Click acá para ir directamente al contenido

Exclusividad universitaria para 7 carreras de la salud: aprueban informe de la Comisión Mixta

No obstante el respaldo, la discusión estuvo marcada por la crítica de varios legisladores, quienes hicieron presente que "quedó mal zanjado" el tratamiento de los institutos profesionales que imparten Kinesiología, Fonoaudiología, Enfermería, Obstetricia y Puericultura, Nutrición y Dietética, Tecnología Médica y Terapia Ocupacional.

15 de julio de 2014

Por 26 votos a favor y 9 abstenciones, la Sala respaldó el informe de la Comisión Mixta, quien resolvió las discrepancias para el proyecto de ley que confiere el carácter de título profesional universitario a las carreras de Kinesiología, Fonoaudiología, Enfermería, Obstetricia y Puericultura, Nutrición y Dietética, Tecnología Médica y Terapia Ocupacional.Imagen foto_00000004

 

Durante la sesión hicieron uso de la palabra los senadores Alejandro García Huidobro, Andrés Allamand, Ena Von Baer, Ignacio Walker, Eugenio Tuma, Hernán Larraín, Rabindranath Quinteros, Francisco Chahuán, Andrés Zaldívar, Alberto Espina, Jacqueline Van Rysselberghe, Jaime Quintana, Guido Girardi, Juan Pablo Letelier, Manuel José Ossandón, José García Ruminot y Jaime Orpis.

 

La mayoría de los parlamentarios que se abstuvieron, criticaron la forma como quedó zanjado el tratamiento de los Institutos Profesionales (IP) que imparten las carreas en cuestión, y que precisa que los IP que imparten las carreras no podrán, "a contar de un año de la fecha de la publicación de esta ley, incorporar nuevas promociones".

 

INFORME

 

La propuesta respaldada contempla:

  

a) Otorgar el carácter de exclusivamente universitario a las carreras de Kinesiología, Fonoaudiología, Enfermería, Obstetricia y Puericultura, Nutrición, Tecnología Médica y Terapia Ocupacional;

  

b) Exigir que las universidades que impartan esas carreras establezcan planes y programas especiales para que los profesionales que hubieren obtenido su título profesional en Institutos Profesionales reconocidos por el Estado, puedan cursar en ellas y optar al grado de licenciado en dichas especialidades y al título profesional correspondiente, y

 

c) Disponer que los Kinesiólogos, Fonoaudiólogos, Enfermeros, Matrones, Nutricionistas, Tecnólogos Médicos y Terapeutas Ocupacionales egresados y titulados en Institutos Profesionales y los estudiantes aspirantes a obtener los mismos títulos que, a la fecha de la publicación de esta ley, se encuentren cursando sus estudios en dichos Institutos, después de egresar y titularse en ellos, tengan los mismos derechos, estatus y calidades que aquellos profesionales que cursen sus estudios en Universidades, excepto el grado de licenciado.

 

ABSTENCIÓN

 

Para el senador Garcia Huidobro, el tema es complejo y precisó que "debo representar lo que vive mi Región. La Sexta Región no tiene universidades y desgraciadamente la mayoría de quienes están en institutos profesionales es porque no han podido acceder a la universidad  y me preocupa que las propuestas que planteó la senadora Von Baer no fueran acogidas", por lo que hizo presente su abstención al informe de la Comisión Mixta.

 

Misma votación anunció el senador Allamand, quien describió el debate que se dio en la Comisión de Educación y en la Mixta. "En la medida que avanzó la conversación se fue generando convergencia en que no era razonable que se discriminara algunas de las 7 carreras, pero donde sí se produjo un debate, que quedó mal zanjado, es en el tratamiento de los IP que están impartiendo estas carreras", detalló. A juicio del legislador, "podemos estar incurriendo en un grave error: una universidad muy mala, queda autorizada y un instituto acreditado debe dejar de hacerlo (…) Esto es discriminatorio, negativo e injusto para los IP".

 

"Resolver esta situación significa cambiar las reglas del juego y cambiar la fe pública", criticó la senadora Von Baer, quien se preguntó "¿vamos a tener mejor calidad?, no necesariamente". La legisladora indicó que "lo que podríamos haber hecho es que los IP que están actualmente acreditados -tanto en la carrera como la institución- puedan seguir impartiendo las carreras, pero con esta propuesta solo lo podrán hacer por un año. El título que ellos obtienen ya no vale lo mismo y esto no es culpa de los estudiantes, sino que del Estado".

 

PROPONEN VETO

 

El senador Walker recordó que la moción fue propuesta por los senadores Espina y la ex senadora Evelyn Matthei e indicó que las diferencias se dieron "más bien en torno a los artículos transitorios. Algunos eran partidarios de mantener las carreras no universitarias que ya existen y otros éramos partidarios de dar un plazo mayor, la verdad es que me quedé solo proponiendo 3 años", señaló. El congresista aclaró que "esto no afectará a los 5012 alumnos que cursan las carreras, ellos las concluirán".

 

"La Comisión Mixta resolvió un tema que estaba mal planteado desde la Cámara; sin embargo, quedan temas pendientes que no están bien resueltos y no nos deja mucho espacio, por lo que acá se requeriría un veto para remediarlo", propuso el senador Tuma, quien argumentó que "hay institutos profesionales que tienen mayor calificación, desde el punto de vista de la acreditación y le dejamos la exclusividad a las universidades, algunas de ellas que pudieran no estar acreditadas y ni siquiera tener convenios con instituciones de salud".

 

"Queremos saber cuál es el criterio que Chile quiere mantener respecto a la estructura educacional", sentenció el senador Larraín, para quien los niveles educacionales son distintos, "que no tienen que ver con la calidad, sino que con las características propias de la disciplina" y añadió sus dudas "porque se está cometiendo una injusticia y no hay garantías de una calidad superior a la que se está otorgando". El senador indicó, además, que la experiencia demuestra que el 45% de los institutos tienen sus carreras acreditadas, mientras que en las universidades del Cruch alcanza el 42% y solo el 36% para las que no pertenecen al Consejo.

 

CALIDAD DE LOS RECINTOS

 

El senador Quinteros planteó la necesidad de discutir acerca de la calidad de los recintos que imparten las carreras de salud como primer punto del debate,  sin embargo reparó en la discusión de fondo e indicó  que esta debería ser, “por el plazo que tienen los recintos una vez cerrada la carrera en dicho lugar, ya que se estaría cambiando las reglas del juego a los estudiantes cuando ellos entraron a estudiar a dicho lugar, sin que se haya ofrecido una solución”. Acotó que un recurso  podría ser, “la oportunidad de titularse y una vez terminada esta carrera, poder licenciarse en alguna universidad”.

 

Imagen foto_00000005En tanto, el senador Chahuán indicó la necesidad de que estas carreras sean universitarias, esto por cuanto son, “profesionales de la salud, donde se trabaja con la vida humana  por lo que no es posible no contar con gente profesional de alta calificación para trabajar en  estas áreas”. Agregó que a la iniciativa se la han introducido varias enmiendas de modo que los alumnos que ya estudiaron estas carreras, puedan terminar  disponiendo de un grado académico  que nivele su educación  a un grado profesional mayor.

 

Por su parte,  el senador Zaldívar hizo ver que uno de los puntos más significativos de la discusión responde al tiempo que se otorga para terminar con las carreras en los recintos, “se debiera entregar más plazo, no ser solo uno , propuso  el legislador, debiera ser a lo menos unos tres , indicó el senador. A su vez indicó que existen grandes diferencias  en la enseñanza  que imparten los Institutos Profesionales y las universidades.

 

MAYOR INTEGRACIÓN

 

El senador Espina recordó  que este debate se viene gestando desde hace un tiempo prolongado por cuanto la inquietud en las áreas de la salud  surgen al formular que las carreras impartidas en los Institutos Profesionales  y Centros de Formación Técnica, “ no disponían de una preparación adecuada , como lo exige un carrera  de salud, que incide en vidas humanas”. Puntualizó que el problema  del proyecto, “es que más que mejorar la calidad de los equipos médicos es entender que existen institutos que ya están acreditados  y, al contrario, universidades que no y que continúan impartiendo estas carreras”, finalizó el senador Espina.

 

La senadora Van  Rysselberghe sostuvo que el proyecto es complejo, “por cuanto  es sabido que algunas carreras y sobre todos las de la salud, requieren de una integración  con equipos médicos y con otras áreas de la salud, y esto se da mayormente en entidades donde se desarrolla investigación y no en Institutos o Centros de Formación técnica”. Agregó que las instituciones que no tienen acreditación o no cuentan con el perfil profesional de una universidad, no tienen ni los medios ni prepara profesionales altamente calificados,” que son los necesitados ante una emergencia “, finalizó la parlamentaria.

 

A su turno, el senador Quintana  indicó que el debate a la iniciativa no ha sido fácil por cuanto, “ el punto es que el daño que se genera a los Institutos Profesionales  y CFT  al terminar en breve plazo para continuar dictando la cerrera es contundente, por cuanto  muchas de estas entidades ya cuentan con acreditación”. Recordó que una de las mayores demandas que tiene el país es la necesidad de disponer de técnicos y recordó que el plan de salud básico es de  dos años, “por lo que los estudiantes ya tienen el piso básico de formación, que puede ser continuado a través de magísteres u otros estudios superiores”.

 

SALUD DE MERCADO

 

El senador Girardi apuntó a la “mercalización de la salud”, reconociendo que las instituciones que imparten las carreras en cuestión, “no siempre tienen como misión formar profesionales de calidad puesto que el negocio de la educación es el que prima”. El legislador aseguró que Chile cuenta con uno de los mejores sistemas de salud del mundo a pesar del escuálido presupuesto que “no supera los 400 dólares por persona”. Por ello hizo un llamado a no contribuir a paralizar la formación en las carreras de la salud, puesto que “no podemos rebajar la exigencia”.

 

Luego, el senador Letelier comentó que “no debería ser el Congreso el que esté discutiendo este tema, puesto que debiera ser el propio Ministerio de Educación (Mineduc) el que regule la entrega de títulos y grados”. Asimismo, criticó que se priorice a las carreras de la salud por sobre otras, al calificarlas como “exclusivamente universitarias” junto con declarar que “el hecho de estudiar en un plantel superior, no garantiza necesariamente un conocimiento integral”. En cuanto a procedimiento, dijo no cerrarse a un veto aditivo.

 

Por su parte, el senador Ossandón se mostró sorprendido con el hecho “que existan universidades no acreditadas, considerando que Chile se califica como un país moderno”. Declaró así que -siendo él un técnico-, “me preocupa como el Gobierno va a solucionar la evidente discriminación que se dará entre egresados de institutos profesionales y de universidades”. Por ello, abogó para que se elabore alguna forma de nivelación, que permita que los ya titulados puedan alcanzar el grado de licenciado.

 

El senador García Ruminot describió los distintos artículos sometidos a votación en la Comisión Mixta, citando el informe. Destacó así la unanimidad que alcanzaron algunos aspectos, por lo que se mostró a favor de dicho texto. Al respecto, aseguró que “tengo convicción que estas carreras deben ser universitarias por la interacción que tienen con el equipo médico”. Además coincidió con sus pares respecto a la necesidad de resolver la situación en que quedarán los profesionales egresados, insistiendo que “estas carreras deben tener el grado de licenciado para ser ejercidas”.

 

Finalmente, el senador Orpis reconoció que existe una contradicción fuerte, puesto que “muchos institutos cuentan con campos clínicos y la acreditación para impartir estas carreras, pero las universidades que serán responsables de ello, no están en las mismas condiciones”. Mencionó así su rechazo al informe de la Comisión Mixta, solicitando que el Ejecutivo disponga una serie de exigencias a los planteles superiores que deberán hacerse cargo de dicha formación.

 

Imprimir