Click acá para ir directamente al contenido

Total respaldo a la idea de legislar para que personas con capacidades especiales puedan ser nombradas como jueces o notarios

La moción propone suprimir del Código Orgánico de Tribunales, las normas que impiden que las personas sordas, ciegas o mudas se desempeñen en los cargos de jueces y notarios.

1 de julio de 2014

Imagen foto_00000016Por unanimidad y con los parabienes de todos los legisladores, la Sala respaldó en general, el proyecto de ley que propone suprimir del Código Orgánico de Tribunales las normas que impiden que las personas sordas, ciegas o mudas puedan desempeñar los cargos de juez y de notario.

 

Según la autora de la moción -senadora Isabel Allende, en conjunto con los senadores Alberto Espina, Carolina Goic, Felipe Harboe y Adriana Muñoz- esto se enmarca en el propósito global de eliminar del ordenamiento jurídico aquellos preceptos legales que pugnen con las reglas y principios que consagran la igualdad ante la ley y la no discriminación arbitraria, permitiendo la plena inclusión y el ejercicio de sus derechos fundamentales por parte de todos los habitantes de la República, dando cumplimiento, de este modo, a las obligaciones internacionales que pesan sobre el Estado de Chile en esta materia.

 

Durante la discusión intervinieron los senadores Felipe Harboe, Hernán Larraín, Isabel Allende, Víctor Pérez Varela, Carolina Goic, Adriana Muñoz, Fulvio Rossi, Alejandro Navarro, Alfonso de Urresti, Eugenio Tuma y el Ministro de Justicia, José Antonio Gómez.

 

Asimismo se acordó enviar un oficio, a nombre del Senado, para que el Ejecutivo propicie la creación de una instancia que revise toda la legislación, identificando las normas que pudiesen ser incompatibles con las políticas de inclusión. 

FIN A UNA DISCRIMINACIÓN

 

Llamado a la aprobación en general "para terminar con una discriminación arbitraria, y a mi juicio inconstitucional", el senador Harboe, presidente de la Comisión de Constitución, informó sobre el proyecto y detalló su tramitación, destacando que se conocieron las visiones de diversos sectores involucrados y la legislatura comparada existente, además de los compromisos de Chile con los Tratados Internacionales respectivos. El legislador recordó que hizo presente que "hay obligaciones planteadas al Poder Judicial que requieren de una indicación del Ejecutivo, porque implican el uso de fondos públicos", por lo que se determinó que el texto legal reciba perfeccionamiento durante su tramitación en particular.

 

A su turno, la senadora Allende comenzó su intervención realizando un reconocimiento a Darío Alfaro, estudiante de derecho no vidente "que inspiró este proyecto de ley, a raíz de un reportaje donde se mostraba la frustración que puede tener una persona de V año de derecho que con esfuerzo saca su carrera y una norma que tiene más de 70 años le impide entrar a la carrera judicial o ser notario", sentenció. La senadora, además, manifestó: "siento una enorme satisfacción; tenemos  la posibilidad histórica de avanzar en un Chile que deja atrás normas obsoletas y permite que todos se puedan desarrollar a plenitud". Espero, añadió, que "seamos capaces de ir dejando atrás las arbitrariedades y ponernos al día en el cumplimiento de la convención internacional".

 

Catalogándolo como un proyecto "de la mayor trascendencia, que pone fin a una discriminación sin sustento", el senador Pérez Varela destacó que "estamos dando un paso extraordinariamente positivo (…) estamos haciendo un acto de justicia"; no obstante se preguntó si esta aprobación ¿será suficiente?, "porque da la sensación que si no existe la obligación, recursos y la real voluntad para la igualdad, se podría transformar en letra muerta". El parlamentario dio a conocer el caso de una abogada con capacidades distintas que ha presentado algunos inconvenientes en su nuevo puesto laboral.

 

PASO SIGNIFICATIVO

 

La senadora Goic valoró la presencia de Darío Alfaro en las tribunas, puesto que “él es el rostro de esta norma y una de las tantas historias concretas que la justifican”. Aseguró que todas las leyes que se han aprobado en los últimos años resultan insuficientes si no se produce un cambio cultural. “Estamos revisando un proyecto que busca establecer cuotas de trabajadores con capacidades especiales”, comentó recordando el caso de Paulina, una joven magallánica sordo-muda, a quien se le niega una beca por su condición.

 

Luego la senadora Muñoz aseguró que se han dado pasos significativos para potenciar la inclusión social, los que se han traducido en leyes concretas que fomentan la integración de estas personas y sancionan conductas discriminadoras. “No existe ninguna justificación para que estos compatriotas no puedan desarrollar sus máximas capacidades en su esfera laboral”, expresó refiriéndose a los abogados discapacitados. Enumeró así hitos importantes en materia de integración: el fin de los hijos ilegítimos y del castigo a la homosexualidad; y la mayor accesibilidad a recintos públicos.

 

Por su parte, el senador Rossi valoró la iniciativa, relatando que hace pocos días asistió a un seminario de inclusión donde conoció a una menor de 17 años con Síndrome de Down, quien cursaba cuarto año medio. “Creo que las oportunidades que tuvo ella de desarrollar su escolaridad, es algo que deberían tener todos los niños con alguna discapacidad” manifestó junto con confesar que “la inclusión primero debe ser educacional y luego laboral”. Precisó que cerca del 15% de la población nacional tiene algún tipo de limitante física o intelectual, abogando por el desarrollo de una política pública asociada.

 

MAYOR PARTICIPACIÓN EN EL SECTOR PÚBLICO

 

El senador Navarro mencionó que en otras naciones hay magistrados no videntes que desarrollan su labor sin mayores problemas. Respecto a la actual legislación, revisó en detalle las inhabilidades para ser juez, explicando que “me llama la atención una causal que alude al gasto excesivo, lo que no logro entender”. También reconoció que en el Senado no existen personas con capacidades especiales, por lo que hizo un llamado a contemplar esta posibilidad en los próximos llamados a concurso que buscan llenar vacantes administrativas y profesionales.

 

En la misma línea, el senador De Urresti aludió a la necesidad de generar alguna instancia que se encargue de revisar toda la legislación, puesto que “hasta ahora sólo hemos picoteado revisando en qué normas se atenta contra la integración”. En esa línea, admitió que legislar cada vez no es conducente, por lo que se requiere analizar el detalle generando, por ejemplo, una comisión ad hoc “que derogue las normas tácitamente y proponga otras”. También hizo ver la pobreza con que trabaja el Senadis, lo que incide en la calidad del servicio, y “lo que habla de la necesidad de un política pública a la altura”.

 

Para el senador Eugenio Tuma  el debate es un avance en la consideración hacia las personas diferentes, con competencias distintas al resto de la sociedad, por ello  es un deber del Poder Judicial implementar las condiciones para que las personas privadas de vista  puedan desempeñarse como jueces, agregando que debieran ser conocidas las medidas  que este organismo judicial podrá en marcha llevara a cabo dicho implementación. Además agregó que la administración pública debiera abrir espacios para que un mayor número de personas pudiesen integrase a trabajar en este sector, dejándolas en igualdad de condiciones para enfrenta este desafío.

 

Finalmente, el Ministro de Justicia, agradeció la aprobación y dio respuesta a varias inquietudes, puntualizando que una vez establecida la ley no habría problemas desde el punto de vista jurídico para  integrar a las personas con capacidades diferentes. Además, indicó que la iniciativa deberá ser revisada minuciosamente en la Comisión, sobre todo, en los procedimientos de inmediación, que requiere de la participación directa del juez, y que en el caso de un juez invidente, “deberá requerir la ayuda de un tercero, figura que en la actualidad no está permitida ni definida”, explicó la autoridad.

Imprimir