Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 368ª
Sesión 28ª, en martes 26 de mayo de 2020
Especial
(De 11:18 a 14:30)
PRESIDENCIA DE SEÑORA ADRIANA MUÑOZ D'ALBORA, PRESIDENTA,
Y SEÑOR RABINDRANATH QUINTEROS LARA, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR RAÚL GUZMÁN URIBE, TITULAR
____________________
VERSIÓN TAQUIGRÁFICA
I. ASISTENCIA
Asistieron las señoras y los señores:
--Allende Bussi, Isabel
--Aravena Acuña, Carmen Gloria
--Araya Guerrero, Pedro
--Bianchi Chelech, Carlos
--Castro Prieto, Juan
--Chahuán Chahuán, Francisco
--Coloma Correa, Juan Antonio
--De Urresti Longton, Alfonso
--Durana Semir, José Miguel
--Ebensperger Orrego, Luz
--Elizalde Soto, Álvaro
--García Ruminot, José
--García-Huidobro Sanfuentes, Alejandro
--Girardi Lavín, Guido
--Goic Boroevic, Carolina
--Guillier Álvarez, Alejandro
--Harboe Bascuñán, Felipe
--Huenchumilla Jaramillo, Francisco
--Insulza Salinas, José Miguel
--Kast Sommerhoff, Felipe
--Lagos Weber, Ricardo
--Latorre Riveros, Juan Ignacio
--Letelier Morel, Juan Pablo
--Montes Cisternas, Carlos
--Muñoz D´Albora, Adriana
--Navarro Brain, Alejandro
--Órdenes Neira, Ximena
--Ossandón Irarrázabal, Manuel José
--Pérez Varela, Víctor
--Pizarro Soto, Jorge
--Prohens Espinosa, Rafael
--Provoste Campillay, Yasna
--Pugh Olavarría, Kenneth
--Quintana Leal, Jaime
--Quinteros Lara, Rabindranath
--Rincón González, Ximena
--Sandoval Plaza, David
--Soria Quiroga, Jorge
--Von Baer Jahn, Ena
Concurrieron, además, los dirigentes gremiales de las siguientes organizaciones: Fenpruss Región del Biobío, señor Hernán Rodrigo Cabrera Escárate; Confusam, representada por su Presidenta, señora Gabriela Flores Salgado; Fenats de la Región del Biobío, representada por su Presidenta, señora Evelyn Fabiola Betancourt Gálvez; Confederación Fenats Nacional, representada por su Presidenta, señora Patricia Valderas Silva; Fenpruss, representada por el señor Aldo Felipe Santibáñez Yáñez, Presidente Nacional; Fenasenf, representada por el señor José Luis Espinoza, y de la Confedeprus, representada por la señora Consuelo Villaseñor
Actuó de Secretario General el señor Raúl Guzmán Uribe, y de Prosecretario, el señor Roberto Bustos Latorre.
II. APERTURA DE LA SESIÓN
--Se abrió la sesión a las 11:18.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- En el nombre de Dios y de la Patria, se abre la sesión.
III.
ORDEN DEL DÍA


SITUACIÓN DE GREMIOS DE LA SALUD EN CONTEXTO DE PANDEMIA DE COVID-19

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Conforme a los acuerdos de Comités, esta sesión se citó con la finalidad de conocer "la situación de los gremios de la salud en el contexto de la pandemia del COVID-19".
Tiene la palabra el señor Secretario.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Gracias, señora Presidenta.
A esta sesión se invitó a las siguientes agrupaciones:
-Fenpruss Región del Biobío, representada por el señor Hernán Rodrigo Cabrera Escárate, dirigente nacional y Coordinador de la Región del Biobío.
-Confusam, representada por su Presidenta, señora Gabriela Flores Salgado.
-Fenats de la Octava Región, representada por su Presidenta, señora Evelyn Fabiola Betancourt Gálvez.
-Confederación Fenats Nacional, representada por su Presidenta, señora Patricia Valderas Silva.
-Fenpruss, representada el señor Aldo Felipe Santibáñez Yáñez, Presidente Nacional.
También se recibió solicitud para participar de esta sesión de parte de Fenasenf, agrupación que a través del señor José Luis Espinoza se contactó con la Presidenta para efectos de ser invitado.
Hago presente que se recibió una comunicación de la Confedeprus, de parte de la señora Consuelo Villaseñor, quien también solicitó participar y ser invitada a esta sesión especial. Para ello se requeriría el acuerdo de la Sala, ya que la comunicación fue recibida recién a última hora de ayer, después de las sesiones de Sala que celebramos.
Respecto de los tiempos, y considerando que estamos partiendo con veinte minutos de atraso, se dejarán sesenta minutos disponibles para la intervención de los invitados. Y el tiempo restante se distribuirá de la siguiente manera: Comité Partido Renovación Nacional e Independientes, veintiún minutos; Comité Partido Unión Demócrata Independiente, veintiún minutos; Comité Partido Por la Democracia e Independientes, diecinueve minutos; Comité Partido Socialista, dieciséis minutos; Comité Partido Demócrata Cristiano, doce minutos; Comité Partido País Progresista e Independientes, siete minutos; Comité Partido Revolución Democrática, dos minutos, y Comité Partido Evópoli, dos minutos.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- ¿Habría acuerdo para que se incorpore a la sesión la Federación Confedeprus, organización que solicitó participar? Lo pidieron ayer tarde y en mi opinión es bastante importante que también sean parte de esta sesión especial.
¿Habría acuerdo?
Acordado.
La Senadora Goic está planteando un proyecto de acuerdo. Considero que es muy importante terminar esta sesión con la propuesta concreta que formula la Senadora, la cual me parece de alta urgencia.
Para presentar dicho proyecto de acuerdo se requieren veintidós firmas y es preciso que haya unanimidad de la Sala para que se incorpore y se trate en esta sesión.
Solicito a los colegas el acuerdo unánime para incorporarlo una vez reunidas las veintidós firmas, las que se pueden remitir al correo jsaona@senado.cl.
Entonces, si existe acuerdo, podemos tramitarlo y despacharlo en esa sesión.
¿Habría acuerdo?
Acordado.
Vamos a iniciar las intervenciones. No tengo a la vista si hay inscripciones y de qué bancada.
Señor Secretario, le pido que pueda ir entregando los nombres de quienes se han inscrito y los tiempos que las bancadas les han asignado para intervenir.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Señora Presidenta, hasta este minuto no hay inscritos. Se solicita a los jefes de los Comités respectivos, conforme a la distribución de tiempo que ya se ha comunicado, que, a través del chat de la plataforma virtual, comuniquen el nombre de quienes van a intervenir y por cuánto tiempo. Ello, sin perjuicio de la invitación que haga la señora Presidenta para hacer uso de la palabra desde este momento.
Vamos a esperar las inscripciones.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- ¿Iniciamos la sesión escuchando a los invitados o con la intervención de las Senadoras y los Senadores?
Creo que sería bueno oír a nuestros invitados y después ir reaccionando al planteamiento que ellos hagan.
¿Hay acuerdo?
Muy bien.
Tiene la palabra la señora Patricia Valderas, de la Confederación Fenats Nacional.

La señora VALDERAS (Presidenta Confederación Fenats Nacional).- Parece que no hay micrófono.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Ahí está bien.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Ahí se escucha bien.
Puede intervenir.

La señora VALDERAS (Presidenta Confederación Fenats Nacional).- Muchas gracias, señora Presidenta.
Muy buenos días.
Agradezco la invitación al Senado y doy las gracias al Senador Alejandro Navarro, quien nos ayudó a estar hoy día acá.
En nombre de la Confederación Fenats Nacional, saludo a toda la Sala del Senado y también a las compañeras y a los compañeros de las distintas organizaciones que representan a los trabajadores de la salud.
En primer lugar, debo señalar que para nosotros ha sido un tiempo bastante complejo, durante el cual hemos ido subsanando problemas en los hospitales debido a que no nos han escuchado desde el Ministerio, a decir verdad. Hemos tenido muchas reuniones inútiles, se podría decir, donde no hemos llegado a ningún acuerdo.
Como Confederación, en marzo hicimos saber nuestras aprensiones en el sentido de contar con los elementos de protección personal para todos los trabajadores de salud, teniendo en cuenta que nosotros en salud debemos prevenir: prevenir enfermedades y todo tipo de pandemias que pudieran producirse.
Y para poder prevenir, nosotros decíamos -y así se lo hicimos ver al Ministerio- que a los primeros que debería protegerse, para tener a la mayoría de los funcionarios trabajando sanos y así poder proteger a los pacientes que llegan día a día a los establecimientos, era a todo el personal de la salud, a los cuales se les debería proveer de los elementos de protección sanitaria.
Eso no se ha dado. Solo se han entregado estos elementos en su totalidad a los funcionarios cercanos al equipo clínico, cercanos al paciente. Pero a los demás trabajadores de la salud no se les ha provisto de la suficiente cantidad de elementos de protección personal, y es eso lo que hemos estado reclamando por harto tiempo. Incluso, presentamos un recurso de protección, del cual todavía no hay resolución. Pero creemos, a medida que pasa el tiempo, que teníamos razón cuando ingresamos ese recurso de protección en favor de los trabajadores para que se les entregaran los elementos de protección personal.
Y cada vez que nos reunimos con el Ministerio lo hacemos saber. Es una constante. En el fondo, es medio denigrante tener que pedirle en cada reunión al Subsecretario que, por favor, se le entreguen los elementos completos a los trabajadores y no una mascarilla por día, en circunstancias de que se sabe que estas tienen un tiempo de uso de dos horas.
Para nosotros eso es muy preocupante, porque no queremos ver los hospitales colapsados de pacientes y no poder atenderlos por no contar con personal suficiente.
No hemos podido convencer al Ministerio de que debemos prevenir. Con el correr del tiempo hemos visto que eso no ha sucedido, y tenemos más de 3.500 funcionarios contagiados y cada día es peor. Va a llegar un momento en que no contaremos con personal preparado para atender a los pacientes que acuden a los establecimientos.
Entonces, nuestra petición a este Honorable Senado es que se hagan cargo y nos ayuden a que todos los trabajadores de la salud puedan tener, a lo menos, una mascarilla para protegerse y para proteger a la población que llega a los distintos establecimientos.
También queremos pedir que se actualicen los protocolos. Los protocolos no son idénticos para todos. Queremos que sean condensados y que se entregue un documento universal obligatorio para todo el territorio nacional, porque hay muchos Servicios que usan sus propios protocolos para los diversos casos: de entrada y salida de los test, para la residencia sanitaria. Tenemos diferentes protocolos que supuestamente han emanado desde el Ministerio hacia las distintas Direcciones de Servicio, pero que, en el fondo, no en todos aquellos se utilizan de igual forma. Hay diferentes maneras de hacerlo, y creemos que algunos pueden estar muy bien utilizados y en otros lados, no. Entonces, queremos universalidad para todo el territorio en la obligatoriedad de los protocolos que han emanado del Ministerio y actualizar algunos que, a medida que va pasando el tiempo, creemos que hay que arreglar, modernizar conforme a lo que está sucediendo, a cómo avanza la pandemia. Por lo tanto, se deben actualizar los protocolos y hacerlos universales para todo el país.
En cuanto a las residencias sanitarias, creemos que es supernecesario contar con residencias de prevención para que los funcionarios puedan protegerse y seguir trabajando. Sabemos que no todo el mundo tiene la posibilidad de hacer cuarentena en sus hogares sin contagiar a su familia. Eso a nosotros nos preocupa enormemente. Estamos al tanto de que se ha hecho un esfuerzo importante en el tema de las residencias sanitarias a nivel país, pero ahí también necesitamos protocolos claros que nos digan, sin tener que estar preguntando, cómo lo hacemos para que un funcionario que se encuentra en cuarentena pueda acudir a las residencias sanitarias si no tiene cómo hacer la cuarentena en su hogar.
Respecto a las acciones que hemos realizado con el Ministerio, cada uno de estos temas lo hemos entregado en documentos y hemos pedido cada lunes en las reuniones con el Subsecretario que dé respuesta a estas materias, pero, en realidad, hasta el momento no hemos recibido respuestas concretas.
También hemos planteado con mucha fuerza que los trabajadores de la salud han visto disminuidos sus ingresos debido a que la cuarentena los obliga a estar en la casa. Esto afecta sobre todo a los auxiliares y administrativos, que generalmente realizan horas extraordinarias y con ellas hacen parte de su sueldo. Repito: para ellos las horas extraordinarias son parte del sueldo, porque todos sabemos que, dentro de los trabajadores públicos, los de la salud son los más mal pagados. Y los auxiliares y administrativos hoy día están realmente complicados con su sueldo, que ha disminuido casi en 50 por ciento. Entonces, queremos pedir que busquemos una fórmula para que puedan recuperar esas horas extraordinarias.
Antiguamente, dentro del Ministerio de Salud había un sistema para recuperar horas extraordinarias que se llamaba "promedio de horas extraordinarias". Ojalá se vea la posibilidad de volver a emplear esa modalidad para recuperar aquellas horas extraordinarias que no se han hecho hasta el momento. Nosotros estamos presentando en el Ministerio un proyecto para ese fin. Esperamos tenerlo y llevarlo para que ustedes lo puedan plantear como proyecto en el Senado. Yo no sé cómo se hace, si hay que presentarlo en el Senado o en la Cámara de Diputados; tendríamos que conversarlo con algún Senador para que nos indique lo que debemos hacer.
Eso es lo que de momento teníamos que decir.
Gracias por escucharnos y espero poder intervenir nuevamente, aunque no sé si es posible.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Señor Secretario, ¿qué otra organización está inscrita?

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Se encuentra también en la plataforma y en la pantalla Fenpruss, que entendemos es representada por el señor Hernán Rodrigo Cabrera Escárate, dirigente nacional y coordinador de la Región del Biobío.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Muy bien.
Entonces, tiene la palabra el representante de Fenpruss.

El señor SANTIBÁÑEZ (Presidente Nacional Fenpruss).- Señora Presidenta, buenos días.
Mi nombre es Aldo Santibáñez, Presidente Nacional de la Confederación Fenpruss. Me acompaña Hernán Cabrera, dirigente nacional de la Región del Biobío y que hizo las gestiones con el Senador Navarro, a quien le agradecemos.
Por su intermedio, señora Presidenta, saludamos a las Senadoras y a los Senadores y agradecemos este espacio de conversación y diálogo en una situación que aqueja al mundo entero y, en particular, hoy día a nuestro país respecto a las complicaciones que esta pandemia acarrea para la ciudadanía.
Quiero partir señalando que efectivamente aquí hay una diferencia con la estrategia sanitaria que utilizó el Gobierno. Nosotros creemos que la inmunidad de grupo en estado natural de circulación del virus implica un alto riesgo para las poblaciones más vulnerables y los grupos de mayor riesgo de mortalidad. Y su fracaso, sin duda, aumenta la carga asistencial de la red de salud.
Es lo que podemos estar viendo hoy día. Y creemos que allí hubo errores que hubiera sido posible anticipar luego de un diálogo entre todas las partes, entre todos los actores. Me refiero a los distintos Poderes del Estado, a quienes representamos a las y a los trabajadores de la salud, a las sociedades científicas, en fin. Pienso que ahí faltó diálogo para generar una estrategia distinta que nos hubiese permitido estar en un escenario diferente de aquel en que nos encontramos hoy día.
Deseo señalar como introducción que, efectivamente, esto también devela problemas del sistema de salud chileno. Y en esto -a través de usted, señora Presidenta- quiero hacer una invitación al país en su conjunto para dialogar respecto de qué salud requiere Chile. Lo han dicho mandatarios de todo el mundo: hay que repensar los sistemas de salud. Y a pesar del dolor y de los fallecidos a causa de la pandemia, nos parece que esta es una oportunidad también para sentarnos y mirar a largo plazo qué modelo de salud requiere nuestro país para el futuro cercano.
¿Por qué señalo lo anterior? Porque esto tiene que ver con la fragmentación y la segmentación de nuestro sistema, con la mercantilización de que ha sido objeto la salud pública de nuestro país. Aquí nos acompaña nuestra compañera de la Confusam, y creo que va a estar de acuerdo con centrar todo en los hospitales y dejar de lado la atención primaria como elemento medular en la promoción y la prevención de la salud.
Con respecto a la fragmentación, es del caso señalar que dificulta articular respuestas coordinadas entre los distintos niveles de atención para la pesquisa, la detección y el seguimiento de los casos.
Ahí tenemos problemas tales como los testeos masivos; los criterios de alta y de curación, que no estaban claros al inicio de esta pandemia, así como una serie de elementos que hoy día pueden leerse y verse en la experiencia tanto internacional como nacional.
En cuanto a la mercantilización, existe evidencia sobre la falta de inversión en infraestructura pública y en formación de capital humano especializado, cuestión que hoy vemos frente a la crisis de capital humano en las unidades de cuidado intensivo. Y obviamente también se ha realizado una inversión en recursos con la lógica de mercado. Ello ha implicado un alto costo en materia de ventiladores mecánicos, considerando que el Estado cuenta con herramientas para intervenir en aquel, lo que no se ha hecho. De modo que nos parece fundamental que el Ministerio de Salud actúe con más fuerza en esa dirección.
En lo tocante a centrar todo en los hospitales, efectivamente hay un énfasis en lo curativo y no en lo preventivo, lo cual es un problema que la salud chilena presenta por muchos años. Hasta hace poco tiempo (seis a siete meses) estábamos discutiendo si aumentábamos 30, 40 o 100 pesos más en la atención primaria, muy lejanos de los 3 mil o 4 mil pesos que debiéramos haber aumentado para asimilarnos a los países desarrollados y que hoy día además han exhibido buena respuesta frente a la pandemia durante estos meses: por ejemplo, Nueva Zelandia y otros países más.
Señora Presidenta, con relación al personal de la salud en la pandemia, que es lo que ahora nos convoca, efectivamente la evidencia indica que cerca del 20 por ciento de las trabajadoras y de los trabajadores de este sector se verán afectados por el virus. Hoy tenemos entre dos mil y dos mil quinientos contagiados -porque tampoco existen cifras completas al respecto-, y poco más de tres mil en cuarentena.
La compañera Patricia ya mencionó el punto. Hay una serie de antecedentes que pusimos sobre la mesa en el trabajo que hemos intentado desarrollar con el Ministerio de Salud, lo que ha sido difícil porque no ha habido respuesta a muchas de nuestras demandas basadas en la experiencia que estamos recogiendo de los distintos trabajadores y trabajadoras a lo largo del país.
En tal sentido, se precisan elementos de protección para todas y todos los trabajadores, así como un protocolo estándar para todo el país.
Hay claros ejemplos de lo que señalo: en algunos lugares se entregan dos mascarillas y en otros cuatro. Y tenemos estándares internacionales que indican cuántas mascarillas deben usar las trabajadoras y los trabajadores, y eso hoy día difiere en Chile, por no haber un protocolo estándar desde el Ministerio de Salud, dejando a la gestión de cada servicio de salud la entrega de estos elementos de protección personal.
Existen buenos ejemplos, pero también tenemos otros muy malos.
Asimismo, hay que consignar que la declaración del COVID-19 como enfermedad profesional, si bien hoy existe, se realizó recién el 27 de abril. En la mesa de trabajo con el Subsecretario planteamos esto a partir de la última semana de marzo: todos los lunes le señalábamos la importancia de ello. Bueno, nos demoramos más de un mes. Eso da cuenta de la dificultad que hemos tenido para concordar aspectos esenciales para las trabajadoras y los trabajadores de la salud tanto en atención primaria como centralizada.
Los test PCR o test rápidos se deben realizar según corresponda, dependiendo de un protocolo claro y apegado a las guías científicas.
En eso hemos sido insistentes. Hoy día tenemos un plan piloto que avanza poco, que se aplica en solo dos servicios; pero entendemos que existen otros servicios de salud que además han iniciado un testeo de manera local. Esto significa que no hay una normalización desde el Ministerio de Salud, y ello es riesgoso, porque efectivamente pueden estar aplicándose distintos protocolos.
El trabajo a distancia se está efectuando en la actualidad; sin embargo, necesitamos protocolos estandarizados desde el Minsal, pues los servicios de salud generan políticas diferentes. Ayer nos enteramos de que el Servicio de Salud de Osorno les estaba pidiendo a quienes se hallan en modalidad de teletrabajo que regresaran a sus puestos laborales, lo que en nuestra opinión es de un riesgo mayor. Por lo tanto, requerimos que el Ministerio de Salud establezca políticas más claras y precisas para los servicios de salud de todo el país.
En materia de protección a los grupos de riesgo, estimamos que los trabajadores con enfermedades crónicas, embarazadas y adultos mayores deben ser objeto de mayor protección. Desde la Fenpruss hemos podido constatar que en Chiloé, en la UAPO, les están pidiendo exámenes adicionales a trabajadores o trabajadoras que han certificado, a través de un informe médico y también de una declaración jurada, que son diabéticos o que padecen otras enfermedades crónicas; y además les han solicitado hacerse exámenes adicionales, con todo el riesgo que significa ir a un establecimiento de salud. Ello nos parece un exceso de control que no nos ayuda en la situación en que hoy día nos encontramos.
Ahora, si bien se ha avanzado en el refuerzo de los equipos de salud, pensamos que su contratación debiera ser a lo menos hasta fin de año. Esto, porque efectivamente el tener a personas hoy día con contratos mensuales, dependiendo de si el director está de acuerdo o no con su continuidad, lo estimamos violento, en circunstancias de que lo que debiéramos hacer es reforzar los equipos, pues los trabajadores de la salud se están enfermando, por lo que precisamos gente que esté disponible inmediatamente para suplir esas bajas.
Un área en que debemos avanzar y en donde el Ministerio ha establecido programas pilotos -creemos que hay que intensificar ese trabajo- tiene que ver con reforzar el apoyo a las trabajadoras y a los trabajadores en materia de salud mental. Existen cuestiones que debemos abordar en una mesa de trabajo que permita establecer un plan de apoyo para estos trabajadores en el ámbito emocional, sobre todo cuando deban enfrentarse a decisiones tan duras como determinar quién vive o quién muere ante la falta de ventilación mecánica que tendremos en el país en las próximas semanas.
¿Qué temas no se encuentran resueltos? Mi compañera Patricia ya los señaló.
En primer lugar, se halla la suspensión de metas sanitarias y proceso "bono Trato al Usuario". Hemos insistido en que hoy día no es factible evaluar las metas sanitarias como si fuera un año normal. No hemos tenido respuesta del Ministerio de Salud en más de dos meses; no sabemos las razones para que este no decrete la suspensión de las metas sanitarias, porque evidentemente no tenemos un año normal, y, por lo tanto, todos los esfuerzos se hallan focalizados en la pandemia. De modo que no es posible que se mantenga la medición de las metas sanitarias tal como se hizo en el año 2019.
En seguida, con respecto a las calificaciones de las funcionarias y de los funcionarios, también hemos propuesto mantener las del 2019, porque hay gente que no está marcando su jornada laboral, que no está yendo a sus lugares de trabajo. Entonces, la dificultad para registrar ese tipo de situaciones que se miden en el proceso calificatorio plantea la necesidad de determinar qué solución le damos a un año que no es normal y que nos tiene a todos afrontando lo relativo a la pandemia.
De otro lado, hacemos presente que el Minsal debe centrar sus esfuerzos en enfrentar el COVID-19 y no en insistir en retomar atenciones habituales. Esto no quiere decir que las trabajadoras y los trabajadores no quieran atender a la ciudadanía: ¡muy por el contrario! Pero hoy día, con el estrés que exhibe el sistema, cuestión que el Ministro Mañalich ha señalado en reiteradas oportunidades en las últimas semanas, no es factible que estemos desviando esfuerzos de equipos que están desgastados para atender otras labores que pueden esperar y que no son urgentes.
Ya mi compañera Patricia mencionó lo tocante a las residencias sanitarias para trabajadoras y trabajadores que lo requieran.
Asimismo, consideramos importante pensar en un seguro de vida ante la eventualidad de fallecimiento; ya tenemos tres compañeros y compañeras de la salud que lamentablemente han muerto, en funciones tanto clínicas, administrativas como gremiales. Y también hay que analizar apoyos estatales hacia el futuro para las familias que quedan sin jefa o sin jefe de hogar: por ejemplo, becas de estudios para los hijos e hijas que pudieran dejar de percibir ese sustento familiar.
También estimamos necesario avanzar en materia de buses de acercamiento para funcionarios de la salud y/o liberación de pago del transporte por el tiempo que dure la emergencia sanitaria, pues -tal como señalaba nuestra compañera Patricia- muchos de nuestros trabajadores y trabajadoras han sufrido una merma en sus salarios.
Un tema que para la Fenpruss es fundamental tiene que ver con el traspaso de los trabajadores a honorarios; agilizar el proceso que está autorizado en el Presupuesto del Sector Público para el presente año, pero, además, considerar... (falla de audio en transmisión telemática).

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Terminó su tiempo, señor Santibáñez.
Le pido que redondee la idea para concluir su intervención.

El señor SANTIBÁÑEZ (Presidente Nacional Fenpruss).- Gracias.
Señora Presidenta, nos parece que hoy día debemos atender con urgencia los elementos que hemos puesto en la mesa y pensar en un proceso de reforma al sistema de salud en Chile, cuestión urgente y necesaria a partir de la evidencia y la experiencia que hoy día estamos registrando con la pandemia.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Tiene la palabra la Presidenta de la Confusam, señora Gabriela Flores.

La señora FLORES (Presidenta Confusam).- Señora Presidenta; señores Senadores y señoras Senadoras, buenos días.
Quiero agradecerle al Senador Alejandro Navarro, quien permitió que hoy día estemos en Sala y podamos exponer la situación en que nos encontramos los trabajadores de la salud pública.
Yo represento a los funcionarios de la atención primaria. Estamos desde Arica a Magallanes, de cordillera a pampa-mar; en los pasos fronterizos, y en los lugares más apartados en que un trabajador puede desempeñarse.
Nosotros lamentamos profundamente que la atención primaria haya quedado postergada de todo lo vinculado con esta pandemia. Creo que se equivocaron. Nosotros somos los que trabajamos territorialmente con la población usuaria que se atiende en los centros de salud: con la gente de los barrios populares, de las poblaciones, de las ciudades.
Por lo tanto, como atención primaria y como funcionarios -y esto lo hablé con el Subsecretario y con el señor Ministro- sentimos que nos han postergado en circunstancias de que nosotros deberíamos haber sido el primer apoyo y la mejor ayuda para la contención de esta pandemia.
Asimismo, quiero contarles que hasta el día de hoy, 26 de mayo, hay 579 trabajadores contagiados; 123 están esperando el resultado del examen respectivo, y 870 se hallan en cuarentena. También tenemos 20 funcionarios hospitalizados, y, de ellos, cuatro están graves: tres en la Región Metropolitana y uno en La Araucanía. Además, dos de nuestros funcionarios ya fallecieron tras haberse contagiado con COVID-19.
Por eso, como organización y como Presidenta de los trabajadores de la atención primaria hemos demandado -y nos urge- la entrega de elementos de protección para todos los funcionarios y las funcionarias; la realización de testeos a nuestros trabajadores, pues estamos día a día laborando en los centros de salud, en las postas, en los SAR, en los SUR, en los lugares más lejanos y nos hallamos en contacto directo con la población usuaria. Somos la contención que hoy día tiene la salud pública y nuestros equipos clínicos cuentan solo con algunos elementos en caso de tener que tratar a un paciente sospechoso de COVID.
El resto de los trabajadores debe utilizar guantes y mascarillas quirúrgicas por más de cuatro horas, pese a que todos sabemos que la duración de una mascarilla no supera las dos horas.
Entonces, hay una necesidad muy grande a nivel de país.
Aquello se lo hemos planteado también al Ministerio de Salud, pues en los instructivos y en las resoluciones que se mandan a los directores de servicios de todo Chile queda en evidencia una descoordinación y una interpretación distinta de lo que dicha Cartera establece para los centros de atención primaria. Y eso nos provoca muchas dificultades en las diferentes comunas.
Nosotros sí dependemos administrativamente de los municipios. Son ellos los que han reclamado los recursos que se señalaron iban a llegar a la atención primaria; pero de ellos, solamente una parte llegó para la compra de insumos, cuyo valor comercial hoy día es casi mil por ciento superior al que teníamos en enero o febrero.
Creo que no se previó lo que iba a ocurrir. El Ministerio no se adelantó tanto a la situación que enfrentaríamos. Nuestra organización desde el inicio ha ofrecido toda la colaboración que Chile requiera para ayudar a los millones de habitantes que hoy día precisan contención a fin de evitar que el virus se siga propagando.
Somos conscientes de que se trata de algo muy complicado. Cada día el número de contagios aumenta. Sabemos que los resultados de los exámenes -tenemos pruebas, porque lo hemos visto respecto de nuestros funcionarios- están demorando desde siete hasta diez días.
También vemos con bastante preocupación, tal como lo señalaron los compañeros que me antecedieron, que en muchos establecimientos se están solicitando certificados emitidos por especialistas para corroborar las patologías que padecen los funcionarios que hoy día se hallan en cuarentena.
Señora Presidenta, a nosotros como atención primaria nos preocupa el llamado a la normalidad en las funciones.
Con el respeto que me merecen todas las autoridades, parece que todavía el Ministerio no maneja la información o desconoce que la atención primaria no ha dejado de funcionar.
Si bien estamos con turnos de 14 por 14 para evitar el contagio de una dotación completa en un centro de salud, nosotros hemos seguido funcionando con telemedicina; con tratamiento para los enfermos crónicos; con entrega de fármacos y de leche en terreno, y con controles a menores de tres meses y a embarazadas.
Sin embargo, hoy día nos dicen que debemos intentar volver a la normalidad.
Considero una irresponsabilidad muy grande hacer ese llamado a la población.
Gracias a que estamos en turnos y a las medidas que les he mencionado, los contagios no han aumentado más en regiones.
Sabemos que la Región Metropolitana está muy complicada, al igual como lo vimos en las Regiones de Ñuble y de La Araucanía. Por ello, retomar hoy día la normalidad significaría aumentar el contagio en la población que concurriría a los centros de salud.
Los trabajadores de la atención primaria estamos muy preocupados y así lo hemos planteado.
Hoy día se nos pide cumplimiento de metas. ¡Por favor! ¡Cómo vamos a estar sometidos a ello si nos instruyen que tenemos que abocarnos a controlar la pandemia y a evitar mayores contagios! ¡Nosotros hemos estado realizando acciones!
De otro lado, se suspendieron las garantías GES; sin embargo, hoy día se vuelven a incorporar.
Estamos con la mitad de nuestra dotación y nos hallamos con una sobrecarga laboral impresionante para los momentos que estamos viviendo.
Señora Presidenta, también hay una evaluación por trato al usuario. ¿A ustedes les parece, dada la situación en que se halla Chile hoy día, que los trabajadores de la salud pública estamos en condiciones de que se nos evalúe por trato al usuario? ¡No! Eso se lo hemos planteado al Subsecretario y al mismo Ministerio, y, tal como señalaron los compañeros que me antecedieron, aún no se nos contesta.
Los trabajadores de la atención primaria hace más de dos años que estamos esperando una respuesta vinculada con el desempeño difícil en zonas rurales, pues no se incorporaron seis o siete postas de distintas comunas del país. Y todavía estamos aguardando a que ese problema se resuelva.
Yo solo quiero manifestar, en nombre de la organización que represento, la Confusam -y somos más de 43 mil trabajadores-, que nosotros estamos para trabajar, para servir a la patria, a los chilenos y las chilenas.
Sin embargo, deseo hacer un llamado a través de ustedes, los Senadores, miembros del Parlamento, a no seguir en las condiciones en que nos encontramos. Chile hoy día requiere un cambio de verdad, y debemos analizar qué queremos en materia de salud.
Cuando los funcionarios y los trabajadores hace tiempo -porque mi organización siempre ha estado en la lucha por mejorar las condiciones laborales- reclamamos por el fortalecimiento de la salud pública, por infraestructura más adecuada, por elevar el per cápita, se nos tildó de muchas cosas. La más suave fue que éramos "izquierdosos".
Los dirigentes estamos acostumbrados a que se nos acuse de militancias y de otras cosas; pero los reclamos que miles de trabajadores hicimos en la calle hoy día nos dan la razón: hay que fortalecer la salud pública; ahora es cuando más se necesita reforzar los hospitales y los centros de salud.
¡Cómo es posible que tengamos un per cápita de 7.200 pesos por cada paciente que va a Fonasa cuando sabemos que eso no alcanza a cubrir los requerimientos de la salud primaria en las diferentes comunas del país!
Hay muchas comunas superpobres, en que se destinan muy pocos recursos para salud.
Por eso es necesario y urgente aumentar el per cápita para dar una verdadera salud primaria, que es el acceso al sistema público de nuestro país.
Nadie se imaginaba lo que iba a significar esta pandemia a nivel mundial, ni tampoco la cantidad de muertes y de contagios que se producirían. Pero tenemos que prepararnos. Y para ello debemos trabajar en unidad: los trabajadores y los gremios somos parte importante del desarrollo y de las funciones de la salud pública.
Por eso hacemos un llamado a que la atención primaria sea considerada la parte más relevante de la salud pública, pues somos la primera línea en la atención a las personas.
Por lo tanto, si trabajamos coordinadamente, podemos mejorar lo que hoy día es...

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Terminó su tiempo, señora Gabriela.
Le pido que redondee su intervención.

La señora FLORES (Presidenta Confusam).- Muy bien.
Nosotros demandamos testeos para todos los funcionarios de la atención primaria; entrega de todos los elementos de protección; cuarentena total y, además, que se nos refuerce el recurso humano, que es tan importante y necesario en la atención primaria.
Muchas gracias, Senadora, por darme el espacio para poder participar.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Muchas gracias, señora Gabriela.
Voy a entregar la palabra a la señora Evelyn Betancourt, Presidenta de la Federación Fenats del Biobío.
Tiene la palabra, señora Evelyn.

La señora BETANCOURT (Presidenta Fenats Región del Biobío).- Buenos días.
Quiero agradecer la instancia y a cada uno de los presentes por estar acá.
Y agradezco, principalmente, al Senador Navarro por concretar esta solicitud que nos permitió estar reunidos aquí hoy.
Soy la Presidenta de la Federación de la Octava Región. Lógicamente, tenemos una preocupación mayor en torno a lo que se nos viene en los próximos días. No tenemos un colapso, como lo podemos ver en Santiago, pero claramente, si seguimos actuando de la misma forma como hasta ahora se hace por parte del Minsal, no sabemos qué es lo que va a ocurrir.
No quiero repetir lo que han dicho los compañeros que me han precedido en relación con lo que necesitamos. Sin embargo, es superimportante que sepan que, si bien como región hoy no estamos colapsados, en el futuro lo más seguro es que así sea.
Entendemos que se tienen que trasladar pacientes, porque es el rol que debemos cumplir en relación con la capacidad de camas con que contamos, ya que tenemos que salvar la vida de las personas, pero nos preocupa lo que se pueda generar en el transcurso, porque nadie es capaz de predecir lo que va a acontecer con la salud y cómo va a seguir esta enfermedad.
Nos preocupa puntualmente que cuando se ofrecen nuevas medidas que puedan ir en beneficio de los trabajadores no exista claridad. Y voy a dar un ejemplo: ayer salió en la prensa una residencia, que ni siquiera sé si es una residencia: el hotel Atton. Y, como dirigente, uno termina enterándose por la prensa de lo que estaba ocurriendo. No sabemos bajo qué protocolo se rige, si habrá un equipo químico que estará viendo a los funcionarios que van ahí y que tuvieron un contacto directo con COVID-19. Por tanto, nos vamos enterando a través de los medios de comunicación de lo que está pasando, porque existe también ahí cierto secretismo en la forma como se entrega la información.
Lo que hemos pedido incansablemente es que existan residencias para los trabajadores, porque hoy la preocupación mayor es contagiar a los seres queridos. Y eso no lo tenemos. No tenemos exámenes preventivos, porque todavía no llegan, salvo los que hace poco se iniciaron en el Hospital Clínico Herminda Martín, de Chillán.
Entonces, también tenemos una preocupación mayor, porque ustedes entenderán que hay un grupo de personas que son asintomáticas y las podemos tener en el hospital. Claramente, podemos tener gente trabajando que está asintomática y, no obstante, sigue atendiendo.
Hoy la preocupación mayor se presenta a partir de las Circulares N° 429 y N° 324, en un inicio, referidas al retorno gradual de los funcionarios y qué es lo que eso significa: si vamos a volver casi a la normalidad en relación con las atenciones que brindamos, con los costos que puede generar esto, tanto para el usuario como para los trabajadores, por un aumento en el número de contagiados.
Ustedes han podido ver que en la Octava Región tenemos brotes en el Hospital Clínico Regional Dr. Guillermo Grant Benavente. Tal vez han sido menores, pero se han producido en unidades que no han estado trabajando directamente con pacientes COVID-19.
Eso debiera ser una preocupación hoy. Además, como han señalado mis compañeros dirigentes que me han precedido, eso habla de la falta de elementos de protección personal, porque estos están destinados, según el protocolo del Minsal, exclusivamente a quienes atienden pacientes COVID-19. Los demás tienen mascarillas, pero en algunos lugares, y para turnos de 8 horas, se entrega un máximo de dos de ellas; y, según la voluntad de los directores, cuatro, que es lo mejor que tenemos. Y ustedes saben que esas mascarillas quirúrgicas solo duran hasta que se humedecen. A alguien que está trabajando en química, lógicamente, veinte minutos es lo máximo que le va a durar una mascarilla.
Desde ese punto de vista, claramente hoy tenemos una falencia mayor. Nos preocupa sobremanera cómo se nos viene esta enfermedad. Tenemos un grupo mayor de funcionarios contagiados, que aumenta cada semana, y otros cuantos que van lamentablemente a cuarentena preventiva.
Asimismo, a nivel país tenemos una gran cantidad de hospitales comunitarios que no cuentan con camas UTI o camas UCI. Doy el ejemplo -qué pena que tenga que ser así- del Hospital de Lirquén, al que pertenezco. Cuenta con seis pisos, pero no tiene ni UTI ni UCI. La comunidad está desvalida y, finalmente, no tiene las condiciones para ser atendida. Solamente tenemos los hospitales base, que son los de alta complejidad, y no en todos ellos tenemos camas UTI o camas UCI.
¿De qué forma vamos a atender?
Y ahí comparto con mis compañeros la preocupación que deberíamos tener -también ustedes- por cómo vamos a fortalecer nuestra salud pública en el transcurso de lo que estamos viviendo, algo por lo que, tal como lo dijo la compañera Gabriela Flores, efectivamente nuestra organización ha luchado por años.
¿Qué vamos a enfrentar? Esto que estamos viviendo puede ocurrir en diferentes otras instancias, y vamos a enfrentarnos de la misma manera precaria, con un acentuado mercantilismo, con las compras de servicios y todo lo que ha acontecido en la salud pública.
Desde ese punto de vista, es superimportante que esto también sea un tema que debamos conversar el día de mañana: qué es lo que hacemos para fortalecer esto.
Claramente, el hecho de suspender las metas sanitarias, el tema de los Comges, el test del usuario, es algo que debe ocurrir. Y como región lamentamos que las reuniones que se han celebrado con el Subsecretario sean inoficiosas y que finalmente no se logren concretar las cosas que se han pedido por parte de las confederaciones.
Por lo tanto, hoy tenemos que dar una señal. Por ello, agradezco esta instancia. Como se lo planteé al Subsecretario cuando vino a la región, debemos trabajar en conjunto. Esto es algo que tenemos que enfrentar unidos, entre todos. Aquí no estamos para tirarnos piedras unos a otros o para criticarnos en relación con lo que hace uno o el otro, pero lamentablemente hemos tenido que hacerlo porque no han sido capaces de escuchar a los representantes de los trabajadores.
Queremos que nos ayuden en esas cosas: tener los test preventivos y suspender todo lo que sea cumplimiento de metas, el trato al usuario y lo que significa en el fondo, no porque se nos antoje, sino porque no estamos en tiempos normales.
El retorno gradual de los funcionarios claramente no debe perjudicar a los trabajadores ni a los usuarios.
Y, principalmente, debemos contar con los elementos de protección personal en todas las unidades de cada uno de los establecimientos, porque lógicamente si hoy no contamos con ellos, vamos a seguir con esta carga, vamos a seguir con el aumento de casos. Y como región no queremos tener la pesadilla que está viviendo la Región Metropolitana porque no fuimos capaces de prever lo que nos podía pasar.
Desde ese punto de vista, y para ocupar el tiempo que me corresponde, porque mis compañeros han dicho harto, no quiero ser reiterativa en solicitar, sino decir que, lamentablemente, a raíz de la falta de protocolo de parte de la autoridad o de esos protocolos que no están claros, hoy dependemos de las voluntades de los directores de servicios, incluso de los directores de hospitales autogestionados, que actúan en relación con la capacidad que tienen.
Si hoy estamos en un estado de catástrofe, podrían intervenir algunas empresas y crear los elementos de protección personal para abastecer la necesidad que se va a generar en los próximos días, porque este aumento será significativo.
Desde ese punto de vista, ahí están ustedes que pueden, de alguna u otra forma, ayudarnos en estos momentos en que estamos pasando por todo esto.
Agradezco la instancia.
Eso es lo que quiero manifestar por ahora.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Muchas gracias, señora Evelyn.
Tiene la palabra el doctor Rodrigo Cabrera, de Fenpruss.

El señor CABRERA (Coordinador Fenpruss Región del Biobío).- Muchas gracias, señora Presidenta.
En primer lugar, quiero hacer una corrección. No soy médico, soy kinesiólogo de profesión, dirigente nacional de Fenpruss.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Estaba anotado como doctor...

El señor CABRERA (Coordinador Fenpruss Región del Biobío).- No se preocupe.
Como le digo, soy kinesiólogo de profesión, dirigente nacional y coordinador de Fenpruss de la Octava Región.
Yo me sumo a los agradecimientos, a reconocer la gestión del Senador Navarro y de todos ustedes, que hicieron posible este espacio. Así que parto por ahí.
Ya la mayoría de las cosas que quisiésemos plantear se han dicho. Yo simplemente quiero comenzar con una pequeña reflexión: llama poderosamente la atención que, habiendo coincidencias en la mayoría de las intervenciones que aquí hemos hecho por quienes representamos prácticamente a todos los trabajadores del sistema público de salud del país, tengamos un espacio de reunión con el Ministerio, a través del Subsecretario, y luego de cuatro o más sesiones, sigamos planteando lo mismo. Llama la atención que, teniendo coincidencias, el Ministerio no avance en nuestros requerimientos.
Así que espero que este sea un espacio en el cual se pueda sacar provecho de estas intervenciones.
Pero quiero complementar algo que ya ha señalado el Presidente nacional respecto al traspaso de honorarios vigente, que está en proceso y que, debo agregar, está dejando fuera -nosotros sentimos que es una discriminación arbitraria- a un grupo de trabajadores que en este momento se desempeñan a través de programas que están relacionados con otros Ministerios, no necesariamente con Salud, pero que sí son parte de este sector.
Por lo tanto, en este traspaso de ocho mil honorarios a contrata que tenemos vigente estarían quedando fuera quienes trabajan en los programas Senda y Ley de Alcoholes.
Entonces, por vuestro intermedio, nos gustaría solicitar buenos oficios al respecto y ver la instancia en que se puedan agregar, ya que ellos, por dar un ejemplo, son trabajadores a honorarios que participan en esos programas, algunos con doce años de antigüedad, y que han visto sucesivos traspasos de honorarios a contrata, siendo testigos de cómo otros honorarios, que son presupuestarios de los servicios, han ido mejorando su relación contractual.
Hay trabajadores que están hace doce años, otros con menos tiempo, que llevan seis, cinco años de antigüedad, a honorarios, y no han visto su calidad contractual mejorada al ser traspasados a la contrata.
Eso, por una parte.
Quiero agregar también que toda esta crisis devela una realidad a nivel salud donde al margen de los trabajadores a honorarios, que ya es una forma de contratación precaria, que nosotros llamamos "contratación sin derechos", se suma una modalidad conocida como "compra de servicios", que también es un sistema de boletas, pero es la contratación de un servicio. Ni siquiera contratan a la persona, pues esta modalidad es parecida a cuando uno compra un computador, una mesa o algún artículo de escritorio. Se compra el servicio a un profesional y se contrata a través de esta vía. Ellos también están quedando fuera del traspaso, aun cuando boletean y generan este sistema que también nos parece que consiste en contrataciones sin derecho.
Sin redundar, trataré de ser breve respecto a una situación de la Octava Región, que quisiera dejar presentada y que también tiene que ver con una forma de contratación de los hospitales grandes, que se hace en virtud de la brecha que hay de recursos humanos respecto a la población que atienden los hospitales públicos.
Se han buscado fórmulas que, si bien responden a mantener en funcionamiento el hospital y a entregar un servicio, van en contra de la estabilidad del empleo, por ejemplo, al contratar profesionales a través del ausentismo. O sea, de todos estos correlativos que se generan por el ausentismo, ya sea por feriados legales, licencias, etcétera, se contratan otros profesionales, los cuales se van respaldando mes a mes en la medida en que se va generando este ausentismo.
Entonces, existe el caso de algunos fueros maternales impagos de dos meses en el hospital regional, de profesionales tecnólogos médicos de laboratorio que también, al estar contratados bajo este respaldo de ausentismo de otros -y el día de hoy, producto de la contingencia, se ha visto reducido el margen de contratación-, están quedando pendientes de pago un mes, un mes y medio, y se va viendo cómo se resuelve a través de una bicicleta. Finalmente, el costo lo paga el trabajador, porque no recibe su remuneración completa a fin de mes, aun cuando es contrata y entregó su prestación durante las cuarenta y cuatro horas por las cuales es contratado.
Por lo tanto, pido por vuestro intermedio que se pueda revisar esa situación que aqueja al hospital regional y que, me consta, afecta a otros hospitales base de la región y del país.
Cierro mi intervención agradeciendo este espacio, y espero que sea oficioso para efectos de llevar a cabo soluciones y ganarle a esta pandemia, porque aquí importamos absolutamente todas y todos.
Gracias.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Muchas gracias, señor Cabrera.
Ofrezco la palabra al señor Luis Espinoza, de Fenasenf.

El señor ESPINOZA (Presidente Fenasenf).- Buenos días a todos y muchas gracias por la invitación, por la oportunidad. A través de usted, Presidenta, manifiesto mi agradecimiento a todos los Senadores.
Le solicito autorización para proyectar una presentación de apoyo, para que ustedes también vayan mirando, ¿se podría?

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Sí, no hay problema.

El señor ESPINOZA (Presidente Fenasenf).- Muchas gracias.
Un segundo.
No puedo...

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Señor Secretario, ¿no se puede?

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Vamos a compartir la pantalla. No sé si el señor Espinoza habrá enviado la presentación. Se le solicitó que se la hiciera llegar a Informática.

El señor ESPINOZA (Presidente Fenasenf).- La puedo proyectar desde acá.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Vamos a habilitar la opción para compartir pantalla.

El señor ESPINOZA (Presidente Fenasenf).- Ya la tengo proyectada.
No sé si ustedes lo autorizan...

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Está autorizado.

El señor ESPINOZA (Presidente Fenasenf).- ¿Ya la ven?

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Sí, está okay.

El señor ESPINOZA (Presidente Fenasenf).- Perfecto.
Trataré de ser breve, porque son solo diez minutos. Creo que lo puedo concretar. La idea es que veamos la situación de la pandemia.
Quiero exponerles ciertas cifras, para dar cuenta de cómo se está manejando la propagación del virus y compararnos con las realidades de otros países.