Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 368ª
Sesión 103ª, en jueves 8 de octubre de 2020
Especial
(Celebrada presencial y telemáticamente, de 13:18 a 15:02)
PRESIDENCIA DE SEÑORA ADRIANA MUÑOZ D'ALBORA, PRESIDENTA;
SEÑOR RABINDRANATH QUINTEROS LARA, VICEPRESIDENTE, Y SEÑORA
YASNA PROVOSTE CAMPILLAY, PRESIDENTA ACCIDENTAL
SECRETARIOS, EL SEÑOR RAÚL GUZMÁN URIBE, TITULAR,
Y LA SEÑORA PILAR SILVA GARCÍA DE CORTÁZAR, SUBROGANTE
____________________
VERSIÓN TAQUIGRÁFICA
I. ASISTENCIA
Asistieron presencialmente las señoras y los señores:
--Coloma Correa, Juan Antonio
--Elizalde Soto, Álvaro
--Galilea Vial, Rodrigo
--García Ruminot, José
--Girardi Lavín, Guido
--Moreira Barros, Iván
--Muñoz D´Albora, Adriana
--Navarro Brain, Alejandro
--Ossandón Irarrázabal, Manuel José
--Pizarro Soto, Jorge
--Provoste Campillay, Yasna
--Sandoval Plaza, David
Asistieron telemáticamente las señoras y los señores:
--Allende Bussi, Isabel
--Alvarado Andrade, Claudio
--Aravena Acuña, Carmen Gloria
--Bianchi Chelech, Carlos
--Castro Prieto, Juan
--Chahuán Chahuán, Francisco
--De Urresti Longton, Alfonso
--Ebensperger Orrego, Luz
--García-Huidobro Sanfuentes, Alejandro
--Goic Boroevic, Carolina
--Guillier Álvarez, Alejandro
--Huenchumilla Jaramillo, Francisco
--Insulza Salinas, José Miguel
--Kast Sommerhoff, Felipe
--Lagos Weber, Ricardo
--Latorre Riveros, Juan Ignacio
--Letelier Morel, Juan Pablo
--Montes Cisternas, Carlos
--Órdenes Neira, Ximena
--Prohens Espinosa, Rafael
--Pugh Olavarría, Kenneth
--Quinteros Lara, Rabindranath
--Rincón González, Ximena
--Sabat Fernández, Marcela
--Soria Quiroga, Jorge
--Van Rysselberghe Herrera, Jacqueline
Concurrió además, telemáticamente, el Ministro de Minería, señor Baldo Prokurica Prokurica.
Asimismo, participaron telemáticamente la Presidenta del Sindicato N° 2 de Chuquicamata, señora Liliana Ugarte; el Presidente del Sindicato N° 3 de Chuquicamata, señor Miguel Véliz; el Director del Sindicato N° 1 de Chuquicamata, señor Freddy Paniagua; el Presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre y Presidente del Sindicato N° 2 de la División Salvador de Codelco, señor Patricio Elgueta, y el Dirigente de Codelco y Secretario General del Sindicato Nacional El Teniente, señor Jorge Olguín.
Actuaron de Secretario General el señor Raúl Guzmán Uribe, y la señora Pilar Silva García de Cortázar, subrogante, y de Prosecretario, el señor Roberto Bustos Latorre.
II. APERTURA DE LA SESIÓN
--Se abrió la sesión a las 13:18, en presencia de 27 señoras Senadoras y señores Senadores.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- En el nombre de Dios y de la Patria, se abre la sesión.
III. CUENTA

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Se va a dar cuenta de los asuntos que han llegado a Secretaría.
El señor BUSTOS (Prosecretario) da lectura a la Cuenta, documento preparado por la Secretaría de la Corporación que contiene las comunicaciones dirigidas al Senado:
Proyecto de Acuerdo
De los Honorables Senadores señoras Rincón, Allende, Goic, Muñoz, Órdenes, Provoste y Sabat, y señores Araya, Bianchi, Elizalde, Guillier, Huenchumilla, Harboe, Insulza, Lagos, Latorre, Letelier, Montes, Navarro, Ossandón, Pizarro, Quintana y Quinteros, por el que se solicita a S.E. el Presidente de la República que, si lo tiene a bien, se sirva adoptar las medidas que se proponen para fortalecer la participación de la mujer en la industria minera (Boletín N° S 2.139-12).
--Queda para ser votado en su oportunidad.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Terminada la Cuenta.
IV. ORDEN DEL DÍA


SITUACIÓN ACTUAL DE CODELCO

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Le doy la palabra al señor Secretario para iniciar, entonces, la sesión especial que vamos a desarrollar esta tarde.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Gracias, señora Presidenta.
La señora Presidenta, conforme a los acuerdos adoptados por los Comités, ha citado a esta sesión especial, por petición de los Honorables Senadores señora Provoste, señor Guillier y señor Araya, a efectos de "que este Honorable Senado y sus representantes puedan conocer en mayor profundidad la situación que hoy atraviesa la principal empresa" -esto es, Codelco- "cuyos dueños son las chilenas y chilenos".
A esta sesión se ha invitado al señor Ministro de Minería, don Baldo Prokurica; a la señora Liliana Ugarte, Presidenta del Sindicato N° 2 de Chuquicamata; al señor Miguel Véliz, Presidente del Sindicato N° 3 de Chuquicamata; al señor Freddy Paniagua, Director del Sindicato N° 1 de Chuquicamata; al señor Patricio Elgueta, Presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre y Presidente del Sindicato N° 2 de la División Salvador de Codelco; al señor Jorge Olguín, Dirigente de Codelco y Secretario General del Sindicato Nacional El Teniente.
Ha enviado sus excusas el señor Presidente Ejecutivo de Codelco, don Octavio Araneda, quien fue invitado a esta sesión pero no podrá asistir, y también se excusó el señor Arturo Fuentes, Presidente del Sindicato Minero de Chuquicamata.
Señora Presidenta, entiendo que va a solicitar la palabra en su oportunidad el señor Ministro de Minería, por cuanto tiene otra actividad y quería intervenir lo antes posible, según se ha indicado.
Es todo.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Voy a entregar la palabra primero a la Senadora Provoste, quien está entre los convocantes de esta sesión.
Tiene la palabra, Senadora.

La señora PROVOSTE.- Muchas gracias, Presidenta.
Por su intermedio, saludo al Ministro de Minería y, a través de él, a todos los miembros del Poder Ejecutivo que nos acompañan.
También saludo al Presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre, señor Patricio Elgueta, y a través de él, a todos los sindicatos que en el día de hoy nos acompañan.
Efectivamente, junto con el Senador Alejandro Guillier y el Senador Pedro Araya, hemos solicitado esta sesión especial porque nos parece que es de la máxima importancia revisar los procesos que han estado ocurriendo con la cuprífera estatal, no solo en el marco de esta pandemia, sino desde hace ya varios o, tal vez, muchos años. Hemos visto a Codelco, por una parte, enfrentando los requerimientos de inversiones y con cambios permanentes en las organizaciones necesarias para poder asegurar su viabilidad y competitividad, pero por otra, aferrándose a una suerte de autosuficiencia en su gestión y a un pretendido autocontrol de ella, lo que la ha ido llevando a una situación de conflictividad cada vez más aguda con sus trabajadoras y trabajadores, y con los organismos encargados de su fiscalización.
Y digo con sus trabajadores y trabajadoras, porque la Administración ha terminado desechando, al menos en los hechos, la alianza estratégica que tenía con aquellos que día a día enfrentan el riesgo de la producción minera, lo cual permitía incorporar la participación y el compromiso laboral en los objetivos centrales de la empresa, cuyos resultados son transcendentes no solo para Codelco, sino también para todo el país.
Señora Presidenta, los sindicatos son esenciales para el buen entendimiento y para el buen funcionamiento de las actividades diarias. No puede ser, entonces, que la Administración de la empresa, que es de todos los chilenos, no sea capaz de establecer relaciones laborales sustentadas en la necesaria confianza que exigen sus buenos resultados.
En definitiva, judicializar las relaciones laborales con demandas de ida y vuelta no es propio de una buena administración, y así lo percibimos las chilenas y chilenos que en calidad de autoridades del Estado tenemos la obligación de observar dicho comportamiento.
De hecho, cuando la Comisión de Minería del Senado, que me correspondió presidir y de la que formo parte desde hace ya más de un año y medio, decidió funcionar como tal en Chuquicamata tuvo que reunirse por separado con la Administración, pues esta no quería hacerlo en conjunto con sus sindicatos, cuestión que a nuestro entender resulta de una fácil comprensión, pero que es inentendible para las buenas y sanas relaciones que deben existir entre ejecutivos y trabajadores.
Así, después de visitar la mina subterránea y al momento de iniciar la reunión con sus ejecutivos y directores, todos se retiraron con la excusa de que perderían el avión a Santiago, y debimos continuar la reunión, que fue muy cordial, con todas las jefaturas locales, para luego pasar a reunirnos con los sindicatos.
Sin duda, debo decirlo: es una actuación ofensiva, por decir de lo menos, de quienes hoy día forman parte de la plana directiva de Codelco, no solo hacia este Senado, sino también hacia sus trabajadores y trabajadoras organizadas a través de los sindicatos respectivos.
Terminada esa reunión, la Comisión de Minería sesionó con los sindicatos en la sede de una de esas organizaciones por cerca de dos horas. Nuestra sensación fue la de una empresa del Estado en que sus ejecutivos no tenían interés alguno en reunirse con representantes de uno de los órganos del Estado, como es el Senado, y menos con sus trabajadores y trabajadoras. Fue una reunión en donde pudimos escuchar la preocupación de los trabajadores y las trabajadoras desde el punto de vista de la inversión, pero también desde el punto de vista de la falta de calidad en las relaciones laborales.
Hemos visto, Presidenta, durante este tiempo los conflictos que la cuprífera estatal ha mantenido con órganos de fiscalización, como lo es la Contraloría General de la República, a raíz del informe 900, del año 2016.
Este órgano contralor desnudó las irregularidades de contratos por importantes sumas de dinero sin licitación pública, mediante trato directo y muchas de ellas con empresas y personas relacionadas, vulnerando claras normas de probidad administrativa, y Codelco, en lugar de enmendar estas actitudes, conforme a una demanda amplia y transversal de nuestro país por más transparencia, decidió iniciar en el año 2017 un juicio en contra de la Contraloría General de la República, alegando, en síntesis, que las normas de probidad administrativa aplicables a toda la Administración del Estado por la Ley de Bases y por la Ley de Transparencia no le eran aplicables a Codelco, atendiendo una norma del artículo 25 del decreto ley N° 1.350 y de su Ley Orgánica, que regiría sin variaciones desde abril del año 1975, fecha de su dictación.
Presidenta, no se trata de la discusión jurídica, que se falló en contra de Codelco en primera instancia y que por las informaciones que hemos logrado obtener a través de los medios de comunicación la empresa se prepara para apelar. Lo digo, Presidenta, porque aquí, independientemente del gobierno de turno, en esta Administración se mantiene invariable una mala relación con sus trabajadores y una permanente tensión con los organismos fiscalizadores.
No puede ser que el Directorio de Codelco continúe sin poner fin al conflicto judicial que ha planteado en contra de la Contraloría General de la República, hoy representada por el Consejo de Defensa del Estado. No puede sino estimarse que escapa al más mínimo sentido común haber generado dentro del Estado un conflicto de esta magnitud. Eso le hace mal a Codelco y le hace mal a Chile, verse ante el mundo en una disputa en que el Poder Ejecutivo puede resolver con premura.
Presidenta, creo que no es posible sostener que le bastan sus propios sistemas de autocontrol a Codelco -claramente ha quedado de manifiesto que no es así-, además del que ejercen la Comisión para el Mercado Financiero, según las leyes de sociedades anónimas, o Cochilco.
Cuando el Estado está buscando mecanismos para poder subordinar a la policía uniformada al poder civil, no puede dejar a la empresa que reporta grandes ingresos que se autocontrole o se mande sola.
Me parece, además, Presidenta, que una de las razones por las cuales hemos solicitado esta sesión especial tiene que ver con la fuerte crítica y crisis que hoy existe entre el Ejecutivo y sus trabajadores y trabajadoras.
No puede ser que la cuprífera estatal, que debiera ser un faro que ilumine a la industria minera en nuestro país, hoy, en el marco de esta pandemia; hoy, en el marco de esta crisis social y económica, decida desvincular a mujeres, principalmente, y a trabajadores que son parte del grupo de riesgo con la excusa de la situación y de la crisis económica que estamos viviendo.
Cuando vemos que el Consejo de Defensa del Estado una vez más plantea recursos en contra de Codelco, particularmente respecto de la situación que vive Rajo Inca, la decisión de la empresa es contratar equipos jurídicos externos, desaprovechando la información y la capacidad que existe en la propia División Salvador. Ese es el tipo de decisiones de despilfarro de recursos públicos que permiten, por una parte, seguir generando una amenaza a la sana continuidad de lo que significa el sueldo de Chile, como lo es Codelco.
He dicho, señora Presidenta.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Gracias, Senadora Provoste.
Saludo la presencia del señor Ministro de Minería, don Baldo Prokurica, a quien le entrego la palabra.
Bienvenido, señor Ministro.
Estaba conectado al inicio de la sesión, pero, al parecer, ahora no lo está.
Muy bien.
Podemos entregar la palabra a otro invitado mientras tanto.

La señora SILVA (Secretaria General subrogante).- Señor Freddy Paniagua, Director del Sindicato N° 1 de Chuquicamata, ¿está conectado?
Por favor, habilite su micrófono.

El señor PANIAGUA (Director del Sindicato N° 1 de Chuquicamata).- Muchas gracias, Presidenta, por el pase, pero como dirigentes teníamos una presentación que va en secuencia, donde se van a tratar de tres a cuatro temas importantes. Y en la secuencia, estoy en el número 3, así es que si pudiéramos comenzar con la presentación del Presidente del Sindicato N° 3, le agradecería bastante.

La señora MUÑOZ (Presidenta).- Muy bien.
Solicito el acuerdo de la Sala para que presida la Senadora Yasna Provoste en el resto de la sesión.
Acordado.
--Pasa a presidir la sesión, en calidad de Presidenta accidental, la Senadora señora Provoste.

La señora PROVOSTE (Presidenta accidental).- Bueno, como es una característica de los trabajadores del cobre, ellos se han organizado muy bien. Por lo tanto, en el orden que han elegido para sus presentaciones, correspondería ofrecerle, por hasta cinco minutos, la palabra al señor Miguel Véliz, Presidente del Sindicato N° 3 de Chuquicamata.

El señor VÉLIZ (Presidente del Sindicato N° 3 de Chuquicamata).- Hola, muy buenas tardes a todos los Senadores y Senadoras. Por intermedio de la Presidenta, saludamos el espacio que nos han otorgado a los sindicatos.
Vamos a hacer uso del tiempo de la División Chuquicamata y de las divisiones que no están presentes en Sala.
Para eso tenemos cuatro presentaciones, muy breves, muy concisas, con datos bastante concretos respecto de lo que necesitamos plantearles a ustedes. Así que voy a compartir pantalla, si así me autoriza usted, estimada Presidenta.

La señora PROVOSTE (Presidenta accidental).- Está autorizado por el Departamento de Informática, que se encuentra haciendo los ajustes necesarios.
Por favor, ya puede colocar su presentación.

El señor VÉLIZ (Presidente del Sindicato N° 3 de Chuquicamata).- Estimada Presidenta, para iniciar queremos manifestar que compartimos cada una de las palabras expresadas al inicio de esta sesión.
Efectivamente, de acuerdo a cómo se define, lo que estamos viviendo hoy día en Codelco es terrorismo laboral, además de la privatización encubierta que se está realizando y la destrucción de Chuquicamata, que fuese la mayor productora de cobre a nivel mundial.
No comprendemos cuál es el motivo o argumento que tiene la empresa para comportarse de esta manera con sus trabajadores, siendo que en este período de pandemia hemos estado al pie del cañón, produciendo día a día, sin detener ninguna de nuestras divisiones, con el único afán de entregar los excedentes que tanto necesitan los chilenos hoy día.
Creemos que la noble labor que realizan los mineros para el futuro del país merece el respeto necesario y una relación laboral moderna, en la cual prime, por supuesto, el respeto hacia los trabajadores.
Somos los sindicatos números 1, 2 y 3 de la División Chuquicamata.
Representamos al 90 por ciento de los trabajadores de la División, es decir, unos 3 mil 600 trabajadores. Y frente a la dramática situación que enfrenta Chuquicamata y Codelco, hemos decidido conformar una multisindical, que unida nos permita evitar la destrucción y la privatización de Chuquicamata y de Codelco como empresa del Estado, entendiendo que todas las aristas y ejecuciones que hay, por lo menos en los últimos tres años, apuntan a disminuir nuestra capacidad productiva y a hacernos una empresa deficiente con respecto al mercado, solamente con decisiones tomadas entre los ejecutivos, que terminan dañando a los trabajadores y, por ende, como lo vamos a ver en esta presentación, al erario nacional.
Esta exposición se encuentra compuesta por cuatro puntos, que contempla el fracaso y privatización del proyecto Mina Chuqui Subterránea; la privatización del Hospital del Cobre Doctor Salvador Allende Gossens; el fracaso del proyecto de Potenciamiento Fundición de Concentrados de Chuquicamata, y la privatización de proyectos Ripios de la Gerencia de Extracción y Lixiviación.
A principios del año 2010, la Corporación sometió el proyecto Mina Chuqui Subterránea al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, con una inversión total de 2 mil millones de dólares.
Tal monto de inversión era consistente con los estudios de prefactibilidad elaborados por Codelco en esos años. Ustedes pueden apreciar el cuadro oficial de cómo se presentaba dicha inversión ese año.
Al pasar el tiempo, en el 2014, estimada Presidenta y Senadores, Codelco anunciaba la mayor inversión de su historia, por un monto de 4 mil 200 millones de dólares, programando para mediados del 2019 el primer hundimiento de la mina subterránea. Tal anuncio era ratificado por las evaluaciones realizadas en diciembre del 2014, tanto por Cochilco como por el Ministerio de Desarrollo Social, como se puede apreciar en la lámina de la página 25 del Formulario 3, Código N14MS03, de dichas reparticiones públicas.
Sin embargo, según consta en el informe mensual de la explotación del proyecto Mina Chuqui Subterránea, a diciembre del año 2016 se evidenció una fuerte desviación presupuestaria, con un sobrecosto proyectado de alrededor de 2 mil 500 millones de dólares en ingeniería, desarrollo, etcétera, y sin considerar los reclamos que surgen...

La señora SILVA (Secretaria General subrogante).- Se le van a dar unos minutos más, don Miguel, para que termine su presentación.

El señor VÉLIZ (Presidente del Sindicato N° 3 de Chuquicamata).- Gracias. El fuerte y negativo desvío de la ejecución financiera obligó a la readecuación de la totalidad del proyecto, entre lo que destaca: la reducción del número de frentes de trabajo, de cuatro -que otorgaban una mayor cantidad de espacios de producción- a tres; el cambio del sistema de chancado; la reducción del sistema de transporte por correas, con la consiguiente disminución de obras civiles asociadas al sistema; la utilización de todo tipo de equipos e instalaciones que actualmente tenemos en la División Chuquicamata, factibles de ser aprovechados por cualquier empresa -cualquiera desearía contar con las instalaciones que poseemos, hoy prácticamente vacías debido al forzamiento de los trabajadores a salir de la empresa-, y el cambio en el programa de producción inicial, con el objeto de amortizar la mayor inversión.
Aun así, en el 2018, y después de que los Ministerios de Hacienda y de Minería aprobaran recursos extra, Codelco cifró la inversión total del proyecto Mina Chuqui Subterránea en 5 mil 550 millones de dólares, es decir, 1.350 millones de la época, con un total de 2 mil 850 millones de dólares más sobre lo presupuestado originalmente.
En el año 2019, el Presidente de la Republica, acompañado del Ministro de Minería y otros distinguidos asistentes, inauguraba la mina Chuqui Subterránea; con seguridad, en desconocimiento de que el avance del proyecto no constituía mérito alguno para inaugurarla, estimada Presidenta. Faltaban, o faltan, el sistema de chancado, el sistema de correas transportadoras, entre otros asuntos cruciales del proyecto.
Otro distinguido, acompañando al Presidente de la República, era el señor Nelson Pizarro Contador, hoy demandado por cohecho por el Consejo de Defensa del Estado y la propia Codelco.
Por otra parte, el cierre del rajo de la mina Chuquicamata nos impacta gravemente, debido a que nosotros teníamos pactado poder gestionar nuestro conocimiento, nuestra expertise. Somos trabajadores totalmente capacitados para operar cualquier mina del mundo y podríamos migrar a la mina subterránea.
Esto hoy día no es así, estimada Presidenta.
La mina subterránea se ha transformado en cero oportunidad laboral para los trabajadores de Chuquicamata y trabajadores de Calama, siendo estos trabajadores de campamento que llegan desde otras ciudades haciendo solamente una breve parada en el aeropuerto para luego arribar a la mina subterránea.