Click acá para ir directamente al contenido

  Revisar las leyes vigentes

  Por Antonio Horvath, senador por la Región de Aysén

3 de junio de 2011

ImagenHe planteado en varias oportunidades la importancia de que el proyecto sobre tenencia responsable de mascotas se analice teniendo a la vista la Ley 20.380, denominada de "bienestar animal", en la cual claramente se establecen las fórmulas para que las personas puedan tener responsablemente a sus mascotas -incluso establece los métodos para hacer educación en este sentido-, y las medidas para el control sistemático de la población canina y felina.

Asimismo, el Código Civil y el Código Penal también establecen claramente las responsabilidades, e incluso responsabilidades objetivas, cuando alguno de estos animales ocasiona daños.

En tal sentido me parece adecuado que esta moción sea vista por las Comisiones Unidas de Salud y Medio Ambiente, para que veamos cuán necesaria es. Porque la verdad es que si ya tenemos leyes y hay reglamentos que están pendientes por dictarse en función de esas leyes, no tenemos por qué seguir avanzando legislativamente cuando en el fondo el tema ya está resuelto y están entregadas las facultades a las autoridades competentes, como para resolver este importante tema, que se pone cada día en el debate público cuando un perro ataca a alguna persona y finalmente el dueño es sindicado como responsable.

Nosotros tenemos una nutrida legislación sobre esta materia: está el Código Penal en su artículo 291 bis, que fue reemplazado en una versión distinta pero con la misma sanción; la Ley 20.380; está el Código Civil, en su artículo 608, que clasifica los animales, y los artículos 2326 y 2327. En el primero de ellos se señala claramente que "el dueño de un animal es responsable de los daños causados por el mismo animal, aun después que se haya soltado o extraviado; salvo que la soltura, extravío o daño no pueda imputarse a culpa del dueño o del dependiente encargado de la guarda o servicio del animal. Lo que se dice del dueño se aplica a toda persona que se sirva de un animal ajeno; salvo su acción contra el dueño, si el daño ha sobrevenido por una calidad o vicio del animal, que el dueño con mediano cuidado o prudencia debió conocer o prever, y de que no le dio conocimiento"

Por otra parte, y a propósito de jaurías y animales peligrosos se señala que "el daño causado por un animal fiero, de que no se reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio, será siempre imputable al que lo tenga, y si alegare que no le fue posible evitar el daño, no será oído".

También está el Código Penal, porque un animal entrenado también puede ser usado como un arma, por así decirlo.  Tenemos, por otro lado, el Código Sanitario; tenemos los decretos del Ministerio de Salud, varios; leyes vinculadas.

Concuerdo en que el tema es un problema social importante y ambiental en Chile, pero esta no es una materia que esté en un área gris y que no tenga legislación, responsabilidad y sanción.

Aquí se plantea mucho lo de los perros vagos, pero no hay ninguna cifra y me llama la atención que se esté legislando en una materia en que ya hay leyes vigentes y solo falta dictar los reglamentos.

Por otra parte, este proyecto pretende traspasar las facultades que tiene el Ministerio de Salud a las municipalidades y éstas no tienen los medios para tomar este caso, por lo que es fundamental que se consideren los recursos necesarios para que cumplan con esa labor.

Imprimir