Valparaíso | Por Felipe Harboe, senador por la Región del Biobío
Control del crimen y control de armas
Por Felipe Harboe, senador por la Región del Biobío (*)
Publicado el: 29/09/2017

Imagen foto_00000014

(*) Autores:
 Senador Harboe. Integrante del Foro Parlamentario sobre Armas Pequeñas y Ligeras
Karin Olofsson (Suecia) – Secretaria General del Foro Parlamentario sobre Armas Pequeñas y Ligeras

 

La masificación y mal uso de las Armas Pequeñas y Ligeras (APAL) tiene consecuencias devastadoras en todo el mundo. Alimentan los conflictos armados y la violencia urbana, incrementando los costos humanos, económicos y sociales en diversas regiones del mundo.

 

América Latina y el Caribe poseen la tasa más alta de homicidios por arma de fuego en el mundo. Según un estudio de UNODC (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), realizado en 36 países de América, el 66% de los homicidios involucraron el uso de armas de fuego. Es decir, casi 7 de cada 10 homicidios han sido producto del uso de armas de fuego.

 

Chile, tiene una de las tasas de homicidios más bajas de América del Sur, con 3,6 cada 100 mil habitantes, no obstante, en los últimos años se han incrementado las lesiones a causa de armas de fuego, lo que debe llevarnos a redoblar nuestros esfuerzos por controlar el acceso a estas armas en manos de la comunidad.

 

Desde el Congreso, hemos trabajado en la modificación y adaptación de la Ley de Control de Armas, estableciendo normas más estrictas para el registro, importación, tenencia y uso de las APAL, teniendo en cuenta que una sociedad con menos armas circulando, resulta un entorno de menor violencia y mayor respeto por la vida de las personas.

 

En momentos de definiciones de políticas públicas, resulta determinante que todos los aspirantes a dirigir el país asuman un compromiso con la reducción y control de las armas y así, aportar a una sociedad más pacífica. Para ello, resulta pertinente sugerir incorporar al derecho interno normas contenidas en el Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) y el Programa de Acción de las Naciones Unidas[1] (UNPoA), instrumentos multilaterales que proveen herramientas de política pública basadas en datos científicos sobre cómo prevenir y reducir el fenómeno de violencia que actualmente se relaciona a la proliferación de armas pequeñas y ligeras (APAL).

 

Finalmente, desde el Foro Parlamentario sobre Armas Pequeñas y Ligeras estamos contribuyendo al logro de sociedades más pacíficas y desarrolladas, mediante la acción parlamentaria contra la violencia armada, coordinando legislaciones y acciones destinadas a reducir las armas pequeñas y ligeras en nuestras sociedades. Desde el Foro y en el Senado de la República de Chile, seguiremos impulsando acciones fundamentales que contribuyan a que América Latina y el Caribe reduzcan sus niveles de violencia y aportemos a que sus ciudadanos se sientan en paz y tranquilidad.



[1] Nombre completo: Programa de Acción para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos