Click acá para ir directamente al contenido

Reforma Escolar

10 de diciembre de 2014

El sistema educacional chileno sólo mejorará cuando se intervenga directamente en las escuelas de pedagogía, se exija la selección de las personas que van a ejercer como docentes y se les imponga un sistema de excelencia en su formación y posterior desempeño.  Además, asegurarse que en las escuelas de pedagogía no se adoctrine ideológicamente a los futuros profesores, pues la esencia de la educación es que el alumno saque a flote lo mejor que tiene en su naturaleza (ex-ducere: conducir hacia afuera) y hacerse una idea personal, entregada con imparcialidad, de la realidad y no que se le inculquen ideas con intereses políticos.

 

Un buen profesor debe amar lo que hace. Cuando un profesor es líder, motiva a sus alumnos porque él está motivado, cuando "se cree el cuento", cuando es creativo, cuando es carismático y entretenido, cuando les exige con amor y disciplina a sus alumnos es capaz de obtener resultados de aprendizaje significativo en un niño de la Población la Victoria, de La Bandera, de La Legua o Vitacura.

 

Los profesores necesitan tener menos alumnos en la sala (máximo 30), tener horas fuera del aula para prepararse, estudiar, revisar pruebas y exigirles estándares de calidad. La selección no es discriminatoria sino que apunta a que el profesor trabaje con niños que van a un ritmo de aprendizaje similar. La mayoría de los jóvenes son capaces de adaptarse a un sistema disciplinado. La calidad depende también de los que gestionan los colegios.

 

Es necesario que en las poblaciones y barrios en general se invierta (y se controle que los recursos lleguen) en que los jóvenes hagan deporte, no sólo fútbol, sino que gimnasia artística, natación, tenis, basquetbol, vóley, atletismo.  Los jóvenes no estarían en las esquinas fumando marihuana o delinquiendo. Las madres deben tener  posibilidad de estar más con sus hijos teniendo medias jornadas de trabajo con un sueldo digno, tal vez subvencionado por el Estado puesto que la desorientación y falta de interés por el estudio pasa por la ausencia en especial de la madre, así también el Estado gastaría por una lado pero ahorraría por otro.

 

La mejora de la educación no pasa por el lucro o no, por quitar los patines a los niños de los subvencionados ni quitarles recursos, sino por ponerles patines a los alumnos de todo Chile, sean de donde sean. Hablar de los "valores"  que promueve la sociedad y los medios de comunicación y que también influyen en la educación es otro tema donde hay mucho paño que cortar.

 

Gracias por la oportunidad de dar a conocer mis ideas.

 

Marisela del Pilar

 

 

 

 

 

Imprimir