Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 366ª
Sesión 30ª, en miércoles 4 de julio de 2018
Ordinaria
(De 17:48 a 19:26)
PRESIDENCIA DE SEÑORES CARLOS MONTES CISTERNAS, PRESIDENTE,
Y CARLOS BIANCHI CHELECH, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
DECLARACIÓN DE 4 DE JULIO COMO DÍA NACIONAL DEL CUEQUERO Y DE LA CUEQUERA


El señor MONTES (Presidente).- Proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que fija el 4 de julio de cada año como el Día Nacional del Cuequero y de la Cuequera, con informe de la Comisión de Educación y Cultura y urgencia calificada de "simple".
--Los antecedentes sobre el proyecto (11.401-24) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:
Proyecto de ley:
En segundo trámite: sesión 20ª, en 30 de mayo de 2018 (se da cuenta).
Informe de Comisión:
Educación y Cultura: sesión 28ª, en 3 de julio de 2018.
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- El objetivo del proyecto es fijar el 4 de julio de cada año como el Día Nacional del Cuequero y de la Cuequera, con el fin de que las autoridades competentes propendan a desarrollar actividades relacionadas con la práctica de la cueca.
La Comisión de Educación y Cultura discutió este proyecto en general y en particular por ser de artículo único y lo aprobó por la unanimidad de sus miembros presentes (Senadores señoras Provoste y Von Baer y señores García y Quintana), en los mismos términos en que fue despachado por la Cámara de Diputados.
El texto que se propone aprobar se consigna en la página 7 del primer informe de la Comisión de Educación y Cultura.
Nada más, señor Presidente.
El señor MONTES (Presidente).- Solicito autorización para que ingresen a la Sala el Subsecretario General de la Presidencia, señor Claudio Alvarado, y el Subsecretario de las Culturas y las Artes, señor Juan Carlos Silva.
--Se autoriza.
El señor MONTES (Presidente).- Saludo a los grupos folclóricos que están presentes en las tribunas: Apura Chilena, Club de Cueca Clodomiro Barril y Grupo Huellel.
¡Bienvenidos!
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- En discusión general y particular.
Tiene la palabra la Senadora señora Provoste.


La señora PROVOSTE.- Señor Presidente, a través de quienes nos acompañan hoy día, quiero saludar a las diversas agrupaciones de cultores y cultoras de la cueca.
Del mismo modo, expreso nuestro reconocimiento a todas las organizaciones de Atacama y del resto de nuestro país que día a día mantienen vivo nuestro patrimonio inmaterial: la cueca.
También quiero saludar y valorar el esfuerzo de los parlamentarios que presentaron este proyecto de ley. Me refiero a los Diputados señores Juan Luis Castro, quien nos acompaña en esta oportunidad, Juan Antonio Coloma e Issa Kort.
--(Aplausos en tribunas).
Señor Presidente, este proyecto fue visto en la Comisión de Educación del Senado, instancia en la cual lo aprobamos en forma unánime, porque entendemos que representa una oportunidad maravillosa para reconocer a quienes practican y viven la cueca y a quienes han hecho un esfuerzo muy importante por ser parte de una suerte de transmisión en cada uno de los rincones de nuestro país con el objetivo de que cada vez más jóvenes, más niños y niñas se sientan atraídos por el testimonio de tantos y tantas que, a lo largo de estos años -es el caso de Mario Catalán, Segundo Zamora, Luis Araneda, Raúl Lizama, Hernán "Nano" Núñez y, por cierto, de nuestra gran Margot Loyola-, han sido también transmisores de nuestro baile nacional.
Se ha hecho la distinción entre el Día Nacional de la Cueca y el Día Nacional del Cuequero y de la Cuequera. Por lo mismo, hoy día queremos reconocer a aquellos hombres y a aquellas mujeres que a través de esta manifestación de la cultura popular, de las danzas, de la música y la prosa son capaces de caracterizar su propio esfuerzo y perseverancia. Me refiero a todos quienes se identifican a plenitud con la cueca, a quienes son capaces de narrar su vida a través de los compases y que muchas veces ajustan sus rutinas diarias para poder practicarla.
Podemos ver cómo en cada establecimiento educacional se vive hoy día con más entusiasmo la cueca. Allí se transmite la importancia de que más niños y niñas -tal como hicieron nuestros antepasados- se sientan orgullosos de ser cultores de nuestro baile nacional y de ser cuequeros y cuequeras.
Por eso, queremos reconocer y valorar no solo a los autores de esta iniciativa, sino también a todos quienes en forma permanente rinden culto a nuestro símbolo patrio desde la danza; a los que son capaces de poner en su justo valor la iniciativa que hoy se discute en el Senado y que recoge minuciosamente la idiosincrasia de Chile.
Queremos, como decía nuestra gran Margot Loyola, que cada uno de nosotros baile la cueca como la sienta, como también lo hicieron Nano Núñez y tantos otros que ahora están presentes en las tribunas.
Quiero saludar a Sergio Veas, quien ha acompañado este proyecto de ley desde la Cámara de Diputados hasta el Senado, y a través de sus compases, invitar también a tantos y tantas para que sientan el orgullo de nuestro baile nacional.
--(Aplausos en tribunas).
Del mismo modo, quiero saludar a la Ministra de las Culturas, que se encuentra con nosotros.
En este momento, junto con la Senadora Ximena Rincón, estamos recibiendo mensajes que nos llegan desde la Región del Maule de parte de Martina y Matías. Desde Linares también nos mandan saludos quienes siguen la discusión que estamos llevando adelante.
Saludamos las distintas iniciativas que hoy se realizan en todo nuestro país.
También nos envían saludos desde Iquique y Arica. Nos señalan que desde Osorno hay publicaciones que se hallan esperando expectantes el resultado de la votación de este proyecto.
Ojalá que el Senado apruebe con mucho entusiasmo el Día Nacional del Cuequero y de la Cuequera.
He dicho.
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Si le parece a la Sala, se abrirá la votación.
Acordado.
En votación general y particular.
--(Durante la votación).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra la Senadora señora Von Baer.


La señora VON BAER.- Señor Presidente, el día que votamos este proyecto de ley en la Comisión de Educación subí una publicación a mis redes sociales que decía relación con el apoyo a esta iniciativa. Y hubo personas que preguntaron por qué estábamos votando y tramitando un tema tan poco relevante; por qué nos preocupábamos de generar un día más de actividades. Dijeron que era algo poco relevante. Y señalaron que por qué no nos preocupábamos de la construcción de hospitales, del estado de las calles, del empleo.
Y yo contesté que no estaba de acuerdo con tal planteamiento. No comparto que esta discusión sea menos relevante que otras que se dan en el Senado.
Y no estoy de acuerdo porque creo que la cultura, la música, nuestras tradiciones, el baile, y especialmente la cueca, son importantes, tanto como la construcción de hospitales, que son muy relevantes para la vida. Pero ¡por Dios, que es importante también la música! ¡Qué significativo resulta poder compartir tradiciones como la cueca, donde todos nos sentimos uno!
¿Quién no se emociona cuando escucha los primeros compases de la cueca?
¿Quién no siente que es chileno cuando aplaude el compás al principio de la cueca?
¿Quién no se siente identificado y siente de alguna manera que ahí está su hogar, su patria?
Por lo tanto, señor Presidente, creo que es relevante lo que hoy estamos votando: el Día Nacional del Cuequero y de la Cuequera.
Ya existe -lo planteaba la Presidenta de la Comisión de Educación- el Día de la Cueca. Pero es el 17 de septiembre, por lo que en cierta forma se funde con las celebraciones de Fiestas Patrias.
Cuando nosotros declaramos el establecimiento de un día en particular -cualquiera de los que hemos aprobado en el Congreso Nacional-, se genera efectivamente en torno a él una celebración especial en las escuelas, en las comunas, en las regiones, en el territorio. Por ello, estoy segura de que el 4 de julio va a ser un día en el cual todos vamos a bailar cueca: en las escuelas, en las comunas, en los territorios se va a bailar cueca. Y se va a reconocer a los cuequeros y las cuequeras a lo largo y ancho de nuestro país.
Creo que eso es algo muy relevante, muy importante, porque estamos poniendo en valor una tradición que es de todos nosotros. Vamos a unirnos en un día que se encuentra fuera de las Fiestas Patrias, pero que pone en valor nuestra tradición, lo que a todos nos vincula.
Quiero agradecerles a los Diputados Castro, Coloma y Kort por haber impulsado esta iniciativa. También, a quienes han acompañado la tramitación de este proyecto, como el folclorista Sergio Veas,...
--(Aplausos en tribunas).
... quien estuvo con nosotros en la Comisión de Educación, y se le notaba esa pasión, ese cariño por nuestro baile nacional.
Considero que eso es lo que nos debe inspirar el día de hoy: poner en valor, poner esa pasión y ese cariño que todos nosotros tenemos por la cueca.
Además, deseo recordar en este día a todos aquellos que cultivan nuestro baile nacional: que componen, cantan y bailan la cueca tradicional o la cueca brava, una más moderna. En el último tiempo, entre los más jóvenes se ha producido un renacer de la cueca, por los distintos tipos de cueca. ¡Y eso es algo maravilloso!
Y esa diversidad de la que hablábamos en la sesión anterior también se ve en algo que es común para todos. La cueca es común para todos; todos nos reconocemos de alguna manera en ella. Pero hay muchos estilos distintos de cueca.
Señor Presidente, apoyo con mucho entusiasmo la declaración de este Día.
¡Que viva la cueca!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Quiero saludar en forma muy especial al Ballet Folklórico Nacional, BAFONA, que se encuentra en las tribunas.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Durana.


El señor DURANA.- Señor Presidente, este proyecto de ley, que establece el Día Nacional del Cuequero y de la Cuequera, complementa las normas legales que han permitido visibilizar a la cueca como parte importante del patrimonio intangible de la chilenidad y que es fundamental cultivar como un elemento de identidad y comunidad nacional.
Hoy vemos cómo la juventud se incentiva para participar en la difusión de nuestro baile nacional.
Es preciso recordar que el 18 de septiembre de 1979, mediante el decreto N° 23, se declaró a la cueca como baile nacional, en razón de que esta expresión musical tiene gran raigambre en todo nuestro país.
Tal es la identificación de la cueca con los valores de la chilenidad que Arica es la creadora y sede del Campeonato Nacional de Cueca desde 1968, habiendo celebrado este año su versión número 50.
Dicho evento permite que a los pies del Morro de Arica y debajo de la bandera bicentenario más grande de Chile se reúnan cuequeros y cuequeras de todo nuestro país. Por eso, este campeonato es el epicentro anual de nuestro baile nacional, que constituye una expresión legítima de chilenidad.
Por ello, aprovecho la oportunidad, en el momento de manifestar mi aprobación a este proyecto de ley, de rendir un homenaje a todos quienes difunden nuestro baile nacional: a los cuequeros y las cuequeras; a nuestro Club de Huasos de Arica, una corporación de derecho privado que, al igual que nuestro Campeonato Nacional de Cueca, cumplió 50 años. ¡Donde muchos piensan que Chile termina es donde la chilenidad se vive y valora con mayor sentimiento!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Lagos.
¡Hay una gran expectativa por oírlo...!
--(Aplausos y manifestaciones en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- ¡Nadie ha hecho más por la cueca...!


El señor LAGOS.- Señor Presidente, deseo expresar un cariñoso saludo a todos quienes nos acompañan hoy día.
Para ser bien franco, dudé en hacer uso de la palabra...
--(Manifestaciones en la Sala y en tribunas).
El señor DE URRESTI.- ¡Un pie de cueca, un pie de cueca...!
El señor COLOMA.- ¡Tiqui tiqui ti...!
El señor LAGOS.- Asistí a la Comisión de Educación cuando se votó el proyecto de ley. Su Presidenta y sus integrantes tuvieron la gentileza de invitarme, a pesar de no ser un miembro permanente.
Solo quiero señalar lo siguiente, para que quede consignado.
En un mundo que se globaliza, en que las comunicaciones son cada día más fuertes, donde la integración hace que a ratos lo que uno es cueste defenderlo, cueste mantenerlo, porque, ¡claro!, -comillas- compite, -comillas- se ve expuesto a otras culturas, a otras tendencias, encuentro muy valioso lo que estamos haciendo en esta área y en otras en Chile. Lo digo con mucho respeto.
Hace treinta o cuarenta años en el país no hablábamos de nuestros pueblos originarios. Hoy día sí lo hacemos. Enfrentamos dificultades, tenemos desafíos con los pueblos originarios, pero hablamos de lo nuestro, hablamos de cosas que nos dan raíz y nos hacen identificarnos con algo propio.
Y en un mundo que se globaliza, en un mundo en el cual Chile pasa a ser algo más dentro de la aldea global, lo que nos fortalece es cuidar y promover lo que somos.
Les guste o no a muchos, la cueca es parte de Chile.
Creo que la Senadora Von Baer fue muy clara: cuando empiezan esos primeros aplausos, esos primeros compases, uno rápidamente identifica Chile, identifica nuestro país. Lo hace acá, lo hace en Valparaíso, lo hace en Santiago, lo hace en el extranjero.
Entonces, lo fácil es decir: "Declaremos el Día del Cuequero y de la Cuequera, uno más, después del 17 de septiembre, que es el de la Cueca". Pero considero que esto tiene un trasfondo.
¿Por qué dudé en hacer uso de la palabra, con la reacción cálida y simpática de quienes están en las tribunas?
Porque por circunstancias de la vida se me asocia con el tema del baile nacional.
--(Manifestaciones en tribunas).
¡Podemos discutir si fue bien o mal bailado, pero lo que está claro es que nadie se olvidó...!
--(Manifestaciones en tribunas).
Pero quiero decirles de la misma forma, y con mucho respeto, que después de ese acto fallido, ¡porque lo fue!...
--(Manifestaciones en tribunas).
... Está bien. Muy bien. Se agradece el cariño.
Como decía, tras ese acto fallido, incluso tomé clases de cueca.
El señor MONTES (Presidente).- ¡No se notó...!
El señor DE URRESTI.- ¡Por Internet...!
El señor LAGOS.- ¡No se notó la diferencia, como diría el Presidente del Senado...!
--(Manifestaciones en la Sala y en tribunas).
Pero quiero decirles que, a raíz de la educación que recibí -viví muchos años afuera; estuve en diez colegios; o sea, no tuve una educación en general como todo el mundo-, después me fui internalizando un poco más en el tema de la cueca. Y cosas que para ustedes serán obvias para mí no lo eran: ¡la cueca no es la misma en todo Chile!
¡Una Senadora me dice que no!
¡Obviamente que no!
Créanme cuando manifiesto que hace 20 a 30 años, a nivel masivo, entre los jóvenes, eso no era así.
¿Y qué observa uno hoy día?
El 18 de septiembre, por supuesto, se baila cueca, la que ha desplazado a otros bailes (a la salsa, a la cumbia). Y cuando veo a jóvenes practicando o bailando cueca (urbana, en fin) siento que hay un renacer de esa forma de expresión nacional.
Pero aquello es únicamente gracias a la persistencia de innumerables grupos folclóricos de Chile. En la Región de Valparaíso hay decenas; y cada uno, con su esfuerzo.
Yo solo quiero decirles que apoyo con muchas ganas este proyecto de ley.
Y reitero mi mensaje: nadie habla de no integrarse al mundo; pero uno también debe fortalecer lo que tiene, pues en esa medida se puede parar frente al resto.
La cueca, como muchas otras cosas, es parte de nosotros.
Hace diez años participé bailando una que quedó grabada a fuego en el inconsciente colectivo del pueblo chileno.
Desde ese momento he tenido gran respeto por nuestro baile nacional.
¡Si en aquel entonces hubiera bailado como lo hago hoy, no habría sido noticia....!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Coloma.


El señor COLOMA.- Señor Presidente, no me resistí a hablar después de que intervino el Senador que me antecedió, pues, como Su Señoría acaba de señalar, la forma en que bailó cueca en aquella ocasión quedó grabada a fuego.
En efecto, cada vez que uno baila cueca es comparado con él. Y la pregunta es "¿Estuvo mejor o peor que Lagos Weber...?".
El señor LAGOS.- Pero ¡"mejor" tampoco es bueno...!
El señor COLOMA.- ¡Y "peor" es grave...!
Sin embargo, de alguna manera aquello nos sitúa en la lógica de entender que la cueca se baila con el corazón, con el alma, y que eso se expresa de distintas formas.
En este mundo cada vez más globalizado, donde la música pareciera ser idéntica, en cada hemisferio o en los distintos continentes, hay ciertas expresiones que marcan la diferencia.
Ahora, ello no solo tiene que ver con una manera de mirar la vida, sino también con una forma especial de expresar la cultura.
Ahí es donde yo valoro el planteamiento de los tres Diputados que presentaron la moción pertinente, quienes pudieron captar algo que estaba en el ambiente pero que hoy día pasa a adquirir un grado superior.
Me parece que los autores del proyecto trataron de plantear de qué modo, como país, podíamos fortalecer nuestra identidad, nuestra forma de expresión, nuestra manera de ser conocidos. Y lo hicieron identificándonos con algo muy bonito, que se relaciona con la música y que tiene que ver con una pareja, con un coqueteo y con un desplazamiento muy particular.
Cada país posee su propia música, sus propios contextos. Pero en el nuestro la cueca -y comparto la afirmación hecha al respecto- se ha ido adentrando más en el corazón de la gente.
Valoro mucho que en cada lugar haya más de este tipo de expresiones, especialmente en el caso de los niños.
Hace algunas décadas únicamente algunos podían conocer la cueca. Hoy es emocionante verla hasta en el último rincón de nuestro territorio. Por ejemplo, en el Maule profundo, zona cuequera por excelencia, a esta altura no bailar cueca significa no entender lo que es esa expresión de identidad cultural.
Por tanto, creo que el Día Nacional del Cuequero y la Cuequera va a favorecer esa mirada, esa forma de ser conocidos.
Esperamos que a partir del próximo año -es emblemático lo que se está aprobando esta tarde- aquel día se celebre en Chile entero y que los pañuelos al viento surjan espontáneamente en todos los lugares con la expresión de alegría que significa nuestro baile nacional.
La cueca es alegre; es poética; tiene mensaje. No solamente no se baila igual en todas partes: sus manifestaciones son distintas.
Hay lugares de Chile -me lo contaban algunos Senadores- donde la cueca se canta mucho menos; es otra forma de expresión, que da preferencia a la música. En otras zonas se buscan nuevas modalidades. Y probablemente se va evolucionando, pero con una raíz común.
En verdad, me alegra que, después del debate tenso que tuvimos a propósito del asunto tratado precedentemente, podamos mostrar que nuestro país y el Parlamento son capaces de ponerse de acuerdo en cosas positivas, en crear cultura, en establecer nuevas formas de actuar.
Señor Presidente, me pone feliz el hecho de que dentro de pocos minutos -porque este proyecto ya fue aprobado por la Cámara de Diputados- podamos tener el Día Nacional del Cuequero y la Cuequera.
¡Gran noticia para Chile!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor García.


El señor GARCÍA.- Señor Presidente, los Senadores de Renovación Nacional nos sumamos a esta iniciativa.
Yo tengo la convicción de que los cuequeros y las cuequeras constituyen un gran movimiento social en nuestro país. Es cosa de ver el entusiasmo, la energía que despliegan los grupos folclóricos, los seguidores de nuestra danza nacional.
La cueca está en los jardines infantiles, en los colegios, en las juntas de vecinos, en los clubes de adultos mayores: ¡está en todas partes!
Por eso, a pesar de que tenemos el Día Nacional de la Cueca (como se ha dicho, se celebra el 17 de septiembre), me parece de toda justicia que también exista el Día Nacional del Cuequero y la Cuequera.
Nosotros votaremos a favor.
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Sandoval.


El señor SANDOVAL.- Señor Presidente, en momentos en que nos estamos refiriendo a los cuequeros y las cuequeras, yo quiero hacer un planteamiento desde el otro extremo.
El Senador Durana habló de Arica -la puerta norte, la puerta de entrada a nuestro país- y del Campeonato Nacional de Cueca que se realiza cada año en esa ciudad y que convoca a representantes de todas las regiones.
Yo voy a hablar desde el otro extremo: desde la Patagonia austral, zona donde las expresiones culturales tradicionales tienen una forma distinta, especial, que muchas veces se cruza con otras manifestaciones del folclore, algunas de ellas no muy arraigadas en nuestra ciudadanía; y por ello la cueca y sus cultores adquieren en dicho territorio una dimensión social y cultural absolutamente distinta.
Durante varios años en Coihaique, comuna de la que fui alcalde, desarrollamos el Campeonato Nacional de Cueca Sénior.
Al respecto, destaco el trabajo del grupo Inapilen, del pasado; de Carlos Ramírez, hoy día, y de numerosos otros cultores del folclore en nuestra Región, quienes han mantenido viva la expresión de nuestro baile.
Por eso, señor Presidente, desde la zona austral, desde la Región más linda de Chile, la de Aisén, no podemos menos que expresar nuestro total respaldo a esta iniciativa de ley.
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Castro.


El señor CASTRO.- Señor Presidente, aquí han aparecido representantes de la zona sur, de la zona norte. También, el Senador Lagos Weber, fiel exponente de la cueca.
Entonces, ¡cómo no voy a hablar yo, que soy de la zona central!
Yo me siento genuino representante de las zonas agrícolas (la central es una de ellas), donde la cueca es parte de las raíces, de la esencia de nuestro pueblo.
En mi época de alcalde apoyé mucho a los cuequeros y las cuequeras, porque aquella tradición ha mantenido vivo a nuestro país en términos del amor propio que se ha puesto para contribuir a su desarrollo agrícola.
Por consiguiente, no podíamos estar ausentes en el apoyo a esta iniciativa, que me parece razonable, buena.
Pero queda pendiente un problema: hoy día existen en Chile muchos campeonatos nacionales de cueca.
En mi opinión, deberíamos tener solamente un campeonato nacional de nuestro baile.
Ahí hay un gran desafío para las organizaciones de cuequeros y cuequeras de nuestro país en el sentido de ser capaces de concretar la existencia de un solo campeonato nacional.
En esa línea, las municipalidades y todo Chile deben tener la posibilidad de respaldar a cada pareja participante.
Así que con gran cariño, desde la zona central de nuestro país, vamos a apoyar el establecimiento del Día Nacional del Cuequero y la Cuequera, que es tan importante para mantener esa tradición en nuestra ciudadanía.
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Guillier.


El señor GUILLIER.- Seré muy breve, señor Presidente, pues prácticamente ya se ha dicho todo y vamos a aprobar por unanimidad este proyecto.
Quiero destacar que a veces los reconocimientos llegan tarde. En efecto, recién el 18 de septiembre de 1979 se reconoció institucionalmente la cueca como baile nacional.
Ennoblece a la cultura de los pueblos el reconocimiento de sus bailes nacionales, los que tienen diversas formas de expresión en las distintas zonas de cada país.
En la zona central de Chile existen buenos exponentes, incluso en esta misma Sala, de la cueca chora, de la cueca brava, de la cueca porteña.
Pero en el norte también tenemos una cueca singular, que es una combinación de la tradición pampina con el mundo prehispánico y el mundo español. Además, incluye elementos afroamericanos y, por cierto, andaluces.
La cueca, entonces, es una expresión del modo como va evolucionando Chile y de la manera en que se van enfrentando el paisaje, los tiempos, la cultura, los pueblos, las clases sociales.
El Día Nacional del Cuequero y la Cuequera dignifica. Por eso, obviamente, vamos a apoyar su establecimiento.
Hacemos un reconocimiento especial a los cultores de nuestro baile nacional.
Algunos han tenido resultados positivos en su proceso de aprendizaje; otros han sido un fracaso.
El Senador Lagos registró un progreso.
En mi caso, todos los años tomo cursos, pero cada vez estoy más enredado. Ello, porque cambio a los profesores y paso de la cueca clásica a la brava, a la porteña, a la chora y a la nortina. El resultado, sin duda, ¡es un tanto complejo...!
La bravía, la espontaneidad y el amor a nuestras tradiciones son los elementos que le dan gracia y significación a la cueca.
No importa que no se baile bien: la cosa es no achicarse.
¡Eso es lo que tenemos que valorar hoy al establecer el Día Nacional del Cuequero y la Cuequera!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Insulza, ¡a quien -me parece- su colega Lagos Weber lo ayudó a aprender a bailar cueca...!


El señor INSULZA.- ¡Le agradezco mucho el recuerdo que hace, Su Señoría...! Pero mi familia es originaria de la Región del Maule, donde se baila cueca desde hace muchos años.
Señor Presidente, varios colegas han hecho gala extensamente de sus conocimientos acerca de nuestro baile nacional. De modo que seré muy breve.
Tal vez lo más particular que puedo decir desde la Región que represento, la de Arica y Parinacota, es que durante la Parada Militar y el 7 de junio, día en que se conmemora la Toma del Morro de Arica, se realiza un gran desfile. Primero pasan las tropas. Después lo hacen los clubes de cuequeros y cuequeras, cuya cantidad de integrantes supera varias veces a la de los efectivos militares.
Ahora, si Sus Señorías preguntan van a descubrir que quienes desfilan vestidos de huaso y de china -gente de todas las edades- son una selección de los clubes de cueca de Arica.
Uno se pregunta por qué cuando va al Carnaval de Arica en febrero-marzo se encuentra con otros bailes (altiplánicos, aimaras, etcétera); por qué en los días patrios fundamentales se desfila y se baila la cueca. Simplemente, porque es uno de los símbolos nacionales más importantes.
Todos los habitantes de esa Región quieren mostrar que son chilenos y chilenas. Y la mejor forma de hacerlo ahí, como también en Aisén y en otros lugares de los que se ha hablado en esta Sala, es bailando cueca.
Por eso es tan significativo celebrar nuestra danza nacional y, asimismo, a quienes la practican, ya sea musicalmente o bailando: porque ¡hay pocos símbolos patrios más relevantes que la cueca chilena!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Por su intermedio, señor Presidente, quiero dirigirme a quienes se hallan en las tribunas y a las personas que están atentas al destino de esta iniciativa a lo largo de nuestro país, pero especialmente a las de la Región del Biobío, tierra de campeones nacionales de cueca en las competencias realizadas en Arica -hemos tenido la suerte de acompañar a los de Coronel, a los de Penco- y en las demás que se llevan a cabo en todo Chile.
Tal como decía el Senador Insulza, en los cultores de nuestro baile nacional hay un sentimiento profundo.
Al respecto, solo quiero agregar que mis amigos, cuando les pregunto por qué bailan cueca -a fin de año algunos superan las 300-, me responden: "La cueca es un sentimiento profundo. No hay cómo describirlo. Solo debe bailarse".
Señor Presidente, es una deuda que estamos pagándoles a quienes, a lo largo de nuestra nación, practican y bailan la cueca de manera absolutamente desinteresada.
En tal sentido, debo puntualizar que si uno va a un club a pedir que le enseñen a bailar cueca le dicen: "Nuestra paga es que lo haga lo mejor posible".
¡Los integrantes de los clubes de cueca actúan de corazón, poniendo plata de su bolsillo!
Por lo que sé, cultivar el baile nacional no tiene subvención del Estado.
Cuando los cuequeros viajan a competir sacan recursos de su bolsillo; se sacrifican; piden aportes; realizan bingos. Es decir, se trata de un baile nacional promovido y financiado, no por el Estado, sino por los propios cuequeros y cuequeras de Chile.
En tal sentido, el Día Nacional del Cuequero y la Cuequera es un legítimo premio al sacrificio realizado por muchísimas familias durante toda una vida en cada una de nuestras regiones para mantener una tradición.
Por eso, voy a votar a favor.
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Elizalde.


El señor ELIZALDE.- Es muy importante preservar las tradiciones, señor Presidente.
La mayor riqueza de Chile es su patrimonio cultural.
Represento a la Región del Maule -la de mayor ruralidad en nuestro país-, probablemente una de las regiones donde más se baila cueca. Esta es transmitida de generación en generación y se relaciona con lo que somos los chilenos.
La cueca se baila de diversas formas; muta de una región a otra, pero también ha cambiado con el tiempo.
En todo caso, la importancia radica en que constituye un elemento de la identidad nacional del que todos nos sentimos orgullosos.
Por eso me parece significativo este proyecto, que obviamente votaré a favor.
Por último, señor Presidente, quiero hacer un reconocimiento a todos los clubes de cueca existentes en nuestro país.
Sabemos de las dificultades con que muchas veces desarrollan su actividad. Sin embargo, hay un compromiso que los lleva a enfrentar y superar las adversidades.
Por lo expuesto, voto que sí.
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- No corresponde que la señora Ministra intervenga en esta instancia. Pero, dado que es la primera vez que está con nosotros, creo que la Sala estará de acuerdo en que lo haga.
¿Les parece a Sus Señorías?
Acordado.
Tiene la palabra, señora Ministra.


La señora PÉREZ (Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio).- Señor Presidente, saludo a Sus Señorías y les agradezco la oportunidad que me dan para hablar a propósito de este proyecto, que es tan importante para los cuequeros y las cuequeras.
Este gesto es parte de un reconocimiento que el Estado le hace a lo más profundo del arte de nuestro país.
Se trata de un arte popular que, como se ha dicho aquí, rescata lo más rico de nuestro patrimonio: las expresiones del baile nacional.
Quiero agradecer especialmente a nuestro elenco BAFONA, que se halla hoy día con nosotros, y a todos los parlamentarios que han trabajado para posibilitar que esta iniciativa esté a punto de ser ley.
Nos parece muy significativo que a partir de 2019 el 4 de julio de cada año se celebre el Día Nacional del Cuequero y la Cuequera.
¡Muchas gracias!
--(Aplausos en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor MONTES (Presidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba en general y en particular el proyecto (34 votos a favor), el cual queda despachado en este trámite.
Votaron las señoras Allende, Aravena, Ebensperger, Goic, Muñoz, Órdenes, Provoste, Rincón y Von Baer y los señores Bianchi, Castro, Coloma, De Urresti, Durana, Elizalde, Galilea, García, García-Huidobro, Girardi, Guillier, Harboe, Huenchumilla, Insulza, Kast, Lagos, Latorre, Montes, Navarro, Ossandón, Pérez Varela, Prohens, Quintana, Quinteros y Sandoval.
--(Aplausos en la Sala y en tribunas).
El señor MONTES (Presidente).- ¡Muchas gracias a los cuequeros y las cuequeras que nos acompañaron esta tarde!