Click acá para ir directamente al contenido

Igualdad ante la ley

Por Jorge Pizarro, Presidente del Senado

14 de agosto de 2013

Imagen foto_00000030Los países reconocidamente desarrollados y muchos otros que pertenecen al mundo de las naciones en vías de desarrollo, cada cierto tiempo nos dan lecciones de integración y de respeto pleno a los derechos de sus ciudadanos.

 

Hemos visto cómo a los consulados y embajadas de esos países, concurren los ciudadanos a votar en las elecciones independientemente de si están en sus países de origen, de si cumplen o no ciertas condiciones. Lo esencial, es que nadie se queda fuera.

 

La Comisión de Constitución del Senado ha dado un enorme paso en este sentido, al aprobar un proyecto de ley que viene a terminar con un vacío legal enorme en la legislación chilena: dar reconocimiento pleno a los derechos civiles, de participación de sus ciudadanos que por diversos motivos, están viviendo fuera de las fronteras de la República.

 

Esta reforma que introduce cambios a la Constitución política, establece que “los ciudadanos podrán ejercer su derecho de sufragio en el extranjero, sea en plebiscitos o en elecciones, incluidas las elecciones primarias, por el solo hecho de encontrarse inscritos en los registros electorales que, para tal fin, mantendrán los Consulados de Chile en el exterior”.

 

Esto no puede ser más que una buena noticia para la madurez de las instituciones democráticas. A esto debe sumarse necesariamente la aprobación de otro proyecto de ley que pone fin al sistema electoral binominal, de modo de ir completando las reformas políticas que darán mayor robustez a nuestra democracia.

 

No hay chilenos de primera y de segunda categoría y quienes promuevan este tipo de divisiones, no hacen sino ahondar la crisis de participación y representatividad que sufre el sistema de partidos desde hace ya unos años. Necesitamos saber claramente si el Gobierno va a ayudar a destrabar esta agenda de renovación y alineará a sus parlamentarios para evitar que nuevamente, la reforma se caiga por falta de apoyo de las bancadas de derecha.

Es bueno saber si el gobierno está de parte de quienes apoyan la igualdad ante la ley o la discriminación, bajo cualquier pretexto.

 

Hasta ahora, las señales son buenas y hay acuerdos vigentes entre algunos partidos para sacar adelante las modificaciones, pero sin duda se requiere hoy más que nunca, que el Ejecutivo y sobre todo el Presidente, muestren liderazgo y capacidad. No puede ser que las añoranzas de regímenes dictatoriales, le gane al aire fresco que trae una democracia más participativa.

 

El voto de los chilenos en el exterior no es un tema de más o menos compromiso de quienes están fuera, es un tema de derechos y los derechos se adquieren en calidad de ciudadanos. Se puede discutir sobre las responsabilidades que acarrean los derechos, pero lo que no podemos seguir cristalizando, es esta denegación a la participación que afecta a nuestros compatriotas.

 

Hay que felicitar a las parlamentarias y parlamentarios que han llevado este proyecto por el camino que hasta ahora se ha seguido. Es una muestra de que el diálogo sin estridencias, con el apoyo de la razón y el derecho, nos llevará a una democracia más sana que integre a todos los chilenos y chilenas. Quienes crean aún en la discriminación, que lo digan fuerte y claro.

 

 

Imprimir