Click acá para ir directamente al contenido

  Deberán definir si existirán intermediarios y contrato para los empaquetadores de supermercados

  La Comisión de Trabajo está escuchando a diversas entidades vinculadas a la materia para adoptar una decisión. Del mismo modo, retomó el estudio de un proyecto que busca proteger las remuneraciones.

17 de noviembre de 2011

Tras comenzar el análisis de las indicaciones al proyecto que regula los derechos de los empaquetadores de supermercados, la Comisión de Trabajo del Senado deberá definir si permite o no la existencia de organizaciones que hagan de intermediarias entre los trabajadores y los establecimientos comerciales y si se establece un contrato de trabajo para quienes se desempeñan en los supermercados.

 

Así lo anticipó la presidenta de esa instancia, senadora Ximena Rincón, tras explicar que existen diferentes posturas en torno a ambos temas, por lo que además de escuchar a diversas ONG y entidades dedicadas al tema, seguirán recibiendo las opiniones de la OIT y de la Asociación de Supermercados.

 

"Hay dos temas que son complejos. Uno que tiene que ver con la idea de algunos de que existan intermediarios, y la otra que  dice relación con la idea de algunos legisladores de insistir que esto sea con contrato de trabajo", explicó la parlamentaria tras recordar que hay quienes se oponen a la existencia de un contrato, pues ello podría derivar en que los supermercados prescindan de las labores o los trabajadores pierdan beneficios sociales que reciben.

 

 

En tal sentido, dijo que "lo más importante en este tema es que algo que surge como un servicio adicional del supermercado, exista sin abuso para quienes lo proveen que son los jóvenes que se desempeñan como empaquetadores. Creo que el rigidizar la figura, puede ir en desmedro de quienes se han visto beneficiados por ella, y que al mismo tiempo han sido sometidos a condiciones que creo que son indignas. Nuestro rol es que ello no ocurra sin dejar de tener en mente que lo que tenemos que proteger es un buen desempeño de una actividad a quienes la prestan".

 

La senadora Rincón explicó que en la última sesión recibieron a una Fundación y a una empresa que se dedica a coordinar y organizar a los empaquetadores y que para la próxima esperan escuchar las opiniones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Asociación de Supermercados.

 

PROTEGER REMUNERACIONES

 

Pero además de analizar dicha iniciativa, la Comisión de Trabajo retomó el estudio del proyecto que busca proteger las remuneraciones y evitar que los trabajadores comisionistas o vendedores de intangibles tengan que devolver parte de sus ingresos a sus empleadores.

 

La iniciativa cumple su segundo trámite y la instancia realizó una ronda de audiencias para conocer las opiniones de los diversos actores involucrados en el tema.

 

"Esperamos avanzar lo más rápido posible, no podemos seguir dilatando una situación que claramente es de abuso para los trabajadores de las empresas que están asociadas con la venta de intangibles y que no solamente sufren las pérdidas de sus remuneraciones por causas ajenas a ellos, sino que también la presión en su vida, respecto que pude significar esto desde el punto económico y familiar", dijo la senadora.

 

Explicó que escucharon las opiniones de la industria y de los trabajadores, y la discusión se centró en torno a cuál parte corresponde a la remuneración y desde cuándo se pagan, y si ésta puede o no ser castigada.

 

"Entendemos que la obligación del contrato de captar un cliente nuevo, o un afiliado o asegurado, es parte del objetivo del contrato y la comisión asociada a aquello tiene que ser pagada", dijo.

 

Agregó que "lo que buscamos con este proyecto es proteger las remuneraciones de los trabajadores, estamos hablando de un sector de la actividad económica del país, donde hay más quince mil trabajadores, mayoritariamente mujeres de clase media, muchas de ellas jefas de hogar y que ven afectados los ingresos de sus trabajos producto de la pérdida del mismo, de parte de su patrimonio cuando un cliente se muere, cambia de empresa, porque no le gusta servicio que tiene, o porque cambia su condición laboral. No nos parece que a los trabajadores se les sancione, quitándoles parte de sus remuneraciones".

 

Imprimir