Click acá para ir directamente al contenido

  Distinguen con Condecoración al Mérito del Senado de la República al Secretario General Carlos Hoffmann

  Los senadores rindieron un reconocimiento al Jefe del Servicio, quien abandona la Corporación tras 50 años de destacada trayectoria.

22 de diciembre de 2010

La última sesión de Sala del año fue la ocasión en la cual se rindió un homenaje a la trayectoria del Secretario General, Carlos Hoffmann Contreras quien presentó la renuncia al cargo tras 50 años de carrera funcionaria.

El Jefe de Servicio se acoge a retiro a contar del 31 de diciembre próximo y los Comités del Senado acordaron -de forma unánime- distinguirlo con la Condecoración al Mérito del Senado de la República de Chile, en el Grado de "Gran Oficial".

La ceremonia donde intervinieron el Presidente de la Cámara Alta, Jorge Pizarro y los representantes de los Comités fue seguida atentamente desde las tribunas por la familia Hoffmann, encabezada por su esposa Leonor y sus hijos; así como por familiares, amigos y funcionarios de la Corporación.

En la oportunidad, el senador Pizarro, recordó que Carlos Hoffmann inició su carrera en el Senado en la década de los 60 y ocupó sucesivamente todos los cargos de su escalafón, desde Oficial 3° hasta ser elegido Secretario General, por unanimidad de la Sala hace 10 años.

Destacó su importante rol en la modernización institucional y su estrecha colaboración con los siete Presidentes del Senado que han ocupado el cargo en este periodo. "En su gestión se perfeccionó y modernizó la gestión administrativa y financiera de la Corporación, se establecen políticas en materia de recursos humanos, se actualiza y generaliza la informatización de los procesos legislativos y administrativos y se dan pasos institucionalizados y certeros de relacionamiento y retroalimentación con la comunidad nacional".

Agregó que "también se implementaron criterios de transparencia corporativa, que han sido reconocidos y alabados por autoridades de otros poderes del Estado y de parlamentos extranjeros".

RECONOCIMIENTO DE LOS COMITÉS

El senador Hernán Larraín intervino en nombre del Comité de la UDI y expresó "nuestra gratitud por la dedicación de servicio de Carlos Hoffmann". Asimismo, en su calidad de ex Presidente del Senado dio fe del "trabajo dedicado y serio", así como su gran trayectoria en el ámbito profesional y académico.

Indicó que es un reconocido especialista en Derecho Minero, fue uno de los redactores del Código de Minería y fue elegido miembro de la Comisión de Códigos de la República, en 1997. Además, ha sido elegido como mejor docente por su desempeño en la Cátedra de Derecho Minero, tanto en la Universidad de Chile como en la Universidad Central.

A su turno, el senador Andrés Zaldívar, en nombre del Comité de la Democracia

Cristiana y del Partido Socialista, mencionó que "he sido uno de los que más he conocido a Carlos Hoffmann tanto en el propio Servicio como en el ámbito personal. Fuimos compañeros de universidad y, desde ese entonces ya destacaba por su inteligencia y capacidad".

Añadió que "él representa un cuarto de la historia del Senado y eso tiene un mérito inmenso. Ha sido actor y testigo de lo que ha sido el desarrollo de nuestro Senado porque inició su carrera desde el primer nivel del Escalafón para llegar al cargo máximo del Senado" y "tuve la gran satisfacción cuando fui elegido Presidente del Senado de proponerlo como  Secretario General, hace 10 años".

En tanto, el senador José García Ruminot, hizo énfasis en que el curriculum y la trayectoria de Carlos Hoffmann "hablan por sí solos". "Todos sabemos cuán exigentes son los jóvenes hoy día y el hecho que lo elijan como el mejor profesor... qué más grande reconocimiento significa eso en su vida".

Precisó que "lo más probable es que, tras su partida, recurramos a usted para pedirle alguna orientación o colaboración en materias trascendentes para el país o en derecho minero". Agregó que "siento que esta partida es una oportunidad para que pueda devolver todas las horas que le restó a su familia y para seguir participando activamente en el ejercicio de su profesión".

El senador Jaime Quintana resaltó la capacidad del Secretario General del Senado, su experiencia profesional y su impronta personal de vocación de servicio que ha quedado demostrada "cuando el día 11 de septiembre, en medio del Golpe militar acudió presuroso a custodiar la sede del Senado".

O cuando, en el marco de la tensa acusación constitucional contra la entonces Ministra de Educación, intervino de manera categórica "y se interpuso entre un grupo de diputados que increpaba a los senadores y dijo: -A mis senadores no los toca nadie. Yo soy el amo de casa-. Y ser dueño de casa tiene de dulce y agraz, pero ese episodio demuestra claramente su carácter y decisión".

El senador Carlos Cantero, adhirió a este público reconocimiento a nombre del Comité independiente. "Rindo homenaje a una trayectoria, a una historia encarnada en un quehacer digno y fecundo que constituye una boda de oro".

Expresó su agradecimiento por la entrega, la amistad y el cariño con que ha ejercido su labor y destacó "la juventud de su pensamiento cuando se autoimpuso introducir las nuevas tecnologías al quehacer del Senado. Hoy se nos reconoce a nivel mundial como uno de los Parlamentos más modernos y se nos convoca a distintos foros para dar a conocer nuestra experiencia".

CONDECORACIÓN Y AGRADECIMIENTOS

Por su parte, el Secretario Carlos Hoffmann, se mostró agradecido y conmovido por este homenaje y dijo que "me honro en haber recibido esta Condecoración ya que es la primera vez que se otorga a un funcionario y una de las pocas veces que se entrega a un chileno".

Señaló que "esta es la última vez que estaré ocupando un lugar en la testera del Senado. Me impulsa a adoptar esta decisión el diagnóstico de una enfermedad. Me aqueja un tumor cerebral que irá limitando mis facultades. La otra razón es el convencimiento de que es tiempo de dejar mis labores después de 50 años".

Se mostró contento y tranquilo con la labor que ha desarrollado y agradeció a los parlamentarios y funcionarios que lo apoyaron en su labor; especialmente a su esposa Leonor, con quien cumple 42 años de matrimonio y a sus hijos por "su amor, apoyo, consejo e inalterable confianza".

Asimismo reiteró que trabajar en el Senado significa una gran "vocación de servicio, un verdadero sacerdocio que impone a todos su funcionarios el deber de la máxima discreción". Finalmente, aseguró que "hoy como nunca se aplica la frase: partir es morir un poco", al definir sus sentimientos al dejar el cargo.

Imprimir