Valparaíso | Departamento de Prensa | Boletín Nº 10.740-07
Inician debate sobre beneficios en condenas de cárcel de personas mayores y enfermos terminales
La Comisión de Derechos Humanos recibió al Ministro de Justicia y agrupaciones civiles con quienes revisaron tres proyecto de ley que buscan entregar facilidades para cumplir condenas remitidas en ciertos casos.
Publicado el: 25/05/2017

Imagen foto_00000015Con el objetivo de conocer diversos proyectos de ley relativos a la posibilidad de beneficiar con penas remitidas de cárcel a aquellas personas que se encuentran en un estado terminal de enfermedad o que sean mayores, la Comisión de Derechos Humanos del Senado recibió al Ministro de Justicia, Jaime Campos, y a representantes de la Agrupación Hijos y Nietos Prisioneros del Pasado.

 

De los tres proyectos que se debatieron, todos iniciados en moción por parte de senadores, dos buscan que se modifique el artículo 87 del Código Penal, y el último solicita el cambio del artículo 86 del mismo código (Boletines N°s 10.740-07, 10.745-07, 17.746-07). 

 

La senadora y presidenta de la instancia, Jacqueline Van Rysselberghe,  agregó a la discusión que también hay proyectos que se han presentado en la Cámara de Diputados (moción del diputado Juan Bustos) por lo que “me parece valioso que haya voluntad de abrir una discusión en una tema que efectivamente es conflictivo, pero que creo que hay que abordar”.

 

En la actual legislación, la figura del indulto solo puede ser entregada por el Ministro de Justicia por orden del Presidente de la República, y es éste último el que determina dependiendo de las condiciones si es que se entrega o no, mientras que en estas propuestas, se busca que sea el Servicio Médico Legal el que pueda establecer si las personas que se buscan beneficiar pueden terminar de cumplir su condena con arresto domiciliario.

 

El senador Francisco Chahuán, que fue invitado a esta discusión por su condición de coautor de dos mociones, precisó tras la sesión que “se buscan establecer cumplimientos alternativos y que va a permitir que aquellas personas que tengan una enfermedad avanzada y en grado terminal, dispuesto por informes del Servicio Médico Legal, puedan pasar sus últimos días con arresto domiciliario en sus respectivas viviendas”.

 

Estas iniciativas no buscan que se elimine la pena, a diferencia del indulto presidencial, sino que lo que proponen es que aquellas personas que reúnan alguna de estas condiciones, puedan terminar de cumplir su condena en su vivienda, con las restricciones inherentes a la misma.

 

El senador Pedro Araya, miembro de la Comisión explicó que “lo importante es que abramos la discusión de si es que como país queremos avanzar en establecer un sistema sustitutivo de penas, a partir de eso yo creo que la discusión que se ha dado hoy abre una puerta a tener una definición como política de Estado a si vamos a tener un tipo de indulto distinto al que tenemos hoy en nuestra legislación”.

 

Por su parte, el senador Manuel José Ossandón, quien también es miembro de la comisión, afirmó que desde su punto de vista “nadie en Chile merece tener un hijo engrillado, ni morir engrillado, eso quiere decir que no solo tenga los fierros puestos, sino que en el fondo en este proceso involucremos a la familia, nietos y bisnietos y yo creo que hay que avanzar con acciones como ésta a la reconciliación por los dos lados”.

 

La Comisión de Derechos Humanos continuará con esta discusión durante su próxima sesión, donde también definirán si es que deciden refundir los tres textos en una solo lo que debe ser autorizado por la Sala del Senado, o bien continuar discutiéndolos por separado.