Valparaíso | Por Antonio Horvath, senador por la Región de Aysén
Los beneficios de la generación eléctrica residencial
Por Antonio Horvath, senador por la Región de Aysén
Publicado el: 30/11/2017

Imagen foto_00000014Una vez conocidos los resultados de la primera vuelta presidencial, el martes 21 de noviembre, nuestro equipo de trabajo tuvo la oportunidad de asistir a la suscripción de un trascendental acuerdo que busca reactivar una iniciativa referida a la generación eléctrica residencial, que hoy se encuentra en primer trámite en el Senado, cuyo propósito es aumentar la generación residencial, pasando de una potencia instalada de 100 a 300 Kilowatts. El Ejecutivo comprometió su apoyo a la moción parlamentaria ingresada a la Cámara Alta en 2013.

 

En dicha instancia, tanto los ministerios de Energía y Secretaría General de la Presidencia (Segpres) se comprometieron a ingresar una indicación sustitutiva en favor de los dos principales objetivos del proyecto de ley, uno de los cuales es permitir que un generador eléctrico pueda descontar sus inyecciones en más de un punto de consumo asociado a su Rut, o una empresa relacionada, dentro del mismo territorio de una empresa de concesión de distribución de electricidad; mientras que el otro es impulsar una mayor generación distribuida de energías limpias, bajo el principio del autoconsumo eléctrico.

 

Según el acuerdo alcanzado, el Gobierno se sumará a la moción que patrocinamos varios senadores ingresando en las próximos semanas una indicación sustitutiva en línea con los objetivos planteados. Además, ambas partes propiciamos el objetivo de que se permita impulsar de manera significativa el aumento de generación de electricidad, mediante la utilización de energías renovables no convencionales,  favoreciendo que más familias de nuestro país dispongan de energía limpia, especialmente en ciudades muy contaminadas, como son Coyhaique y Temuco.

 

Cabe destacar que el proyecto también trae asociados otros beneficios, como el desarrollo del mercado eléctrico mediante la comercialización de equipos e instaladores, lo que implica nuevas fuentes de trabajo, aparte de la democratización de la generación y distribución eléctricas.

 

Como parlamentario, que desde siempre me he jugado por el desarrollo de las energías renovables no convencionales, no puedo sino expresar mi mayor satisfacción frente a este acuerdo que permitirá impulsar de manera significativa el aumento de generación de electricidad, mediante la utilización de las referidas energías renovables no convencionales; todo lo cual concuerda con el objetivo ulterior de dotar a las familias de zonas contaminadas, como Coyhaique, de sistemas de calefacción limpios y amigables con el medio ambiente. Ad portas de la segunda vuelta presidencial, se vuelve mucho más importante que la Comisión de Energía del Senado también avance en este sentido.