Valparaíso | Departamento de Prensa | Boletín Nº 11067-12
Cultivo, extracción y comercialización de especies silvestres deberá tener un plan de manejo
Esto podría ser una exigencia, de aprobarse la moción que analizará la Comisión de Medio Ambiente.
Publicado el: 17/02/2017

Las personas, organizaciones o empresas que se dediquen al cultivo, extracción, comercialización de especies silvestres o asilvestradas, como el maqui, calafate, chilco, cauchao, murta, boldo, bailahuen, matico, peumo y otras, y las que se dediquen a las algas marinas, tendrán que presentar o ser parte de un plan de manejo aprobado por la autoridad competente, así lo propone la moción presentada por el senador Antonio Horvath.

 

El proyecto será estudiado por la Comisión de Medio Ambiente y Bienes Nacionales, y considera: la alta biodiversidad que tiene Chile por su condición geográfica, tanto territorial como marítima y los múltiples usos de las especies silvestres en las áreas de medicina, alimentación, cosmética, energía, colorantes y otras aplicaciones.

 

INFORMACIÓN

 

Con todo, este Plan de Manejo deberá contemplar la siguiente información:

 

- Lugar de extracción y su extensión en mapa de al menos escala 1:50.000, obtenible en el comercioImagen foto_00000015

 

- Cantidad a extraer

- Instrumentos y modalidad de extracción

 

- Toma de muestras para su análisis en laboratorio

 

- Garantizar el proceso de reproducción o de frutos para temporadas siguientes, como son las podas y reproducción

 

- Uso racional y sostenible

 

- Trazabilidad desde origen hasta centros de consumos en términos generales

 

- Método de riego si lo hubiese

 

- Viverización si corresponde

 

- Poda y otros

 

Se propone que la contravención a la presentación del Plan de Manejo o algunos de los compromisos que en él se manifiestan, tendrá una multa de 10 a 100 UF, que podrá ser duplicada en caso de reincidencia por la magnitud del daño que se realiza y además a la prohibición de su extracción.

 

EJEMPLOS

 

En la moción se detalla  la alta demanda de extracción de especies como el maqui (aristotelia chilensis), cada vez más conocido y valorado y otras como el calafate (Berberis buxifolia, la murta (ugni molinae), el cauchao (fruto del árbol de la luma), chilco (Fuchsia magellánica) y otras más conocidas como boldo (peumus boldus), bailahuen (Haplopappus baylahuen), matico y canelo (Drimys winteri), entre muchas otras a las que hay que considerar las de los  ecosistemas marinos en gran variedad de algas.

 

El aumento de la extracción, desde casi cero el año 2007 a 200 toneladas el año 2015, (en el caso del maqui, alcanzando un valor superior a U$ 4.500.000, siendo los destinos de exportación: Alemania (25%), Estados Unidos (24%), Corea del Sur (16%), Italia (16%), (según figura 2).

 

Asimismo se destaca la capacidad de antioxidantes (absorción de radicales de oxígeno) de las especies nativas es muy alta.

 

"Por otra parte su alto contenido de compuestos fenólicos transforma al maqui en una especia de interés para la industria cosmética, tanto por su condición antioxidante como por su actividad antimicrobiana, pudiendo ser utilizado como presevante de origen vegetal", prosigue la argumentación.

 

En el mercado farmacéutico nacional e internacional, el maqui se puede encontrar en distintos formatos, entre los que destacan los suplementos alimenticios en cápsulas y productos cosméticos como cremas que promueven la recuperación de tejidos y un envejecimiento más lento de las células de la piel, pelo y uñas.

 

"Dados los beneficios del maqui y su creciente demanda a nivel internacional, surge el interés de manejar esta especie con fines productivos, lo que ha dado origen a variadas iniciativas para determinar las mejores técnicas de cultivo para la especie, técnicas de propagación y selección genética".

 

Ante este escenario, menciona el autor, "el que su extracción se hace de manera cada vez más extensiva e intensiva, sin planes de manejo ni modos que garanticen su sustentabilidad, incluso haciendo cosecha de algunas especies con machetes, motosierras, garrotes, lo que además las hace más vulnerables a las plagas y a no garantizar su reproducción o florecimiento".

 

"Por ello la conveniencia de obligar a planes de manejo a resguardar las prácticas de extracción, definir trazabilidad de los productos y el cuidado de los ecosistemas asociados", resalta el senador.