Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 368ª
Sesión 78ª, en jueves 27 de agosto de 2020
Especial
(Celebrada presencial y telemáticamente, de 12:18 a 14:43)
PRESIDENCIA DE SEÑORA ADRIANA MUÑOZ D'ALBORA, PRESIDENTA,
Y SEÑORES RABINDRANATH QUINTEROS LARA, VICEPRESIDENTE, Y JORGE PIZARRO SOTO, PRESIDENTE ACCIDENTAL
SECRETARIO, EL SEÑOR RAÚL GUZMÁN URIBE, TITULAR
____________________
VERSIÓN TAQUIGRÁFICA
I. ASISTENCIA
Asistieron presencialmente las señoras y los señores:
--Coloma Correa, Juan Antonio
--Ebensperger Orrego, Luz
--García Ruminot, José
--Girardi Lavín, Guido
--Letelier Morel, Juan Pablo
--Muñoz D´Albora, Adriana
--Navarro Brain, Alejandro
--Pizarro Soto, Jorge
--Rincón González, Ximena
Asistieron telemáticamente las señoras y los señores:
--Allende Bussi, Isabel
--Aravena Acuña, Carmen Gloria
--Araya Guerrero, Pedro
--Bianchi Chelech, Carlos
--Castro Prieto, Juan
--Chahuán Chahuán, Francisco
--Durana Semir, José Miguel
--Elizalde Soto, Álvaro
--Galilea Vial, Rodrigo
--García-Huidobro Sanfuentes, Alejandro
--Goic Boroevic, Carolina
--Guillier Álvarez, Alejandro
--Harboe Bascuñán, Felipe
--Huenchumilla Jaramillo, Francisco
--Insulza Salinas, José Miguel
--Lagos Weber, Ricardo
--Latorre Riveros, Juan Ignacio
--Montes Cisternas, Carlos
--Moreira Barros, Iván
--Órdenes Neira, Ximena
--Ossandón Irarrázabal, Manuel José
--Prohens Espinosa, Rafael
--Provoste Campillay, Yasna
--Pugh Olavarría, Kenneth
--Quintana Leal, Jaime
--Quinteros Lara, Rabindranath
--Sabat Fernández, Marcela
--Sandoval Plaza, David
--Soria Quiroga, Jorge
Asimismo, se encontraba presencialmente la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, señora Gloria Hutt Hesse.
Concurrieron además, telemáticamente, la Subsecretaria de Telecomunicaciones, señora Pamela Gidi Masías; el Presidente Nacional de Conadecus, señor Hernán Calderón; el socio de Conadecus, señor Óscar Cabello; el Director del Centro de Regulación y Competencia de la Universidad de Chile, señor Francisco Agüero; el Jefe de Informática Legislativa e Investigador del Centro de Investigación en Ciberseguridad de la Universidad Mayor, señor Pedro Huichalaf; el Presidente de la Cámara Chilena de Infraestructura Digital, señor Rodrigo Ramírez, y el ex Subsecretario de Telecomunicaciones, señor Jorge Atton.
Actuó de Secretario General el señor Raúl Guzmán Uribe, y de Prosecretario, el señor Roberto Bustos Latorre.
II. APERTURA DE LA SESIÓN
--Se abrió la sesión a las 12:18.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Dado que no están presentes la señora Presidenta y el señor Vicepresidente, de acuerdo al artículo 24 de nuestro Reglamento, corresponde que la Sala elija a un Senador para que dirija la sesión como Presidente accidental.

El señor COLOMA.- Propongo al Senador Pizarro.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Tiene la palabra el Senador Coloma.

El señor COLOMA.- Secretario, como el Senador Pizarro fue Presidente destacado de esta Corporación y tiene todas las condiciones, méritos y habilidades, lo propongo para que dirija la sesión.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- ¿Hay acuerdo?
Conforme a lo acordado por la Sala, presidirá la sesión el Honorable Senador señor Jorge Pizarro.
--Pasa a dirigir la sesión, en calidad de Presidente accidental, el Senador señor Pizarro.

El señor PIZARRO (Presidente accidental).- ¿Tenemos Cuenta, Secretario?

El señor GUZMÁN (Secretario General).- No, señor Presidente.
III. ORDEN DEL DÍA


ANÁLISIS DE LICITACIÓN GUBERNATIVA DE ESPECTRO ELECTROMAGNÉTICO 5G SIN EXIGENCIA DE CONTRAPRESTACIÓN

El señor PIZARRO (Presidente accidental).- Estamos convocados para esta sesión especial con la finalidad de analizar la licitación por parte del Gobierno del espectro electromagnético 5G, un bien de uso público, sin exigencia de ninguna contraprestación.
Ha sido invitada la señora Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, señora Hutt, quien nos acompaña presencialmente. Le damos la bienvenida.
El señor Secretario va a hacer una breve relación.

El señor GUZMÁN (Secretario General).- Gracias, señor Presidente.
Esta sesión especial fue solicitada por los Honorables Senadores señores Juan Pablo Letelier, Jorge Pizarro, Kenneth Pugh, señora Adriana Muñoz y señor Francisco Chahuán.
Conforme al acuerdo de Comités que permitió citar a esta sesión especial, se solicitó que las distintas bancadas enviaran nómina de invitados.
Las personas invitadas son: la señora Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, doña Gloria Hutt, quien nos acompaña en la Sala; la Subsecretaria de Transportes, señora Pamela Gidi; el Presidente Nacional de Conadecus, señor Hernán Calderón; el socio de Conadecus señor Óscar Cabello; el Director del Centro de Regulación y Competencia de la Universidad de Chile, señor Francisco Agüero; el Jefe de Informática Legislativa e Investigador del Centro de Investigación en Ciberseguridad de la Universidad Mayor, señor Pedro Huichalaf; el Presidente de la Cámara Chilena de Infraestructura Digital, señor Rodrigo Ramírez, y el señor Jorge Atton. Todos, salvo la señora Ministra, se encuentran participando de manera telemática en esta sesión.
Es todo cuanto puedo informar, señor Presidente.

El señor PIZARRO (Presidente accidental).- Muchas gracias, señor Secretario.
Les damos la bienvenida a todos: a la señora Ministra Gloria Hutt, a la Subsecretaria Pamela Gidi, a don Hernán Calderón, a don Francisco Agüero, y a los ex Subsecretarios Huichalaf, Ramírez y Atton.
Para iniciar esta sesión, le entregaré la palabra al Presidente de la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones, Senador Juan Pablo Letelier.
Señora Ministra, cuando usted quiera hacer uso de la palabra, nos avisa, por favor.

La señora HUTT (Ministra de Transportes y Telecomunicaciones).- Señor Presidente, traje una presentación y me gustaría exponerla al comienzo, cuando usted considere adecuado.

El señor PIZARRO (Presidente accidental).- Vamos a escuchar primero al Senador Letelier, quien va a hacer la introducción y explicar el porqué de esta sesión. Y después procedemos con usted.
Senador Letelier, tiene la palabra.

El señor LETELIER.- Señor Presidente, estimados colegas, hemos solicitado esta sesión especial porque estamos frente a una licitación del espectro electromagnético, un bien nacional de uso de público, que, si continúa el camino propuesto por el Gobierno, no solo va a significar la privatización más grande del espectro en la historia de Chile, ¡sin nada a cambio!, sino que establece un camino garantizado para ampliar la brecha digital en nuestro país.
Estamos discutiendo en esta Sala el llamado a concurso que hace el Gobierno para la tecnología 5G, que muchos no entienden lo que es. Y lo pongo casi entre comillas, porque no es del todo exacto calificar así esta licitación. Hay mucha confusión al respecto.
Lo cierto es que estamos ante la más brutal privatización del espectro electromagnético, un bien nacional de uso público, donde los ciudadanos ganan poco o nada.
Hace unos días, a través del formato ya acostumbrado, el Gobierno, al mediodía, informó por cadena nacional la decisión de hacer esta licitación. Pero hay que leer lo anunciado con mucha cautela. ¡No es tiempo de letra chica, Presidente!
Con una puesta en escena, una performance de un supuesto gurú tecnológico, el Presidente procuraba ilustrar los atributos, las oportunidades y los servicios que la tecnología 5G ponía a disposición de toda la ciudadanía, desde la telecirugía hasta los vehículos autónomos recorriendo cualquier calle de tierra de nuestro país.
Hay un riesgo en este mensaje del Presidente, pues se puede instalar una idea equívoca sobre la tecnología 5G. La gente puede pensar que en unos pocos meses más, por ejemplo, podrá ocupar su actual celular en el consultorio de Requínoa, de mi región, para acceder a una cirugía de apendicitis, mediante realidad aumentada en calidad 8K, consumiendo un porcentaje de su plan.
Mire, nada de eso es cierto.
Las expectativas creadas con el anuncio del 5G son altas.
El término "5G" se refiere a la quinta generación de tecnología celular, que permite mejorar la velocidad y cobertura en gran medida; reduce la latencia; aumenta la capacidad de reacción de las redes, y posibilita un "ecosistema digital", como se le llama, con nuevas interfaces, donde convivan distintas tecnologías, con infraestructuras convergentes y servicios diversos de alto valor agregado, principalmente enfocados a la industria, no a la gente. ¡A las industrias!
En Estados Unidos, ayer acaba de concluir la primera etapa de subasta de 5G en banda media. Hay que recordar que este espectro tiene diferentes sectores. En banda media es donde se considera que mejor opera esta tecnología.
Las cifras finales de esa subasta, en banda de 3,5 gigahertz, fue de 4,5 mil millones de dólares.
En España, el Gobierno efectuó una subasta de 200 megahertz en la banda de 3,6 a 3,8 gigahertz, y en concreto, recibió más de 500 millones de euros por esa licitación.
En Alemania, se comunicó una recaudación de 6.500 millones de euros por una subasta de espectro que duró tres meses.
En Corea del Sur, se hizo una subasta de 280 megahertz en la banda de 3,5 gigahertz por diez años, además de otro segmento por un período similar de cinco años: 3.200 millones de dólares.
Puedo seguir dando ejemplos, Presidente. Sería interesante.
Mire, esto se ha hecho también en Brasil, donde se obtuvieron más de 2.400 millones de dólares; en Perú, 900 millones de dólares; en Argentina, 2.200 millones de dólares, ello en recaudación por subasta del espectro, y no del 5G.
¿Y qué ha pasado en Chile? ¡Nada! Porque aquí regalamos el espectro. En Chile usamos una metodología distinta. El precio del megahertz por persona es de menos de 13 centavos de dólar, Presidente. ¡Es uno de los más bajos!
¿Qué hizo Chile para contrarrestar este modelo que no cuenta con un propósito recaudatorio, como sí lo tienen casi todos los países del mundo? Solo Japón usa el modelo que empleamos nosotros, el cual se conoce como "concurso de belleza": cuando los proyectos tecnológicos se asemejan y existe un empate técnico en los puntajes, uno de los postulantes pone algún dinero para resolver a su favor.
Para solucionar este problema en el modelo de subasta de asignación de espectro en nuestro país, los gobiernos anteriores pusieron la obligación de una contraprestación, pero no en plata, sino en servicios.
Por eso, cuando se hizo el concurso de la banda de 2,6 megahertz, se logró que 543 localidades fueran conectadas. En las contraprestaciones por la subasta de 700 megahertz, se benefició a 1.281 localidades, 13 rutas y más de 500 colegios.
Las contraprestaciones operan como una alternativa al modelo recaudatorio, señor Presidente.
¿Pero qué se ha hecho en el actual concurso? Se eliminaron las contraprestaciones. Es más, se estableció algo incomprensible: unos polígonos. Se dice: "Mire, usted tiene que cumplir con la calidad del servicio" -eso es obvio- "y poner unos polígonos". Pero estos son un subsidio para la industria, para lugares que son rentables y que igual van a ser impulsados por el mercado: los puertos, las universidades.
Lo que se está planteando en este concurso es que la industria de las telecomunicaciones va a subsidiar a otras industrias y no a los ciudadanos.
La tecnología 5G requiere más infraestructura. Se va a agudizar el problema de la brecha digital, Presidente.
Para explicar esto mejor, hago presente que hoy solo la mitad de los hogares cuenta con internet. Se ha dicho que tenemos una tremenda cobertura. Esa es una falacia. Con suerte la mitad de las casas tiene internet, y la calidad del servicio que reciben -todos los que nos escuchan lo saben- es entre mala y muy mala.
Gracias al Congreso, hemos impuesto una ley que establece la obligación de una velocidad garantizada de acceso a internet, que esperamos que se cumpla. La industria se ha opuesto durante más de tres años. La iniciativa se empezó a tramitar el año 2014 y se publicó el 2017.
Presidente, hay que demandar contraprestaciones para asegurar que el internet llegue a todas las casas y para que haya más zonas con un buen acceso.
Quiero dar ejemplos sobre las brechas existentes: en Puente Alto, la cobertura de 4G es en casi toda la comuna, pero el 66 por ciento de los usuarios tiene una mala o nula calidad de señal; en La Pintana, supuestamente hay una cobertura de 74 por ciento; en Independencia, de 46 por ciento; en Valparaíso, de 78 por ciento. Y en todos los casos se observa poca o nula calidad de servicio.
No puede ser que el Presidente esté renunciando a la obligación legal de dar un acceso igualitario, libre y universal a las y los chilenos.
La decisión que ha tomado el Gobierno de eliminar las contraprestaciones, con lo cual no habrá beneficios para las comunidades de ciudadanos, de personas, muchas hoy carentes y desprovistas de este servicio, justo ahora cuando más se necesita internet, está dejando en evidencia no solamente una privatización de la red, sino también un abandono a la política pública.
Una vez más se está privilegiando, al incorporar los polígonos, a industriales privados. Es el caso del sector pesquero que está incrustado en la zona en torno a los puertos que no tienen conectividad; los aeropuertos en Santiago; las carreteras que ya tienen distintos tipos de cobertura.
Presidente, al leer las bases del concurso de la banda que se licita, quiero recordar que en la última licitación se entregaron 70 megahertz en la banda de 700. Ahora van a ser 1.800. Lo reitero: la última vez fueron 70 megahertz; ¡ahora serán 1.800 megahertz! Y todos sabemos que, cuando se licita un bien nacional de uso público en nuestro país, no se recupera más para los chilenos.
Hasta ahora, en Chile los avances del desarrollo de la red móvil se han hecho con 470 megahertz, ¡con 470! Y hoy, mediante este concurso, ¡se van a poner a disposición 1.800!
Quiero subrayar la magnitud de lo que está en juego.
Al revisar las bases de la licitación, nos damos cuenta de que no hubo toma de razón por parte de la Contraloría. Ese es un tema que va a estar pendiente, lo cual probablemente va a judicializar esto.
A la vez, vemos cómo está distribuido el concurso. Son cuatro licitaciones en una. En dos de las franjas que se licitan no se obliga al 5G, y en una banda se impone una tecnología. Esto es curioso, porque somos un país de neutralidad tecnológica. Yo dudo que eso sea legal. Nuevamente, se va a judicializar.
Ninguna prestación...

El señor PIZARRO (Presidente accidental).- Senador, tiene un par de minutos más.

El señor LETELIER.- Gracias.
¡Cómo en la banda de 700 megahertz no se pide como contraprestación la red de emergencia del Estado! ¡Mínimo esa contraprestación! ¡Pero no! A esta banda, que es la más útil, la que penetra mejor en las casas, no se le exige nada, ¡nada!
En la banda AWS, de 30 megahertz, se trata de poner una tecnología. Y nuevamente no se obliga a 5G en este espectro.
Sí se limita a 5G el espectro radioeléctrico de 150 megahertz, comprendido en las bandas de 3,3 a 3,4 y de 3,6 a 3,65 gigahertz. Pero es curioso: no se ordenó el espectro en ese sector de la banda, algo inexplicable, porque todos -o muchos- dicen que se debería ordenar para que haya bloques mejores y se asegure un mejor funcionamiento.
¿Y por qué optó el Gobierno? Por que la industria se ordene voluntariamente. El Estado renunció a cumplir su función en esto.
Presidente, quiero ir resumiendo. Pero esto es demasiado importante.
Con 5G se necesitan muchas más antenas por kilómetro cuadrado. Solo quiero dar el ejemplo de que las bases en esta última banda, o una de las bandas, se establecen con mínimo de cuántas estaciones tienen que instalar. ¡Es ridículo! ¡Es poco! ¡Es irrelevante!
Aquí no vamos a tener una cobertura adecuada, incluso en la banda que nos piden que exista 5G. ¿Por qué? Porque no hay un ecosistema armado para esa banda. La más alta es la más notoria.
Presidente, la pandemia desnudó la brecha digital en nuestro país.
El Gobierno está privatizando el espectro sin nada a cambio para las chilenas y los chilenos, para cerrar la brecha digital: ni llegar con fibra óptica a sus casas; ni tener fibra óptica en todos los colegios; ni para iluminar las plazas. Y no me refiero a zonas rurales, sino a zonas urbanas, donde vive la gran mayoría, la que no puede pagar un plan de internet; porque sabemos que el costo de los planes es una barrera de entrada.
Queremos pedir, Presidente, que el Gobierno reconsidere este concurso. No puede haber un concurso que pone en el mercado 1.800 megahertz sin una política definida de un nuevo modelo de despliegue. Necesitamos una política nacional digital. El Ejecutivo debe tener la obligación de reformular las bases; y, para ello, retirarlas y corregirlas. No hablamos de detener el proceso, pero sí de retirar y corregir las bases después de un debate nacional.
Lo que está en juego es la desigualdad en nuestro país. Las brechas digitales marcarán las desigualdades en Chile en los próximos cien años.

El señor PIZARRO (Presidente accidental).- Senador Letelier, le agradecemos mucho la introducción al tema.
Como hay varios invitados y algunos colegas también quieren intervenir, vamos a ofrecerle la palabra en primer lugar a la señora Ministra, quien va a hacer una presentación, y después vamos a ir intercalando el uso de la palabra.
Puede intervenir, señora Ministra.

La señora HUTT (Ministra de Transportes y Telecomunicaciones).- Señor Presidente, saludo a los señores Senadores. Agradezco la posibilidad de hacer esta presentación.
Parto confirmando que compartimos completamente el objetivo de reducir la brecha digital, y entendemos la preocupación que se ha planteado respecto a la forma de cubrirla. Espero que en esta presentación pueda aclarar el enfoque con el que estamos trabajando.
Primero quiero hacer una descripción de los ejes principales de la política pública de telecomunicaciones.
Se trata de una política estructurada en torno a tres ejes principales y quince proyectos. Los ejes son: Derechos de los Ciudadanos Digitales, en que hemos trabajado incluso en conjunto muchos de ellos; Inversión e Infraestructura, y Reducción de la Brecha Digital, específicamente definido como uno de los focos de esta política pública.
Como podemos ver en la lámina, la licitación de 5G es uno de los componentes del eje Inversión e Infraestructura, que se combina con todos los demás.
Solo para mencionar, en los Derechos de los Ciudadanos Digitales están el reglamento de velocidad mínima de internet, que hemos discutido en conjunto; el proyecto de soterramiento de cables; la reducción de cargos de acceso; la eliminación del roaming en Latinoamérica; el número único de emergencia. El roaming automático nacional ha sido un aporte importantísimo también para este mismo objetivo.
Tal como 5G aparece en el eje Inversión e Infraestructura como uno de los proyectos clave, también están la cobertura de fibra óptica (y voy a explicar por qué es tan importante poner atención en eso); la fibra óptica austral; el cable a Asia, y las mesas proinversión.
Y en la Reducción de la Brecha Digital voy a entrar en más detalles porque es uno de los focos principales. Ha quedado clara durante esta pandemia la necesidad de una cobertura mayor y de una calidad mejor. En este eje consideramos los subsidios a proyectos de última milla; la conectividad para educación 2.0, que va a dejar conectados a todos los colegios con niveles de calidad adecuados para las necesidades actuales; la duplicación de las zonas wifi gratuitas en ChileGob 2.0; la televisión digital de alta definición, y el mapa de infraestructura, que hasta hace poco no existía y tuvimos que desarrollarlo para saber exactamente qué cobertura hay, en qué lugares de Chile y dónde es necesario hacer las mejoras.
El objetivo de esta licitación, entonces, tiene que ver principalmente con el despliegue de infraestructura más que con la reducción de brechas.
Y me voy a referir específicamente a la brecha digital, a qué entendemos con ello.
Identificamos dentro de la política social del Gobierno la brecha digital como una brecha equivalente a las brechas de educación, salud o vivienda. La vida actual nos impone la necesidad de contar con una conectividad virtual importante, permanente, de alto estándar.
El proyecto Compromiso País definió un grupo de trabajo, la mesa N° 16, dedicada a la brecha digital. Trabajamos con alcaldes, hicimos un levantamiento en todo Chile de todas las localidades de más de cincuenta habitantes; y encontramos 630 localidades donde tenemos la posibilidad de hacer las mejoras y donde se puede realizar el trabajo para corregir esta brecha.
Hemos desarrollado pilotos tecnológicos. Hay nuevas tecnologías que permiten llegar de manera mucho más eficiente de lo que se ha hecho hasta ahora para cubrir esta conectividad digital de las personas. Y ya tenemos varios de esos pilotos funcionando, con localidades conectadas en las Regiones de Ñuble y de La Araucanía.
Nosotros identificamos cuatro tipos de brechas digitales en el país.
Una es la brecha de cobertura de internet, es decir, donde tenemos señal que puede llegar o no, sin importar el tipo de tecnología. Es alguien que no recibe ninguna señal de internet ni en su teléfono ni tampoco en una conexión fija.
También hay una brecha por usuarios digitales. No toda la población está entrenada adecuadamente para usar los servicios digitales. Tenemos todavía grupos de tercera edad o necesitamos alfabetización digital en una proporción importante de la población.
Hay una tercera brecha que tiene que ver con la capacidad de pago. No todas las personas pueden adquirir estos servicios, y eso requiere también una política de subsidio.
Y también está la brecha de calidad de acceso a internet, que se ha notado y se ha hecho presente en el último tiempo, referida a que en algunos casos y con algunas tecnologías se pueden tener muy buenas conexiones, continuas, y en otros casos existen deficiencias.
Veamos algunos detalles de la cobertura.
Veamos la primera brecha, que es la de cobertura, es decir, cuánto internet se puede dar a la población en cualquiera de las tecnologías. En Chile estamos cerca del 99 por ciento, según los últimos datos. En la recopilación que hicimos en la mesa de Compromiso País encontramos 76 mil hogares (1,6 por ciento de la población) que no tienen cobertura móvil. De esos, 19 mil hogares están en localidades de, por lo menos, cincuenta habitantes; son esas 630 localidades que necesitamos cubrir. Y el resto son hogares muy aislados, hogares individuales que están repartidos en el territorio.
Para conectarlos, hemos hecho una estimación de necesidad de 110 millones de dólares, que permitirían abarcar la población completa; aunque ningún país tiene el cien por ciento de los hogares conectados, justamente porque hay zonas a las cuales cuesta más llegar. Y, en ese caso, lo que hemos visto con mucha solidez y mucha evidencia en el mundo es que las conexiones satelitales y el fijo inalámbrico son tecnologías muy eficientes, que han ido evolucionando en el tiempo, para conectar este tipo de localidades más aisladas. Así lo están haciendo, por ejemplo, Australia, Nueva Zelandia y algunos países que tomamos como referencia de servicios de calidad en internet.
Hay una brecha de usuarios digitales: quiénes tienen acceso, quiénes usan internet.
En la imagen presentamos algunos hitos muy importantes.
La curva azul representa a los países desarrollados; la curva roja es Chile; la curva negra representa al mundo, y en la última curva están consignados los países en desarrollo. Se ve el impacto que generaron en 2009 el Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones ("Todo Chile Comunicado"); en 2012, el concurso de 2.600 gigas, y en 2014, el concurso de 700 megahertz.
Eso nos llevó al nivel que estamos viendo, muy cerca de una total cobertura.
Tenemos, además, la brecha de capacidad de pago.