REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 365ª
Sesión 55ª, en miércoles 18 de octubre de 2017
Ordinaria
(De 10:21 a 12:40)
PRESIDENCIA DE SEÑORES ANDRÉS ZALDÍVAR LARRAÍN, PRESIDENTE;
GUIDO GIRARDI LAVÍN, VICEPRESIDENTE; RICARDO LAGOS WEBER Y
EUGENIO TUMA ZEDAN, PRESIDENTES ACCIDENTALES
SECRETARIO, EL SEÑOR JOSÉ LUIS ALLIENDE LEIVA, SUBROGANTE
____________________
CONVIVENCIA DE MEDIOS DE TRANSPORTE


El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Siguiendo con el orden de la tabla, corresponde tratar a continuación el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que modifica la Ley de Tránsito para incorporar disposiciones sobre convivencia de los distintos medios de transporte, con segundo informe de la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones, informe de la Comisión de Hacienda y urgencia calificada de "simple".
--Los antecedentes sobre el proyecto (10.217-15) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:
Proyecto de ley:
En segundo trámite: sesión 18ª, en 18 de mayo de 2016 (se da cuenta).
Informes de Comisión:
Transportes y Telecomunicaciones: sesión 3ª, en 21 de marzo de 2017.
Transportes y Telecomunicaciones (segundo): sesión 49ª, en 3 de octubre de 2017.
Hacienda: sesión 49ª, en 3 de octubre de 2017.
Discusión:
Sesiones 4ª, en 22 de marzo de 2017 (queda para segunda discusión en general); 6ª, en 5 de abril de 2017 (se aprueba en general).
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor ALLIENDE (Secretario General subrogante).- La iniciativa fue aprobada en general por el Senado en su sesión de 5 de abril de 2017.
La Comisión de Transportes y Telecomunicaciones deja constancia, para los efectos reglamentarios, de que los artículos primero y segundo transitorios no fueron objeto de indicaciones ni de modificaciones. Estas disposiciones deben darse por aprobadas, salvo que alguna señora Senadora o algún señor Senador, con acuerdo unánime de los presentes, solicite su discusión y votación.
--Se aprueban reglamentariamente.
El señor ALLIENDE (Secretario General subrogante).- La Comisión de Transportes y Telecomunicaciones efectuó diversas enmiendas al texto aprobado en general, las cuales fueron acogidas por unanimidad, con excepción de dos de ellas, que serán puestas en discusión y votación oportunamente.
La Comisión de Hacienda, por su parte, se pronunció acerca de las normas de su competencia y no introdujo enmiendas al texto despachado por la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones.
Cabe recordar que las enmiendas unánimes deben ser votadas sin debate, salvo que alguna señora Senadora o algún señor Senador manifieste su intención de impugnar la proposición de la Comisión respecto de alguna de ellas o existieren indicaciones renovadas.
Sus Señorías tienen a la vista un boletín comparado que transcribe el texto aprobado en general, las enmiendas realizadas por la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones, y el texto tal como quedaría de aprobarse las modificaciones.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Correspondería poner en votación las enmiendas aprobadas de manera unánime.
El señor ALLIENDE (Secretario General subrogante).- Se trata de todas las enmiendas acordadas por unanimidad en la Comisión de Transportes.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Hay una solicitud del Senador señor Ossandón para que se autorice el ingreso de algunos asesores parlamentarios.
¿Habría acuerdo?
--Se autoriza.


El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Honorable señor Matta, le pido que explique brevemente el proyecto que modifica la Ley de Tránsito para incorporar disposiciones sobre convivencia vial. Esta iniciativa es muy interesante y sería importante que diera a conocer de qué se trata.
El señor MATTA.- Señor Presidente, estoy absolutamente a favor de este proyecto.
Fue aprobado prácticamente por la unanimidad de los miembros de la Comisión de Transportes. Así que, de verdad, los insto a respaldarlo.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Pizarro.


El señor PIZARRO.- Señor Presidente, solicité la palabra porque entiendo que esta es una iniciativa sumamente técnica.
No la he seguido, pero me alegra que exista acuerdo. No me cabe duda de que es un proyecto importante, como dice el Senador Matta, pero tal vez podrían explicarnos los lineamientos centrales. Implica varias modificaciones a las disposiciones legales en materia de tránsito: entiendo que se establecen normas para garantizar las ciclovías, las preferencias. Y quisiera saber un poco más.
He dicho.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Cualquiera puede dar su opinión, porque estamos en la etapa de fundamentar el voto.
Tiene la palabra el Senador señor Ossandón.


El señor OSSANDÓN.- Señor Presidente, este es un proyecto del Gobierno que regula muchas normas de tránsito. Y me parece que está bien.
El único punto en que no llegamos a un acuerdo con el Ministerio de Transportes radica en que ellos bajan el límite de velocidad máxima en zonas urbanas desde 60 a 50 kilómetros por hora.
Mi planteamiento es que esa limitación se establece sobre una base teórica. Lógicamente, si todo el mundo respetara los 50 kilómetros por hora, entre menor velocidad, menos posibilidades hay de accidentes. Sin embargo, con los autos modernos que existen actualmente, con suerte los carabineros andan a 60 kilómetros por hora en las zonas urbanas. De ahí que esta norma solo va a significar andar sacando partes a la gente que sobrepase los 50 kilómetros por hora en la zona urbana.
Entonces, hay una cosa de sentido común: el proyecto es bueno y hay que tratar de llegar a un acuerdo en mantener la velocidad. Todo el mundo debería respetar el límite de 60 kilómetros por hora; es una velocidad absolutamente prudente para transitar en las zonas urbanas.
Esto habría que aplicarlo no solo en las ciudades, sino en todos los caminos interregiones e interpueblos que sean carreteras. Con esta ley en proyecto, cuando se atraviesen zonas urbanas se tendrá que andar a 50 kilómetros por hora, en circunstancias de que hoy día se puede andar a 60, a no ser que la Dirección del Tránsito modifique ese límite, lo que puede hacer.
Con esta iniciativa los departamentos de tránsito no podrían bajar la velocidad de 60 kilómetros. Mientras que de mantenerse lo vigente, sí se podría en zonas de escuelas, etcétera.
Así que, como técnica legislativa, no sé si se podrá llegar a un acuerdo. El proyecto, en sí, regula cómo se respetan las ciclovías, cómo funcionan estas, etcétera, y considero que está bien hecho. Pero, a mi juicio, está mal que se baje la velocidad de 60 kilómetros por hora a 50 en las zonas urbanas de manera pareja en todo Chile.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor García-Huidobro.
El señor GARCÍA-HUIDOBRO.- Señor Presidente, quiero hacerle una consulta.
¿Estamos votando las enmiendas unánimes? Porque la votación sobre la velocidad no fue unánime. Estuvo dividida y debe votarse en la Sala.
Me gustaría que el señor Secretario nos pudiera explicar claramente ese punto, pues quiero defender lo que acaba de plantear el Senador Ossandón.
La señora MUÑOZ.- Solicito la palabra, señor Presidente.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra la Senadora señora Muñoz, para un asunto de Reglamento.
La señora MUÑOZ.- Señor Presidente, no todos integramos la Comisión que analizó este proyecto.
Entonces, no sé si hay alguien de dicho órgano técnico que pueda entregarnos una pequeña reseña. Es importante que alguno de sus integrantes dé un breve informe a la Sala para poder votar.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Pido la autorización a la Sala para que me reemplace en la testera el Senador señor Lagos, a fin de poder intervenir.
Acordado.
--Pasa a dirigir la sesión el Honorable señor Lagos, en calidad de Presidente accidental.
El señor LAGOS (Presidente accidental).- Tiene la palabra el Senador señor Girardi.


El señor GIRARDI.- Señor Presidente, este es un proyecto relativo a la convivencia vial. Y esto significa definir cuál es el concepto de ciudad que queremos para el siglo XXI.
Ojalá que la ciudad sea devuelta cada día más, en primer lugar, al peatón, a fin de que se le garantice la posibilidad de participar en ella; en segundo lugar, al ciclista; en tercer lugar, al transporte público; y en último lugar, al modo de transporte que es indispensable, pero que es el más egoísta, el que más afecta al metabolismo de la ciudad, el que disputa con los sistemas de transporte público la vía pública, las zonas urbanas.
Lo que hace este proyecto esencialmente es establecer un modo de convivencia. Regula aspectos como los relativos a un nuevo modo de transporte: los toritos. ¿Qué son? Son vehículos eléctricos de tres ruedas, que hoy son un gran aporte al emprendimiento de cartoneros y de personas que participan en la feria. Y esta iniciativa contempla un conjunto de regulaciones para que dichos modos de transporte, que andan a velocidades que a veces no superan los 50 kilómetros por hora, tengan un sistema de revisiones técnicas, de permisos de circulación y de licencias de conductor más simplificados.
Considero que este es un gran proyecto. Tal vez uno de los puntos en que hubo divergencias fue en los límites máximos de velocidad. Porque la presente iniciativa también se hace cargo de cautelar la seguridad en todos los aspectos, por ejemplo, en las ciclovías, en cómo se debe adelantar a la persona que va en bicicleta. Porque lo que queremos justamente es incentivar que cada vez más gente pueda usar la bicicleta en las ciudades, por ejemplo, como ocurre en todas las modernas.
Este medio de transporte tiene muchos efectos benéficos. Basta con que una persona circule en bicicleta para que tenga una mejor calidad de vida tanto desde el punto de vista de la salud de la ciudad como de la salud individual.
¿Por qué rebajar la velocidad a 50 kilómetros por hora? Está totalmente demostrado en modelos de simulación que cuando uno atropella a alguien a 50 kilómetros por hora o menos, ya sea a un ciclista o a un peatón, esa persona tiene altas probabilidades de sobrevivir.
Además, se encuentra completamente demostrado que sobre los 50 o 60 kilómetros por hora -no es algo lineal, sino exponencial- hay un quiebre y las personas atropelladas tienen mucho menor probabilidad de sobrevivir y de absorber, desde el punto de vista de la salud, el impacto de energía que se produce al ser embestidas.
Por eso la recomendación -no solo en Chile, sino a nivel global- es que en las ciudades, para mantener y permitir la convivencia con los ciclistas y los peatones, los automovilistas estemos, de cierta manera, obligados a transitar dentro de ellas, en la eventualidad de que exista un accidente, a velocidades que permitan preservar la vida ya sea de ciclistas o de peatones.
Esta es una demanda que ha sido -yo diría- muy firmemente defendida por las organizaciones de la sociedad civil, como el Movimiento de Furiosos Ciclistas, que desean recuperar la ciudad para la vida, no para los autos.
Me parece paradojal, por ejemplo, que muchos alcaldes estén más preocupados de los hoyos en las calles, para resolver el problema de los autos, que de mejorar la calidad de las veredas por donde transitan las personas, los adultos mayores, cuando lo que uno quisiera es que la gente caminara más.
Pero, claro, en esta lógica del auto como el "gran señor" de la ciudad, donde no lo son ni el peatón ni el ciclista, muchas de las preocupaciones se hallan más centradas en los automóviles que en las personas o en los ciclistas.
Nos encontramos ante un proyecto de ley inteligente, y yo espero que el Senado tenga una respuesta inteligente.
Yo no soy autor de la iniciativa. Pero parece ser de las más interesantes con que puede contar una ciudad que desea revisar y replantearse lo que significa vivir en una urbe y cómo debe ser la convivencia, pues eso es lo que justamente garantiza: una convivencia más justa, más horizontal, entre el peatón, el automovilista y el ciclista.
)----------(
El señor LAGOS (Presidente accidental).- Quiero aprovechar de saludar a los alumnos de quinto y sexto básico del Liceo República de Estados Unidos, de Putaendo.
Esta delegación viene invitada por el Honorable señor Ignacio Walker, lo cual yo también hago extensivo en nombre de la Corporación.
Muchas gracias por su presencia.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
Entiendo que también nos acompañan los alumnos de tercero medio del Complejo Educacional Alberto Widmer, de Maipú.
¡Bienvenidos!
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
)-----------(
El señor LAGOS (Presidente accidental).- Senador señor Harboe, tiene la palabra.


El señor HARBOE.- Señor Presidente, yo valoro mucho la intervención del Senador Girardi, que nos dio una explicación en general del proyecto.
Sin embargo, tengo un problema con el texto de la iniciativa, que recién estaba revisando -no soy parte de la Comisión de Transportes, por lo que no participé en su discusión-, pues se incorporan definiciones importantes en la Ley de Tránsito, como las de ciclo, de bicicleta, de triciclo motorizado.
Serán aplicables las normas del tránsito a las bicicletas, por ejemplo. Y en eso hay que poner atención, porque las implicancias para los ciclistas no van a ser menores.
Entonces, yo llamaría a tener cuidado, pues detrás de una buena intención, que tiene que ver con cómo armonizamos el transporte público y privado en las ciudades y cómo motivamos el transporte no contaminante, léase bicicletas, triciclos, vehículos eléctricos y otros, puede ocurrir que una regulación que no sea adecuada termine desincentivando el uso de estos medios de transporte.
Por ejemplo, en una mirada rápida, se autoriza a los triciclos motorizados, principalmente de carga, para realizar operaciones solo de carga, no pudiendo dedicarse al transporte de personas, como en otros países.
Es un punto que se debe analizar: por qué se tomó tal determinación.
Otro caso.
En una norma del tránsito -así lo establece el artículo pertinente- se permite adelantar por la derecha, lo cual es bien complejo, porque puede generar impactos negativos considerando que uno ya está acostumbrado a que, en general, la maniobra de adelantamiento sea por la izquierda.
Me explico.
Si pensamos en que alguien será adelantado por el lado derecho de una vía por un triciclo o un monociclo, o una bicicleta, o lo que sea, ello puede resultar un poco complejo.
Desconozco si tal propuesta se halla basada en evidencia; así como tampoco sé si la Comisión de Transportes tuvo en vista antecedentes objetivos, técnicos, para poder aprobar este proyecto.
Como señalé, habría sido ideal haber contado con una explicación técnica de alguien que hubiera participado en la discusión, más allá de la buena intención acerca del desarrollo de las ciudades, para acoger la iniciativa en debate. Porque, de no ser así, aunque su intención sea buena, podemos cometer un error legislativo por falta de precisiones.
En consecuencia, yo por lo menos no voy a participar en la aprobación del proyecto, pues no estoy en condiciones de sustentar que sea adecuado o no.
Por de pronto, sí me parece inadecuado que se permita a los municipios establecer zonas calmas de velocidad, es decir, ciertos lugares, barrios, donde los autos deban transitar más despacio. Lo digo porque, aunque sea lógico, para eso ahora van a requerir la autorización del Ministerio de Transportes. ¿Por qué? Si el municipio es el encargado de eso y debiera continuar siéndolo. Que mejor señal de descentralización sería que la municipalidad tuviera la decisión para ello. Así podría decir: "En este barrio, donde hay jardines infantiles, donde hay niños, la velocidad de 50 kilómetros por hora la vamos a bajar a 30 o a 20".
Sin embargo, ahora los municipios van a tener que consultar a las Seremías correspondientes.
Claro, eso sería factible tratándose de municipios de Santiago, donde el Seremi está más cerca.
Hoy día los municipios deben consultar. Sin embargo, si introducimos alguna modificación al respecto, yo la haría en un sentido totalmente contrario.
Pensando en municipios de comunas como Quilleco, en la provincia de Biobío; Ninhue, en la provincia de Ñuble, o Curanilahue, en Arauco, ¿acaso tendrán que ir al Seremi de Concepción a preguntarle si pueden bajar la velocidad en un barrio de su comuna? No me parece adecuado.
Pienso que se trata de un mecanismo tremendamente centralista. Además, las Seremías de Transportes se encuentran bastante sobrepasadas con los conflictos que tienen y no estarán preocupadas de resolver prontamente y evitar ese tipo de situaciones en las respectivas comunas.
Así que yo por lo menos no voy a participar en la votación, no porque esté en contra del proyecto, sino porque me habría gustado, si no se puede dar la segunda discusión u otra alternativa, que alguien nos explicara de manera más técnica los fundamentos del texto. Pero, lamentablemente, no ha sido así hasta este momento.
Gracias, señor Presidente.

El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Pido segunda discusión para este proyecto, a fin de que el debate de los aspectos más controvertidos lo podamos realizar con el Ejecutivo, el cual es su autor.
Por tanto, si le parece a la Sala, ahora vamos a pronunciarnos sobre las enmiendas aprobadas en forma unánime en la Comisión de Transportes, que a mi juicio no son controvertidas. Y en cuanto a las modificaciones que tuvieron votaciones divididas, las dejaremos para la segunda discusión, oportunidad en la que pediremos al Ejecutivo su presencia en la Sala.
¿Habría acuerdo?
Acordado.
En votación.
--(Durante la votación).
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor De Urresti.


El señor DE URRESTI.- Señor Presidente, le expreso mi adhesión a su planteamiento en el sentido de esperar la concurrencia de la Ministra de Transportes.
También es importante que quede consignado que este proyecto no estaba originalmente en tabla. Se incorporó a ella producto del despacho más apresurado de las iniciativas que figuraban con anterioridad.
Por eso, sería bueno contar con la presencia de todos los integrantes de la Comisión de Transportes y también de la Ministra, cuya Cartera ha hecho una apuesta para sacar una ley que, como su nombre lo señala, permita mejorar la convivencia vial de distintos medios de transportes.
Sobre el particular, creo que se debe hacer una reflexión, pues, más allá de la velocidad o de tal norma, o de tal vehículo, o de tal modificación a la Ley de Tránsito, en definitiva se debe entender que en nuestro país, con la tasa de incorporación de casi 400 mil vehículos cada año, que se distribuyen principalmente en las grandes ciudades o en el Gran Santiago, es necesaria una legislación armónica, que vincule y ordene los distintos modos de transporte.
Hoy día tenemos una importante política -espero que ojalá continúe- de ciclovías. No hay ciudad en Chile donde no se estén incorporando estos espacios. La cantidad de trabajadores y de estudiantes que se desplazan a sus centros de trabajo y de estudio, respectivamente, y, por suerte, de una serie de personas que utilizan las bicicletas han llevado a que, aparte de la construcción de ciclovías, se requiera una regulación de este tipo de vehículos y una vinculación como modo de transporte.
Y también seamos claros: aquí tenemos que asumir una decisión como país, como Estado, en el sentido de terminar con el monopolio y con la dictadura del vehículo.
Prácticamente, el automóvil es el elemento prioritario, más que los ciudadanos. Se desarrollan discusiones por estacionamiento, por velocidad, por el ensanchamiento de avenidas y calles, cuando lo que debemos hacer es precisamente devolver las ciudades a los ciudadanos, devolver la calle a los niños. Hoy día existen enormes sectores poblacionales, lugares donde antiguamente no existía el inconveniente de que las calles estuvieran copadas absolutamente por vehículos y de que no se pudiera jugar allí; hoy los niños no pueden realizar actividades de recreación en las áreas verdes o simplemente en la calle.
Y qué decir de aquellas regiones como la que me toca representar, la de Los Ríos, donde tenemos una alta tasa de adultos mayores, que ya alcanza casi a 20 por ciento. Ese adulto mayor también tiene que caminar, recrearse, disfrutar la ciudad. Seguramente, ya no dispone de vehículo, y vemos que las veredas son cada vez más angostas.
Nosotros debemos valorar todos los medios de transporte que muestren una sana convivencia, un adecuado movimiento por la ciudad. Aquí el punto no es la velocidad máxima, sino de qué manera se hace el desplazamiento, de qué modo evitamos problemas. Por ejemplo, a través de las llamadas "unidades operativas de control tránsito" se están armonizando todos los sistemas de semáforo y señalética, lo que permite mejorar el flujo vial. La tecnología hoy día posibilita aquello. Pero eso no puede ser a costa de imponer el automóvil como elemento prioritario, en que prácticamente se tiene que llegar desde la casa hasta el trabajo, saturando las calles y desmejorando la calidad de vida de los ciudadanos.
Yo creo que esto constituye un cambio cultural, y me parece tremendamente importante que se esté llevando adelante. Pero también hago un llamado a todas las organizaciones comunitarias, ciudadanas, de ciclistas, a los efectos de reivindicar otros modos de transporte y que no mantengamos -insisto- solo la hegemonía de los vehículos.
Para que las ciclovías sigan desarrollándose -lo señalaba anteriormente- resulta fundamental que mostremos una capacidad cierta de vincular y darles una reglamentación, que los ciclistas posean igualdad de derechos, que no deban estar prácticamente pidiendo permiso para transitar, sino que haya ciclovías bien demarcadas.
Por último, esperemos que la discusión continúe.
Hemos impulsado transversalmente con varios Senadores, para mejorar la circulación, la velocidad de los flujos, la posibilidad de virar a la derecha en las intersecciones aunque exista luz roja, con la precaución debida. Eso se está implementando. Tenemos un proyecto de ley en particular. En este aspecto, la legislación internacional y los modelos pertinentes han permitido evitar accidentes y aumentar el flujo vial.
Creo que los aspectos mencionados debieran reforzarse, al menos en esta legislación. Pero el que se favorezca la convivencia de los medios de transporte, los modos de movilidad es absolutamente imprescindible.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, en el texto se establece que uno de los objetivos fundamentales del proyecto es incorporar el concepto de "ciclo", que corresponde a vehículos de una, dos o tres ruedas. Y también se hace referencia en particular a los vehículos que tengan un motor auxiliar eléctrico. A la vez, se realiza un detallado análisis de las obligaciones de los ciclistas y los conductores de los ciclos de tres ruedas.
Quiero advertir que lo anterior va a requerir una promoción pedagógica de los derechos y deberes de los peatones y de los ciclistas.
En este caso particular, considero necesario mencionar que se va a otorgar una licencia clase C para conducir triciclos motorizados de carga, que solo habilitará para la conducción de este tipo de vehículos. Es decir, se trata de una licencia especial.
Del mismo modo, se establece que en ningún caso los vehículos motorizados de tres ruedas destinados al transporte de carga podrán llevar personas en los espacios destinados a carga.
Y -¡ojo!- "Sólo en el caso de los triciclos motorizados de carga, la revisión técnica consistirá en una inspección ocular de los elementos de seguridad del vehículo que el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones determine en el Reglamento respectivo, los que se verificarán, de igual modo, en las correspondientes plantas.".
Es decir, se les examinará ocularmente los elementos de seguridad.
Se señalan a continuación una serie de normas de seguridad que estimo que deben ser de conocimiento de los peatones. Habrá que hacer esfuerzos para educarlos en esta convivencia de transporte en la ciudad.
Se dispone que "En caso que un vehículo motorizado adelante o sobrepase a bicicletas u otros ciclos," -y ojo, automovilistas: cualquier vehículo motorizado- "deberá mantener una distancia prudente respecto al ciclo de aproximadamente 1,50 metros, durante toda la maniobra.".
Insisto, y ojo para todos los conductores: cuando se adelante a una bicicleta o a un triciclo tiene que haber una distancia mínima de un metro y medio y dicho espacio ha de mantenerse durante toda la maniobra. Si esto no es explicado, porque son nuevas modificaciones a la Ley de Tránsito, puede generar que muchos automovilistas que adelanten a los ciclistas casi pegados, desestabilizándolos con la velocidad y el viento, sean multados.
Habrá que difundir mucho las nuevas condiciones que se incorporan en la Ley de Tránsito.
Del mismo modo, me parece prudente destacar las siguientes normas, que cito.
"Los ciclos" -estoy hablando de bicicletas y triciclos- "podrán circular excepcionalmente por aceras adecuando su velocidad a la de los peatones, y respetando en todo momento la preferencia de éstos, cuando no exista una ciclovía y sólo en los siguientes casos:
"Tratándose de conductores menores de 14 años o adultos mayores.
"Tratándose de personas que circulen con niños menores de 7 años.".
Se establece, además, que en caso de transportar a un niño menor de siete años, el conductor debe ser mayor de edad. Ojo con la familia, con las personas que acostumbran a llevar a sus hermanos menores en la bicicleta. Si el niño o la niña tiene menos de siete años, el que conduzca la bicicleta debe ser mayor de edad.
Otras excepciones por las cuales se permite transitar por las aceras son:
"Tratándose de personas con alguna discapacidad".
"Aun existiendo una ciclovía, cuando las condiciones de ésta o de la calzada, o las condiciones climáticas hagan peligroso continuar".
Y reitero, señor Presidente, que la ley en proyecto establece que "En caso de que la circulación por la ciclovía o la calzada se vea imposibilitada, el conductor del ciclo" -bicicleta o triciclo- "podrá utilizar excepcionalmente la acera, respetando siempre la prioridad del peatón y los vehículos que ingresen a las edificaciones o emerjan de éstas. El desplazamiento deberá efectuarlo a velocidad de peatón," -a velocidad de peatón; ¿a cuánto ascenderá?; ¿diez kilómetros por hora será la velocidad a la que un peatón es capaz de caminar de manera rápida?-, "alejado de las edificaciones o cierres, y si el flujo peatonal es muy alto deberá descender del ciclo".
"En el caso de tener que utilizar un cruce peatonal, el conductor del ciclo" -bicicleta o triciclo- "deberá detenerse antes del mismo y atravesarlo a velocidad reducida, respetando siempre la prioridad del peatón, a velocidad de peatón y si el flujo peatonal es muy alto deberá descender del ciclo".
Es decir, en los cruces, cuando haya mucha gente, los ciclistas deberán bajarse y cruzar con los peatones con la bicicleta al lado.
Por último, se dispone que "los peatones deberán cruzar las ciclovías por los lugares debidamente señalizados y no podrán permanecer ni caminar por ellas.".
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Ha concluido su tiempo, señor Senador.
Dispone de un minuto adicional.
El señor NAVARRO.- Gracias, señor Presidente.
Ojo con lo último.
Las normas urbanas son importantes. Porque uno mismo se ha visto caminando de repente por la ciclovía, porque no tiene la percepción. La ley en proyecto está estableciendo que "los peatones deberán cruzar la ciclovía por los lugares debidamente señalizados y no podrán permanecer ni caminar por ellas".
Señor Presidente, a los peatones se les prohíbe caminar o permanecer en las ciclovías.
Creo que la enorme cantidad de modificaciones que se introducen a la Ley de Tránsito va a obligar a una pedagogía muy importante.
La principal causa de muerte en Chile en los jóvenes de entre 18 y 29 años son los accidentes de tránsito, pero la velocidad no es la más importante. Solo el 10 por ciento de los accidentes del tránsito son causados por exceso de velocidad.
¡La principal causa es el consumo de alcohol!
¡El alcohol es la principal causa de accidentes que involucran la muerte de jóvenes!
Voy a votar a favor, señor Presidente, cuando esté presente la Ministra.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- ¿Han votado todos los señores Senadores y las señoras Senadoras?
El señor NAVARRO.- Yo no lo he hecho.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Están en votación todas las enmiendas que fueron aprobadas por unanimidad.
Quedarán pendientes -reitero- aquellas modificaciones que fueron acogidas solo por mayoría.
El señor ALLIENDE (Secretario General subrogante).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Terminada la votación.
--Se aprueban las enmiendas unánimesefectuadas por la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones (19 votos a favor y 2 pareos).
Votaronpor la afirmativa las señoras Allende, Muñoz, Lily Pérez y Van Rysselberghe y los señores Bianchi, De Urresti, García, García-Huidobro, Girardi, Guillier, Matta, Montes, Navarro, Pérez Varela, Pizarro, Quinteros, Ignacio Walker, Patricio Walker y Andrés Zaldívar.
No votaron, por estar pareados, los señores Lagos y Prokurica.
El señor GIRARDI (Vicepresidente).- Se deja constancia de la intención de voto favorable del Senador señor Espina.
--Queda pendiente la discusión particular del proyecto.