Valparaíso | Departamento de Prensa | Boletín Nº 9656-15
Turismo de cruceros: incentivar el desarrollo del cabotaje internacional en todo el país sin afectar la industria nacional
Esa es la disyuntiva que deberán resolver las Comisiones de Transportes y de Trabajo, en el marco del estudio en particular del proyecto en primer trámite, que busca autorizar el cabotaje a cruceros de bandera extranjera, de más de 400 pasajeros.
Publicado el: 13/04/2018

Chile cuenta con más de 4 mil kilómetros de costa y, en la actualidad, el fuerte del cabotaje de pasajeros se concentra en la zona sur del país, donde existe una industria turística nacional de larga data y que manejan un mercado de naves pequeñas y medianas de unos 200 pasajeros.

 

Sin embargo, un grupo de senadores encabezados por Alejandro Navarro, Alejandro Guillier y Ricardo Lagos pretenden incentivar el turismo de cruceros a través de una moción que permite el cabotaje de pasajeros, para barcos de bandera extranjera con una capacidad de transporte igual o superior a 400 pasajeros, cuyo origen y destino sean puntos del territorio nacional y entre éstos y artefactos navales instalados en el mar territorial o en la zona económica exclusiva.

 

Asimismo, se pretende permitir el cabotaje de pasajeros en naves extranjeras con una capacidad menor a 400 pasajeros, en aquellos casos en que en la correspondiente ruta específica no exista disponibilidad de naves chilenas, en conformidad al reglamento que al efecto se dicte.

 

Por acuerdo de la Sala, la iniciativa que cumple su primer trámite, volverá a las Comisiones de Transportes y de Trabajo con el fin de emitir un nuevo segundo informe. Además, en el caso de la primera comisión se abrió plazo para presentar indicaciones hasta el 30 de abril.

 

Ello, porque la iniciativa generó aprensiones y algunas dudas respecto al efecto que podría tener en el cabotaje nacional y en el ámbito laboral puesto que muchas regiones viven del turismo de pasajeros y podrían verse afectadas si no se garantizan igualdad de condiciones laborales y tributarias para las empresas tanto nacionales como extranjeras.

 

Imagen foto_00000015Durante el debate intervinieron los senadores Francisco Chahuán, Rabindranath Quinteros, Iván Moreira, Luz Ebensperger, Alejandro Navarro, Isabel Allende, Ricardo Lagos Weber, Alejandro Guillier, Kenneth Pugh, Carolina Goic, José Miguel Insulza y Felipe Kast.

 

 

 

 

 

 

APRENSIONES Y CONSULTAS

 

CHAHUÁN 

“Presenté una indicación que establecía que las naves extranjeras que efectúen cabotaje de personas, además de sujetarse al régimen legal chileno, deberían contar con una tripulación chilena que no sea inferior a un quince por ciento de la dotación. Lamentablemente, fue rechazada pero esta disposición tenía por objeto proteger la fuente laboral de nuestros tripulantes, que cuentan con una reconocida experiencia en nuestro mar y que requiere precisamente de tripulantes muy bien entrenados para dicho oficio”.

 

QUINTEROS 

“Para que haya una verdadera libre competencia debe resguardarse necesariamente que dicha competencia se produzca en igualdad de condiciones. El cabotaje, en la zona sur austral no solo es vital para las economías regionales, sino que además cumple con roles geopolíticos de conectividad e integración. Asimismo, hay impacto en puestos de trabajo nacionales, pues solo en la zona sur austral existen a lo menos más de 20 mil personas laborando directa o indirectamente en actividades relacionadas con el cabotaje”.

  

MOREIRA 

“En la realidad de la zona norte, donde no existe cabotaje de pasajeros este proyecto le abre las puertas. Pero en nuestra Región de Los Lagos hay una industria, hay trabajadores que dependen de estas empresas y también de esta actividad. Entonces, no puede ser que un barco de una bandera extranjera tenga mayores facilidades en las leyes laborales y tributarias.

 

EBENSPERGER

“En representación de la Región de Tarapacá, este es un muy buen proyecto para el desarrollo de la empresa y del área del turismo en nuestra región, en que se está abriendo un mercado que estaba cerrado artificialmente, desde mi punto de vista, en los tiempos de hoy. Comparto también que el límite sea permitir el cabotaje en aquellos barcos con una capacidad igual o superior a 400 pasajeros y que se regulen las condiciones de permitirlo cuando sea inferior a dicha capacidad”.

 

NAVARRO

“Lo que hay que hacer es abrirse al turismo mundial, hacer que los puertos chilenos puedan brindar acogida y recogida a pasajeros por un período de 7 días, de tal manera que alguien pueda subir a Antofagasta, bajarse en Punta Arenas y regresar y bajarse en Valparaíso.    Hoy día eso no lo pueden hacer. Esto va a provocar un alza absoluta e inmediata de la demanda por los cruceros, que tanto en Estados Unidos como en Chile es una forma creciente de viajar.”

 

ALLENDE

“En Chile debemos ver la forma para que la liberalización del cabotaje de pasajeros a naves extranjeras se encuentre en armonía con la protección de la industria nacional. Hoy, el transporte de pasajeros nacional por mar se da mayormente -como aquí se ha dicho- en el sur de Chile y lo hacen naves que llevan menos de 200 pasajeros. Por esto, es que la moción propone como límite 400 pasajeros, para que a las naves que tengan dicha capacidad se les permita realizar cabotaje de pasajeros”.

 

LAGOS WEBER 

“Más allá de que este proyecto va a ir a la Comisión de Trabajo, aquí la discusión es si es que en determinados puertos de Chile las naves que lleven pasajeros a bordo pueden ser o no extranjeras. Y la propuesta que está en este proyecto de ley dice que sí en el caso de aquellas naves por sobre 400 pasajeros, o menos de 400 en aquellos sectores que no estén cubiertos por naves nacionales”.

 

GUILLIER

“Quiero destacar que en el año 2016 cuatrocientos mil turistas ingresaron a Chile vía cruceros, pero no pudieron recorrer el país. Se concentran en el punto de llegada, normalmente la zona central: Valparaíso. Por consiguiente, Chile tiene una oportunidad. La flota chilena no supera los 210. Por lo tanto,  se les ha dado un enorme margen de protección a los navieros chilenos. Y además, cubre una pequeña parte del territorio”.

 

PUGH

“El país no está a la altura y aquí no hemos dado el ancho. Y quizás la gran experiencia que tenemos que tomar de esta discusión es entender el fenómeno de lo que significa moverse en uno de estos cruceros, porque la moción que estamos discutiendo es para liberar el cabotaje para pasajeros de cruceros, quiere decir, los barcos más grandes. Esos barcos, si los asemejamos a un bus porque pensamos más como buses, los buses no llegan a un terminal que está en una faena minera. Y aquí en Chile no tenemos terminales oceánicos de cruceros y tenemos que usar un terminal de carga”.

 

GOIC

“El mismo Ministerio, durante la tramitación, señaló que recomendaba el analizar  la pertinencia de fijación de cuotas de cabotaje, a fin de fomentar la contratación de trabajadores chilenos; la existencia de una adecuado resguardo sobre la responsabilidad del contrato; el fijar la jornada laboral, y cómo conviven cuando hay personas que se desempeñan en el buque, que vienen de otros países, con trabajadores que pudieran contratarse nacionales, cómo conviven ambas situaciones, cuál es el marco jurídico que prima”.

 

INSULZA 

“Quiero empezar por felicitar a los autores de esta moción. Y decir que, en lo que a mí respecta, no veo razón para no apoyarla plenamente, aceptando que si tiene que ir a otra Comisión -a ver si se considera-, pues se hará. El punto es que aquí existe una gran industria en el mundo que deja mucho dinero en los países a los cuales va. Tal vez podría dejar más si adoptáramos otras medidas. O sea, si nuestros puertos estuvieran más dotados de facilidades y nuestros artesanos fueran más competitivos en las cosas que ofrecen a la gente que llega de los cruceros, se ganaría más. Pero es una industria que crece”.

 

KAST

“Además de suscribir buena parte de lo que se ha dicho y felicitar a los autores, yo creo que sí aprovechar la oportunidad, en forma muy breve, de reflexionar qué sentido tiene hoy día tener un proteccionismo como este. Quiero invitar a esta Sala a que no solamente reflexionemos sobre los beneficios que pueda tener esta ley, sino que nos atrevamos a poder ir más lejos y hacernos preguntas un poco más difíciles, que es efectivamente si es que tiene hoy día sentido alguno el que tengamos proteccionismo entre quienes puedan navegar en nuestras costas”.