Click acá para ir directamente al contenido

Apoyo unánime a la idea de legislar del proyecto de ley de migración y extranjería

La iniciativa que está cumpliendo su primer trámite ahora debe ser analizada en particular, para lo cual se acordó como plazo este viernes para presentar indicaciones

13 de agosto de 2019

Imagen foto_00000007Un contundente respaldo tuvo en la Sala del Senado el proyecto de ley sobre migración y extranjería, al ser aporbado en general con la unanimidad de los senadores presentes en la Sala. Ahora corresponde la discusión en particular, para lo cual se fijó este viernes 16 de agosto como la fecha tope para presentar indicaciones.

 

Durante el debate intervinieron los senadores Alejandro Navarro, Juan Pablo Letelier, Isabel Allende, Iván Moreira, Rabindranath Quinteros, Jorge Pizarro, Luz Ebensperger, Ricardo Lagos Weber, Ximena RincónJosé Miguel Insulza, Francisco Chahuán, Rodrigo Galilea, Juan Ignacio Latorre, Juan Antonio Coloma, Felipe Kast, Jaime QuintanaRafael Prohens, Yasna Provoste, José Durana y Francisco Huenchumilla

 

En la sesión se dejó constancia de los temas que se deben abordar durante la discusión del articulado, entre otros, reflexionar sobre el cambio de categoría migratoria una vez que se está dentro del país; alcances del principio de no devolución; mecanismo e institucionalidad para la convalidación de títulos; medidas para la inclusión de trabajadores migrantes; oportunidades y acceso de cargo fiscal.

 

El senador Navarro informó los detalles de la tramitación en la Comisión de Derechos Humanos, instancia que escuchó a múltiples organizaciones que realizaron observaciones, las que serán incluidas como indicación, adelantó el legislador. “Nos hemos transformado en un país receptor de migrantes, es urgente que esta ley esté a la altura de la circunstancia. Si el país acogerá y en qué condiciones”, sentenció y dejó constancia de los problemas ocurridos en el consulado de Tacna.

 

Luego, el senador Letelier recordó que el texto legal fue estudiado en una primera etapa por la Comisión de Gobierno, que lo respaldó por unanimidad y catalogó como innovador el que se incluya el fortalecer el vínculo con los chilenos que se encuentran en el exterior. El legislador rememoró que Chile desde el 90 se abrió a los TLC, “pero dicho proceso de apertura no ha sido acompañado con la actualización de la movilidad humana, manteniendo una mirada proteccionista, temerosa”, lamentó.

 

“La migración es un fenómeno global y es urgente hacernos cago con una legislación moderna”, sentenció la senadora Allende, quien fue enfática al criticar a los sectores que ha señalado al migrante como un enemigo o lo han criminalizado; asimismo  manifestó preocupante que el país no haya suscrito el Pacto Marrakech.

 

Imagen foto_00000012El  senador Moreira manifestó que está de acuerdo con la inmigración, pero con condiciones. “La capacidad de ayudar tiene un límite (…). No queremos delincuentes, ni terroristas. Bienvenidos los que quieran integrarse y trabajar”. Como temas pendientes señaló el aumentar el personal en las gobernaciones provinciales y el erradicar los contratos de trabajo ideológicamente falsos.  

 

“La migración no es un problema, pero sí se trata de un fenómeno con múltiples efectos en nuestra vida social”, indicó el senador Quinteros, para quien es importante avanzar con el acuerdo de todos los sectores, sin buscar ventajas que en los hechos obstaculizan. A su juicio, el fenómeno se mantendrá si las condiciones de los países de origen no cambian, “los migrantes seguirán buscando nuevas oportunidades”.

  

UN FENÓMENO GLOBAL

El senador Pizarro reconoció el aporte que hacen los migrantes en diversos ámbitos, tanto económico como cultural y planteó la necesidad de constituir formalmente el consejo de política migratoria con representantes del mundo local. Agregó que “es importante descriminalizar y despolitizar el tema de migrantes, solucionar la irregularidad migratoria de índole laboral... la migración irregular no es un delito, es una situación que se genera producto de la situación de sus países originarios”.

 

En tanto, la senadora Ebensperger recordó que la región de Tarapacá tiene casi un 17% de población migrante. “Queremos la buena migración en Tarapacá, pero esta región sufre los efectos de una mala migración y queremos que el Estado de Chile se haga responsable de la mala migración y podrá hacerlo con este proyecto”, dijo la parlamentaria tras señalar que es partidaria de ampliar el número de universidades que convalidan los títulos de los extranjeros.

 

El senador Lagos puso énfasis en que la migración va a ser un proceso permanente y que así como ahora se produce por motivos económicos y políticos, de aquí al 2050 será por el cambio climático. “Si lo que vamos a tener es una masa migratoria muy grande y entre países, la respuesta tiene que ser global y no solamente de carácter individual”, dijo el parlamentario tras señalar que cuesta entender por qué Chile no suscribió el Pacto de Migración de Naciones Unidas. Agregó que espera que en la discusión en particular se avance en cinco áreas para mejorar la iniciativa.

 

Imagen foto_00000011A su turno, la senadora Rincón puso énfasis en la necesidad de simplificar algunos trámites y avanzar en el sistema digital a fin de reducir los trámites presenciales. Agregó que el proyecto carece de una visión de género y planteó “ver la posibilidad de una tramitación sumaria en casos de mujeres embarazadas, niños, niñas y adolescentes… urge el establecimiento de una visa temporaria para mujeres embarazadas o víctimas de violencia intrafamiliar”, dijo tras señalar que a su juicio falta voluntad para regular la migración laboral.

 

En tanto, el senador Insulza reconoció la urgencia de legislar sobre la materia y dijo que “tenemos que actuar con criterio de Estado y lo primero es aprobar esta ley”. Puso énfasis en la necesidad de corregir la discrecionalidad y la institucionalidad en materia de migraciones, señalando que “hoy día la institucionalidad está completamente colapsada…hay que crear un servicio migratorio que sea capaz de manejar los 2 millones de migrantes que vamos a tener de aquí al fin de la década”

 

“El 2040 uno de cada 2 nuevos  chilenos tendrá a uno de sus padres extranjeros”, evidenció el senador Chahuán, quien valoró que el actual gobierno fue el que se hizo cargo de una legislación que aborde la migración segura, ordenada y regular, con una nueva institucionalidad. A juicio del parlamentario se debe avanzar en equilibrio, “entre un país que acoja y que pueda ordenar su casa y establecer reglas para entrar en ella” y adelantó que presentará una indicación con foco en la descentralización.

 

 A su turno, el senador Galilea, reiteró lo desactual de la actual legislación y coincidió con que los puntos de disputa están en las visas transitorias para búsqueda de trabajo, cambio de categoría dentro del país, reclamación judicial de expulsión, porcentaje de trabajadores extranjeros en empresas chilenas, convalidación de títulos, “y detrás de esto subyace una discusión profunda del nivel de apertura que debe tener un país frente a la migración”.

  

El senador Latorre valoró que se avance en la idea de legislar, pero llamó a firmar el pacto migratorio de Naciones Unidas y a asegurar el debido respecto a los derechos humanos, “por ello es preciso el derecho al desplazamiento y la libre circulación y elegir el lugar de residencia”. El legislador adelantó que en particular el texto debe contener la consagración de no devolución y asegurar la igualdad de oportunidades, entre otras.

 

Para el senador Coloma este es un tema que no puede pasar desapercibido y reconoció que hubiera esperado más desacuerdo, “pero que no sea controversial, no quiere decir que no tenga aristas”, remató.  Para el senador es fundamental “poner orden en la casa”, con reglas del juego claras, entendiendo que tenemos un Estado soberano y autónomo para crear una política migratoria y difirió de la solicitudes en torno al principio de no devolución.

 

El factor de reunificación familiar fue especialmente relevado por el senador Kast, quien además destacó que el proyecto de ley compatibiliza las diferentes dimensiones sociales, con un sentido humanitario. “Cuando no hay política migratoria, la democracia liberal también se ve amenazada, tentada a caer en discursos populistas, vulnerable a que la ciudadanía se sienta amenazada”, señaló.

 

El senador Quintana dijo que habría preferido que Chile suscribiera el Pacto de Marrakesh pero valoró esta iniciativa como un avance pues fija criterios que actualmente no existen. Asimismo llamó a actuar con responsabilidad como país y a no caer en discursos que puedan rayar en la xenofobia. “Le pido al Gobierno que no siga usando la migración como excusa para no cumplir sus metas”, dijo tras agregar que “nos merecemos una legislación de migración discutida en democracia y con perspectiva de futuro”.

 

Por su parte, el senador Prohens destacó el aporte de los migrantes y señaló que la legislación es insuficiente para la gente que viene a Chile. “Tenemos que legislar de forma responsable dado lo sensible que es el tema….estoy a favor de la migración, una sociedad diversa contribuye a nuestro desarrollo”, dijo tras señalar que es partidario que se elimine el límite de trabajadores extranjeros que pueden tener las empresas a objeto de darle posibilidades de desarrollo.

 

La senadora Provoste puso énfasis en la necesidad de resguardar algunos principios en la iniciativa, señalando que es fundamental contar con un enfoque de Derechos Humanos. “Que la versión final del proyecto de ley contenga elementos concretos de protección de los derechos humanos” y agregó que también se deben dar garantías de acceso a los derechos sociales.

 

El senador Durana destacó la gran cantidad de migrantes y de población flotante que pasan por la región de Arica y señaló que es importante mejorar los servicios. “En el caso de Chacalluta durante el 2018 se registraron seis millones de controles fronterizos. Es el paso terrestre con mayor flujo del país con todas las externalidades que ello implica…se debe contar con una política e institucionalidad adecuada”.

 

Finalmente, el senador Huenchumilla señaló que es fundamental legislar en esta materia y advirtió que “la primera cuestión que es responsabilidad del Estado es que tenemos que entender que no vamos a resolver el problema de fondo si actuamos aisladamente. Esta ley está bien pero después hay que avanzar en un tema global y en tener un estatuto para las personas”.

Imprimir