Click acá para ir directamente al contenido

Currículum Senadora Soledad Alvear Valenzuela

18 de enero de 2012

(56-32) 

Imagen foto_36045

Senadora 
Soledad Alvear Valenzuela

Partido: Demócrata Cristiano
Región: Metropolitana de Santiago (Oriente)
Circunscripción: 8ª
Fono: (56-32) 504562 - (56-32) 504561
Fax   : (56-32) 2504754
E-mail: salvear@senado.cl

Web-Personal : www.soledadalvear.cl

 

 

 

 EL PRIVILEGIO DE TRABAJAR POR LOS DEMÁS

 

María Soledad Alvear Valenzuela, juró el 11 de marzo de 2006 como Senadora de la República, por un período de 8 años, tras ser elegida con la primera mayoría nacional, al obtener 582 mil 117 votos, un 43,81 % de las preferencias registradas en su zona.

 

Representa a Santiago Oriente, una de las dos circunscripciones del Gran Santiago o Región Metropolitana, la más populosa y localizada en el centro del país (que comprende las comunas de Ñuñoa, Providencia, Las Condes, Lo Barnechea, Vitacura, La Reina, Peñalolén, La Granja, Macul, San Joaquín, La Florida, El Bosque, La Cisterna, San Ramón, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel, La Pintana, Pirque, Puente Alto y San José de Maipo).

 

Intensa labor legislativa

 

Integra las Comisiones de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento; y de Trabajo y Previsión Social de la Cámara Alta.

 

En el Congreso ha podido volcar su sensibilidad por los temas sociales, con  un persistente trabajo a favor de las familias de los sectores medios y más carenciados. Tan solo como un ejemplo de su accionar se puede indicar que en los últimos meses impulsó, hasta su transformación en ley, la iniciativa que da el carácter de irrenunciables a los excedentes de cotización de salud en las ISAPRES.

 

Asimismo, ha abogado por la eliminación de la diferenciación según sexo de los precios de los planes de salud. Además, ha insistido en que la Esclerosis Múltiple sea cubierta por FONASA e ISAPRES.

 

Elaboró un proyecto para garantizar el acceso universal e igualitario a la pensión de vejez.

 

Se ha preocupado por la jornada de trabajo de los choferes y auxiliares de la locomoción colectiva rural. Y ha recalcado que es fundamental, sobre todo en los tiempos actuales de crisis financiera internacional, establecer un seguro de cesantía como un verdadero Plan AUGE para el desempleo. De la misma forma, considera esencial rebajar transitoriamente rebajar el IVA al 18 por ciento.

 

En materia de Justicia, ha subrayado la necesidad de que exista una agravante específica respecto del delito de lesiones, en consideración a la edad de la víctima. Ha trabajado para que se establezcan medidas especiales de seguridad para fiscales y defensores. Y, en el marco de su compromiso con los derechos humanos, propuso un proyecto para aclarar que la amnistía, el indulto y la prescripción de la acción penal y de la pena no serán aplicables a los crímenes y simples delitos que constituyen genocidio, crímenes de lesa humanidad y de guerra, contemplados en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentran vigentes.

 

Ha estado por la protección de los derechos de los consumidores, en lo referente al cobro de comisiones u otros cargos en los contratos de adhesión y por establecer la obligación de informar en la Memoria de la Sociedades sobre los plazos de pago a los pequeños proveedores de bienes y servicios.

 

De igual manera se ha preocupado por los cobros excesivos a los infractores de tarifas o peajes de obras concesionadas.

 

Vida en familia

 

Soledad Alvear se define como una mujer de clase media, que aprendió en su familia que las cosas se logran con esfuerzo y que "es más importante ser que tener".

 

Es una mujer de fe, cree en Dios y en el sentido trascendente de la vida. Ha intentado realizar la vocación cristiana del amor al prójimo a través del servicio público.

 

Es una mujer de familia. Es casada con el abogado y dirigente político Gutenberg Martínez, con quien tiene tres hijos (Claudia, Carlos y Gutenberg). Asimismo, hoy expresa con orgullo que ya tiene tres nietos.

 

Compromiso permanente con el bien común

 

Soledad Alvear es una mujer que pertenece a una generación que luchó que abrir nuevos espacios para las mujeres, buscando caminos que permitieran aportar a la sociedad desde su identidad y particularidad femenina, en constante relación con los hombres y nunca en un enfrentamiento con ellos.

 

Es una mujer que participó de los movimientos juveniles y de los desvelos por construir un mundo más justo y más digno para las grandes mayorías, desde que estaba en el Liceo Nº 1 de Santiago y en la Universidad de Chile estudiando para ser abogada.

 

En ese espíritu, se comprometió con los ideales de la Democracia Cristiana. Junto a su familia, amigos y compañeros de estudios, de trabajo y camaradas políticos vivió en carne propia el drama de Chile en los años setenta y ochenta, fruto de las intransigencias y la incapacidad de entender una patria común. "Sufrimos -como muchos chilenos, ha dicho- el quiebre de la democracia, con su secuela de odio, división y temor. Luchamos durante largos años para recuperar esa democracia perdida y restablecer las instituciones que hacen posible la libertad, el respeto a la dignidad humana y la búsqueda de la justicia social".

 

Aporte a la comunidad

 

Soledad Alvear es una abogada (titulada en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile y Licenciada en Ciencias del Desarrollo del Instituto Latinoamericano de Desarrollo y Estudios Sociales, ILADES), que cree en la justicia y en la solución pacífica de las controversias.

 

Ha sido académica de varias universidades, fue integrante del Consejo Directivo de la Academia Judicial y Consejera del Centro de Justicia de las Américas; y ha expuesto y escrito sobre Justicia, Democracia, Derechos Humanos, Familia, Infancia y Relaciones Internacionales.

 

Integró el Consejo Directivo de la Universidad Alberto Hurtado; el Comité Asesor del Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales; y el Comité de Honor del Proyecto "La Cruzada por los Niños".

 

Hoy forma parte del Directorio de Paz Ciudadana, es miembro  honoraria de la Fundación Guayasamín y es Directora de la Fundación  Instituto Chileno de Colonias, Campamentos y Hogares de Menores.

 

  

Una creadora: Desde el SERNAM, pasando por la reforma a la Justicia, hasta los acuerdos comerciales

 

Participó, como Ministra, en los tres primeros Gobiernos de la Concertación. "He tenido el privilegio de ser una funcionaria pública feliz, porque he podido trabajar por los demás", subraya.

 

Con el Presidente Aylwin, tuvo la responsabilidad de crear el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), con carácter Ministerio, para abrir espacios en la agenda pública a los intereses y problemas de las mujeres. Desde esa cartera, impulsó la creación de la primera ley contra la violencia intrafamiliar y, a través de la Comisión de la Familia, hizo visible la realidad y los anhelos de las familias chilenas, en toda su diversidad.

 

Durante el Gobierno del Presidente Frei, como Ministra de Justicia, le correspondió llevar adelante la más grande transformación de nuestro sistema judicial -el anterior era inquisitivo y databa de tiempos de la Colonia-, partiendo por el establecimiento de un nuevo sistema procesal penal adversarial, que desde junio de 2005 se encuentra en plena vigencia en todo Chile. Hoy también son realidad los Tribunales de Familia; existe prohibición de que los adolescentes sean ingresados a cárceles de adultos cuando infringen la ley; se acabaron los niños y niñas ilegítimos; hay un mejor procedimiento de adopción; el Registro Civil e Identificación atiende con la más moderna tecnología; y hay asistencia jurídica gratuita para quienes aún sufren la pobreza, por citar ejemplos de los avances que ha generado.

 

Alvear fue Directora Ejecutiva de la Campaña de Ricardo Lagos, quien arribó a la Presidencia de la República en el año 2000. Fue, además, Consejera Nacional del Partido Demócrata Cristiano entre 2000 y 2004.

 

En el Gobierno del Presidente Lagos, por más de 4 años fue la Canciller de Chile, logrando la consecución de los acuerdos internacionales que nos permiten ser el primer país de nuestro continente latinoamericano que participa de los grandes mercados en este mundo globalizado en condiciones de igualdad. Esto significa un avance en las oportunidades para el desarrollo de las empresas y generación de nuevos empleos para nuestra gente. Impulsó la inserción internacional del país a partir de nuestra identidad, avanzando en alianzas con los países hermanos y realizando la solidaridad con naciones con problemas tan agudos como Haití. Defendió nuestra independencia en los foros internacionales, guiados por una visión ética más que pragmática, como cuando, junto al Presidente Lagos, dijo que no estaban dadas las condiciones para la guerra de Irak. El tiempo les ha dado la razón.

 

Como Canciller le tocó ser Secretaria Pro-Témpore del Grupo de Río 2001 y Presidenta de la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Río, realizada en Santiago en marzo de 2001; Secretaria Pro-Témpore de la Red de Seguridad Humana 2002 y Presidenta de la IV Reunión Ministerial de la Red de Seguridad Humana, realizada en Santiago de Chile, en julio de 2002; Presidenta de la XXXIII Asamblea General de la OEA, realizada en Santiago de Chile, en junio de 2003; Presidir el Foro Mundial de Biotecnología en Concepción, en el año 2003; ser una de las convocantes de la Comunidad de las Democracias; ser Presidenta del Comité Organizador APEC Chile 2004 y Presidenta del Encuentro de los Ministros de APEC Responsables del Comercio, realizado en Pucón, en junio de 2004; y ser Presidenta del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, durante las Sesiones 4898ª y 4903ª, celebradas el 20 y 26 de enero de 2004.

 

Diversas distinciones

 

En su desempeño como Canciller, fue condecorada por los Gobiernos de Ucrania, República Dominicana, Paraguay, Hungría, Ecuador, Polonia, Perú, Costa Rica, Uruguay, Brasil, España, Argentina e Italia. En agosto de 2005 fue condecorada por la República de Corea.

 

Junto con lo anterior, ha sido distinguida por numerosas instituciones, en atención a la labor de servicio público que desarrolló como Ministra del Sernam, de Justicia y de Relaciones Exteriores.

 

Ciento por ciento concertacionista

 

Cabe hacer notar que, tras participar activamente en una exitosa campaña municipal en el año 2004, apoyando a los candidatos a Alcaldes y Concejales de la Concertación, emprendió el desafío de representar a la Democracia Cristiana y a un amplio sector de independientes en las primarias de la Concertación de Partidos por la Democracia para las elecciones Presidenciales de 2005.

 

En mayo de 2005, consideró necesario, por el bien del país, de la Concertación y de la DC, resignar su postulación y evitar dos meses de posiblemente muy duros enfrentamientos con los sectores que apoyaban a Michelle Bachelet y solidificar su mejor opción. Todos los sectores de la Concertación entendieron muy bien sus razones y así lo reconocieron públicamente.

 

Soledad Alvear se fijó, entonces, dos propósitos muy claros: Trabajar para que Michelle Bachelet fuera elegida la primera Presidenta de nuestra historia y obtener el triunfo en la senatorial por la Región Metropolitana. En ambas tareas tuvo éxito, por lo que se siente muy orgullosa.

 

Pero, como es mujer de acción, decidió trabajar por la recuperación de la Democracia Cristiana como el partido intérprete del alma de Chile. Con esa meta, sin descuidar su labor parlamentaria, una vez más recorrió el país, de manera de motivar a sus camaradas a votar en las elecciones de abril de 2006 y emprender juntos un nuevo camino. Recibió un extraordinario respaldo (cerca del 70 por ciento de los votos) y el 4 de mayo fue proclamada oficialmente Presidenta de la colectividad, por un período de 2 años. El 2008 fue reelegida para encabezar un nuevo período, pero renunció tras las municipales de diciembre de ese año, como una muestra de responsabilidad política, en atención a que los resultados no fueron los esperados. De la misma forma, y pese a que mantenía la primera opción de su colectividad en la carrera presidencial, dio un paso al costado, de manera de preservar la unidad interna, y, luego, en la Junta Nacional de la DC mostró su inalterable identificación con la amistad cívica y proclamó a su colega Senador Eduardo Frei para que retorne a La Moneda.

 

El país que sueña

 

Su compromiso es seguir trabajando por el sueño de un país más justo, más solidario, más humano. "Se trata de hacer de Chile una familia", recalca, mientras estudia proyectos, impulsa acuerdos y abraza a sus queridos y queridas compatriotas.

 

 

 

 

                                                                                                                             Santiago, enero de 2009

 

Imprimir