Valparaíso | Departamento de Prensa
Kenneth Pugh, zarpando en los mares del Congreso Nacional
Su nombre es difícil de pronunciar, y por lo mismo no son pocos los que le preguntan ¿cómo se dice? En esta entrevista nos abre su lado más humano, contándonos cómo han sido sus primeros días en los pasillos y oficinas de su nueva ‘destinación’.
Publicado el: 01/04/2018

Intenso. Así es el nuevo senador por la región de Valparaíso, Kenneth Pugh. Habla rápido y repite con insistencia su amor por el puerto principal. Ingeniero Naval de armamentos con mención electrónica, este porteño de 59 años, arribó a la Cámara Alta luego de una larga travesía de 40 años en la Armada y otros tantos en el mundo de las organizaciones sociales y patrimoniales.

 

Imagen foto_00000020

Nos recibe en el piso más alto del edificio del Congreso para mostrarnos sus dos grandes pasiones: el mar y los cerros de Valparaíso, esas calles y quebradas donde vive la gente que representará. Y de pasada nos corrige: “Ojo, que también esta circunscripción contempla Isla de Pascua, eso es inédito. Representamos cuatro mil kilómetros de ancho que van desde Los Andes a Rapa Nui”, nos hace ver.

 

Mi primera pregunta no tiene nada de original, pero es imposible no hacerla: ¿cómo es que un marino llega al Senado?

 

Por convicción. En la Armada comenzó mi servicio público y cuando pasé al retiro, me inserté por cuatro años en la sociedad civil acá mismo en Valparaíso, participando del primer ‘think tank’ de regiones, la fundación Piensa. Allí trabajamos ideas para mejorar la calidad de vida a las personas que viven en la región. Cuando estaba ahí, veía con desesperación cómo tratábamos de influir y no podíamos, porque las leyes salían de otra manera y no producían los efectos que esperábamos de ellas. Así decidí postularme para generar leyes que sí respondan a las necesidades de la ciudadanía. Vengo a ayudar a hacer mejores leyes”.

 

VILLA VICTORIA, AMOR PATRIMONIAL

 

Cuenta también que en su vida civil, junto a su señora, comparten otro proyecto muy preciado que combina las pasiones de su familia: la restauración patrimonial y la repostería (por parte de ella); y la historia y la tecnología (por parte de él). Así dieron forma al proyecto Villa Victoria, una muestra en vivo del Valparaíso del siglo XIX. Ahí los turistas y jóvenes locales pueden conocer la arquitectura y costumbres de la época. “Lo que no se conoce no se cuida, por eso acercamos la historia de nuestra ciudad y esperamos que sea valorada por todos”, enfatiza.

 

Hablando de la familia, sonríe cuando le consulto si tiene nietos: “Me casé casi con 36 años porque como marino tuve muchas destinaciones –en zonas extremas en Chile y en Israel-, y como soltero, me mandaban a donde solicitaba. Cuando volví al país conocí a María Victoria, la que hoy es mi señora y ahí nos casamos y empezaron a llegar los hijos cada dos años. Mis hijos tienen 21, 19 y 17 años. Y mi conchito es una niñita de 15 años. El mayor quiere ser periodista, el siguiente quiere estudiar medicina, el tercero no lo tiene claro porque está en cuarto medio, y la más chica, menos”.

 

SENADOR TEK

 

Buscando información para saber quién es Kenneth Pugh, descubrimos que tiene su página web y maneja él mismo su Twitter, Facebook e Instagram. Adora diseñar web, expertise que obtuvo en Israel cuando conoció la tecnología para conectar redes y el lenguaje html en los tiempos en que Internet estaba en pañales. En su web recibe las demandas de la ciudadanía, en base a las cuales pretende elaborar proyectos de ley. Ahora reconoce que la demanda se ha quintuplicado y por eso cuenta con un equipo para gestionar esas respuestas, lo que, hasta hace unos días, hacía solo.

 

Imagen foto_00000022Se apasiona cuando habla de tecnología, los ojos le brillan. Y nos lanza una idea revolucionaria. “Quiero tener oficinas territoriales virtuales. Sé que por formalidad debo tener una dirección física, pero ¿por qué no conocer las necesidades de nuestros electores usando whasapp o twitter? Me he planteado ser un parlamentario del siglo XXI, usando las redes a nuestro favor”, nos dice.

 

Hablando de movilidad, le pregunto ¿iphone o android? Se ríe y confiesa ser un amante de la tecnología IOS, pero lo importante es que no se separa de su teléfono y su computador. “Creo que también uno tiene la capacidad de estar conectado con muchas cosas. Privilegio la sincronización. También soy un fanático de los sistemas abiertos, los software libres”, nos cuenta.

 

Aprovechando que estamos hablando de los dispositivos electrónicos, le pregunto qué prefiere de regalo. Su respuesta me sorprende porque me imagino que me dirá algo tecnológico. “La verdad es que los libros son mi pasión. Me gusta leer en papel y soy un fanático de la lectura. Tengo todo para leer en dispositivos electrónicos, pero los uso para trabajar. Cuando se trata de disfrutar, prefiero hojear un libro”, nos comenta.

 

KENNETH, EL LÍDER

 

Finalmente, hablamos de cómo han sido estos días en el Congreso Nacional. Me cuenta que se siente a gusto porque está en su casa: Valparaíso. Solo me hace ver un inconveniente práctico. “A la gente le cuesta recordar mi nombre porque es raro. Provengo de una familia de inmigrantes. Mi abuelo llegó de Gales a este puerto en 1906. Kenneth significa capitán y lo heredé de mi padre. En mi nombre llevo implícito el liderazgo. Y Pugh es difícil de pronunciar e incluso el Presidente Piñera cuando me saludó me preguntó cómo se dice. Pues bien esa ha sido la única complicación que he tenido estas semanas, todo el resto ha sido fantástico. Espero ser un buen senador. Honrado, valiente y amante de la Patria”, cierra la entrevista cual juramento.

google2de928d48115021b.html