Click acá para ir directamente al contenido

Proponen que juicios sobre atentados terroristas puedan ser vistos en región distinta donde se cometió el delito

Senador Espina se reunió con Presidente de la Corte Suprema para abordar el caso de denuncias de hostigamientos a fiscales.

8 de agosto de 2016

Imagen foto_00000014Tras la denuncia de hostigamientos por parte de la defensa, en el Caso Luchsinger Mackay, de la jueza de Garantía, María Teresa Villagrán, y su posterior decisión de inhabilitarse, el senador Alberto Espina junto al diputado German Becker se reunieron con el presidente de la Corte Suprema, ministro Hugo Dolmestch, para proponerle medidas que protejan a los jueces que son amenazados en las investigaciones por delitos en La Araucanía.

 

El senador Espina sostuvo que “el hecho es extraordinariamente grave que una jueza de la Pepública resuelva no seguir investigando una causa porque sostiene que está siendo objeto de hostilidad en su contra por los defensores. A esto se agrega lo que está ocurriendo de forma habitual en la Araucanía, donde tanto jueces como fiscales son amedrentados. Le hemos planteado nuestra profunda preocupación al presidente de la Corte Suprema,  porque aquí lo que hay es obviamente un serio entorpecimiento al normal funcionamiento del Estado de Derecho y a la administración de justicia”.

 

El legislador informó que el magistrado instruirá realizar una investigación a fondo en la materia. Además los parlamentarios le señalaron “que en la región de la Araucanía es fundamental agilizar algunos proyectos de ley, como por ejemplo aquel que evita el uso de resquicios legales para dilatar los juicios, en donde un alto porcentaje de ellos se demora más de dos años y medio porque las defensas usan resquicios que hacen suspender los juicios orales. Entonces cuando el juicio oral se lleva adelante los testigos están amedrentados, no se atreven a declarar y se produce la impunidad”, explicó Espina.

 

El senador insistió que “en la gran mayoría de los hechos de violencia en La Araucanía las víctimas son Mapuches y no Mapuches. La gran mayoría del pueblo Mapuche es pacífico, tranquilo, que ve con profunda preocupación a una minoría que utiliza la violencia como método de amedrentamiento, impidiendo la paz social. No solo se amedrenta a jueces y a fiscales, sino que además se dilatan los juicios, y todo esto afecta seriamente el normal y buen funcionamiento de la democracia y el Estado de Derecho en la Región de la Araucanía”.

 

Puntualizo que “en síntesis son tres las peticiones nuestras que esperamos puedan materializarse: La primera de ellas, que los juicios no se puedan dilatar eternamente. Esa es una manera de impedir la administración de justicia, cuando un juicio producto de las acciones de la defensa del imputado, y a través de resquicios legales, se demora dos años y medios, tres años, en llevarse adelante. ¿Qué testigo queda disponible para declarar después de tres años, si además vive permanentemente amenazado?. Tampoco existe en materia de ley antiterrorista infracción a la ley de seguridad interior del estado por los delitos de incendio o la posibilidad de que haya agentes encubiertos decretados a petición de la fiscalía por un juez de garantía. Entonces es absurdo que nosotros no podamos contar con instrumentos investigativos que faciliten el descubrimiento del autor de un delito en una investigación. Eso es algo incomprensible, entonces el nivel de impunidad en La Araucanía tienen a Mapuches y no Mapuches realmente viviendo una situación de terror”, dijo el senador.

Imprimir