Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 368ª
Sesión 72ª, en jueves 20 de agosto de 2020
Especial
(Celebrada presencial y telemáticamente, de 12:05 a 14:42)
PRESIDENCIA DE SEÑORA ADRIANA MUÑOZ D'ALBORA, PRESIDENTA;
SEÑOR RABINDRANATH QUINTEROS LARA, VICEPRESIDENTE, Y SEÑORA
XIMENA RINCÓN GONZÁLEZ, PRESIDENTA ACCIDENTAL
SECRETARIO, EL SEÑOR RAÚL GUZMÁN URIBE, TITULAR
____________________
VERSIÓN TAQUIGRÁFICA
I. ASISTENCIA
Asistieron presencialmente las señoras y los señores:
--Chahuán Chahuán, Francisco
--Coloma Correa, Juan Antonio
--Ebensperger Orrego, Luz
--Elizalde Soto, Álvaro
--García Ruminot, José
--Girardi Lavín, Guido
--Moreira Barros, Iván
--Muñoz D´Albora, Adriana
--Pizarro Soto, Jorge
--Rincón González, Ximena
Asistieron telemáticamente las señoras y los señores:
--Allende Bussi, Isabel
--Aravena Acuña, Carmen Gloria
--Araya Guerrero, Pedro
--Bianchi Chelech, Carlos
--Castro Prieto, Juan
--De Urresti Longton, Alfonso
--Durana Semir, José Miguel
--García-Huidobro Sanfuentes, Alejandro
--Goic Boroevic, Carolina
--Guillier Álvarez, Alejandro
--Huenchumilla Jaramillo, Francisco
--Insulza Salinas, José Miguel
--Lagos Weber, Ricardo
--Latorre Riveros, Juan Ignacio
--Letelier Morel, Juan Pablo
--Montes Cisternas, Carlos
--Navarro Brain, Alejandro
--Órdenes Neira, Ximena
--Ossandón Irarrázabal, Manuel José
--Prohens Espinosa, Rafael
--Provoste Campillay, Yasna
--Pugh Olavarría, Kenneth
--Quintana Leal, Jaime
--Quinteros Lara, Rabindranath
--Sabat Fernández, Marcela
--Sandoval Plaza, David
--Soria Quiroga, Jorge
--Van Rysselberghe Herrera, Jacqueline
--Von Baer Jahn, Ena
Concurrió, además, telemáticamente la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, señora Mónica Zalaquett Said.
Asimismo, se encontraban presentes la Presidenta de la Fundación Mujeres, señora Andrea Camargo, y telemáticamente el Fiscal Nacional, señor Jorge Abbott Charme; la Ministra de la Corte Suprema, señora Andrea Muñoz, y la Secretaria de la Secretaría de Género de la Corte Suprema, señora Andrea Granados; la General señora Pamela Olivares Peña, la Prefecto de la Prefectura de Familia e Infancia, Teniente Coronel señora Natalia Gutiérrez Abarzúa, la Jefa del Departamento Policial Asuntos de la Familia, Capitana señora María Muñoz Maureira, y el Teniente Coronel señor Christian Retamal Contreras; el Jefe Jurídico de la PDI, Prefecto Inspector señor Luis Silva Barrera; del Frente Feminista Revolución Democrática, señora Valeria Cárcamo; la Directora del Área Legislativa de la Asociación de Abogadas Feministas de Chile (Abofem), señora Danitza Pérez Cáceres; la Presidenta de Comunidad Mujer, señora Mercedes Ducci; el Gerente Comercial de Track Group, señor Andrés Briceño; de la Corporación Humanas, señora Camila Maturana; la Secretaria General del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, señora Anita Román; la Directora Ejecutiva de la Fundación Instituto Mujer, señora Gloria Leal; la Fundadora y Directora del Área Clínica del Centro Interdisciplinario de las Mujeres (Cidem), señora Nerea de Ugarte, y a la representante de OCAC, señora María José Guerrero.
Actuó de Secretario General el señor Raúl Guzmán Uribe, y de Prosecretario, el señor Roberto Bustos Latorre.
II. APERTURA DE LA SESIÓN
--Se abrió la sesión a las 12:05.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- En el nombre de Dios y de la Patria, se abre la sesión.
Solicito el acuerdo de la Sala para que la Senadora Rincón dirija la sesión.
Muchas gracias.
--Pasa a presidir la sesión, en calidad de Presidenta accidental, la Senadora señora Rincón.
III. ORDEN DEL DÍA


GRAVÍSIMA SITUACIÓN DE VIOLENCIA DE GÉNERO QUE AFECTA A LAS MUJERES EN EL PAÍS

La señora RINCÓN (Presidenta accidental).- Tiene la palabra el señor Secretario.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- La señora Presidenta ha citado a esta sesión especial, conforme al acuerdo de Comités, con la finalidad de abordar la gravísima situación de violencia de género que afecta a las mujeres del país, los impactos de la pandemia COVID-19 en este fenómeno, y las medidas institucionales, legales y administrativas necesarias para su erradicación.
A esta sesión fueron invitados:
-El Ministro de Justicia y Derechos Humanos, señor Hernán Larraín, quien se excusó.
-La Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, señora Mónica Zalaquett, quien participará de manera telemática.
-El Presidente de la Excelentísima Corte Suprema, don Guillermo Silva Gundelach, quien se excusó, pero que será representado por la Ministra de la Corte Suprema, señora Andrea Muñoz, y por la señora Andrea Granados, Secretaria de la Secretaría de Género.
-El Fiscal Nacional, don Jorge Abbott, quien participará de manera telemática.
-El General Director de Carabineros, don Mario Rozas Córdova, quien se excusó de asistir personalmente y que será representado por la General señora Pamela Olivares Peña; por la Teniente Coronel señora Natalia Gutiérrez Abarzúa, Prefecto de la Prefectura de Familia e Infancia; por la Capitana señora María Muñoz Maureira, Jefa del Departamento Policial Asuntos de la Familia, y por el Teniente Coronel señor Christian Retamal Contreras.
-El Director General de la Policía de Investigaciones, señor Héctor Espinoza, quien se excusó y que será representado por el Jefe Jurídico de la PDI, Prefecto Inspector señor Luis Silva Barrera.
-La señora María Inés Salamanca, Directora de ONU Mujeres, respecto de quien no se tuvo respuesta.
-La señora Valeria Cárcamo, del Frente Feminista Revolución Democrática, quien participará de manera telemática.
-La señora Danitza Pérez Cáceres, Directora del Área Legislativa de la Asociación de Abogadas Feministas de Chile (Abofem), quien también participará de forma telemática.
-La señora Mercedes Ducci, Presidenta de Comunidad Mujer, quien confirmó su asistencia de manera telemática.
-La señora Alejandra Sepúlveda, Directora Ejecutiva de Comunidad Mujer, quien se excusó.
-La señora Francisca Junemann, Presidenta de Fundación Chile Mujeres, quien se excusó.
-La señora Verónica Campino, Vicepresidenta de Fundación Chile Mujeres, quien también presentó excusas.
-El señor Andrés Briceño, Gerente Comercial de Track Group, quien participará de manera telemática.
-La señora María José Guerrero, Presidenta del Observatorio contra el Acoso Callejero (OCAC), de quien no recibimos respuesta, la que está pendiente.
-La señora Camila Maturana, de la Corporación Humanas, quien participará de forma telemática.
-La señora Anita Román, Secretaria General del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, quien participará en forma telemática.
-La señora Gloria Leal, Directora Ejecutiva de la Fundación Instituto Mujer, quien participará de manera telemática.
-La señora Bárbara Sepúlveda, Directora Ejecutiva de la Asociación de Abogadas Feministas de Chile (Abofem), de quien no recibimos respuesta.
-La señora Nerea de Ugarte, Fundadora y Directora del Área Clínica del Centro Interdisciplinario de las Mujeres (Cidem), de quien tampoco recibimos respuesta.
-Y la señora Andrea Camargo, Presidenta de Fundación Mujeres, quien señaló que participaría de manera presencial en la Sala.
Es todo, señora Presidenta.

La señora RINCÓN (Presidenta accidental).- Gracias, señor Secretario.
Tiene la palabra la Presidenta del Senado, señora Adriana Muñoz.

La señora MUÑOZ.- Estimada Presidenta y Honorables colegas, hemos citado a esta sesión especial frente a lo que estimo es una gravísima situación de violencia de género que vive el país.
Como se ha dicho, a la pandemia del coronavirus se agrega la pandemia permanente de la violencia que viven las mujeres cotidianamente, en el marco de una cultura que normaliza, tolera, cuando no justifica agresiones contra las mujeres.
Los femicidios han ido en constante aumento. De acuerdo a datos e información que nos ha entregado nuestra Biblioteca del Congreso Nacional, el año 2019 se registraron ciento setenta casos, un 123,7 por ciento más que en el 2015. Solo durante el primer semestre del presente año, ya se han registrado ciento siete casos. Dentro de las denuncias, las lesiones y amenazas son los delitos que más se repiten. En el 2019, por ejemplo, se registraron 66.466 lesiones y 53.901 denuncias, respectivamente. El maltrato habitual ha tenido un aumento de 15 por ciento en los últimos años, y en el 2019 se registraron 14.644 casos. Finalmente, en los últimos cinco años han sido denunciados 2.648 casos de abusos sexuales, cometidos bajo contextos de violencia intrafamiliar, dando un promedio de quinientos treinta casos anuales.
Se trata de una cruda e indignante realidad, señora Presidenta, que debe hacernos reflexionar y, mucho más que eso, tomar acción. No es posible seguir aceptando este nivel de vulneración a los derechos de las mujeres. No es posible seguir aceptando esta cultura patriarcal que respalda estos hechos y que se expresa de muchas formas.
Señora Presidenta, Honorables colegas, invitadas e invitados, junto con muchas parlamentarias y muchos parlamentarios hemos venido por décadas trabajando estos temas, buscando visibilizarlos y aumentando penas y facilitando procedimientos judiciales. Hemos tenido dos leyes de violencia intrafamiliar: la primera, la Ley de Femicidio, y la última, que en honor a Gabriela, la hemos denominado "Ley Gabriela".
También ha habido políticas de Estado: se ha creado un servicio, luego un Ministerio, se ha implementado una red de casas de acogida, y estoy cierta de que muchos servicios públicos han incorporado estas temáticas en sus acciones de capacitación.
Sin embargo, la violencia no cesa y, peor aún, aumenta. Día a día seguimos recogiendo hechos, hitos, señales, que nos hablan de un sistema que sigue fallando y de una cultura de violencia y abuso contra las mujeres, que sigue día a día presente y vigente.
Los textos escolares que advierten que una mujer borracha se expone a las agresiones sexuales; las denuncias de mujeres que no son escuchadas cuando se presentan a denunciar hechos de violencia; los casos judiciales que se pierden en una maraña de procedimientos, que siguen revictimizando a las mujeres; el acoso callejero, que sigue impune y que afecta a la vida cotidiana de tantas mujeres, y que, para algunos, es un gesto de galantería.
De verdad, he reflexionado una y otra vez sobre lo que hemos hecho en estos largos años, en lo que hicimos bien y en lo que hicimos mal. Me he preguntado: ¿Qué nos ha fallado? En qué fallamos, porque pese a tanto esfuerzo seguimos con cifras y casos tan dramáticos como persistentes. Y creo que, pese a que hemos avanzado en muchos aspectos relevantes, que, por cierto, pueden y deben seguir perfeccionándose, el problema fundamental es la cultura, y en ello nos falta esfuerzo.
Como señala Ana de Miguel, "La ideología patriarcal está tan firmemente interiorizada, sus modos de socialización son tan perfectos que la fuerte coacción estructural en que se desarrolla la vida de las mujeres, violencia incluida, presenta para buena parte de ellas la imagen misma del comportamiento libremente deseado y elegido.".
Es esta cultura patriarcal que no logramos erradicar la que se expresa a cada momento de diversas formas y que termina avalando minuto a minuto, día a día, año a año una situación subordinada de la mujer en la sociedad, y de ahí a la sensación de posesión y a la violencia hay un paso.
Cuando se promueven consejos públicos integrados solamente por varones, se entrega el mensaje de que solo los varones están capacitados para ciertos temas, lo mismo cuando las grandes empresas de este país no alcanzan un 10 por ciento de directoras mujeres; cuando seguimos hablando de que las labores de cuidado de la sociedad están radicadas en las mujeres; cuando un medio de comunicación se da el lujo de decir que Antonia se suicidó porque no fue capaz de soportar una violación.
Creo, señora Presidenta, que es el momento de asumir en serio la necesidad de cambiar esta cultura, sin lo cual cualquier otro avance, por relevante que parezca, resulta insuficiente y parcial. Abogo por una verdadera agenda de género, como la que hemos venido trabajando con más de noventa organizaciones de la sociedad civil, que asuma transversalmente el problema, en todos los ámbitos y en todas las realidades.
Al respecto, creo indispensable que cada Ministerio o servicio público cree comisiones o comités de género, que analicen a la luz de esta mirada cada uno de los programas existentes.
Del mismo modo, es necesario que a nivel país nos ocupemos en serio de este asunto, trazando metas concretas, con indicadores medibles y con énfasis en algunas áreas de especial relevancia, como la educación, la salud, el empleo y el procedimiento penal.
Creo, señora Presidenta, que el sistema educativo es esencial. El reclamo por una educación no sexista exigido por miles y miles de jóvenes mujeres es una necesidad imperiosa. Es ahí, en la temprana infancia, en la juventud, cuando se establecen estereotipos, se crean límites, se asumen realidades que limitan a las mujeres. Y ellos siguen existiendo. El Ministerio de Educación, entonces, tiene un rol fundamental en esta materia, que hasta ahora no asume con decisión.
Dicho lo anterior, quiero referirme más propiamente a algunos aspectos vinculados a la denuncia, investigación y sanción de hechos violentos contra las mujeres.
Siguen existiendo obstáculos en el procedimiento criminal, que condicionan las investigaciones y decisiones judiciales en materia de crímenes de violencia intrafamiliar. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha podido verificar que la violencia y la discriminación contra las mujeres todavía son hechos aceptados en las sociedades americanas, lo cual se refleja en la respuesta de funcionarios de la administración de la justicia hacia las mujeres víctimas de violencia y en el tratamiento de los casos. Existe, asimismo, la tendencia de observar los casos de violencia contra las mujeres como conflictos domésticos que deben ser resueltos sin la intervención del Estado.
Asimismo, dicho organismo ha advertido que específicamente los estereotipos de género que ostentan funcionarios y funcionarias judiciales fueron identificados como un problema importante, ya que influyen en el trato con la víctima. No se les cree a las víctimas, minimizan sus temores y la violencia sufrida, y por tanto, también, la interpretación de las normas jurídicas.
Como advierte la profesora y abogada Lidia Casas, una gran investigadora en estas materias en el plano policial y judicial:
"En el caso de las mujeres, la víctima es percibida como legítima y su denuncia real y, por consiguiente, merece protección en mayor medida mientras más se acerque a los patrones socioculturales de superioridad moral que se les atribuye a las mujeres".
Por otra parte, señala la profesora Casas: "Si una víctima no se conforma con ciertos parámetros, su credibilidad en tanto víctima es reducida y con ello la protección del aparato del Estado, todo lo cual resulta discriminatorio".
Lidia Casas también identifica otro problema habitual, que se escucha cotidianamente a policías, defensores, fiscales y jueces:
"Todo indica que para los operadores del sistema penal este tipo de asuntos son realmente un cacho, difíciles de abordar, con víctimas que prestan escasa colaboración en algunos casos y con un alto grado de retractación, que en realidad no es la declaración de los hechos denunciados si no hubieran ocurrido, sino que no se desea mantener la persecución penal, que es una cuestión distinta".
Diana Useche, por su parte, nos advierte sobre las dilaciones, y dice: "En la investigación en los casos de delitos relacionados con violencia basada en género existen retrasos injustificados por parte de las instituciones encargadas de realizar la investigación. Esto debido a la percepción de que estos casos no son prioritarios, producto de la influencia de patrones socioculturales, discriminatorios, que tienden a descalificar a la víctima.".
Hay, entonces, patrones de género que dificultan la valoración de estos casos. Sé que el Ministerio Público, las policías y el Poder Judicial han trabajado en estas materias, pero también sé que aún es posible y necesario seguir avanzando.
Por último, señora Presidenta, advierto acerca de la urgencia de avanzar en tres materias adicionales.
En primer término, tenemos que insistir en los programas de promoción de denuncias de maltrato y de casas de acogida. Siguen siendo imprescindibles y debemos seguir reforzándolos.
En segundo lugar, creo imprescindible avanzar en el control telemático de las medidas cautelares. Son demasiados los casos que terminan en violencia grave, que pudieron prevenirse con un control más efectivo de estas medidas de alejamiento decretadas.
Sobre el particular, hay un proyecto de ley en que no me canso de insistir, que ya está acá en el Senado, en su tercer trámite, en la Comisión de Constitución, que podríamos aprobar y despachar, a fin de permitir instalar este sistema telemático de seguimiento de las medidas cautelares para hacerlas efectivas, eficaces y de real protección a la vida de las mujeres, a fin de que aquellas que denuncian en los Tribunales de Familia no terminen finalmente siendo asesinadas.
Hago presente, asimismo, la necesidad de seguir avanzando en la inserción laboral de las mujeres. En definitiva, lo que logra romper el cerco de la violencia es la independencia económica y la autonomía de las mujeres. La pandemia ha afectado gravemente esta posibilidad. Llamo a crear una mesa intersectorial por el empleo femenino pospandemia, con participación de los Ministerios de la Mujer, de Economía y del Trabajo. Hemos retrocedido diez años en esta materia y se requerirán políticas muy activas y potentes.
Por último, señora Presidenta, Honorables colegas, quiero testimoniar en tres mujeres el drama que viven millones de estas en nuestro país; tres mujeres que comparten un fatal destino; tres mujeres víctimas de hechos atroces; tres mujeres vulneradas no solo por sus agresores, sino por una sociedad que de una y otra manera tolera, cuando no derechamente justifica lo indefendible.
Esta no es una lucha solo de las mujeres, es una lucha de la sociedad, es una lucha a favor de la igualdad, a favor del respeto, a favor de la dignidad, a favor de la vida, para que las mujeres de Chile puedan crecer, desarrollarse, caminar seguras, en definitiva, vivir la vida para la que nacieron, tan simple como eso, sin temor a ser agredidas, a ser asesinadas.
Muchas gracias.
He dicho.

La señora RINCÓN (Presidenta accidental).- Gracias, señora Presidenta.
A continuación, le vamos a ofrecer la palabra a la señora Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, señora Mónica Zalaquett.

La señora ZALAQUETT (Ministra de la Mujer y la Equidad de Género).- Muy buenas tardes, estimada Presidenta del Senado y Honorables Senadoras y Senadores.
Quería pedir autorización para compartir pantalla, porque me gustaría mostrar algunas láminas, si fuera posible.

La señora RINCÓN (Presidenta accidental).- Por supuesto.
En Informática se lo van a permitir, señora Ministra.

La señora ZALAQUETT (Ministra de la Mujer y la Equidad de Género).- Muchas gracias.
Bueno, quiero partir agradeciendo la oportunidad de estar en esta sesión especial convocada para abordar una problemática que estoy segura que nos duele a todos como país y como Estado, y que nos debe hacer reflexionar como sociedad respecto a la manera en que estamos enfrentando la violencia contra las mujeres.