millones de pesos, con un seguimiento diario. En la medida en que las efectúen particulares, no empresas, se va descontando de esa cantidad. En el momento en que ambas sumen ese monto se detendrá la recepción. Si hubiera un cierto remanente, digamos, por un día en que no se alcanzó, ello se destinará a un conjunto de donaciones ya identificadas.
En consecuencia, se llegará hasta cuatro mil millones y fracción por un problema de última hora, pero el beneficio será solo por el saldo de lo que no hayan donado las personas.
Ahora, respecto de por qué se dio un beneficio para que donaran las empresas y no las personas -ello fue solicitado por la Conferencia Episcopal-, es preciso tener presente que, por la forma de nuestro impuesto a la renta, este no lo paga la enorme mayoría de la población relativamente más vulnerable y de clase media. Entonces, además de haber resultado bastante engorroso, solo los más pudientes hubieran podido obtener el descuento y no quienes hubiesen donado haciendo un gran esfuerzo, dado que no tendrían un impuesto que descontar.
También han mediado razones de simplicidad. Como es más fácil reunir cinco o seis empresas que múltiples personas, se optó por el beneficio tributario por empresa.
Como digo, estos son una ventana de tiempo y un monto acotados. No se trata, por lo tanto, de que el canal se haya abierto de manera indefinida.
Por último, frente a lo que me parece que planteó el Honorable señor De Urresti, debo expresar que en los estatutos de las empresas que eventualmente realicen una donación tiene que estar contemplada la delegación por los accionistas de la posibilidad de efectuar una de este tipo. No se puede proceder a sus espaldas.
Quisiera poner una nota de entusiasmo por el acuerdo con el MAAT para el intercambio de información. Nosotros trabajamos mucho el asunto con la Oposición y los parlamentarios de Gobierno, y llegamos a que, para no tener que meternos en el secreto y la reserva bancarios, ello se refiriera únicamente a no residentes con cuentas en Chile.
Entonces, el instrumento es fundamental -le agradezco al Senador señor Navarro su comentario- para poder combatir el narcotráfico, el lavado de dinero y la elusión tributaria, por cuanto, así como nos comprometemos con los 115 países firmantes del MAAT a dar los saldos, una vez al año, de las cuentas de no residentes, podremos contar con todas las de nuestros residentes que las mantengan en ellos. Por lo tanto, será posible saber perfectamente cuando alguna persona tenga una cuenta afuera y no esté pagando impuestos.
Deseo insistir en que el sistema resulta esencial.
Vengo de las reuniones del Fondo Monetario y del Banco Mundial, y el terrorismo, el narcotráfico y la elusión tributaria son cuestiones que, tal como los aspectos medioambientales, requieren la unidad de todas las naciones.
Si no se realizan intercambios de información, los que quieran delinquir van a encontrar siempre lugares donde poder esconderse. Y, obviamente, ninguno de nosotros quiere que Chile sea seleccionado para tal efecto por personas que están más allá de la ley internacional.
Claramente, se trata de un problema.
El mecanismo ha sido aceptado por todos los países de mayor nivel de ingreso per cápita y muchos latinoamericanos. Creo que sería extraño explicarle a la comunidad internacional que no estaríamos disponibles para la entrega de antecedentes.
Termino expresando, tal como lo hice en la Comisión de Hacienda, que el caso de la exención tributaria para las donaciones al Estado no es asimilable al de las donaciones privadas, ya que las primeras no entrañan un costo fiscal. Todo lo contrario: constituyen un beneficio. En cambio, una donación de un privado a otro, así sea sin fines de lucro, obviamente importa un gasto tributario asociado, por lo que es necesario poner un cierto techo al involucrar un costo fiscal. De otro modo, enfrentaríamos problemas.
Como ahora no se registraría este último -todo lo contario: se enriquecería al Estado-, era completamente absurdo gravar con una sobretasa de cuarenta por ciento, cuando lo que se hace contribuye al patrimonio de todos.
Agregaré un último detalle. Para la información de ustedes, es preciso tomar con un poquito de distancia lo que ha salido en la prensa respecto del costo de la visita papal.
Nosotros hemos hecho referencia a cuatro mil millones de pesos. ¿Cuál va ser el costo fiscal? Lo que sea de las empresas, multiplicado por la tasa de tributación.
En tanto, los Ministerios han planteado que podrían incurrir en algunos gastos extras que se encuentran actualmente en revisión.
La cifra de siete mil millones que anda dando vueltas es completamente oficiosa. El Ministerio de Hacienda no ha autorizado todavía ningún gasto extra o reasignación. Estamos viendo caso por caso y Ministerio por Ministerio. Por lo tanto, dicha cantidad simplemente puede ser una mala contabilidad de cosas que ya se están gastando de cualquier manera.
Gracias.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.


El señor LABBÉ (Secretario General).- Se pidió la votación separada del artículo 3°, cuyo texto es el siguiente:
"Los contribuyentes que, de acuerdo con las normas de la Ley sobre Impuesto a la Renta, declaren sus rentas efectivas demostradas mediante un balance general o se encuentren acogidas a las disposiciones del artículo 14 ter letra A) de dicha ley, y que efectúen donaciones a la Conferencia Episcopal de Chile, con motivo de la visita del Papa, podrán rebajar como gasto las sumas de dinero donadas, para los efectos de la determinación de la renta líquida imponible afecta a los tributos que establece dicha ley, aplicándose el límite global absoluto del artículo 10 de la ley N° 19.885, que incentiva y norma el buen uso de donaciones que dan origen a beneficios tributarios y los extiende a otros fines sociales y públicos. Si el donante registra pérdida tributaria, podrá rebajar como gasto la cantidad donada hasta el 1,6% del capital propio tributario.
"Sólo gozarán del beneficio establecido en el inciso anterior las primeras donaciones que acepte la Conferencia Episcopal hasta que, en conjunto, se entere la cantidad máxima de $4.000.000.000.- (cuatro mil millones de pesos). La Conferencia Episcopal certificará esta circunstancia en el momento de aceptar cada donación. Dentro del primer semestre del año 2018 deberá efectuar una completa rendición de cuentas al Ministerio de Hacienda respecto de los fondos recibidos y de su destino. Por su parte, el Ministerio de Hacienda remitirá dicha información a la Cámara de Diputados y al Senado.
"La deducción como gasto de las donaciones señaladas se efectuará en el ejercicio en que efectivamente se incurrió en el desembolso y deberá acreditarse con recibos suscritos por representantes autorizados de la donataria, en la forma que determine el Servicio de Impuestos Internos.
"Las donaciones que cumplan con los requisitos que establece este artículo no requerirán del trámite de insinuación y estarán exentas de todo impuesto.".
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Ya se debatió suficientemente al respecto.
En votación el artículo 3°.
El señor LABBÉ (Secretario General).- Quienes estén de acuerdo con su contenido tienen que votar que sí.
--(Durante la votación).
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Puede intervenir el Senador señor Lagos.


El señor LAGOS.- Seré muy breve, señor Presidente.
Ciertamente, voy a votar a favor, pero quería aprovechar el pronunciamiento sobre la disposición para hacerme cargo de algunas afirmaciones de Honorables colegas que tal vez incurren en una interpretación incorrecta.
Cuando se expresan planteamientos respecto del donante y del esfuerzo para financiar la visita papal, no se está en contra de las iglesias. Lo anterior dice relación, entre otros, con el Senador señor Ossandón, exalcalde de Puente Alto, cuya intervención fue muy correcta, pero insinuó o dejó entrever que algunos mantenemos cierta oposición a la labor de ayuda que realizan las iglesias.
¡Nada más lejos de ello!
Otra cosa es hacer referencia a que las personas naturales lleven a cabo un esfuerzo propio y a que las empresas, en vez de realizarlo, reciban un beneficio tributario. Eso es lo único que trataba de señalar y cuya lógica quería entender. Porque parece que muchos feligreses han contribuido, con un desprendimiento genuino -por tener ganas, buena voluntad y deseo de hacerlo-, a la campaña de la Iglesia católica para financiar la visita papal, que ya reúne más de 600 a 700 millones de pesos, y que para obtener lo mismo de una empresa es preciso beneficiarla tributariamente.
Este es el punto del cual algunos señores Senadores aparentemente no lograron hacerse cargo. Pero estamos todos de acuerdo, ciertamente, con el financiamiento de la visita papal. Lo digo con harta claridad.
El señor Ministro fue muy preciso, además. Manifestó que si se conseguían recursos en paralelo, la franquicia tributaria iría disminuyendo. Ojalá sea así. Y vamos a ver en qué parte del proyecto de ley se encuentra esta vinculación jurídica.
Pero que no quede duda: todos colaboramos. Y ello dice relación con todas las confesiones religiosas, no solo con algunas.
También hago mío lo expresado por el Senador señor Moreira respecto a las iglesias evangélicas.
Esperamos, entonces, que de la misma forma en que las personas naturales se meten la mano al bolsillo, la empresa que quiera financiar mañana la visita del Papa -no ahora, cuando vamos a aprobar- lo haga sin un beneficio tributario.
Eso es todo lo que se estaba planteando.
Muchas gracias.
)----------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Saludo a la delegación del octavo año básico de la Escuela Lorenzo Varoli Gherardi, de Talca.
El señor PROKURICA.- ¡Girardi...!
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- No. El apellido se parece.
¡Bienvenidos!
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)----------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Honorable señor De Urresti.


El señor DE URRESTI.- Señor Presidente, fundamentaré mi posición particularmente acerca de este artículo, respecto del cual considero importante ser coherentes con lo que planteamos, con las críticas que formulamos y con la manera como votamos.
Nadie, en absoluto, se halla en contra de la visita del Papa. Creo que su presencia inyectará optimismo. Los creyentes podrán disfrutarla y ver a su líder espiritual. Un sacerdote me decía hace un par de días: "Si con ello logramos salvar a dos o tres personas metidas en la droga o perdidas, perfecto". Nadie se encuentra en desacuerdo.
Mas exponemos el punto: ni el Estado ni las empresas, a través de una exención tributaria, tienen por qué terminar financiando la venida.
Lo explicó muy bien el Senador señor Lagos: hay una campaña de recaudación de fondos en la cual cada uno puede contribuir.
Entiendo que varios colegas entregan el uno por ciento de su dieta. Imagino que el monto es descontado por planilla a los católicos fervientes que se encuentran en la Sala. Esta es la forma de aportar y ser coherente con la religión que se profesa. Me parece muy aceptable.
Pero, en un Estado laico, en una sociedad con igualdad ante la ley, no corresponde otorgar un beneficio tributario.
En otro orden de cosas -y también para que no quede ninguna duda en relación con la figura del Sumo Pontífice-, es importante que quienes impulsan la exención aprovechen la visita del Papa para compenetrarse de sus planteamientos en materia de medioambiente. Hace un año y fracción nos sorprendió con una importante encíclica, que establece precisamente la visión de la Iglesia acerca de cómo el hombre está destruyendo la naturaleza y cómo debemos esforzarnos para evitarlo, para proteger el planeta y para combatir el cambio climático. Ello me parece tremendamente relevante.
¿Quién puede desconocer la labor de la Iglesia católica en la lucha por los derechos humanos en nuestro país, el amparo de la Vicaría de la Solidaridad a los perseguidos, el Hogar de Cristo y tantas otras instituciones de las cuales cabe sentirse orgulloso, además del trabajo de las congregaciones?
Mas no confundamos las cosas. Que Chile sea elegido para la visita del Papa me parece una muestra del liderazgo del país y de la Presidenta Bachelet, de la estabilidad necesaria para que eso sea posible. Y tiene que ser respetado y reconocido por ello. Pero aclaremos: no hay razón para que la situación sea traspasada a las empresas.
Por último, la igualdad ante la ley procede para todas las confesiones religiosas. Encontrándose Ministros presentes, es importante consignar el deseo de que la venida de otro líder espiritual -¡y vaya que son relevantes las iglesias evangélicas en nuestro país!- sea objeto del mismo tratamiento.
Fue el caso del dalái lama, por ejemplo. Eso no se registró.
Si vamos a adoptar un criterio, como Estado, para contribuir a través de la fórmula de que se trata, perfecto. Será un criterio que fije el país. Pero no me gustan los privilegios solo para una religión y para una situación en particular.
Las empresas no tienen fe. Los creyentes son los individuos, los propietarios, las personas naturales. Son ellos los que tienen que contribuir y meterse la mano al bolsillo, sin ampararse en un beneficio tributario.
Por eso, voto en contra de la exención.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Puede intervenir el Honorable señor Montes.


El señor MONTES.- Señor Presidente, a mí me sorprende, de repente, este tipo de debates, porque no se toman en cuenta todos los elementos.
Solo deseo consignar que el total de franquicias tributarias en Chile, de gasto tributario, asciende a 11 mil millones de dólares. El proyecto que estamos aprobando no llega ni a un millón.
Agregaré que existe un sistema muy discutible. Hasta hace poco había franquicias tributarias para viviendas de 5 mil o 6 mil unidades de fomento que implicaban 500 millones de dólares. En la reforma logramos disminuirlas. El proceso costó años. Y las disfrutaban los sectores más ricos.
Hoy día, todos los colegios de los Legionarios de Cristo, del Opus Dei y de los evangélicos, así como todas las iglesias, cuentan con un beneficio de esta índole.
Es bueno debatir sobre la materia en su conjunto.
En el caso concreto de la Quinta Región -se lo digo al colega que hizo referencia al asunto-, sería bueno revisar por qué el Valparaíso Sporting Club, el Club Naval de Campo Las Salinas y el Granadilla Country Club se encuentran en el mismo caso.
Entonces, discutamos la cuestión en serio, simplemente.
La medida que nos ocupa es por una sola vez, para un objetivo muy determinado. No la transformemos en algo que no corresponde.
Muchas gracias.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, ignoro si hay en la Sala algún Senador que practique golf. Por mi parte, al menos, no sé jugarlo. Debe de ser un deporte interesante, relajado. ¡Pero de ahí a que no se pague impuesto...! O sea, ¿el Estado está financiando a todos los jugadores?
Creo que la observación del colega Montes es muy legítima.
¡Llegará el momento de abordar el punto, no hoy!
Parto por declarar que me parece correcto que el Ejecutivo haya mandado una iniciativa especial, que en este caso favorece la visita del Papa y a la Iglesia católica. En otra oportunidad vamos a reclamar el mismo comportamiento del Senado y también del Gobierno cuando una situación amerite igual tratamiento.
La Iglesia evangélica realiza una tarea encomiable visitando las cárceles. Es la única institución exitosa en un aspecto primordial en la lucha contra el delito y, particularmente, la injusticia: la reinserción y rehabilitación de quienes han delinquido, han faltado con la sociedad, pero quieren redimirse. ¡Todas las denominaciones en su ámbito obran de manera gratuita! ¡No se le pide un peso al Estado!
Ella trabaja fervientemente en las cárceles, en los sectores poblacionales, con una red social maravillosa e increíble. La solidaridad lleva a gente humilde a poner su familia, su hogar, para contribuir, e incluso su dinero para proporcionar financiamiento.
¿Cómo se sostienen esas iglesias? Con el aporte de sus fieles.
Respecto de la catedral evangélica, que se pase la plata. No actuemos de un modo que se pueda interpretar como una vuelta de mano o una venganza. Si el proyecto presentaba problemas, que se resuelvan y se materialice el acuerdo para financiar la reparación. Ello, a fin de despejar todo tipo de dudas.
Más allá de la posición legítima de algunos miembros de esa confesión -no de todos-, no podemos castigarla, y ni siquiera generar la sensación de que la Iglesia católica es tratada con una ley especial y a un sector de la Iglesia evangélica se lo está queriendo sancionar. Creo que eso no procede.
En segundo término, hemos señalado que si queremos de verdad entrar al combate de la delincuencia tenemos que rehabilitar, reinsertar.
El 50 por ciento -¡el 50 por ciento!- de los presos en Chile, uno de cada dos, ha pasado por el SENAME, y hasta ahora solo la Iglesia evangélica hace la tarea de rehabilitación y de reinserción.
Por lo tanto, espero que si en los próximos meses se discute una iniciativa consensuada por los parlamentarios que signifique que las empresas en Chile puedan donar para el objetivo de rehabilitación y reinserción (a favor de quienes realizan esta tarea sin cobrar ni uno, sin financiamiento estatal), exista la misma voluntad. Solo así podré despejar mi percepción de que cuando se trata de la Iglesia católica hay una condición más favorable.
Aprobamos la ley de igualdad de cultos en Chile, la cual debiera respetarse. Hoy estamos aplicando una excepción.
Yo voy a requerir a futuro la misma condición, la misma decisión, y espero el mismo apoyo de los creyentes y no creyentes que están en la Sala hacia el resto de las iglesias ante una situación similar. Porque tan importante como la visita del Papa a Chile -tendrá una ley especial, que hoy día estamos votando- es el apoyo que podamos brindar a un sector muy importante de la Iglesia protestante en nuestro país, que también requiere apoyo y va a necesitar en algún momento una ley que favorezca su tarea social.
Voto a favor, señor Presidente.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Moreira.


El señor MOREIRA.- Señor Presidente, aunque son muchas nuestras diferencias, celebro mucho -y me veo en la obligación de hacerlo- lo que acaba de expresar el Senador Navarro desde el punto de vista legislativo en cuanto al respeto y a la igualdad de todas las iglesias.
Hoy día tenemos una ley de igualdad religiosa en nuestro país que se respeta.
Y también coincido con él en otro aspecto.
Yo no quería hacer uso de la palabra en esta materia porque formo parte de la Iglesia evangélica -ha sido cuestionada en el último tiempo-, soy parte de la Catedral Evangélica de Chile. Pero debo decir que, efectivamente, no se sabe con claridad si le van a entregar o no los recursos prometidos.
Independiente de lo que ha pasado, la Iglesia evangélica... Señor Ministro, sé que tiene una reunión muy importante...
Señor Presidente, por su intermedio, quisiera decirle al señor Ministro que cada vez que habla tengo especial preocupación de escucharlo, por lo consistente que es muchas veces y también por lo sólido en sus planteamientos.
Deseo pedirle al Secretario de Estado, ya que se ha dado la discusión, que no haya un castigo respecto de lo ocurrido en el Tedeum evangélico. Tuve la oportunidad de hacerle presente informalmente a la Presidenta que no hubo ninguna intención de agraviarla. Las personas que estaban afuera -gente extremadamente fanática- fueron las responsables; dentro del recinto no hubo ningún problema, salvo las durísimas palabras de quien predicó.
Creo que no es bueno que esto se tome como una represalia. No es nuestro deseo ofender a la Presidenta Bachelet. En el seno de la Iglesia de la cual formo parte hemos expresado las inquietudes al respecto. Se pueden cometer errores; a veces hay que ser más cuidadosos con la forma.
Dicho eso, ya que ha tocado el tema el Senador Navarro, quiero pedirle que se considere el cumplimiento de la palabra en cuanto a los recursos que estaban comprometidos.
Sin embargo, para nuestra Iglesia mucho más importante que la defensa de los recursos que está haciendo el Senador Navarro es que este hubiese votado en contra de todas aquellas normativas que atentan contra los principios valóricos del pueblo cristiano.
Felicito que cuando se trate de monedas el Senador las defienda. Pero cuando se abordan principios valóricos ha tenido una posición muy distinta. Y para la Iglesia evangélica es mucho más importante lo valórico que los recursos.
He querido dejar constancia de ello diciéndole, señor Presidente, que todas las instituciones religiosas merecen respeto. Y el esfuerzo que ha hecho la Iglesia evangélica -y otras- es para que Chile camine por un mejor rumbo y para que todas las situaciones producidas en nuestro país con la denominada "retroexcavadora valórica" no vuelvan a ocurrir.
Se le agradece al Senador Navarro respecto de los recursos; pero estaríamos muy felices de que recibiera en su corazón a Dios y tuviera un cambio en los temas valóricos.
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba el artículo 3 (22 votos a favor, uno en contra y una abstención).
Votaronpor la afirmativa las señoras Muñoz y Lily Pérez y los señores Allamand, Araya, Bianchi, Chahuán, Coloma, García-Huidobro, Guillier, Lagos, Hernán Larraín, Matta, Montes, Moreira, Navarro, Ossandón, Pérez Varela, Pizarro, Prokurica, Quintana, Quinteros e Ignacio Walker.
Votó por la negativa el señor De Urresti.
Se abstuvo el señor Harboe.
)---------------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Aprovecho de saludar a la delegación de la Escuela Rural Linda Vista, de Quemchi, provincia de Chiloé, que nos acompaña hoy día.
¡Bienvenidos!
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)---------------(
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.


El señor LABBÉ (Secretario General).- Señores Senadores, por último, se ha pedido votación separada del artículo 5, que se encuentra entre las páginas 16 y 18 del comparado.
El artículo 5 incorpora en el Código Tributario, contenido en el decreto ley N° 830, de 1974, un nuevo artículo 62 ter del siguiente tenor:
"Artículo 62 ter.- Con el objeto de dar cumplimiento a los convenios internacionales que versen sobre intercambio de información provenientes de instituciones financieras calificadas como tales de conformidad con los referidos convenios que se encuentren vigentes en nuestro país, el Servicio de Impuestos Internos podrá requerir anualmente la información reservada que cumpla los requisitos dispuestos en este artículo. Las señaladas instituciones financieras fiscalizadas, por su parte, deberán aplicar los procedimientos de revisión e identificación establecidos en el reglamento respectivo.
"Para los efectos del inciso anterior, la información requerida deberá cumplir los siguientes requisitos:
"a) Corresponder a los titulares de cuentas financieras o controladores de dichos titulares que sean personas naturales, personas jurídicas o entidades que tengan residencia tributaria en otra jurisdicción, patrimonios quedados al fallecimiento de una persona que al momento de fallecer era residente de otra jurisdicción, o personas jurídicas o entidades que no tengan residencia tributaria en Chile y cuya administración efectiva se lleve a cabo en otra jurisdicción.
"b) Versar sobre el saldo o valor de las cuentas financieras pertenecientes a los titulares o controladores señalados en el literal a) anterior, al 31 de diciembre de cada año o a la fecha de cierre de las cuentas, rentas pagadas a dichos titulares o controladores, y sobre la identidad de éstos.
"c) Encontrarse en poder de instituciones financieras calificadas como tales de conformidad con un convenio internacional vigente que disponga el intercambio de información sobre cuentas financieras.
"Las instituciones financieras deberán entregar al Servicio de Impuestos Internos la información indicada en el inciso anterior a más tardar el 30 de junio de cada año, por los medios que establezca el Servicio mediante resolución.
"Para tal efecto, las instituciones financieras deberán llevar un registro que dé cuenta de los procedimientos de revisión realizados para identificar las cuentas financieras cuya información deba ser comunicada al Servicio. Dicho registro, junto con la información que le sirva de respaldo, deberá ser mantenido por siete años consecutivos, contados desde la fecha en que la institución financiera tomó conocimiento y registró la información requerida para dar cumplimiento a los procedimientos a que se refiere el presente artículo. En cualquier caso, el Servicio no podrá solicitar información que exceda del período anteriormente señalado.
"El incumplimiento de la obligación de ejecutar los procedimientos de revisión e identificación de cuentas financieras, de entregar la información al Servicio de manera oportuna y completa, y de mantener el registro señalado anteriormente por parte de una institución financiera, será sancionado con una multa equivalente a 1 unidad tributaria anual por cada una de las cuentas respecto de las cuales se infrinja cualquiera de los deberes señalados. Con todo, la multa total anual a pagar por cada institución no podrá exceder de 500 unidades tributarias anuales. La entrega de información maliciosamente falsa por parte del titular de la cuenta o sus controladores a la institución financiera será sancionada con la multa establecida en el párrafo final del número 4 del artículo 97.
"La información a la que accederá el Servicio con motivo de lo dispuesto en este artículo no podrá ser divulgada en forma alguna y sólo podrá ser usada para cumplir con los propósitos de intercambio de información regulados en convenios internacionales vigentes que permitan el intercambio de información entre autoridades tributarias.
"Las disposiciones de este artículo serán aplicadas e interpretadas siguiendo las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico o de la Organización de Naciones Unidas. En ningún caso tales interpretaciones implicarán una extensión del ámbito de aplicación del presente artículo a personas naturales o jurídicas que tengan su residencia tributaria en Chile.".
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Se abrirá la votación, manteniendo los tiempos para las intervenciones.
En votación.
--(Durante la votación).
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Montes; luego intervendrán los Senadores señores Harboe y Coloma.


El señor MONTES.- Señor Presidente, esta medida es muy importante para reforzar el debate contra la elusión y la evasión. A su vez, es parte de un entendimiento, de una colaboración internacional, porque esta materia no es solo nacional.
Por eso, el Senado aprobó por unanimidad la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Tributaria. La firmaron 115 países, entre ellos, Panamá, Suiza, Estados Unidos, e incluso naciones que tienen paraísos fiscales.
En ese contexto, Chile se comprometió a aplicar el Common Reporting Standard.
Y en eso estamos. Había que adecuar nuestra legislación. Es decir, ahora estamos operativizando algo que ya estaba decidido.
La información que de aquí provenga -saldos de las cuentas de los residentes extranjeros en Chile- será compartida por el Servicio de Impuestos Internos con las autoridades tributarias de otros países. Y, a su vez, automáticamente se permitirá recibir la información de chilenos en el exterior.
En la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja, Diputados de Chile Vamos plantearon su conformidad con esta medida -de acuerdo-, pero solo en aquellos casos en que exista una autorización por parte del titular de las cuentas o una autorización judicial, tal como ocurre hoy día.
O sea, para eso no se requeriría ley. Se podría operar sin ella.
De acceder a eso, Chile no estaría cumpliendo con el estándar que nosotros acordamos, ya que se trata de información que debe ser intercambiada automáticamente, sin mediar aprobación previa de los titulares, y solo es para efectos de las autoridades tributarias de los distintos países.
En definitiva, aprobar esta disposición significa que nuestro país estará en condiciones de recibir información de chilenos en el exterior y de que en el exterior conozcan la información de extranjeros en Chile.
Menos elusión, menos evasión significa, por tanto, más ingresos fiscales.
Quiero aclarar lo siguiente: quienes están preocupados de la situación son los que tienen operaciones no lícitas a nivel internacional, los que operan de manera irregular a nivel internacional, ya sea a través del tráfico u otras formas o que realizan operaciones dentro de los paraísos fiscales que no corresponden.
Aprobar esta norma es una señal contundente de que estamos comprometidos en el combate a la elusión y la evasión, de que estamos del lado de los países que quieren terminar con la opacidad. Somos parte de un esfuerzo internacional en esa dirección.
No aprobar implica que Chile no recibiría la información de compatriotas en el exterior y, por lo tanto, podría tener dificultades para fiscalizar sus transacciones y muchos casos de evasión y elusión, lo que podría generar un impacto en la recaudación.
No aprobar esta disposición significa que Chile podría ser castigado con tasas de impuestos más altas o con medidas tributarias más agresivas a nivel internacional.
No aprobar podría afectar nuestra imagen país.
Cuando vemos que la mayoría de las naciones, incluso aquellas consideradas como paraísos tributarios, están dispuestas a cumplir con estos estándares, no se entendería que Chile se quedara al margen de esto.
Cabe señalar que esta medida no afecta el secreto bancario: no permite levantar datos de las cuentas bancarias de los no residentes, ya sean movimientos, captaciones, ni nada que implique recoger información de la vida privada de los no residentes y de los residentes, sino solamente datos, como nombre del dueño de la cuenta, RUT o número de identificación, nombre del banco y el saldo al 31 de diciembre.
Por eso, creo que es tremendamente importante aprobar esta norma. Los conceptos básicos ya los aprobamos en el tratado que suscribimos.
Esto claramente es algo que va a ayudar a Chile y será parte de un gran intercambio y esfuerzo internacional.
Por tanto, señor Presidente, pido votar a favor.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Harboe.


El señor HARBOE.- Señor Presidente, siempre es importante fortalecer aquellas medidas destinadas a evitar la elusión y, particularmente, el uso de los diferentes Estados como una forma de evitar el pago de impuestos en uno u otro país.
Sin perjuicio de ello, estimo que es importante señalar -porque este texto pasó por la Comisión de Hacienda- que hay algo desde el punto jurídico que sería bueno advertir: el artículo 62 ter fija el ámbito de aplicación de lo que se propone y dispone que el objetivo es "dar cumplimiento a los convenios internacionales que versen sobre intercambio de información provenientes de instituciones financieras calificadas como tales de conformidad con los referidos convenios".
Es decir, solo las instituciones financieras calificadas de esa forma en virtud de los respectivos convenios están obligadas a ello. Esto podría parecer adecuado, lógico. Pero en Chile, durante el último tiempo, hemos visto la proliferación de instituciones y empresas que ejercen actividades financieras pero que no son calificadas como tales.
Eso ha significado que se afecten, por ejemplo, las capacidades fiscalizadoras de la Superintendencia. De hecho, esta entidad no ha podido fiscalizar parte importante de los fraudes que hemos conocido ahora último porque las involucradas no son consideradas instituciones financieras.
Un segundo punto dice relación con la duración del registro.
No sé cuáles fueron los fundamentos que tuvo en vista la Comisión para aprobar un registro que va a durar siete años. Uno podría pensar que se apliquen las normas generales de prescripción -cinco años- o la prescripción especial del Servicio de Impuestos Internos -seis años-, pero no sé cuál es el fundamento para establecer una duración de siete años. Sería bueno saber que tuvo en vista la Comisión.
Y, por último, quiero hacer otra advertencia.
Aquí se ha señalado que esta información no afectará el secreto bancario, sino la reserva. Y la verdad es que, si bien desde el punto de vista jurídico existe una diferencia entre "secreto" y "reserva", no es menor que en la práctica la información estará sujeta a los mismos parámetros.
En consecuencia, estimo que, sin perjuicio de lo que quiera establecer el legislador, esto en la realidad va a generar también una vulneración del denominado "secreto bancario", aun cuando solo deba exhibirse el saldo al 31 de diciembre.
Ahora bien, me imagino que para salvaguardar el secreto bancario o la reserva se contemplan normas especiales de protección de la información y, particularmente, una sanción para aquellos funcionarios que la divulguen, dado que, obviamente, la confianza de las personas al realizar determinada inversión en una institución financiera dice relación también con parte de la reserva, siempre y cuando esta, lógicamente, no sea objeto de un hecho ilícito o de algún otro tipo de actuación.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Coloma.


El señor COLOMA.- Señor Presidente, respecto de esta norma quiero plantear dos situaciones de hecho y una de contenido.
La primera de hecho: incorporar en esta normativa el levantamiento del secreto bancario, la forma de recaudar recursos para la venida del Papa y cambios en la plataforma tributaria es el mejor ejemplo de un Gobierno que legisla con ideas completamente distintas en un mismo texto legal.
En verdad, no veo ninguna razón para mezclar peras con manzanas, o cosas más curiosas, a través de una ley. A mi juicio, este es un mal procedimiento legislativo, ¡pésimo! Porque lo que uno hace es tratar de votar en general una idea, entendiendo que hay cosas favorables. Pero se mezclan temas que dificultan un estudio más acabado de la materia.
Sobre el particular, pongo de relieve las dificultades, la mala técnica legislativa que el Gobierno plantea en este proyecto.
La segunda situación de hecho es que esto fue muy debatido y se votó tres veces en la Comisión de Hacienda. Así que esto no es, como insinuó el Senador Montes, el paraíso terrenal relacionado con una forma de luchar contra determinadas prácticas, sino que se trata de un asunto muy complejo. Algo planteó el Senador Harboe en lo que respecta a la legislación internacional.
Ahora, la situación de derecho -digamos las cosas por su nombre- es que esta norma implica el levantamiento del secreto bancario. ¿Cuál es la diferencia entre la reserva y el levantamiento del secreto bancario? Son exactamente lo mismo y en un contexto muy distinto del que planteó el Senador Montes.
Aquí se ha mencionado que la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Tributaria requiere un cambio en nuestra actual legislación. Pero se omite señalar que el artículo 21 de ese instrumento aprobado por Chile expresa -se lo digo por su intermedio, señor Presidente, al Senador Montes- que lo dispuesto en dicha Convención no afectará los derechos y salvaguardas garantizados a las personas por la legislación o práctica administrativa del Estado requerido.
A mí me parece muy importante ver el contexto de esto.
Primero, no significa -como se dice- que uno esté requerido, obligado o que vaya a ser sancionado o que teóricamente se le aplicarán las penas del infierno si no aprueba esta normativa. No es así. El texto expreso señala algo completamente distinto.
Y segundo, la disposición en cuestión vulnera claramente la vida privada de las personas, que se encuentra consagrada y protegida en los números 4° y 5° del artículo 19 de la Constitución Política de la República.
Ahora bien, la pregunta de fondo es la siguiente: ¿Es posible levantar la reserva del secreto bancario en nuestro país? Sí, es factible, bajo dos modalidades.
En primer lugar, se puede levantar con autorización judicial, si hay indicio de la existencia de algún delito o acción indebida. Por cierto, al Servicio de Impuestos Internos, si bien no tiene una política muy clara respecto de cuándo pedirla o no, le asiste el derecho a requerirla y al juez, a otorgarla o no otorgarla, pues están en juego valores y principios de la vida privada. Porque me parece un error concluir que todo es público, incluso los aspectos que forman parte de la intimidad.
Y, en segundo lugar, se puede levantar la reserva con el acuerdo del cuentacorrentista que es beneficiado con el secreto bancario.
Esas son modalidades que sí se aplican en el mundo. Pero aquí se omite lo que pasa, por ejemplo, con Estados Unidos y el FATCA, que pide a los cuentacorrentistas que voluntaria y previamente se ponga a disposición el contenido de esta legislación.
¡Eso es lo que acá no se hace y se omite! Aquí se está aniquilando un debido proceso, que se da y es defendido en la legislación chilena a propósito de medidas relacionadas con la reserva de determinados actos.
Además, esta materia fue muy discutida en la Cámara de Diputados, donde se produjo una votación especialmente dividida, y también en la Comisión de Hacienda -requirió tres votaciones-, pues aquí estamos fijando un principio distinto de lo que se ha establecido siempre en la legislación chilena en cuanto a la forma de acceder a determinados datos privados de las personas. Existe una vulneración en la medida en que no se hace a través de un juez o del asentimiento voluntario del afectado, entregándole la facultad a un órgano administrativo.
Eso me parece equivocado.
Podrá discutirse el punto, habrá quienes piensen distinto, pero admitamos que nadie supuso que esto lo íbamos a discutir a propósito de la venida del Papa. Eso sí que ya es kafkiano y refleja la poca voluntad de defender los planteamientos en su mérito.
Se hace un "recocido" de todas las cosas medio complicadas, para tratar de generar la sensación de que da lo mismo. ¡No! ¡No da lo mismo! Este artículo vulnera principios, vulnera normas constitucionales, motivó una larga discusión en la Comisión y, claramente, afecta el debido proceso dentro de la legislación chilena en materia bancaria.
He dicho.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, ¿qué es un paraíso fiscal?
Es un país que exime del pago de impuestos a inversionistas extranjeros que mantienen cuentas bancarias o constituyen sociedades en su jurisdicción.
Estos territorios ofrecen una exención total o al menos una reducción significativa de impuestos. Ofrecen confidencialidad (secreto) sobre las cuentas de sus clientes, principalmente teniendo en cuenta que carecen de -o poseen de manera muy laxa- acuerdos con otras naciones para informar acerca de estas operaciones.
Un ejemplo es Anguila, colonia británica del Caribe, que ocupa 102 kilómetros cuadrados y es once mil veces más pequeña que Colombia. Tiene 13 mil 500 habitantes y 8 mil sociedades registradas en el sector financiero.
No es fácil definir lo que es un paraíso fiscal. Son entidades complejas cuya única definición entendible es que no cobran impuestos.
¿Qué dice la experiencia internacional?
El 46 por ciento de la riqueza mundial se concentra en solo el 1 por ciento de la población. La riqueza de ese 1 por ciento bordea los 1.76 billones de dólares; es decir, 65 veces más recursos que los que posee la mitad más pobre de la población. Dentro de ese 1 por ciento, las 62 personas más ricas tienen la misma riqueza que el 50 por ciento de los más pobres del planeta.
América Latina sigue siendo la región más desigual a nivel mundial, a pesar de experimentar grandes progresos. En 2014, el 10 por ciento más rico de la población latinoamericana acumuló el 71 por ciento de la riqueza regional. Y la proyección indica que ese 1 por ciento puede llegar a tener más que toda la riqueza acumulada por el 99 por ciento restante.
Según Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), "la evasión fiscal en Latinoamérica asciende a 340.000 millones de dólares anuales, lo que equivale al 6,7% del producto interno bruto. Tenemos un problema en la región. Con ese dinero ya podríamos financiar los objetivos de desarrollo sostenible".
¿Y qué pasa con los chilenos?
Los que declararon inversiones en el exterior el año 2015 fueron "2 mil 733, según revela el Diario Financiero, y de esto, se cuentan 909 personas jurídicas versus mil 824 que son personas naturales. (...) Una de cada siete inversiones declaradas se estableció en paraísos fiscales. Fueron, concretamente, mil 34 inversiones en jurisdicciones calificadas como `especiales' por el Ministerio de Hacienda".
La normativa en votación permite un hecho básico. Yo no logro comprender a quién defiende la lógica de afirmar que no hay que cautelar que la gente pague impuestos.
Quienes hicieron su fortuna en Chile, lo mínimo que deben hacer es pagar impuestos. Y lo mínimo que debe haber es transparencia para luchar contra el lavado de dinero, contra el narcotráfico, contra el terrorismo internacional, contra la evasión fiscal.
Yo quiero ver cómo votará la Derecha, qué intereses va a defender. ¿Va a defender el interés nacional, para que los más ricos de Chile no eludan el pago de impuestos y traigan su riqueza a nuestro país para generar empleo?
Yo acuso a Sebastián Piñera en esta Sala. ¡Dos mil millones de dólares en paraísos fiscales! Los ganó en Chile, ¡los tiene en paraísos fiscales! Y hoy día la Derecha, en bloque, va a defender a su líder,...
El señor COLOMA.- ¡Lea el proyecto, Senador Navarro!
El señor NAVARRO.-... va a votar en contra de la norma que permite cumplir los estándares internacionales sobre transparencia en las inversiones de chilenos en el exterior.
El señor COLOMA.- ¡El proyecto es para los extranjeros! ¡Lea bien el proyecto, colega!
El señor NAVARRO.- O sea, ¡prefieren la oscuridad!
Piden transparencia, piden luz, piden honestidad, y cuando se trata de los intereses económicos de sus pares, ¡oscuridad, falta de transparencia, doble estándar!
¿Cuándo Piñera va a traer sus platas a Chile?
Aquí tengo el proyecto de ley, señor Ministro. ¿Cuándo el Gobierno se va a poner los pantalones y va a establecer que quien quiera ser Presidente de la República, Senador o Diputado debe tener su plata en Chile y no eludir impuestos?
Los dueños de los quioscos de Valparaíso pagan sus impuestos. La gente compra un kilo de pan y paga IVA. ¡Y alguien que quiere ser Presidente de la República, que no paga impuestos, que se lleva su riqueza afuera, quiere sentarse en La Moneda para decir "Hay que pagar impuestos para hacer grande a Chile"!
"¡Vendrán tiempos mejores!", señala.
¿Cuáles son los tiempos mejores, señor Presidente: la protección para seguir eludiendo impuestos?
Yo no quiero erigirme en catón moral, como lo han hecho algunos periodistas en los últimos días. Porque hoy el debate presidencial se hace, no con los candidatos, sino con los periodistas.
Solo quiero señalar que hoy está a prueba la transparencia en las cosas que importan. Y una de las cosas que importan es la coherencia ética de lo que defendemos.
Efectivamente, reconozco a la Oposición su derecho a proteger a los inversionistas chilenos que tienen sus platas en el exterior, a proteger a Sebastián Piñera, pero ahora estamos en la hora de la verdad. ¡No nos andemos con cosas! En esta votación definimos si hay o no transparencia en la Derecha sobre las platas que los chilenos tienen en el exterior.
El señor COLOMA.- ¡Es al revés! ¡Lea bien el proyecto! ¡Es lo único que le pido, Senador Navarro: un mínimo de coherencia!
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor NAVARRO.- ¿Cuánta plata tiene Coloma en paraísos fiscales?
El señor COLOMA.- ¡Cero! ¡Cero!
¡Qué ignorancia!
El señor MONTES.- ¡No sea como Del Río, Senador Coloma...!
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba el artículo 5 (16 votos a favor, 6 en contra, una abstención y un pareo) y el proyecto queda despachado en este trámite.
Votaron por la afirmativa las señoras Muñoz y Lily Pérez y los señores Araya, Bianchi, De Urresti, Girardi, Guillier, Harboe, Lagos, Matta, Montes, Navarro, Ossandón, Quintana, Quinteros e Ignacio Walker.
Votaron por la negativa los señores Allamand, Coloma, García-Huidobro, Hernán Larraín, Pérez Varela y Prokurica.
Se abstuvo el señor Pizarro.
No votó, por estar pareado, el señor Moreira.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Ministro.


El señor EYZAGUIRRE (Ministro de Hacienda).- Señor Presidente, el Senador Harboe hizo dos preguntas que no pude contestar antes por estar realizándose una votación.
Primero, el acuerdo internacional establece siete años de retención de la información. Y nosotros estamos siguiendo ese estándar.
Y segundo, la definición de instituciones financieras se ha ampliado en años recientes. Únicamente las pequeñas cooperativas pueden captar fondos y quedar fuera de la definición, la que, por tanto, es de amplio espectro.
Gracias.