Click acá para ir directamente al contenido

Fallo de la Corte Suprema

Por Juan Pablo Letelier, senador por la región de O'Higgins

24 de junio de 2016

Imagen foto_00000019Un fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema de Justicia otorga libertad condicional a dos asesinos condenados a cadena perpetua por crímenes contra la humanidad. Esto constituye un grave retroceso para a la justicia en nuestro país.

 

La decisión fue dejar en libertad a dos peligrosos criminales: el coronel Hernán Reinaldo Ovalle Hidalgo, responsable del asesinato de los trabajadores Ofelia Villarroel, Donato Quispe y Adrián Sepúlveda, ocurridos el 12 de septiembre de 1973 durante la ocupación de la fabrica Sumar (del excordón Vicuña Mackenna), y al sargento de Carabineros José Fuentes Castro, uno de los responsables del degollamiento de los profesores José Manuel Parada, Santiago Nattino y Manuel Guerrero, ocurrido el 30 de mayo de 1985.

 

El fallo no consideró que ambos criminales jamás reconocieron el daño que causaron, ni mostraron arrepentimiento, dos condiciones básicas para considerar cualquier beneficio carcelario.

 

Conceder graciosamente libertades a responsables de crímenes de lesa humanidad, sin considerar los informes negativos de órganos como Gendarmería y sin ejercer un estricto control del cumplimiento de las exigencias mínimas para el otorgamiento de dichos beneficios, abre peligrosamente la puerta a convertir en inútiles los esfuerzos de la sociedad por hacer justicia y establecer sanciones ejemplares con el fin de que nunca más en nuestro país, criminales, deshonrando sus investiduras como miembros de las Fuerzas Armadas y de Orden, asesinen a compatriotas.

 

Resentimos estas decisiones que van en sentido contrario a la justicia y retroceden a la época cuando en Chile se consagraba la impunidad de crímenes a la humanidad.

 

Mi solidaridad con los familiares de las víctimas ante esta “bofetada de la justicia”, sufrida por quienes debieron padecer la acción homicida de esos asesinos.

Imprimir