Click acá para ir directamente al contenido

  Una medida que va en ayuda de la clase media

28 de abril de 2010

ImagenCuando llegó a la Comisión de Vivienda el proyecto que posibilita las demandas colectivas a quienes sufrieron daños en sus casas por el terremoto, no tuvimos ninguna duda en mostrar la mejor disposición para aprobarlo en general -entendiendo que teníamos que tener una segunda discusión-  y en este caso, ayudar a resolver un problema que es real, que enfrenta sobre todo nuestra clase media frente a este terremoto, que muchos han calificado de "invisible".

Si bien es cierto el gobierno ha presentado un plan de reconstrucción en materia de vivienda, que está debidamente financiado, nos podemos quedar con la sensación de que muchas personas, particularmente de clase media, no van a tener ninguna posibilidad de optar a algún tipo de subsidio.

La Superintendencia de Valores y Seguros nos informó que son cerca de 5 mil 500 millones los que están comprometidos en seguros, y que al parecer la industria va a responder a la necesidad de sus usuarios. Pero en este caso en particular, se hace tremendamente necesario y relevante dar una señal desde este Senado en términos de la importancia que le atribuimos a la necesidad que tienen los sectores que finalmente quedan más desprotegidos frente a este tipo de catástrofes.

Afortunadamente, y por un imperativo ético y moral, las personas más vulnerables, los sectores más empobrecidos, siempre van a tener los subsidios del Estado. Pero cabe preguntarse qué pasa con los sectores de clase media, que han tomado un crédito hipotecario, o personas en forma particular, o más colectiva, en condominios, en edificios, que se vieron tremendamente afectados. Eso sucedió en muchas Regiones, no solamente en las zonas afectadas de catástrofe y me parece que nosotros debemos hacernos cargo de ello.

Se ha dicho que esto está resuelto por la Ley de Derechos del Consumidor, pero aún cuando fuese redundante, creo que es muy deseable tener un debate en profundidad con respecto qué alcance nosotros le queremos dar a esta ley. Por ejemplo, hay un tema con la cobertura del daño moral que me parece realmente importante de considerar.

Porque este terremoto trajo un daño a las personas en términos de la habitabilidad de sus viviendas, pero también un perjuicio moral a las personas que residen en ellas, que muchas veces tienen que arrendar otra vivienda, y no son personas que tengan la posibilidad de obtener un subsidio del Estado para ello.

Incluso, el gobierno ha hecho un gran esfuerzo en un decreto supremo N° 40, que faculta a que sectores de clase media también puedan optar a beneficios a través de un subsidio especial. Pero más allá de ello, no hay posibilidades para la clase media de obtener algún aporte mayor del Estado, y sin duda que tener la posibilidad de hacer demandas colectivas siempre va a ser un camino interesante para quienes se sienten muy dejadas de la mano del Estado en este tipo de vicisitudes.

Imprimir