| Por Iván Moreira, senador por la región de Los Lagos
Y los jubilados ¿cuándo?
Por Iván Moreira, senador por la región de Los Lagos
Publicado el: 03/03/2017

Imagen foto_00000019Desde principios del 2016, se instaló con fuerza en la sociedad chilena la discusión sobre el futuro del sistema de pensiones. Pasados varios meses del inicio del debate, se ha logrado llegar a una discusión más seria y profunda sobre cómo el sistema de ahorro de los trabajadores, así como las actuales pensiones que reciben aquellos ya jubilados. Y sobre estos dos puntos ya hemos planteado una propuesta clara y concreta.

 

Respecto a cómo mejorar el sistema de ahorro de los actuales trabajadores, es necesario que aumenten las cotizaciones y que el 100% de este ahorro vaya a la cuenta personal del trabajador.

 

Asimismo, proponemos que se modifique el sistema de manera tal que se aplique el principio “todos ganamos o todos perdemos”, de manera que parte de las utilidades vayan a la cuenta de los afiliados y, en el caso de que existan pérdidas, estas también sean absorbidas en partes iguales por trabajadores y la AFP.

 

Algunas otras medidas que consideramos necesarias de aplicar en la brevedad son: generar un sistema de Ahorro Previsional Voluntarios (APV) especial para la clase media; donde el Estado entregue una bonificación a aquellos trabajadores que con esfuerzo realizan un ahorro extra para su jubilación;  eliminar el cobro de comisiones extras por parte de las AFP; aumentar las sanciones y multas para aquellos empleadores que no paguen, o paguen menos cotizaciones que las establecidas por la ley; y el incentivo para el aumento voluntario de la edad de jubilación de las mujeres trabajadoras.

 

Pero la discusión del tema del ahorro previsional no puede dejar afuera el actual problema que viven miles de chilenos, que ya están pensionados y que no les alcanza para vivir dignamente. Para ellos tienes que existir una propuesta de manera de mejorar en el corto plazo su calidad de vida.

 

La región de Los Lagos tiene un número importante de adultos mayores que reciben pensión básica solidaria, esta representa un 8% de los pensionados del país, un dato no menor considerando la proporcionalidad poblacional, además del alto costo de la vida de la región.