| Por David Sandoval, senador por la región de Aysén
La red de parques en Aysén y sus efectos en la ganadería
Por David Sandoval, senador por la región de Aysén
Publicado el: 06/04/2018

Imagen foto_00000019Quiero oficiar a los ministros de Medio Ambiente, Bienes Nacionales y del Interior, con copia a la intendenta de la Región de Aysén, y los alcaldes de Cochrane y Chile Chico, atendiendo la situación representada por la Asociación Gremial Ganaderos de Puerto Guadal, con quienes nos reunimos el miércoles recién pasado en la localidad de Puerto Guadal.

 

Guadal es una localidad de la ribera sur del lago General Carrera, un lago binacional. La comuna de Chile Chico es una comuna fronteriza, con todos los efectos que ello tiene, que hoy día está pasando una situación compleja desde el punto de vista del empleo, a consecuencia de algunos cierres de actividades productivas.

 

A consecuencia de la construcción de la Red Parques de la Patagonia, específicamente el parque Patagonia, que es el que está concentrado en la zona del valle Chacabuco, en la comuna de Cochrane, existe la intención de anexar dos áreas que también están bajo la zona de protección: uno, la Reserva Nacional Jeinimeni, y el otro, tierras fiscales adscritas, por cierto, a los límites norte de este parque patagónico.

 

En la Comisión de Medio Ambiente de este Senado, la propia ministra señalaba la necesidad de compatibilizar el desarrollo económico con el equilibrio ambiental y la equidad social.

 

Todos en la región valoramos nuestra condición ambiental, lo que significa y tenemos un gran respeto también por preservar uno de nuestros principales patrimonios, pero aquí lo que está pasando es que al adscribir a este parque Patagonia y las tierras fiscales adyacentes, se está terminando con la posibilidad de que los pobladores de toda esta faja de tierras fiscales -que va prácticamente desde puerto Bertrand hasta Mallín Grande, casi la mitad de la ribera sur del lago General Carrera-, puedan desarrollar la ganadería.

 

Esta actividad se vería fuertemente amenazada, ya que se les estarían reduciendo en alrededor de cinco meses el acceso a alimentación del ganado. Nuestra ganadería es extensiva y se usa mucho este tema de invernada y veranada.

 

Me reuní con pobladores de Mellín Grande, Puerto Bertrand, el León y Guadal, quienes me manifestaron orgullosamente esta inquietud. Incluso, en esa reunión hasta había personas muy vinculadas al mundo de la protección ambiental de la misma zona.

 

Nadie discute que debe compatibilizarse el necesario desarrollo con la preservación de actividades tan propias de nuestra región.

 

Ante la inminencia de la toma de razón del decreto que crea esta red de parques, necesitamos que estos ministerios intervengan, a objeto de revisar esta situación y corregir los eventuales efectos que esto tenga.

google2de928d48115021b.html